Los límites entre la composición y la acronimia: el caso de “electrolinera”

Hace poco más de un año oí por primera vez la palabra electrolinera, sustantivo que designa el lugar en que recargan la batería los coches eléctricos. Curiosa imagen, nueva en nuestro paisaje, y curioso proceso de formación, en el límite entre la composición y la acronimia.

Aunque sobre acrónimos y compuestos hay una gran diversidad de opiniones, creo que esta palabra puede englobarse dentro de los que la nueva gramática académica denomina compuestos acronímicos, aquellos que se han formado por acortamiento de otras palabras; parece claro que electrolinera se ha construido sobre el modelo de gasolinera:

eléctr[ica] + [gas]olinera > electrolinera

Los acrónimos así formados tienen el significado que deriva de la combinación de los términos acortados, y no el que pudiera resultar de nuevos cortes dentro de esas palabras. A este respecto, un comentario en MorFlog, en la entrada sobre compuestos en –teca, nos recordaba que el significado de gastroteca no es el de ‘almacén de estómagos’ (en contra de lo que podríamos deducir a partir del significado del formante gastro-). Precisamente por ser un compuesto acronímico, formado a partir de la abreviación o truncamiento de gastronomía, el hablante  identifica gastroteca con un ‘lugar relacionado con la gastronomía’, dándole así a gastro– una interpretación diferente a la que tiene en otro tipo de compuestos como gastroscopia ‘exploración del estómago’. Otros casos semejantes son los compuestos con tele-, formante griego que aporta el significado de ‘lejanía’ en teledirigido o telescopio, pero que es el resultado de la abreviación de televisión en muchos nuevos términos como telerrealidad o teleadicción.

Por otro lado, dentro de los compuestos acronímicos cabe diferenciar dos tipos:

a) aquellos en que solo se abrevia el primer elemento: teleadicto, eurodiputado…, muy productivos en español moderno; y

b) aquellos en que se acortan los dos elementos, como teleñeco o electrolinera.

Por si no recordáis a los simpáticos muñecos de la tele, los “Teleñecos” (<tele[visión] + [mu]ñecos), os dejo la imagen de la derecha.

Finalmente, otra cuestión interesante es la forma definitiva de estos compuestos, que está condicionada por su semejanza formal con otras palabras a las que se quiere asociar, más que por su estructura interna. Por ejemplo, al “crear” un término como electrolinera, se pretende que el hablante lo identifique con gasolinera y extraiga de este paralelismo el significado del nuevo término, por eso seguramente se habrá preferido la forma electrolinera a *electrinera. Como os decía en otra entrada de MorFlog sobre este tema, la acronimia es un procedimiento asistemático, de modo que el neologista tiene libertad para utilizar los cortes de palabras que prefiera, en función de la expresividad del resultado; por eso la lengua parece algo caprichosa en estos procesos de formación de léxico nuevo y no cabe debatir cuál de los posibles resultados hubiera sido más coherente o más correcto. Por cierto, ¿conocíais la palabra?, ¿la habéis asociado con facilidad a gasolinera?, ¿responde la imagen al referente extralingüístico que esperabais?

_______________________________________________________________

Créditos de las imágenes: “Electric car reloading/charging on Amsterdam” (Galería de Ludovic Hirlimann); “LibrarianMuppet2”,  Galería de Super Furry Librarian. Fuente: FlickrCC.


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

5 pensamientos en “Los límites entre la composición y la acronimia: el caso de “electrolinera”

  1. Creo que la palabra electrolinera salió en los foros de Lenguaje Humano y, en general, a los alumnos nos parecía un poco bastante forzada. A mí me suena a gadgetocóptero. Será cosa de que se acabe imponiendo por el uso… o no. Además, en Hispanoamérica se usa gasolinería, con el sufijo -ería característico de los establecimientos. ¿Electrolinería?

    Hay, sin embargo, otro compuesto acronímico que está arraigando mucho más fácilmente en ámbitos políticos, periodísticos y de opinión: conspiranoia < conspiración + paranoia. Tiene la ventaja de que es muy trasparente, seguramente porque se apoya en la paronimia entre el final de una palabra y el comienzo de la otra (como ocurre también en Merkozy).

    P. S. : Espero haber puesto bien todas las etiquetas de código, es bastante laborioso…

    • Gracias por la sugerencia de esos términos relacionados y por introducir aquí el argumento de la paronomasia, que facilita la transparencia de los nuevos términos y su identificación para los hablantes. Indagaré un poco, a ver si encuentro electrolinería en algún corpus…

      Por cierto, en Twitter (@MorFlog) dejé testimonio hace unos días de un anuncio interesante: un gastrofestival (que no es un ‘festival de estómagos’, claro…).

      Y para terminar, un enlace para estudiar la introducción y la consolidación de neologismos en nuestra lengua: http://www.iula.upf.edu/obneo/obpreses.htm, el Observatori de Neologia (OBNEO), que tiene una base de datos para el español.

      P. S.: Yo también me pregunto siempre si las etiquetas de código funcionarán bien o veré cosas raras al lanzar el comentario…

  2. Pingback: Viejas palabras para nuevos contenidos | MorFlog

  3. Suelo leer a menudo foros y blogs sobre energías limpias y vehículos eléctricos, de modo que me ha tocado leer esta palabra en una cuantas ocasiones. No puedo evitar que me chirríen los dientes cada vez que la leo y, de hecho, prefiero utilizar la expresión “punto de recarga”. El motivo es la partícula “ol/oli”, adecuada para la gasolina (tal y como indicas en http://morflog.hypotheses.org/405) puesto que es un derivado del petróleo, pero absolutamente inapropiada para la energía eléctrica. El concepto que me transmite la palabra objeto de este blog (y que no voy a repetir) es: “Punto de aprovisionamiento de electricidad derivada del petróleo”. Lo siento, pero ¡no!

  4. Me atrevo (atrevido por naturaleza y por el hecho de no ser hablante nativo del español, y así sujeto a emitir tonterías a veces) a quejar, no tanto por el ‘composicionzucho’ en cuestión, sino por llamarle un ejemplo de acronimia, o sea, de ser un acrónimo. Este último tomo como efectivamente limitado a utilizar nada más que las letras iniciales (ej: OTAN) de las palabras de contenido abreviadas. El ejemplo en cuestión tiene en inglés el nombre ‘blend’ (más o menos: mezcla), como los ejemplos hechos famosos por Lewis Carroll en su poema ‘Jabberwocky’. De paso menciono que en este caso es demasiado confusa la formación para que sea probable que encuentre aceptación (u ¡ojalá!).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.