Historia de la lengua a orillas del Atlántico

Esta semana se celebra en Cádiz el IX Congreso Internacional de Historia de la lengua, un acontecimiento que se suma a la lista de congresos que reúnen cada tres años, desde 1987, a todos los interesados en la diacronía del español y sus variantes. Participan en estas reuniones expertos en las distintas materias, estudiantes de Doctorado, jóvenes investigadores y también curiosos atraídos por la materia. Los congresos nos permiten compartir el resultado de investigaciones recientes y conocer los avances del trabajo de otros colegas; siempre he pensado que se puede aprender mucho en pocos días, y procuro aprovechar al máximo.

Por otro lado, estas reuniones académicas son una ocasión estupenda para las relaciones humanas: compartir con los compañeros y amigos unas días en otra ciudad es muy agradable, y más si el destino es una ciudad preciosa como Cádiz, al borde del mar y con tiempo soleado: una forma de disfrutar de un ambiente que todavía recuerda las vacaciones y hace más relajada la vuelta al curso escolar.

Pues bien, en esta ocasión he tenido que renunciar a este viaje largo tiempo esperado: ayer anulé mis reservas y ya no podré contaros desde MorFlog la actualidad de la historia del español en estas entradas. Confío en que Nosolodeyod nos tenga al día: ya ayer Lola Pons publicó las primeras noticias e imágenes del congreso, tuiteó con la etiqueta #cihlecadiz, y seguro que encontrará fuerzas para hacer sola esta labor que íbamos a compartir: traer cada día a la red las noticias de “la lengua de ayer”.

Sin embargo, creo que hay una cosa que sí puedo hacer desde Madrid: comentar el programa y describir la “ruta” que tenía prevista para cada sesión: quiénes son las personas a las que pensaba escuchar, sobre qué iban a hablar, qué esperaba encontrar y aprender allí. Me serviré del libro de resúmenes, una de las cosas más útiles para organizarse en un congreso. Os invito a acompañarme cada día en este recorrido sobre lo que adivino que habrá de interesante en Cádiz.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Cursos de verano: entre mar y piedras

Ha llegado el mes de julio y, con él, los cursos de verano en las universidades. Preparo mi ponencia en el de «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», que comienza el próximo lunes en Salamanca, y repaso los recuerdos vinculados al sintagma que da título a esta entrada: «cursos de verano». La memoria me arrastra a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la UIMP, en cuyas aulas aprendí y enseñé hace ya años… Un marco de lujo para un programa que en aquella época siempre ofrecía algo interesante para los amantes de la Filología: mitología clásica de la mano de Carlos García Gual o Luis Alberto de Cuenca, textos de la literatura medieval española analizados por los mejores especialistas… Los viejos diplomas me recuerdan aquellas horas en las salas desde donde se veía el mar, como en la imagen de mi galería.

Palacio de la Magdalena. Sede de la UIMP en Santander. Galería MorFlog en Flickr

Pero ahora no voy a estar junto al mar: no me espera La Tierruca, sino la sobria Salamanca, donde voy a hablar de modernidad, de innovación y web colaborativa, de nuevas posibilidades para  una labor muy salmantina: enseñar-aprender. Participaré el lunes en el curso del que os hablaba al principio, «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», dirigido por la profesora Rosa Ana Martín Vegas, y me centraré en el potencial que ofrecen las redes sociales (fundamentalmente blogs y Twitter) para su explotación como instrumentos didácticos.

Este es el esquema de contenidos de una ponencia que terminó titulándose Enseñar y aprender Lengua con las redes sociales, pero que bien podría haberse presentado como La extensión del aula a la web 2.0 o La extensión del aula fuera del aula.

Más que la metáfora del «aula de paredes invisibles», me gusta pensar en aulas de paredes transparentes, por eso he titulado así la primera entrada de un blog creado para la comunicación y la experimentación de / entre / con los participantes en el curso: InnovaLenLit.

Ahora es vuestro turno: ¿cómo es vuestra experiencia en cursos de verano?, ¿qué es lo que más valoráis en ellos?, ¿qué razones os mueven a renunciar a un tiempo de ocio y emplearlo en aprender algo nuevo?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Novedades lexicográficas

La versión en red de la vigésima segunda edición del Diccionario de la lengua española (DRAE) ha sido actualizada esta semana por quinta vez desde su publicación en 2001. La edición electrónica en línea nos permite conocer las modificaciones que tomarán cuerpo en la próxima edición impresa, la vigésima tercera, que está prevista para 2014. En total, contando los últimos 1697 cambios, son ya más de 21000 las enmiendas y adiciones aceptadas sobre la edición actual del DRAE. Aunque son muchos los medios de comunicación que se hacen eco de las novedades en los últimos días, prefiero remitir a la noticia en la página de la RAE, donde podéis encontrar también el enlace a un resumen de los cambios principales introducidos en esta ocasión.

Es conveniente leer con atención la información que la propia RAE ofrece sobre el proceso de redacción del diccionario; en su página web encontramos datos específicos sobre cómo se actualiza y cómo se muestran las enmiendas y adiciones. La versión en red, como os decía, permite la consulta de las definiciones originales en la edición vigente (ejemplo en la imagen 1) y, con un simple golpe de ratón (pinchando en el icono de «Artículo enmendado»), también las novedades para la próxima edición (imagen 2). Si el lema se incluye por primera vez en la macroestructura del diccionario, es decir, si se trata de un artículo de nueva incorporación, aparece con la indicación «Artículo nuevo» (imagen 3). Como veis, cualquier modificación sobre la redacción inicial provoca un cambio en el fondo de la pantalla y se marca como «Redacción propuesta». Todos esos detalles permiten distinguir bien qué pertenece a la edición actual y qué es un avance de lo que previsiblemente aparecerá en la próxima.

Imagen 1. Lema TABLETA original. DRAE 22.ª edición. Captura de pantalla (www.rae.es)

Imagen 2. Lema TABLETA enmendado. Avance DRAE 23.ª edición. Captura de pantalla (www.rae.es)

Imagen 3. Lema FRIKI. Avance DRAE 23.ª edición. Captura de pantalla (www.rae.es)

Repasando la lista de cambios destacados, podemos observar que hay novedades de distinto carácter:  a) incorporaciones de términos, y b) adiciones y enmiendas sobre los ya existentes; a su vez, el último apartado podría dividirse en dos: b1) cambios en acepciones y b2) cambios en la combinatoria. Algunas de las adiciones eran muy necesarias, como la nueva acepción de tableta, o las nuevas formas complejas añadidas al lema lápiz (lápiz de memoria) y al lema mano (manos libres), o la inclusión del compuesto síglico USB como parte de la locución memoria USB. Otras, sin embargo, me parecen muy poco necesarias, como el adjetivo isidril o el sustantivo dontancredismo.

¿Qué cambios han llamado especialmente la atención de los hablantes y de los medios de comunicación?: por lo que he notado, junto a las novedades del campo de la tecnología, ha causado gran impacto, sin duda, la novedad en el lema matrimonio:

matrimonio. [Enmienda de acepción]. M. Unión de hombre y mujer, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.

matrimonio. … [Adición de acepción].  ‖ M. 1 bis.  En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.

Como veis, ha habido dos cambios en esta entrada: una enmienda de la anterior definición y la adición de una nueva acepción. Aunque se trata de una de las novedades más polémicas y más destacadas en los medios, creo que no es este el lugar —como no debe serlo la comisión de las Academias de la lengua— para opinar sobre la legitimidad ética o moral de cambios como este. Las academias (no solo la RAE, sino todas las que forman la Asociación de Academias de la lengua, no hay que olvidarlo) se han limitado a recoger un uso que han consolidado los propios hablantes; nos guste o no, seamos o no partidarios de la nueva realidad que ha motivado las enmiendas, se trata de un uso asentado en la lengua. Traigo aquí unas palabras de un académico a propósito de estos cambios que no siempre complacen a todos los hablantes y que pueden aplicarse en general a las presiones que recibe la RAE para ser “políticamente correcta” en sus decisiones, como si eso fuera posible…:

La Academia no puede borrar el vocablo “judiada”, por ejemplo, por mucho que su origen nos resulte antipático o condenable. Se puede intentar desterrarlo del uso actual, podemos procurar evitarlo por sus connotaciones evidentes, pero no somos nadie, ni siquiera la RAE, para quitarle a nuestra lengua un término que, nos guste o no, ha existido y es historia y se encuentra en textos clásicos. Suprimirlo sin más supondría, entre otras cosas, hacerles una faena a los traductores del español a otros idiomas.

Javier Marías, El País Semanal, 11 de mayo de 2008. [En línea]

Entre las novedades incorporadas por la Academia, me llaman también la atención  otros aspectos: la existencia de varios derivados sobre acrónimos, como peperougetista cenetista; la grafía de algunas palabras nuevas, como friki; el detalle cuasienciclopédico de algunas definiciones como la de sudoku… No hay espacio para todo en una sola entrada de este blog, así que volveré sobre estas cuestiones en otra ocasión… Por cierto, ¿qué os parecen las definiciones de blog y bloguero?:

blog. [Adición de artículo]. (Del ingl. blog). M. Sitio web que incluye, a modo de diario personal de su autor o autores, contenidos de su interés, actualizados con frecuencia y a menudo comentados por los lectores.

bloguero, ra. [Adición de artículo]. I. ADJ. 1. Perteneciente o relativo a los blogs o a los blogueros. II. M. y F. 2. Persona que crea o gestiona un blog.

Un último apunte curioso: hay 9 adiciones de formas complejas en el lema riesgo, pero ninguna de ellas es prima de riesgo. ¿Será optimismo académico, o tendrá algo que ver con que estas modificaciones fueron aprobadas entre 2007 y 2011? ¿Sois optimistas, o creéis que esta será una de las enmiendas de la próxima edición?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Turismo académico

Sigo aquí. El ajetreo del final de curso me ha tenido alejada de MorFlog unas semanas, pero pronto recuperaré —espero— el ritmo al que escribía tiempo atrás. El tiempo, siempre el tiempo… Ese que me parecía detenido la pasada semana en Roma, cuando contemplaba admirada las hermosas ruinas del foro, los restos arqueológicos dispersos por la ciudad o los antiguos templos. Me había llevado allí una de mis obligaciones en la Uned: formar parte de los tribunales de pruebas presenciales que tres veces al año (febrero, junio y septiembre) se organizan para atender a todos los alumnos que tenemos dispersos por el mundo.

En esta ocasión formaba parte de un tribunal organizado para la prueba de Selectividad (la PAU, sigla de Prueba de Acceso a la Universidad), a la que pueden presentarse los alumnos de sistemas educativos extranjeros que desean estudiar en una universidad española, sea la UNED o cualquier otra. Ha sido una suerte disfrutar de la hospitalidad del Liceo español Cervantes en Roma (gracias especialmente a Pilar y a Alejandro) y de la propia ciudad.

Vuelta del trabajo

Fijaos en esta imagen de la derecha: ¿no es una suerte poder hacer este camino de vuelta al hotel después de los exámenes? Auténtico «turismo académico»…


Antes de ir a Roma formé parte de otro tribunal, esa vez organizado para atender las necesidades de formación de los internos de un centro penitenciario. Fue toda una experiencia conocer de cerca el programa que la Uned desarrolla desde hace tantos años y que ofrece a los internos la posibilidad de mejorar su preparación para su futura inserción laboral, o simplemente su nivel cultural, o la ocasión de cultivar una capacidad desconocida… En un mundo como el actual, donde tiende a desaparecer todo aquello que no se traduce en un rendimiento económico inmediato, me ha gustado comprobar que la institución a la que representaba esos días sigue desplegando los medios necesarios −sin duda poco rentables− para el acceso de esta parte de la población a los estudios universitarios. En ese viaje, camino de mi primer día de trabajo, hice la foto con la que cierro esta pequeña crónica. Y vosotros, ¿habéis tenido ocasión de viajar por estudios?, ¿cómo ha sido la experiencia? Más abajo os espera el espacio de los comentarios…

Camino del trabajo

N. B.: Una información adicional para quienes no conozcan la metodología de la UNED: en este enlace podéis ver cómo se estudia a distancia: «Estés donde estés…»

UNED. Captura de pantalla de www.uned.es

Créditos de las fotografías: ©Elena Azofra

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Femeninos perdidos en la historia de la lengua

Esta es la historia de un femenino que rompió hace siglos las cadenas que le ataban a otros elementos de la oración y se inmovilizó… ¡en la forma de masculino singular! ¿Más corsés y cadenas relacionadas con el género gramatical? Sí, pero para comprobar una vez más que la gramática no es sexista…

"Cadena". Raquel Asensio para MorFlog

El femenino al que me refiero es el que podía presentar el participio de los tiempos de perfecto, que en español medieval concordaba en género y número con el sustantivo complemento directo. La concordancia se pierde en la gramaticalización del perfecto compuesto, un proceso que provoca la inmovilización en masculino singular del participio. Podéis comprobarlo en este ejemplo:

Tierras de Borriana todas conquistas las han (Poema de Mio Cid)

Han conquistado todas las tierras de Borriana (español moderno)

Quizá a muchos lectores les suene extraño el término gramaticalización.1  Aunque este es un tema bastante complejo, sobre el que se ha escrito mucho en los últimos años, podemos decir que, a grandes rasgos, un proceso de gramaticalización es aquel en el que una estructura integrada en la oración (una o varias palabras que tienen una función determinada dentro de la estructura oracional) se convierte en una pieza gramatical, es decir, en un elemento que forma parte de la gramática de la lengua: en el caso que comento hoy, se trata de una estructura que da origen al paradigma verbal del pretérito perfecto compuesto.2

En el origen de este tiempo verbal (en español y en otras lenguas romances) tenemos una perífrasis que ya en latín –al menos en época tardía– se utilizaba con valor resultativo, formada por los siguientes elementos: el verbo transitivo HABERE ‘tener’ + CD + participio en función de complemento predicativo del CD (concordado con él en género y número, como es normal en los complementos adjetivos):

EPISTOLAM SCRIPTAM HABEO ‘tengo escrita una carta’

La lenguas románicas heredan esta construcción y la gramaticalizan para formar un nuevo tiempo verbal, el perfecto compuesto (he escrito, j’ai écrit, ho scritto…), que en la mayoría de ellas ha llegado a sustituir casi por completo al perfecto simple heredado del latín.3 La evolución de esta perífrasis nos permite hablar de un femenino perdido, el que se encontraba en la terminación del participio, pero también de un posible plural perdido, como vemos en el ejemplo:

esp. med. las ganançias que mio Cid fechas ha

esp. mod. las ganancias que el Cid ha hecho

Simplificando mucho lo ocurrido, podemos decir que en el proceso de gramaticalización de esta perífrasis hasta convertirse en un tiempo del paradigma verbal se cumplen varios pasos:

a) el verbo transitivo haber pierde su carga semántica (se desemantiza) y se convierte en un simple auxiliar en la nueva forma verbal; es decir, la perífrasis pasa a expresar la anterioridad, deja de reflejar aspecto perfectivo-resultativo: ‘tengo hecho’ > ‘he hecho’; así, las ganancias que mio Cid fechas ha no significa ‘ganancias que tiene hechas’ (valor resultativo-perfectivo), sino ‘ganancias que ha hecho’ (valor temporal);

b) el antiguo participio se convierte en la pieza central, en el núcleo de la predicación, y se desvincula del sustantivo CD; así, al dejar de tener una relación adjetiva con él, desaparece la concordancia que los enlazaba: en otras palabras, el participio del nuevo tiempo verbal aparecerá siempre con la terminación –o, la menos marcada, no asociada con el femenino ni con el plural: fechas ha ganançias > ha hecho ganancias.

Esquema de la evolución de la perífrasis de perfecto compuesto

Por tanto, al tiempo que nace una nueva forma gramatical, la del perfecto compuesto, se pierde un femenino en la historia de la lengua: el participio que concordaba antiguamente con el CD se inmoviliza en español moderno en la forma de masculino singular. ¿Había otra solución?: sí, la que adoptaron otras lenguas románicas como el francés o el italiano, en las que la concordancia sigue siendo obligada cuando el CD precede al participio (les choses que j’ai faites, no *les choses que j’ai fait).4

Una invitación especial a mis lectores franceses de Hypotheses, para que participen en los comentarios: ¿se respeta la concordancia participio – CD en el registro coloquial del francés moderno?, ¿es frecuente encontrar fallos en lo escrito?, ¿hay choque entre la norma y la construcción más espontánea? Vous pouvez écrire en français, bien sûr…

N. B.: Sin duda, la gramaticalización de este nuevo tiempo verbal es un tema interesante que puede dar ocasión para hablar de muchos otros aspectos: la doble auxiliarización en español medieval y en otras lenguas románicas en las que se ha conservado hasta hoy; el orden de auxiliar – auxiliado; la intercalación de elementos entre las formas de la perífrasis; el valor pragmático de la nueva construcción… Imposible abarcarlo todo en una entrada, pero en estos enlaces puedo ofreceros más información: un artículo sobre el estado de la perífrasis entre los siglos XIV y XVI y mi manual sobre Morfosintaxis histórica del español (especialmente en el capítulo 4, apartados 4.6.1 y 4.8.4).

  1. No será así para mis alumnos del Máster en análisis gramatical y estilístico del español, que estudian este fenómeno en «Fundamentos de la evolución gramatical». []
  2. No voy a entrar aquí en un aspecto muy interesante de este proceso de gramaticalización: la distribución complementaria de auxiliares que encontramos en español medieval y hoy sigue existiendo en otras lenguas romances: haber para los verbos transitivos (hemos ganado la batalla) y ser para los intransitivos y reflexivos (somos venidos). Me limito hoy a la evolución de la perífrasis con el auxiliar haber. []
  3. La distribución en español del perfecto simple y el perfecto compuesto es muy compleja, como refleja la amplísima bibliografía al respecto. []
  4. Y, sin embargo, en el registro coloquial, al parecer, también pierden ese femenino, por lo que habría que preguntarse si la evolución del español obedece a una tendencia general. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Métodos, herramientas y entornos para la investigación

La próxima semana, los días 8 y 9 de mayo,  se celebrará en la Facultad de Filología de la Uned el III Seminario de Investigación en Estudios Filológicos, coordinado por las profesoras Mariló Castrillo y Elena González-Blanco. Como podéis ver en el programa, esta tercera edición se centrará en las herramientas para iniciarse en los métodos y técnicas de investigación en las diferentes áreas y líneas de la Facultad. Si os interesa, no dudéis en inscribiros: podéis hacerlo desde este enlace.

Nuevos entornos digitales para abrir horizontes. Galería Morflog en Flickr

«La iniciación a la investigación en Lingüística y Lingüística aplicada» es el título de la mesa redonda en la que participaré, junto a mis compañeras Victoria Marrero, Victoria Escandell y Laura Alba. Será el miércoles 9 a las 10:00, después de una charla sobre «Acciones de movilidad internacional para la investigación» a cargo del Vicerrector Adjunto de Relaciones Internacionales de nuestra universidad, Fernando Monge.

Mi idea inicial era mostrar cómo se puede plantear el trabajo en Lingüística histórica en entornos digitales: por un lado, fuentes textuales y otros recursos en corpus digitalizados (especialmente los accesibles en red); por otro, investigación en entornos colaborativos de la web 2.0 (plataformas de blogging científico como Hypotheses, que agrupan ya proyectos interesantes relacionados con la investigación en Humanidades). Como la segunda parte es la que parece más novedosa y puede aplicarse fuera de la Lingüística histórica, apenas me detendré en los recursos de la web estática, sino que me centraré en el trabajo de investigación en los nuevos entornos digitales, más colaborativos, de la web 2.0.

En mi intervención analizaré las posibilidades que para la investigación ofrece el blogging científico o especializado como entorno de trabajo colaborativo y de ensayo. Son varios los blogs de Hypotheses en que podemos estudiar la experiencia de jóvenes investigadores que aprovechan el carácter tentativo, en cierta medida iniciático, que puede suponer la redacción de un blog especializado (un «carnet de thèse» como los de este catálogo); y lo hacen con la intención de ensayar, probar, plantear, expresar, dar a conocer, alimentar el debate, reflexionar…, actividades todas íntimamente relacionadas con la tarea de investigar. Nuevos horizontes y nuevas técnicas, pero el mismo nivel de exigencia: hay que desterrar el mito de que en estos entornos no se puede encontrar producción científica de calidad.

Para terminar esta breve entrada en materia, una recomendación de lectura, «Le doctorant 2.0…», y algunos interrogantes: ¿te interesa la investigación en los nuevos entornos digitales?, ¿tienes experiencia en la web 2.0 como entorno de trabajo de investigación?, ¿crees que las Humanidades Digitales tienen futuro? Si te interesan estos temas, puedes participar en el debate en la UNED el día 9… o dejar aquí tus comentarios.

N. B.: Sobre blogging especializado, os recuerdo «Blogs académicos: otros tiempos para la ciencia», la mesa redonda en Medialab Prado que dio origen a una entrada en MorFlog, «Reflexión “a flor de blog”».

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Últimas palabras arrastradas por el viento

Últimos ecos de las «Palabras que ya no me dices», el concurso organizado por la Biblioteca de la Uned para el Día del Libro…

La percepción de los hablantes sobre la vigencia del léxico, sobre su posible actualidad o modernidad, puede variar mucho, por lo que la lista de palabras propuestas por los participantes en el concurso ha resultado muy heterogénea; podéis comprobarlo en este enlace. Se mezclan en ella voces muy variadas: algunas no pertenecen al léxico general, sino que son propias de lenguajes específicos (bucólicobrocal…); otras sirven para nombrar objetos que ya no se usan, que han desaparecido de nuestras vidas (daguerrotipoenaguasbadilatrébedehuebra…); otras están relacionadas con el mundo rural, y a veces el diccionario las presenta con esa «etiqueta» (cucharrena o alhóndiga, por ejemplo). Entre las que me parecían más interesantes están algunas cuyos referentes mantienen plena vigencia, pero que han sido sustituidas por otras más modernas: así, por ejemplo, mentecato o pinturero, adjetivos que prácticamente se han perdido en la actualidad; son términos de fuerte carga expresiva, precisamente los que más procesos de renovación sufren: uno de los resortes más importantes del cambio lingüístico es la búsqueda de una mayor expresividad, y los adjetivos con que apelamos al interlocutor se desgastan con facilidad, de ahí la necesidad de sustituirlos por otros.

Por otro lado, resulta curioso observar cómo el hablante, al reflexionar sobre sus usos lingüísticos, suele volver la mirada hacia su realidad más cercana; así, en esa lista de palabras sentidas (intuidas) como antiguas, abundan las que están relacionadas con lo más cercano (la casa, la ropa…) o con el mundo de lo censurable (los adjetivos con una connotación peyorativa, como truhán o zascandil).

Entre todas las propuestas por los participantes, he elegido la palabra retahíla, que comparte con la ganadora (gaznápiro) varias características: es una palabra propia del género narrativo, se documenta con cierta frecuencia en el s. XIX, y también ha dado título a una novela, Retahílas, de Carmen Martín Gaite (1974). Sin embargo, su documentación en textos es anterior a la de gaznápiro: según los datos del CORDE, ya hay ejemplos aislados en los siglos XVI y XVII, e incluso un aumento moderado en el s. XVIII, en la obra de escritores ilustrados.  Tomando como base los corpus CORDE y CREA, observamos el siguiente reparto temporal:

Presencia de retahíla en textos

Como podéis ver, no es precisamente una palabra que haya dejado de usarse; en este caso, su carácter culto y la competencia de otros sinónimos más frecuentes han podido influir en que se perciba como una palabra anticuada.

En cuanto a la documentación en lexicografía, el término retahíla ya aparece en la primera obra de la RAE, el Diccionario de autoridades, en el volumen publicado en 1737, con esta explicación acerca de su significado y su etimología: «el conjunto de muchas cosas, que estan ò van sucediendo por su orden. Viene de Retro y Filum, porque estan unos despues de otros. Lat. Series longa rerum». Se pueden ver esta y otras definiciones de diccionarios académicos en la aplicación del NTLLE.

Dejo abierta la búsqueda de retahíla en los recursos del Nuevo Diccionario histórico del español: el corpus (CDH) y la aplicación Mapa de diccionarios. Una advertencia: frente a otras aplicaciones de la RAE, que discriminan tanto mayúsculas / minúsculas como formas acentuadas / formas sin acentuar, los nuevos recursos están adaptados a las reglas del juego habituales en Internet y no exigen una búsqueda múltiple de las formas: basta con escribir en el campo de búsqueda retahila y tendremos los resultados de retahilaretahílaRetahila y Retahíla; en los corpus CORDE y CREA, por el contrario, la aplicación funciona con coincidencia exacta, respetando mayúsculas y acentos.

Si encontráis algo curioso en la historia de retahíla, o algún contexto especialmente interesante, no dejéis de volver a MorFlog para participar en los comentarios…

N. B.: Esta entrada completa la anterior, «De nuevo sobre palabras en el tiempo»; allí se encuentran los enlaces correspondientes al concurso y la noticia de la palabra ganadora.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

De nuevo sobre palabras en el tiempo

23 de abril, Día del Libro. Tradicionalmente, esta es una fecha en que todos los ojos se vuelven hacia la lengua literaria, pero hoy es también un día para recordar la materia prima con que se construyen los libros: las palabras. Y las «Palabras que ya no me dices» son precisamente el tema de una de las actividades que la Biblioteca de la Uned nos ha propuesto este año. Hoy se desvela la palabra ganadora, el adjetivo gaznápiro, y yo os presento aquí su historia, elaborada a partir de los recursos que manejamos habitualmente para reconstruir la vida y andanzas de las palabras en el tiempo.1

gaznápiro, ra. (De or. inc.). adj. Palurdo, simplón, torpe, que se queda embobado con cualquier cosa. U. m. c. s.  (DRAE 2001, 22.ª ed.)

Este adjetivo aparece por primera vez en los textos españoles a mediados del s. XIX; uno de los primeros ejemplos es de la obra La gaviota, un relato costumbrista que abre las puertas a la novela realista española y fue escrito por Cecilia Böhl de Faber, una escritora que se esconde bajo el pseudónimo de Fernán Caballero:

Ve usted, don Silvestre ¡qué zopenco, qué gaznápiro! Mangoneando ha estado en la antecocina, habiendo roto un vaso y derramado el aceite de un rebervero.

Será precisamente en la obra de los naturalistas decimonónicos donde más se documente: Pérez Galdós, José M.ª Pereda… Y es que gaznápiro es, efectivamente, una palabra «de novela», pues es el único género en que se documenta con cierta frecuencia. Solo uno de los ejemplos del CORDE nos lleva a un texto dramático, una comedia de Serafín Álvarez Quintero; todos los demás pertenecen a novelas.

En cuanto a la lexicografía académica, aparece por primera vez en el DRAE en 1843, con el significado de ‘palurdo, simplón, que se queda embobado con cualquier cosa’; en el diccionario de 1869 se intercala en la definición el sinónimo ‘torpe’. En las sucesivas ediciones se destaca su uso preferente como masculino y, de hecho, solo uno de los ejemplos documentados del s. XIX es femenino.

Si estudiamos los datos numéricos, vemos que el adjetivo gaznápiro ha rebajado su frecuencia de uso progresivamente hasta casi desaparecer. Los corpus académicos no recogen ningún ejemplo en el siglo XXI, y su corta historia se refleja en CORDE y CREA con el siguiente reparto temporal:

Presencia de gaznápiro en textos


El aumento de casos documentados en el último cuarto del s. XX puede inducirnos a creer que su uso aumenta en esta época, pero realmente no es así: 5 de los 10 ejemplos pertenecen a la novela que lleva precisamente como título La gaznápira (Andrés Berlanga 1984), lo cual hace aumentar artificialmente la frecuencia del adjetivo, así como la proporción de formas femeninas. En estos años también se documenta por primera vez gaznápiro en el español de América; uno de los textos que aparecen en CREA es este de La casa de los espíritus (Isabel Allende 1982):

Esteban dirigió toda su furia contra ella, la culpó de haber criado a Blanca sin moral, sin religión, sin principios, como una atea libertina, peor aún, sin sentido de clase, porque se podía entender que lo hiciera con alguien bien nacido, pero no con un patán, un gaznápiro, un cerebro caliente, ocioso, bueno para nada.

Si utilizamos la versión en pruebas del Corpus del Nuevo Diccionario Histórico del Español (CDH), uno de los recursos que acaba de publicar en línea la RAE, observamos las siguientes diferencias:

Consulta de gaznápiro en el corpus del NDHE. Captura de pantalla

 a) un número menor de documentaciones (frente a las 64 que sumaban CORDE y CREA, en el CDH encontramos 13 ejemplos); b) una mayor representación del español de América (de 3 ejemplos en CORDE y CREA pasamos a 4 en CDH, un porcentaje mucho más alto sobre el total: novelas de Puerto Rico, Ecuador y Argentina se ven ahora representadas en el corpus); c) el CDH presenta un ejemplo del s. XXI, de 2005. Por otro lado, la palabra gaznápiro sigue documentándose casi exclusivamente en el género narrativo, aunque faltan en el nuevo corpus los textos de la novela realista del s. XIX.

Este breve estudio de la presencia de gaznápiro en textos y diccionarios confirma que es, efectivamente, una de esas “palabras que ya no me dices”… Y es que las palabras, como las modas, a veces se ven arrastradas por el viento y dejan de oírse…

Esta entrada tenía que ser breve, pero me he dejado atrapar –una vez más– por la magia de recuperar  voces  en el tiempo… ¡Que paséis un feliz día entre palabras y libros!

  1. El resultado del concurso, en BiblioUned abierta, el blog de la Biblioteca Central. Otras actividades organizadas con motivo del Día del Libro, en este enlace. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Las palabras en el tiempo: tras las huellas del léxico

Quienes nos dedicamos al estudio de la lengua, y especialmente los diacronistas, compartimos una curiosidad especial por la vitalidad y la evolución de las palabras en el tiempo;1 sin embargo, creo que este interés no es exclusivo de lingüistas o filólogos, sino compartido por una gran parte de los hablantes del idioma. Ser conscientes de la vigencia de determinados términos o expresiones, de su posible entrada o salida del léxico usual en una época determinada, es algo apasionante. Por encima del romántico interés por la etimología de las palabras, lo cierto es que su evolución semántica esconde con frecuencia un gran atractivo.

Huellas del paso del tiempo. Galería de MorFlog en Flickr.

Los instrumentos con que contamos para reconstruir la vida de las voces del idioma son fundalmentalmente dos: los textos (escritos u orales, recogidos habitualmente en corpus y bases de datos) y los diccionarios. En concreto, son los diccionarios históricos los que recogen los usos y modificaciones de las palabras de una lengua;2 hoy quiero presentaros los nuevos recursos del Nuevo diccionario histórico del español (NDHE) que están disponibles en red desde hace unos días, en la página de la Fundación Rafael Lapesa, encargada de su elaboración desde 2005. Todavía no está en funcionamiento la aplicación principal, la del propio diccionario, pero sí se pueden consultar algunos materiales esenciales para su redacción: el Corpus del Nuevo diccionario histórico (CDH), el Fichero general de la Real Academia Española, el Diccionario histórico de la lengua española (1960-1996) y el Mapa de diccionarios. La relación de los recursos, a cuya explicación dedicaré una entrada independiente, se ofrece en la noticia publicada por la propia RAE. Ahora me gustaría recordar aquí brevemente la  historia del (/ de los) diccionario(s) histórico(s) del español: un solo diccionario, si pensamos que la única iniciativa de elaborar un diccionario histórico ha partido de la misma institución, la RAE3 ; varios, si atendemos a las sucesivas etapas en que diferentes equipos, con diferentes medios, han afrontado la difícil tarea de su redacción.  La aventura de la lexicografía histórica del español puede resumirse así :

1914. La Real Academia Española saca a la luz el Plan general para la redacción del Diccionario histórico de la lengua castellana, donde se manifiesta su propósito de redactar un diccionario histórico, abandonando el viejo proyecto de hacer una segunda versión del Diccionario de autoridades. Hasta los años 20, el proyecto no tomó impulso; sus resultados no empezaron a ser visibles hasta la siguiente década.

1933-36. Se publican dos volúmenes del primer Diccionario histórico de la lengua española: en 1933, el correspondiente a la letra A; en 1936, un segundo volumen que abarca la letra B y parte de la C. La guerra civil destruyó materialmente parte del archivo y paralizó el proyecto.

1946. Para continuar el Diccionario histórico, se crea un Seminario de Lexicografía dentro de la Real Academia; se decide entonces comenzar desde el principio, con nuevos materiales y nuevo método.

Portada del primer fascículo del segundo DHE (1960)

1960-66. Producto de este nuevo impulso es el segundo Diccionario histórico de la lengua española, de título idéntico al primero, lo cual ha generado muchas confusiones; podéis ver en la imagen la portada del primer fascículo, que vio la luz en 1960. Entre los nuevos recursos, contamos ahora con una aplicación que permite el acceso al contenido de todos los fascículos publicados entre 1960 y 1996 (a – bajoca).

2005: se crea la Fundación Rafael Lapesa, con el objetivo de elaborar un diccionario histórico diferente, que –ahora sí– recibe el nombre de Nuevo diccionario histórico del español (NDHE); será un diccionario digital, de acceso gratuito a través de la red, y permitirá conocer no solo la evolución en el uso de las palabras, sino también, a través de un sistema de vínculos internos, la compleja red de relaciones que los elementos léxicos establecen a lo largo de la historia de la lengua.

2012: Comienzan a publicarse los recursos utilizados para la elaboración del NDHE. Confiamos en que llegue pronto la esperada aplicación que nos permita comenzar la consulta.

Dejo aquí algunas propuestas para la reflexión (y para los comentarios): ¿os habéis preguntado alguna vez qué pasa con las palabras que ya no se usan?, ¿hacia dónde las arrastra el viento de las modas lingüísticas?, ¿recordáis alguna palabra que antes usarais y ya no?, ¿alguna cuyo significado hayáis aprendido conscientemente? Yo recuerdo especialmente el adjetivo pindio, que aprendí cuando de niña traspasé una frontera de las que tan bien define Lola Pons en una interesante entrada de su blog, una shibboleth; seguramente vivía cerca de una grieta lingüística: nos trasladamos a vivir a un pueblo de calles empinadas y nunca había oído hablar de cuestas pindias hasta entonces… Y ya en época más reciente, la palabra más bonita que he estudiado es, sin duda alguna, el adverbio cras; para mi sorpresa, el DRAE lo recoge todavía en 2001 (en esta entrada  de su 22.ª ed.), aunque con la marca de sanción desus., que acompaña a las palabras cuyo uso es anterior a 1900.4 Os invito a escuchar un resumen de su historia en este enlace a “¿Siempre mañana fue ‘mañana’ en español?”, un podcast que he grabado para RadioUned y Radio5.

Y para terminar con el tema de las palabras en el tiempo,  una convocatoria interesante: la biblioteca de la Uned celebra el día del libro, 23 de abril, con diversas actividades entre las que se encuentra «Palabras que ya no me dices», un concurso para elegir una palabra poco usada en el español de hoy. Entre las que proponen, algunas preciosas: donaire, enagua, zascandil…; también se puede participar proponiendo palabras diferentes, siempre que estén en un diccionario general del español y que puedan considerarse palabras antiguas, poco ususales hoy. Colaboraré con la biblioteca buceando en la historia de la lengua (textos y diccionarios) para reconstruir la vida de la palabra más votada. Animaos y votad por una de ellas, o  proponed una diferente; después podéis dar un paseo por su historia, ayudados por las herramientas de las que solemos hablar en MorFlog… o por los nuevos recursos a los que enlaza esta entrada. Y, sobre todo, espero que disfrutéis con la historia de las palabras arrastradas por el tiempo.

  1. El título de esta entrada es una paráfrasis del que abre el discurso de entrada en la Real Academia de Manuel Seco, en noviembre de 1980: «Las palabras en el tiempo: los diccionarios históricos», cuyo contenido completo puede consultarse aquí y es un referente imprescindible para quien esté interesado en la lexicografía histórica. Espero que mis alumnos del Máster en elaboración de diccionarios y control del léxico español hayan hecho una atenta lectura de este texto.  []
  2. Aunque pueden considerarse complementarios en cierta medida, los diccionarios etimológicos y los históricos tienen objetivos diferentes: los primeros se centran en el origen de las palabras, mientras que los segundos muestran su evolución semántica. []
  3. En su discurso de entrada a la Real Academia (ver nota 1), Manuel Seco afirmaba: «Todo lo que hasta ahora se ha intentado, lo poco que hasta ahora se ha hecho, ha salido de estos muros». []
  4. La abreviatura desus. indica que la palabra no está en uso actualmente, pero sí está documentada entre 1500 y 1900; la abreviatura p. us. indica que la palabra está en vigor después de 1900, pero que ha desaparecido prácticamente en la actualidad. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Reflexión “a flor de blog”

El viernes 16 de marzo he participado en Medialab Prado en una mesa redonda en la que he compartido mi experiencia bloguera con otros compañeros. La coordinación corría a cargo de Adolfo Estalella, en el marco de su proyecto Empiria Digital; la propuesta: un debate sobre el sentido de los blogs académicos. Un encuentro interesante, que podéis ver en este vídeo o escuchar en este audio, si tenéis paciencia; también hay imágenes en nuestra galería… En mi caso, fue una ocasión para hacer una reflexión «a flor de blog», como dice el título de esta entrada1, un ejercicio de «reflexividad» sobre el proceso creativo que he vivido estos últimos meses, desde que nació MorFlog. En menos de cinco meses, con más de 12000 visitas a estas páginas (¡mil gracias!), creo que he aprendido mucho sobre el proceso de escritura y la construcción de un lugar de encuentro (extra)académico y personal en red. 

"A flor de blog". Galería MorFlog en Flickr

En mi intervención tuve ocasión de tocar varios puntos que me interesan especialmente. En primer lugar, el camino que he recorrido buscando una escritura personal, no solo en el tono con que me dirijo a los posibles lectores, sino también en el afán de encontrar un equilibrio (difícil, ciertamente) entre lo formal, lo técnico y lo sugerente. En Los porqués de MorFlog ya anunciaba los temas que quería tratar y lo que me impulsaba a abrir el blog, pero todavía no sabía cómo iba a canalizar en la red una preocupación personal constante, la de compartir algo que me gusta llamar «sensibilidad lingüística». En segundo lugar, el descubrimiento, a lo largo de este proceso, de una faceta creativa que nunca pensé tener: la sensibilidad plástica, el disfrute con la elección de imágenes, la pasión por la estética y la «pintura» de los contenidos, algo que no tenía previsto, que se aparta de la tradición académica en mi campo y que estoy viviendo con entusiasmo.

Pasé luego rápidamente a un aspecto más íntimo, la presencia de lo personal y el pudor en un blog «académico»: las ocasiones en que se produce la ruptura con lo académico, cuando la subjetividad se hace presente ahí, a flor de blog… He comprobado, efectivamente, que el blog es un espacio crítico, un canal abierto en el que se puede producir con naturalidad la ruptura del corsé académico. A propósito de los corsés, esa mañana, en Twitter, había escrito que la entrada sobre los corsés del femenino me parecía el paradigma de todo lo que quería transmitir sobre mi experiencia; quizá por eso he tardado en volver a escribir…

Hubo más, pero sería muy largo contarlo todo aquí. Os dejo el esquema de lo que no he detallado en esta entrada:

El blog crece: Twitter, YouTube, Flickr…
–      Canal MorFlogME en Youtube: Banco sonoro del español antiguo
–      Flickr MorFlog: banco de imágenes
–      @MorFlog: un contacto continuo y la interacción más dinámica
 
Un reto: los comentarios en el blog
–      Cuando el comentario re-construye la entrada
–      Cuando los lectores buscan otras vías…
 
¿Qué entendemos por «académico»?: el sexismo lingüístico como paradigma 
–   Debate intenso a raíz del informe respaldado por la RAE sobre «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer» 
–  Polémica sociolingüística recogida el mismo domingo 4 de marzo en MorFlog; debate simultáneo en la sociedad, en los medios y en el blog
 
¿Cuál es el sentido de un blog especializado?
–      ¿quiénes son expertos, qué aportan unos y otros?
–      ¿cómo se canalizan las reacciones de los lectores?
–      ¿cuál es el papel del entorno académico en un terreno propio de la reflexión extraacadémica?
–      ¿es el mundo académico reacio a la web 2.0 en general y a la práctica del blogging en particular?, ¿algo está cambiando?
 
MorFlog, un ¿nuevo? lugar de encuentro
MorFlog: ¿académico, personal, social…?

Ese día, se presentaba también en Medialab-Prado el portal español de Hypoyheses, la plataforma de blogs académicos en la que MorFlog reside desde enero. Me gustó el diálogo con Frederique Muscinési y su explicación de la Hyposfera (un bonito compuesto acronímico, ¿verdad?). Espero que la comunidad española de Hypotheses llegue algún día a ser tan rica en experiencias como la francesa. 

N.B.: Ces jours de réflexion, mes pensées se sont souvent portées sur Marie-Anne et Mélodie, mes amies d’Hypotheses et mes modèles comme blogueuses, à qui je dédie ces lignes en français: vos «Espaces réflexifs», comme je vous le disais sur Twitter, ont été importants pour moi: je vous lis, je réfléchis… Et je suis heureuse de partager une villa reflexive où j’ai l’occassion de me rechercher en vous lisant.

  1. A flor de blog es una metáfora personal, creada ad hoc a partir de la locución adjetiva a flor de piel, que  significa ‘sensible, fácil, pronto’: vid. DRAE, s. v. flor. Dejo alguna cuestión en el aire: ¿hasta dónde llega la fijación de las locuciones?, ¿puede el lenguaje metafórico re-crear a partir de construcciones fijadas en la lengua? []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts