El latín del siglo XXI. HOMINI EMERITO

Es un hecho excepcional que la palabra latín se repita, como ocurría ayer, en los titulares de varios periódicos nacionales (podéis verlo en El País: «El latín recupera su sillón en la RAE» o en El Mundo: «Juan Gil reivindica `el latín del siglo XXI´ en su discurso de ingreso en la RAE»). En Twitter, múltiples tuits picoteaban la nube con la palabra latinista.

Que el latín es la base de nuestra lengua no es una novedad para nadie, pero quizá os interese conocer algún testimonio de que realmente sigue vivo ahora, en el español del siglo XXI. Por eso traigo hoy aquí, para celebrar la presencia del latín en la RAE, una muestra de la pervivencia del sistema casual latino en español. En la imagen que acompaña estas líneas tenéis una camiseta diseñada en 2011, con la leyenda

H.E. ARTS, MUSICA ET SCIENTIA. HOMINI EMERITO

Se trata de una prenda de la colección de hombre de la cadena Mango, llamada Mango H.E. La gente pronuncia /maNgoxí/, como si fuera el pronombre inglés he, pero no, no es inglés, sino una estupenda prueba de que la declinación latina sigue viva:    H. E. son las siglas de HOMINI EMERITO, así, con ese dativo en teoría perdido. El resto, como veis, han pretendido ponerlo en latín, aunque no se entiende bien la T de ARTS (¿ultracorrección, influencia de otras lenguas o simple error?); suponiendo que reconstruimos el latín ARS, la leyenda es bonita: «Arte, música y ciencia para el hombre que destaca». El personaje que han elegido como imagen de la campaña es Gerard Piqué, al que yo no calificaría como HOMO EMERITUS en arte, ciencia o música, aunque hay que reconocer que sí ha hecho méritos para sobresalir en otros campos, lo admito…

Juan Gil, en su discurso de ingreso en la RAE, afirmaba «…lo que se habla hoy en la mayor parte de la vieja piel de toro en que vivimos es, en sus diversas variantes, latín: el latín del siglo XXI»; y a esas palabras respondía Rodríguez Adrados recordando que la lengua española «del latín nació, el latín sigue en ella». Esto es lo que he pretendido ilustrar aquí, comentando la leyenda de la camiseta, que yo propondría cambiar ligeramente para la ocasión:

H.E. ARS, NOBILIS SERMO ET SCIENTIA.
HOMINI EMERITO

Esta entrada es un homenaje al nuevo académico, por supuesto, pero también a la Filología latina, que está en mis raíces, y al latín, que está en los orígenes de nuestra lengua y sigue vivo en ella.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Un hueso sin fracturas: sobre tardísimo

El tema de los superlativos adverbiales infijados tipo lejísimos, que comentábamos en la entrada anterior, ha seguido dando juego en los foros de Morfología. Continuando con ello, un alumno planteaba una nueva cuestión, también interesante: si analizamos el segmento –ísim– como infijo en lej-ísim-os y cerqu-ísim-a, ¿cómo explicar tardísimo?, ¿no debería ser tardísime la forma de este superlativo adverbial? En otras palabras, ¿por qué el adverbio tarde forma su superlativo con vocal final –o y no –e

En primer lugar, hay que aclarar que en los tres adverbios comentados estamos ante el mismo morfema, el que aporta el contenido `superlativo´; la diferencia está en que ahora este afijo ocupa la posición final absoluta, mientras que en los otros casos, como veíamos, se incrustaba en el lexema. En la palabra tardísimo, la segmentación no puede ser otra que tard-ísimo (lexema + sufijo).

Como posible explicación, mi experiencia en diacronía me lleva a pensar que tardísimo puede ser un superlativo analógico de prontísimo; así, sobre el par pronto / tarde se habría creado prontísimo / tardísimo. Otro posible “arrastre analógico” es el que han podido ejercer los finales en –ísimo de otros adverbios (muchísimo, tantísimo…) y el de todos los adjetivos masculinos, especialmente los que sirven de base a los llamados adverbios cortos o adverbios adjetivales (por ejemplo, altísimo en Habla altísimo). En resumen, que son demasiados finales en –ísimo como para que la lengua permita la rareza de un superlativo en –ísime, ¿no creéis? La analogía es una fuerza muy poderosa en las lenguas…

Para terminar, algunos datos curiosos que me ha proporcionado la búsqueda de tardísimo y tardísime en el CORDE (Corpus diacrónico del español) y en el CREA (Corpus de referencia del español actual):

  • el adverbio en grado superlativo tardísimo no está documentado en español hasta mediados del s. XX (los poquitos casos anteriores son superlativos del adjetivo tardo, no del adverbio tarde);
  • tardísimo es más frecuente en Hispanoamérica (donde la analogía actúa con más libertad que en el español peninsular);
  • no está documentado *tardísime en toda la historia del español (o al menos en los textos con que trabaja la RAE).

Los pasos de este camino que hemos recorrido en los foros son una prueba de que la reflexión sobre la lengua es un juego apasionante. La búsqueda de contraejemplos (tan importantes como los ejemplos) y el análisis de las diferencias de uso son dos sanas costumbres para un lingüista. Y la búsqueda de documentaciones en los textos, una sana costumbre para un filólogo… Y vosotros, ¿qué opináis?, ¿os sentís lingüistas o filólogos?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Fracturas en lexemas: el caso de lejísimos

Traigo hoy a MorFlog un debate que hace pocos días hemos mantenido en los foros de Morfología. La cuestión surgió por la aparente rareza del superlativo lejísimos, así como por la posibilidad del uso de lejísimo (defendido por una hablante hispanoamericana) frente a lejísimos (defendido por varios peninsulares). Yo soy de Santander y siempre he dicho (y oído) lejísimos, con –s; también cerquísima, con –a, que sería un caso paralelo.

Vamos con la primera cuestión: ¿por qué lejísimos y no *lejosísimo? En este adverbio, la –s no es un morfema de plural, como tampoco la –a de cerquísima es un morfema de femenino: sería imposible en una categoría gramatical que no admite flexión de género ni de número. En ambas palabras estamos ante un infijo, es decir, ante un afijo que se “incrusta” en el interior de otro segmento, en este caso para formar el superlativo. Los fonemas finales son, por tanto, el último fragmento de los lexemas lejos y cerca, que han sido “fracturados”:

lej-ísim-os 
cerqu-ísim-a 

Ahora bien, no hay que confundir infijo con interfijo. Según la opinión más general entre los gramáticos, un interfijo es un afijo no significativo que tiene una finalidad puramente mecánica (facilitar la formación de un derivado en cafetito, o evitar una homonimia en llamarada, por ejemplo). En los hilos de nuestro foro surgieron otros ejemplos de infijos como los de azuqu-ít-ar o Carl-it-os: ¿habías pensado alguna vez por qué el diminutivo de Carlos es Carlitos y no *Carlosito, o el de Mercedes es Merceditas y no *Mercedesita?

Pero volvamos ahora al punto donde nació la discusión: ¿lejísimos o lejísimo? Tras un intercambio de opinión entre hablantes de diversa procedencia, quedó claro lo que una alumna encontró legitimado en el Diccionario panhispánico de dudas, en la entrada lejos: la forma más general en español es lejísimos, aunque en algunas zonas de América se usa la forma lejísimo.

No hay nada tan apasionante como reflexionar sobre nuestra propia lengua y sus mecanismos, ¿verdad?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Desterrando algunos prejuicios

Di los primeros pasos en la materia de Historia de la lengua en un aula con tarima de la UCM, donde un profesor de carne y hueso, visible y audible, usaba la pizarra para señalarnos las grafías de los fonemas medievales y su propia voz para mostrarnos la pronunciación. Y seguí aprendiendo después en la Uned, en los tiempos del correo postal y las llamadas telefónicas. Quiero dedicar esta entrada del blog a intentar desterrar algunos prejuicios sobre las posibilidades de nuestro sistema de enseñanza.

Hoy, con las nuevas tecnologías, ya no cabe pensar que la docencia no presencial es muda o ciega, o que no se puede poner al alcance del estudiante lejano casi lo mismo que en un aula convencional. En la Uned tenemos nuestros cursos virtuales, de los que aquí hablaremos a menudo, pero también podemos utilizar otras herramientas más abiertas como este blog. Y los hilos que teje la red de redes nos acercan al conocimiento y también a quien lo imparte.

Voy a poner un ejemplo con una de las primeras obras de nuestra literatura, trayendo aquí la voz y la imagen del español medieval. Si queréis saber cómo se pronunciaba el Cantar de Mío Cid, pinchad aquí y podréis oírlo; si queréis ver el texto, podéis acceder aquí al manuscrito de Per Abbat conservado en la Biblioteca Nacional y pasear por sus folios. Dejamos para otra ocasión el debate sobre si realmente era esta u otra la pronunciación de aquella época, o la forma en que hemos llegado a “reconstruir” estados de lengua pasados, de los que no tenemos sino testimonios escritos… Os animo, como hubiera hecho el juglar, a escuchar la historia del héroe:

Aquis conpieça la gesta de myo Çid el de Biuar. / Tan Ricos son los sos que non saben que se an. / Poblado ha myo Çid el puerto de Alucant, / Dexado a Saragoça & alas tierras duca, / E dexado a Huesca & las tierras de Mont Aluan. / Contra la mar salada conpeço de guerrear; / A orient exe el sol, e tornos a essa part. / Myo Çid gaño a Xerica & a Onda & Almenar, / Tierras de Borriana todas conquistas las ha.

Y después de este viaje virtual a los textos del pasado, me gustaría conocer vuestra opinión: ¿estáis de acuerdo en que ya no se puede hablar de “distancia” en la enseñanza no presencial? ¿He conseguido acercaros un poco a los orígenes del español?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Los porqués de MorFlog

MorFlog es un blog que nace como complemento a mi actividad docente en la Uned, pero también como un medio para compartir breves reflexiones sobre hechos lingüísticos relacionados con la evolución de la lengua y la creación de nuevas palabras. Por eso lo he llamado MorFlog, nombre que es un doble acrónimo (o más bien un acrónimo que admite varias lecturas):

Morf[ología] + [Filo]log[ía]
MorF[o] (`forma´) + [b]log

Además, MorFlog posee dos resonancias personales importantes para mí. Por un lado, me apasiona la forma (griego morphé) de las palabras, su capacidad para cambiar, para formarse y deformarse con el paso del tiempo en boca de los hablantes (y esto enlaza directamente con mi docencia en Morfología de la lengua española y en Historia de la lengua española); por otro lado, flog es, en el correo electrónico, la abreviatura del sitio donde trabajo, la Facultad de Filología de la Uned.

Y así, en el punto de llegada después de un largo viaje, y en el punto de partida de una nueva etapa, abro ahora MorFlog. Un granito de arena en el hueco que la Filología, en mi opinión, merece ocupar dentro del espacio virtual.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts