Academia y Acceso Abierto

Esta semana (21-27 octubre) se celebra la Open Access Week, un evento que se repite anualmente desde hace seis años.

Imagen1

Se trata de una iniciativa que pretende promocionar el llamado Open Access (Acceso Abierto o Libre Acceso en español, Accès Ouvert en francés), un movimiento que defiende el acceso universal, gratuito y sin restricciones, a los resultados de la investigación, especialmente a aquellos financiados con fondos públicos. Comparto totalmente la filosofía de este movimiento, que es también la de OpenEdition, el proyecto editorial a que pertenece nuestra plataforma Hypothèses.1

En esta entrada quiero presentar una herramienta que se ha puesto hace unos días a disposición de los usuarios: la aplicación de consulta de la Nueva gramática de la lengua española, todavía en su versión beta. Como sabéis, esta obra se presentó en 2009 y su texto fue resultado del consenso de la Real Academia española (RAE) y la Asociación de Academias de la lengua española (ASALE). La aplicación que la RAE facilita ahora en su renovada página web representa un avance importante respecto a la publicación comercial y en papel de esta gramática, sin duda una de las obras más importantes del siglo XXI. Supongo que la RAE no habrá firmado un manifiesto en favor del Acceso Abierto, pero creo que sus iniciativas en este campo (plasmadas en la página “Recursos” de su web) son una clara muestra de la importancia que hoy en día tienen estos instrumentos para la investigación y la difusión del conocimiento. Cuantos trabajamos en Lingüística sabemos cómo ha facilitado el trabajo la posibilidad de consulta de corpus y aplicaciones de búsqueda en repertorios (CORDE, CREA, NTLLE…); ahora, además, la Academia da un paso más con la difusión abierta de sus obras recientes más importantes (la Nueva gramática y la Ortografía).

El vídeo que os presento (ubicado en MorFlogME, el canal de MorFlog en Youtube) es una guía de uso de la aplicación de consulta de la Nueva gramática de la lengua española. Algunas voces han lamentado que no se haya “colgado” en red un pdf con el texto de la obra: no, lo que nos ofrecen no es una simple edición electrónica o un facsímil digitalizado de la obra impresa, que cada uno pueda descargar y consultar en su ordenador. En mi opinión esta aplicación es muchísimo más útil, aunque esto haya significado una decepción para muchos; lo importante es conocer el funcionamiento de la aplicación para poder aprovechar sus ventajas. Espero convenceros…

Guía de uso de la aplicación de consulta de la RAE

Guía de uso de la aplicación de consulta de la RAE

 

P. S. : Hay personas que prefieren ver las guías en formato impreso, así que he preparado también la “Guía de uso de la aplicación de consulta de la Nueva gramática” en pdf. ¡Recursos a la carta!

  1. Los argumentos en favor del Acceso Abierto están detallados aquí y podéis uniros a él con vuestra firma en este enlace. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Congreso en Nancy: ruta I

Septiembre es en cierto modo el principio del año para quienes trabajamos en la docencia: estudiantes y profesores nos movemos en un ciclo cuyo recorrido se ha adelantado un poco en España con los planes de Bolonia (la rentrée universitaria de octubre ahora tiene lugar en septiembre en casi todos los campus), pero que sigue asociado, para mí, al inicio del otoño. Nuevo curso, nuevos alumnos, nuevos planes… Y, sin embargo, todavía no he acabado de contaros lo interesante que resultó mi mes de julio, con dos congresos tan distintos como fueron el de Humanidades Digitales en la Coruña (del que os hablé en la entrada anterior) y el de Lingüística y Filología Románicas en Nancy. Hoy me traslado en el tiempo, en busca de la última de aquellas experiencias…

La Société de Linguistique Romane celebra cada tres años un congreso internacional que es una cita casi inexcusable para romanistas de todo el mundo; después del congreso de Innsbruck en 2007 y el de Valencia en 2010, la cita de 2013 era en Nancy, una preciosa ciudad de la Lorraine.

Procuro no perderme ninguna de estas citas, de modo que en julio, un par de días después de volver de La Coruña, salí hacia Nancy, deseosa de aprender mucho y encontrarme con colegas y amigos. En este álbum de la galería de MorFlog en Flickr he seleccionado imágenes que son testimonio de momentos, personas, lugares… Necesitaría demasiado espacio y os aburriría un poco si me detuviera en describir los rincones que más me gustaron en la ciudad, la estupenda organización y la cuidada acogida de los organizadores, el encanto de los museos, las plazas o las comidas. Se impone seleccionar, entre los recuerdos, aquellas cosas que me resultaron especialmente interesantes.

Ruta I: Sección 4 (Sintaxis)

Entre esas imágenes sobresale la luminosidad de la sala AR 06, donde tuvieron lugar las intervenciones que más me interesaban, las de la Sección 4b (Sintaxis). Allí tuve la suerte de escuchar, ya el primer día,  la comunicación de Inés Fernández-Ordóñez sobre «Sincretismo de género en la cuantificación indefinida de los dialectos del español»1, que me trajo a la memoria unas construcciones muy características del español, las de las construcciones adverbiales formadas a partir del llamado “femenino de indeterminación”, sobre las que algún día hablaré aquí. A lo largo de la semana, disfruté en esta aula con otras comunicaciones: la de Clara Vanderschueren sobre «Infinitivos adverbiales con sujetos explícitos en portugués y castellano», la de Avel·lina Suñer sobre «Comparativas hiperbólicas y genericidad en las lenguas románicas», la de Elisa Bekaert y Renata Enghels sobre «El comportamiento semántico-sintáctico de las nominalizaciones de percepción: un análisis contrastivo español-francés», la de Ángela Di Tullio y Avel·lina Suñer Gratacós sobre «Adverbios cortos, adjetivos desnudos y SN neutros escuetos: una amplia zona de indeterminación categorial en las lenguas románicas» o la de Carlos Sánchez Lancis sobre «De la síntesis al análisis: diacronía del quesuismo en español». Me perdí también alguna que me interesaba bastante, como la de Montserrat Batllorí sobre «La evolución diacrónica de algunos términos negativos del catalán en comparación con sus correlatos españoles e italianos»: la existencia de tantas sesiones paralelas en los congresos grandes tiene esos inconvenientes… Yo misma tuve ocasión de hablar en esta sala sobre «Adverbios temporales: evolución diacrónica y límites intercategoriales», defendiendo la naturaleza adverbial de algunos adverbios deícticos que funcionan como modificadores de un núcleo sustantivo (del tipo el día antes, el antes presidenteel hoy director o el entonces territorio) y proponiendo la especificación de funciones propias de cada subclase dentro de la heterogénea categoría adverbial.

Otra sala que frecuenté bastante esos días fue el Amphi Geny, donde tuvieron lugar las comunicaciones de la sección 4a, también dedicada a la Sintaxis. Allí escuché las intervenciones de Carlota de Benito sobre «Esa tela se la descose: la pronominalización del paciente en las impersonales reflejas del español peninsular» y de Cristina Eslava sobre «Análisis diacrónico del orden de constituyentes en oraciones intransitivas con verbos de movimiento». Fue una pena perderme la de Teresa Rodríguez Ramalle sobre «Sobre tópicos, fuerza y la estructura del margen preverbal», que me interesaba mucho pero coincidía con mi propia sesión.

La mayoría de los estudios analizaba un fenómeno particular desde una perspectiva diacrónica o comparada, ópticas que suelen esclarecer los principales problemas que plantea el análisis y comprensión de los hechos lingüísticos. Escuchar estas intervenciones y participar en los debates posteriores fue, como podéis imaginar, un placer para cualquier persona curiosa y con sensibilidad lingüística…

Composición público Nancy

En la próxima entrada os hablaré sobre las mesas redondas, las comunicaciones en otras secciones, los pósteres y las conferencias plenarias. Mientras tanto, os recuerdo que hay muchas imágenes de gente valiosa y muy agradable en mi álbum de Flickr, no dejéis de visitarlo…

***

P.S.: Si no sabéis qué es el “quesuismo”, no os preocupéis: en Nosolodeyod hay una entrada reciente sobre este tema, con el título «Raffaella Carrà en la Historia de la lengua española»: ¡os la recomiendo!

  1. Los enlaces situados sobre los nombres propios remiten a imágenes del álbum “Nancy 2013” en la galería de MorFlog en Flickr; los enlaces sobre los títulos de las comunicaciones enlazan a los resúmenes de las comunicaciones en la página del congreso. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Humanidades digitales cerca del “Finis terrae”

Hoy comienza en La Coruña el congreso «Humanidades digitales: desafíos, logros y perspectivas de futuro» (UDC 9-12 julio 2013), organizado por la Sociedad Internacional HDH – Humanidades Digitales Hispánicas. Participaré en él con una comunicación titulada «Blogging en una plataforma especializada en Humanidades y Ciencias Sociales: Hypothèses», en la que hablaré de mi experiencia en MorFlog y en Espaces réflexifs (Hypothèses).

congreso hdh-cartel

Presento en este post una traducción del que publiqué en Espaces réflexifs el 10 de junio pasado, con ocasión del «Día de las Humanidades digitales en español y portugués»: « Suis-je une humaniste digitale ? »

*********

¿Soy una humanista digital?

10 de junio#diahd. Hoy se celebra el « Día de las Humanidades digitales » (« Jour des Humanités numériques ou Digital Humanities ») en el mundo de habla hispana y portuguesa. Aprovecho esta ocasión para preguntarme aquí, en la Villa réflexive1 : « Suis-je une humaniste digitale ? » (“ ¿Soy una humanista digital?”). Tengo la impresión de que todos los investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades sienten cierto reparo ante esta denominación. En cuanto a mí, no estoy segura…

logo-esp-br

Durante este último mes, he leído entre otros un artículo muy interesante cuyos autores se preguntaban sobre la cuestión de las Humanidades Digitales : « La stra­té­gie du Sauna finlandais », sobre el estudio Les fron­tières de Digi­tal Huma­ni­ties. Essai de Géo­gra­phie poli­tique d’une com­mu­nauté scientifique (Marin Dacos, mayo 2013), donde el autor analiza los resultados de una encuesta sobre la comunidad de las Digi­tal Huma­ni­ties. El objetivo era medir su extensión, su diversidad y su reparto (geográfico y lingüístico). Primera cuestión que me planteo: de haber conocido la convocatoria de esta encuesta (titulada « Who are you, Digital Humanistes ? »), ¿habría participado? Sin duda me hubiera costado responder, e incluso definirme como miembro de la comunidad de las DH, porque la encuesta no aclaraba ni imponía un concepto de Digital Humanities.  Veamos algunos resultados en el resumen inicial:

On y découvre une très grande diver­sité lin­guis­tique et géo­gra­phique, l’existence d’un hors-​monde qui n’a pas vu l’enquête ou n’y a pas prêté atten­tion, la mar­gi­na­lité de l’anglais comme pre­mière langue, mais sa domi­na­tion comme second idiome. S’y révèlent des Digi­tal Huma­ni­ties for­te­ment mar­quées par l’Histoire et les études clas­siques, mais très peu, beau­coup trop peu, connec­tées aux dis­ci­plines s’intéressant au monde contem­po­rain, d’une part, et au sciences du Web, à la fouille de don­nées, à la fouille de textes, d’autre part.

HD: ¿en qué lengua?

Por lo que se refiere a las lenguas, no es extraño el dominio del inglés, y no me parece relevante  su carácter marginal como primera lengua, dado que conserva su peso como lengua vehicular dentro de la comunicación científica. ¿Por qué entonces un día específico para las DH en español y portugués? Sin duda, para reforzar la visibilidad de los proyectos en estas dos lenguas que no tienen una presencia relevante dentro del mundo de la investigación en línea. Esta es la convocatoria para llamar a la participación:

Un día en la vida de las Humanidades Digitales (Día HD) es un proyecto de publicación digital común abierta, que convoca a investigadores del mundo entero interesados en las Digital Humanities (principalmente los que hablen o trabajen en español o en portugués) para que documenten con texto e imagen (durante un día) las actividades que desarrollan. El objetivo del proyecto es ofrecer en un sitio web el panorama de la actividad desarrollada por los participantes congregados en el evento, de forma que se contribuya a dar respuesta a la pregunta: ¿qué es lo que hacen realmente los humanistas digitales? El proyecto se ha realizado en años anteriores en inglés, y este año se acomete la iniciativa en español y portugués.

Algunos enlaces interesantes se encuentran en los espacios ocupados por Paul Spence (¿Cómo surgió el Día de humanidades digitales?), Álvaro Baraibar (Buenos tiempos para las Humanidades Digitales en español), Sagrario López Poza, José Manuel Fradejas (Mis comienzos digitales), Isabel Galina (Memoria y conocimiento – la construcción de una comunidad), entre otros. La iniciativa partió de un grupo de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), pero hay también en España otros grupos de Ciencias Sociales y Humanidades muy activos en el mundo digital: en la página de la nueva Asociación de Humanidades Digitales Hispánicas (HDH) pueden encontrarse noticias. El grupo GRISO, la red CHARTA, diferentes proyectos en  Madrid, Barcelona, Pamplona, La Coruña, Salamanca, Valladolid… son testimonio de una fuerza importante.

HD: ¿qué disciplinas?

Según los resultados de la encuesta, las disciplinas más vinculadas a las Humanidades digitales son la Historia y los Estudios Clásicos; su presencia en la plataforma Hypothèses avala este resultado, pero en España hay que destacar una materia, la Filología (el estudio de los textos, especialmente desde el punto de vista de la fijación textual o del análisis lingüístico), que ha estado ligada tradicionalmente a las técnicas o actividades digitales; bases de datos, herramientas de tratamiento automático de texto, etc. Un ejemplo podría ser ReMetCa (Repertorio digital de la métrica medieval castellana, proyecto dirigido por Elena González Blanco) o AIC (Archivo iberoamericano de cetrería, dirigido por José Manuel Fradejas). En el artículo sobre la encuesta leemos :  « On pour­rait dire que les Digi­tal Huma­ni­ties d’aujourd’hui sont fina­le­ment bien plus humaines que digi­tales, et bien plus his­to­riques que sociales »;2 en el mundo de habla hispana, podríamos añadir que las Humanidades digitales son sobre todo disciplinas textuales.

HD: ¿qué humanistas ?

¿Son humanistas digitales todos los investigadores en Humanidades y Ciencias Sociales que trabajan con herramientas tecnológicas ? ¿Son humanistas digitales todos los investigadores en Humanidades y Ciencias Sociales a quienes se puede encontrar en el mundo virtual? ¿Son humanistas digitales todos los ingenieros que trabajan para facilitar la investigación en Humanidades y Ciencias Sociales? Cada uno debe responder…

¿Soy una humanista digital? No manejo herramientas tecnológicas muy complejas, no necesito bases de datos específicas…; sin embargo, siempre he trabajado con corpus electrónicos (CORDE, CREA, CE…), soy partidaria del acceso abierto a los resultados de la investigación, me encuentro a gusto en las redes sociales (especialmente en Twitter, donde tengo una comunidad de amistades  “científico-personales”), me gusta la interdisciplinariedad, los márgenes de las disciplinas, los “pas-de-côté”, los cambios, las metamorfosis (términos muy familiares para los visitantes de la “villa”), me interesa todo lo que se refiere al hombre, a la historia, al arte, la literatura o el lenguaje…

¿Humanista? ¡Sí, por supuesto! ¿Digital ? Más o menos como siempre, y un poco más cada día… Pero creo que seré más humanista digital en julio, después del congreso «Humanidades digitales: desafíos, logros y perspectivas de futuro»…

  1. Nota para la traducción: “Villa réflexive” es el mombre con el que nos referimos metafóricamente a los Espaces réflexifs quienes somos co-redactores de este blog. []
  2. « Se podría decir que las Humanidades digitales de hoy son finalmente más humanas que digitales, y más históricas que sociales». []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Lenguas en convivencia

De nuevo os invito a disfrutar de la radio de la UNED: esta vez se trata de un programa que he titulado «Lenguas en convivencia», dentro del espacio «Sin distancias», que se emite diariamente a través de Radio 3. La situación de contacto de lenguas dentro de un mismo territorio es un objeto de análisis complejo pero muy atractivo, que despierta un gran interés no solo entre lingüistas, sino en general entre todos los hablantes. Como ya he comentado en otra ocasión, hace unos meses visitó Madrid una profesora de la Universidad de Gante, Renata Enghels, y aproveché su estancia para enseñarle los estudios de RadioUned y organizar una charla centrada en este tema, el de la convivencia de lenguas, que afecta tanto a su país como al nuestro.

En la radio

Y así, un día de finales de abril nos sentamos ante los micrófonos de RadioUned acompañadas por Miguel Minaya, un profesional entusiasta y siempre dispuesto a alentar estas iniciativas y apoyarnos con su experiencia. Nuestra intención era presentar una visión general del problema alejada del tópico, tan presente en nuestra sociedad, del “conflicto” lingüístico (de ahí el título de «Lenguas en convivencia») y analizar sin prejuicios las ventajas e inconvenientes de vivir en un territorio plurilingüe, comparando la situación de España y la de Bélgica. No voy a hacer un resumen aquí de los puntos más interesantes, porque me gustaría que escucharais la tertulia, pero sí voy a aclarar algunos de los conceptos y términos que manejamos.

Cuando existe en un territorio convivencia de lenguas (lo que se conoce como lenguas en contacto), lo ideal es que exista una situación de equilibrio entre ellas, una situación que denominamos, si son dos lenguas, bilingüismo social, y si son más, pluri– o multilingüismo. Pero, en realidad, lo que ocurre muchas veces es que el uso de las distintas lenguas en un mismo territorio no es equilibrado, sino que una se utiliza en situaciones más formales (sociolecto alto o lengua A) y otra en situaciones más familiares (sociolecto bajo o lengua B). Esta situación de desequilibrio es lo que llamamos diglosia, y para darle solución, las instituciones pueden impulsar leyes de planificación lingüística, en una actuación que en su conjunto se conoce como proceso de normalización. Estos temas se estudian en algunas asignaturas de nuestro Grado en Lengua y Literatura españolas como El lenguaje humano o Sociolingüística del español.

En nuestra conversación hubo tiempo para conocer muchas cosas: la historia lingüística de los territorios que forman Bélgica, la existencia de una diglosia que ha sido superada hace ya mucho tiempo, las leyes actuales que regulan y protegen el uso de las lenguas, los problemas políticos que han tenido en época reciente (¡han llegado a estar sin formar gobierno sin gobierno durante más de un año por un problema lingüístico!), la situación del neerlandés y el francés en las leyes educativas, la facilidad para el aprendizaje de lenguas que caracteriza a los habitantes de Flandes… ¡Incluso pudimos enterarnos de anécdotas curiosas como la aplicación de las leyes a la megafonía de los trenes que recorren Bélgica! Nos faltó tiempo, sin embargo, para comentar en profundidad la situación de España, cuya diversidad lingüística es más compleja.

Cuadros extraídos de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Bélgica

Cuadros extraídos de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Bélgica

Os animo a escuchar la charla en el enlace permanente de CanalUned y a intervenir en el debate a través de los comentarios, si os interesa el tema de la diversidad lingüística. Para empezar, ¿creéis que es una utopía hablar de lenguas en convivencia en un mismo territorio?

***************

Entradas relacionadas: «La lengua de ayer, en el aire».

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

¿Es visitable la RAE?

Sí, habéis leído bien: el título es una pregunta sobre la posibilidad de que la RAE sea visitada. El adjetivo visitable está formado sobre el verbo visitar, y después de la vocal temática –a– (esa que tanto hace sufrir a los alumnos de Morfología…) presenta el sufijo –ble, morfema derivativo trabado con el que se forman verbos que indican la posibilidad de que se realice lo indicado por el lexema. En la clasificación de adjetivos derivados de Rainer en la Gramática descriptiva de la lengua española de Bosque y Demonte (1999: 4610), este tipo de adjetivos deverbales corresponden a los pasivos potenciales, parafraseables por ‘que puede {ser PP/Vse}’; como advierte Rainer, posiblemente esta no es una categoría derivacional distinta de la de los pasivos deónticos, parafraseables por ‘que debe {ser PP/Vse}’, sino más bien efectos contextuales de una misma categoría (1999:4597). Es decir, que visitable puede significar ‘que puede ser visitado / visitarse’ o ‘que debe ser visitado / visitarse’.

RAE. Biblioteca de académicos. 23 abril 2013

RAE. Biblioteca de académicos. 23 abril 2013

Y bien, ¿qué tiene que ver todo esto con la RAE? Aquí viene la parte de actualidad que traigo hoy a MorFlog: el pasado 23 de abril, la “docta casa” abrió sus puertas (algo que solo sucede raras veces) con ocasión de la celebración en Madrid de «La noche de los libros», una estupenda iniciativa que hay que mirar en positivo: es mejor que se celebren estas cosas, aunque para algunos de nosotros todas las noches sean noches de libros…1

Yo nunca había entrado en la RAE, así que propuse a mi amiga Renata Enghels, que aterrizaba ese mismo día en Madrid, una visita a “la casa de las palabras“: ¡un plan estupendo para dos lingüistas! Nos encantó el recorrido, aunque a mí al menos me pareció un tanto excesivo el relevo de personajes disfrazados que nos guiaban por las distintas salas (Dulcinea, Sancho…). Por fin pude acercarme al Salón de Plenos, a la Biblioteca de académicos, a las otras salas, ver los percheros (famosos para los seguidores de @RAEinforma en Twiter…) y, en fin, respirar el ambiente del edificio en que se cuece el destino del español. Un paseo muy interesante y obligado para cualquier apasionado por la lengua: así, el adjetivo deverbal visitable que aparece en el título es, para mí, un pasivo potencial y pasivo deóntico, porque  pienso que la RAE no solo es un lugar ‘que puede visitarse’, sino también ‘que debe visitarse’. Especialmente en este año en que se celebra su tricentenario

2013-04-23 19.24.59

Y para terminar, una curiosa coincidencia, de esas que facilita el ciberespacio: sin saberlo entonces, coincidí en el mismo grupo de esta visita con una filóloga amiga en Twitter, apasionada de los manuscritos y de la fotografía:

Fotografiando la RAE

Filóloga-fotógrafa en la RAE

Las dos tuiteamos nuestras impresiones ese día, y así descubrimos que nos habíamos conocido sin darnos cuenta. Sus fotos son geniales, así que la invito desde aquí a desvelar su identidad y poner en los comentarios unos enlaces a su galería en Flickr (de allí alguna vez hemos tomado prestada –con su permiso, naturalmente– alguna imagen para MorFlog).

N.B.: Las fotos que aparecen en esta entrada son mías; ese día me olvidé la cámara en casa, así que todo lo que puedo ofreceros como testimonio gráfico de la visita no tiene mucha calidad. Lo pongo en este álbum de Flickr e invito a mis dos amigas a completarlo con sus fotografías: abierto a su colaboración el banco de imágenes de MorFlog

  1. Hay muy pocas notas musicales en MorFlog, pero esta vez creo que resuena en mis palabras un eco de Sabrina: “Que todas las noches sean noches de libros…” parece una paráfrasis de “Que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel…”.   []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Relaciones interdisciplinares en Filología

Primavera en la Uned. Campus de Humanidades (Paseo de Senda del Rey, Madrid)

Primavera en la Uned. Campus de Humanidades (Paseo de Senda del Rey, Madrid)

La próxima semana, la Facultad de Filología de la UNED celebra su IV Seminario de Investigación de estudios filológicos; a lo largo de los días 24 y 25 de abril se desarrollarán las distintas sesiones y actos coordinados por Victoria Marrero, nuestra Vicedecana de Investigación. En esta convocatoria, como puede verse en el programa, el Seminario se centra en las relaciones interdisciplinares entre la Filología y otros ámbitos de investigación cercanos, «con el objeto de promover su difusión entre los estudiantes y, a la vez, propiciar el debate entre los propios investigadores, para favorecer la colaboración y transversalidad entre los diferentes grupos y proyectos». En efecto, estos encuentros anuales constituyen una oportunidad para dar a conocer a compañeros y estudiantes de los ciclos superiores (“masterandos” y doctorandos) las actividades que se realizan en los diferentes grupos de investigación y promover el debate en torno a los diferentes ámbitos de especialización.

Me pareció especialmente atractivo el enfoque de este año, pues la interdisciplinariedad es algo que los diacronistas valoramos mucho: cuando el objeto de estudio es de difícil acceso, como ocurre con la lengua del pasado, es esencial recurrir a las herramientas que proporcionan otras disciplinas. Mi intervención tratará sobre «Filología, Lingüística e Historia cultural». Bajo ese título tan genérico, me centraré en algunos casos de composición y derivación culta en el siglo XV; con su análisis pretendo mostrar la necesidad de contar con dos disciplinas auxiliares en cualquier análisis lingüístico de un estado de lengua pasado: la Filología (para la fijación textual) y la Historia cultural de la época (para entender la significación de los “mecanismos prestados” de una lengua de cultura como es el latín en el s. XV). En la mesa redonda, moderada por Alicia Yllera, estaré junto a otros compañeros de la UNED: José María Lucas de Dios, que hablará sobre «El Mundo Clásico y la Ópera»; Blas Casado Quintanilla, que se centrará en «La Paleografía en la investigación filológica»; y Alicia Cámara y Antonio Urquízar, que tratarán las relaciones entre «El Arte y la Filología».1 Nuestra mesa lleva por título «Relaciones interdisciplinares en Filología» y será el miércoles 24, entre las 11:30 y las 13:00 (después de la primera pausa-café). Los títulos de otras mesas redondas son los siguientes: «Relaciones interdisciplinares en Literatura» (miércoles 24 a las 16:30) y «Relaciones interdisciplinares en Lingüística» (jueves 25 a las 10:00).

El Seminario acoge también, el miércoles 24 a las 13:00, un acto muy emotivo:  la entrega de los premios concedidos a estudiantes de la Facultad (Premios Extraordinarios de Doctorado 2011-2012; Premio Fin de Carrera y Premio Curso Académico 2010-2011).

Para terminar, el jueves 25 a las 12 escucharemos la conferencia «Lingüística y Biología: una interrelación fecunda (aunque no siempre)», por Antonio Benítez, de la Universidad de Huelva. En el acto de clausura,  la Facultad ofrecerá un homenaje a los profesores que se han jubilado recientemente; seguro que en el ambiente flotará para muchos el recuerdo del homenaje en 2012 a Asunción Alba, realmente entrañable y divertido.

El año pasado disfruté mucho con el III Seminario de Investigación de la Facultad, sobre el que escribí en «Métodos, herramientas y entornos para la investigación» y que podéis ver en estos enlaces de TeleUned: primer día (sesión de mañana y sesión de tarde) y segundo día (sesión de mañana). Este año espero disfrutar también; además, tendré una invitada especial: Renata Enghels, de la Universidad de Gante (Bélgica), de quien os he hablado ya otras veces, nos visitará esta semana: confío en que le resulte interesante conocer la UNED y asistir a nuestro seminario.

¡Ah! Si queréis inscribiros, el trámite es sencillo: podéis hacerlo a distancia, naturalmente… Pinchad aquí.

Seminario en la Facultad de Filología de la UNED

Seminario en la Facultad de Filología de la UNED

  1. He respetado las mayúsculas de los títulos tal como aparecen en el programa. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Sobre concordancia nominal

No me gusta ser pesada con la norma lingüística, ni quiero convertir MorFlog en un monográfico sobre el tema de género, pero a veces la realidad obliga a tratar ciertas cuestiones: sería, mutatis mutandis, lo que los directores de cine llaman “exigencias del guion”. Así, el origen de esta entrada está en una expresión que he oído varias veces estos días pasados: la referencia a la infanta Cristina de España como «la primera miembro de la familia real imputada por la justicia». Hay en esa construcción una concordancia que desde el principio me llamó la atención: el sustantivo miembro, tradicionalmente epiceno masculino, concuerda aquí con dos determinantes femeninos (la y primera) condicionados por el sexo del referente extralingüístico (la infanta). Y esto me ha hecho preguntarme por la naturaleza genérica del sustantivo miembro y las consecuencias que para la concordancia pueden suponer los posibles cambios experimentados con el paso del tiempo. Por ejemplo, ¿qué pie de foto correspondería mejor a esta imagen?:

¿”Miembros muy queridOs de mi familia” o “miembros muy queridAs de mi familia”?

La curiosidad me ha llevado a revisar la información de las últimas obras académicas y a reflexionar un poco aquí sobre los cambios que he advertido1 . Pero antes de comentar este caso, repasaré un poco algunos detalles relativos al género gramatical (y pido disculpas de antemano a los lectores especialistas por lo archisabido de alguno de los contenidos que incluiré aquí).

Desde el punto de vista de las marcas de género, los sustantivos que reflejan una distinción de sexo en la realidad (NO me refiero a los que nada tienen que ver con diferencias de sexo, NI a los adjetivos) pueden dividirse en tres tipos, que gráficamente podríamos representar como una escala ascendente en la marcación de las diferencias genéricas (NO sexuales):

Diferencias de género en los sustantivos que reflejan diferencias de sexo. Imagen de E. Azofra para MorFlog

Diferencias de género en los sustantivos que reflejan diferencias de sexo. Imagen de E. Azofra para MorFlog

Tanto los epicenos como los sustantivos que presentan moción de género están identificados en los diccionarios académicos con las abreviaturas correspondientes: m. o f. Para los comunes en cuanto al género, la marca de sanción gramatical es com. (no me gusta utilizar la expresión género común porque no se trata de un género diferente, sino de una alternancia entre el masculino y el femenino).

Respecto a la concordancia, en el Diccionario panhispánico de dudas se advierte con claridad la imposibilidad de variación en los epicenos (s. v. GÉNERO2, 1b):

En este caso, el género gramatical es independiente del sexo del referente. Hay epicenos masculinos (personaje, vástago, tiburón, lince) y epicenos femeninos (persona, víctima, hormiga, perdiz). La concordancia debe establecerse siempre en función del género gramatical del sustantivo epiceno, y no en función del sexo del referente; así, debe decirse La víctima, un hombre joven, fue trasladada al hospital más cercano, y no La víctima, un hombre joven, fue trasladado al hospital más cercano.

Ahora bien, la lengua es un instrumento que evoluciona, como sabemos, y la pertenencia de  determinados sustantivos a uno de estos grupos no es inmutable. Así, ya en la Nueva gramática aparecen recogidas (sin ser censuradas) concordancias condicionadas por el sexo del referente, y no por el género gramatical propio del epiceno (ver especialmente los apartados §2.9e y §2.9f).

Lema "miembro" en DRAE 1992

Lema “miembro” en DRAE 1992

El sustantivo del que quería hablar hoy, miembro, es un claro ejemplo: masculino en todas sus acepciones hasta la edición del DRAE de 1992 (incluida aquella en que se refiere a entes sexuados, que en la imagen adjunta es la número 3), aparece como común en cuanto al género en la 22.ª edición que podéis consultar en este enlace (acepción número 7). En otras palabras, ha subido un peldaño en la escala de la marcación de género, por lo que ahora admite variación masculino / femenino en los determinantes y adjetivos que lo acompañan. Analizan expresamente este caso la Nueva gramática y el Diccionario panhispánico, cuyo lema reproduzco aquí:

miembro1. ‘Individuo que forma parte de un colectivo’. Normalmente se usa como epiceno masculino, con independencia del sexo del referente: «La esposa de Molins […] es un miembro estratégico del equipo» (Mundo [Esp.] 20.2.96). Pero hoy se está extendiendo su empleo como sustantivo común en cuanto al género (el/la miembro), uso que se admite como válido cuando se desee hacer explícito el sexo del referente: «EH coloca en sus listas a una miembro de Haika encarcelada por Garzón» (Abc [Esp.] 2.4.01).

Es decir, que la concordancia que despertó mis dudas está aceptada en español, al haberse admitido el uso de miembro como común en cuanto al género (el / la miembro), y las dos construcciones que aparecen en el pie de la foto superior son asimismo válidas: ellas pueden ser “miembros queridos” o “miembros queridas” de mi familia, como yo prefiera. Lo que no serían, por supuesto, es *miembras, ese femenino reivindicativo que hace unos años intentó imponer una ministra de Igualdad. Y es que en la lengua los cambios avanzan despacio, a lo largo de decenios, a lo largo de siglos, y no se pueden forzar: imponer *miembra sería obligar a los hablantes a subir (sin haber expresado antes ninguna intención de hacerlo, además) dos escalones de los representados en la imagen superior, y atentar así contra el principio de que el cambio gramatical es lento y gradual, algo que saben muy bien mis alumnos de Fundamentos de la evolución gramatical del Máster en Análisis gramatical y estilístico del español.

Y sobre epicenos y género gramatical, os recomiendo un artículo de Javier Marías que me gusta especialmente: «El pelma ante los plastas» (2008), del que extraigo un fragmento:

… decir “miembra” me parecía tan estúpido como si los varones empezáramos a decir ahora -y aún más grave, a exigir que se diga- “víctimo” cuando se hable de uno de nosotros, o “colego”, o “persono” o “pelmo”. Esto es, hay vocablos que son invariables y cuya terminación en a o en o no indica género. Si yo escribo que Carrero Blanco fue víctima de ETA, he de seguir empleando el femenino -por ejemplo en la frase “y ha sido la de mayor rango de todas ellas”-, por mucho que las exageradas cejas de aquel Almirante no admitieran dudas sobre su sexo. Lo mismo que si afirmo que John Wayne era una persona afable, debo añadir “y querida por cuantos la conocieron”, por mucho que Wayne se erigiera en uno de los símbolos de la virilidad.

Espero algo de debate en los comentarios: el tema es polémico, lo sé…

________________________________________________________________

Créditos de la imagen: © Elena Azofra (fotografía familiar: todos los derechos reservados).

  1. La Nueva gramática de la lengua española de RAE-ASALE 2009 dedica al género gramatical todo el capítulo 2, que se extiende a lo largo de 46 páginas; el análisis de los epicenos ocupa el § 2.9. En el Diccionario panhispánico de dudas, la información sobre el género gramatical se encuentra en el artículo temático GÉNERO2. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

El eterno problema (del) femenino

¿Tienen/tenemos un problema las mujeres, o es que existe un problema con el género femenino? ¿Es sexista la sociedad o es sexista la lengua? ¿Todas las lenguas o solo la nuestra? Interrogantes polémicos…

"En femenino". ©Elena Ruiz (todos los derechos reservados)

“En femenino”. © Elena Azofra (todos los derechos reservados)

Hace ahora un año, en marzo de 2012, escribí dos entradas centradas en la cuestión del sexismo lingüístico y el género gramatical. En los comentarios tuvieron cabida opiniones diferentes y se aportaron enlaces a otros sitios web donde pudimos seguir desde MorFlog el debate que centraba la actualidad durante esas semanas. En septiembre volví a escribir sobre el tema, comparando entonces la situación en español con la de otra lengua romance, el francés, donde la utilización del femenino en los nombres de profesiones y cargos –uno de los aspectos más interesantes de esta polémica– encuentra una resistencia enorme en los propios hablantes. Voy a hacer ahora una recopilación de enlaces relacionados con un problema que hoy, 8 de marzo, Día internacional de la mujer, vuelve a acaparar la atención.

Género gramatical y sexismo lingüístico (I)MorFlog, 4 de marzo de 2012

Entrada escrita a raíz de la publicación del informe sobre «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer»,  elaborado por el académico Ignacio Bosque y ratificado por el pleno de la Real Academia Española (aquí la noticia en la página web de la RAE). La cuestión de la visibilidad está estrechamente vinculada al uso del masculino genérico vs. otros procedimientos alternativos (duplicaciones en ambos géneros, uso de símbolos alternativos como la arroba, etc.) y ya había sido tratada por la RAE en otras ocasiones: se puede ver, por ejemplo, en el artículo temático GÉNERO2, en el Diccionario panhispánico de dudas,  o en el capítulo sobre el género gramatical, dentro de la Nueva gramática de la lengua española.

En los comentarios surgió la cuestión del debate social generado por el informe, algunas consultas en la prensa a dudosos “especialistas” en el tema, las opiniones y experiencias personales de algunas lectoras (comparando además español e italiano), etc. Hice notar la confusión con que se utilizaba el término neutro referido al género gramatical y recomendé la lectura del artículo «El género no marcado», colaboración de Pedro Álvarez de Miranda el 7 de marzo de 2012 en un periódico nacional; insistía allí el académico en una cuestión que había surgido en los comentarios de MorFlog, la diferencia entre género neutro y género no marcado; la expresión no marcado es la apropiada para referirse a los masculinos utilizados genéricamente para designar a los dos sexos cuando no existe diferencia entre ellos. Una visión original llegaba con un enlace propuesto por otro lector, sobre la idea de “pereza” aplicada al cambio lingüístico (o más bien, como él decía, al estatismo) : «Lengua y sexismo: una humilde (y perezosa) propuesta». No apareció allí, porque no hubo ocasión, el Manifiesto «Acerca de la discriminación de la mujer y de los lingüistas», firmado por muchos compañeros de profesión en apoyo a Ignacio Bosque, ante los ataques –en nuestra opinión muy injustos– que estaba sufriendo tras la publicación de su informe; y tampoco las «Reflexiones críticas» que sobre ese manifiesto escribió después Francisco Moreno.

En cualquier caso, la deriva de los comentarios de esta entrada ya se inclinaba por el problema de la feminización de los nombres de profesiones: además de la conferencia donde Seco ya hablaba de intentos normativos para generalizar el femenino a mediados del siglo XX («Estabilidad y cambio en la estructura de la lengua»), nos llegaba también desde Italia la noticia de la primera gondolera de Venecia y los comentarios sexistas escuchados allí en pleno siglo XXI. Se preparaba así espontáneamente el camino a la segunda parte de la serie sobre sexismo lingüístico…

Género gramatical y sexismo lingüístico (II): los corsés del femenino, MorFlog, 8 de marzo de 2012

Entrada sobre la utilización del femenino en los nombres de profesiones y cargos. Con la metáfora del corsé, ilustrada con una preciosa pieza del Museo del Traje, quise hacer referencia a una limitación voluntaria de algunas mujeres en su autodenominación como trabajadoras: una especie de “autocensura” de algunas profesionales sobre la utilización de los femeninos referidos a su actividad (arquitecta, médica, jueza…), seguramente por considerar más prestigiosos los masculinos correspondientes.1 Como decía allí, en realidad es la cara opuesta a la pretensión de visibilidad forzosa de la que hablábamos en la entrada anterior: frente a los hablantes que fuerzan la lengua para que el femenino esté presente, en este caso son las propias mujeres quienes se aferran al uso de un masculino de escaso sentido en la sociedad actual. Buscan así la invisibilidad de su naturaleza, al no usar femeninos asentados en el uso o sancionados como correctos por la norma académica, escondiéndose tras un masculino que asocian a un mayor prestigio. Ya había escrito antes acerca de este tema en «Sobre el género gramatical y sus implicaciones sociológicas», artículo que publiqué en el volumen colectivo Historia y pensamiento en torno al género.2

En los comentarios, un lector nos decía que «quizá se está tratando de cambiar la lengua muy rápidamente, intentando adaptarla a una igualdad que todavía no es del todo real, y que lleva su tiempo». Yo intervine transcribendo una anécdota muy expresiva extraída de la conversación entre Pedro Álvarez de Miranda, catedrático de la UAM y académico de la Lengua, y Eva Antón, filóloga y coautora de una guía para un uso del lenguaje no sexista, en la mesa redonda «Lenguaje y sexismo» que tuvo lugar entonces; los enlaces a aquel debate pueden encontrarse en dos soportes: transcripción del texto y videorresumen. Los sucesivos comentarios fueron muchos y tocaron diferentes aspectos: connotaciones asociadas a los nuevos femeninos, comparación con otras lenguas (de nuevo fieles lectoras nos informaban del paralelismo español-italiano), utilidad de las reivindicaciones lingüísticas en la lucha real contra la discriminación por sexo, explotación personal de las diferencias en función del contexto… Recojo tres de los enlaces propuestos: una entrada en el blog de una jurista sobre el término abogado; el artículo de Juan José Millás «¡Era tan normal!», sobre el papel de los académicos en el debate (y quiero recordar que me manifesté en profundo desacuerdo con su opinión sobre la actitud de la Academia ante la polémica suscitada por el informe); y un artículo de Santos Juliá sobre el masculino que se usaba para designar el cargo de Dolores Ibárruri dentro del partido («Cuando Dolores era “nuestro secretario general”»).

Une vieille question transparente: langue et genre, Espaces Réflexifs, 30 de septiembre de 2012

Esta entrada forma parte de la serie de septiembre que constituyó mi colaboración para el blog colectivo Espaces Réflexifs. Fue escrita a partir de la lectura del post de Muriel Salle en Genre, Egalité, Mixité « Le langage, catégorie utile pour la lutte féministe », gracias al cual tuve ocasión de leer un estudio que me pareció muy interesante para la cuestión que nos ocupa y que me hizo ver que la problemática en francés es más compleja que en español: «Madame la Ministre. La féminisation des noms en dix questions». No conocía las recomendaciones en las décadas de los 80 y los 90 del pasado siglo sobre el uso del femenino, ignoradas entonces en la sociedad francesa a pesar de ser dictámenes oficiales: la resistencia, también allí, se encuentra en los prejuicios de los propios hablantes, por lo que una vez más el problema aparentemente lingüístico se revela como un problema social y no tropieza con imposiciones desde arriba, sino con “autoimposiciones” de los propios hablantes. Encuentro muchos puntos en común entre este artículo y las entradas anteriores de MorFlog, especialmente por lo que se refiere a la búsqueda de justificación en la propia historia de la lengua para la creación de estos nuevos femeninos.3

Y para finalizar, los eternos interrogantes. ¿Seremos las mujeres capaces de quitarnos inútiles corsés lingüísticos? ¿Será la sociedad capaz de llegar a un acuerdo sobre procedimientos que respeten la visibilidad de la mujer sin dañar la sensibilidad lingüística de los hablantes? ¿Daremos respuesta algún día a estos interrogantes? ¿Es una utopía la pretensión de igualdad? ¿Es útil el debate sobre la lengua y su reflejo de la realidad social? Las respuestas, en los comentarios, abiertos de nuevo un año después…

  1. El uso metafórico del término corsé no estaba recogido hasta ahora en el DRAE; el lema será enmendado en este sentido para la 23.ª edición: ver aquí. []
  2. El enlace lleva al volumen completo; mi colaboración se encuentra entre las páginas 267 y 294. []
  3. Il existe dans l’histoire de la langue un mouvement constant et multiséculaire en faveur de la formation de féminins pour designer des professions exercées par des femmes. […] Et il n’y a aucune raison pour arrêter arbitrairement le cours d’une telle évolution. La langue n’a jamais cessé de créer des telles formes femenines. (art. cit., 14-15) []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

La reconstrucción de la pronunciación antigua (II)

Hace un año, mientras preparaba una charla para los estudiantes del Máster en Estudios Fónicos del CSIC, escribí una entrada titulada «La reconstrucción de la pronunciación antigua (I)» que apuntaba a la redacción de una segunda parte al parecer olvidada… No ha sido así, sino que he continuado aquella reflexión sobre la forma en que podemos reconstruir la pronunciación del español antiguo en otro blog, Espaces Réflexifs, en el que colaboré en septiembre de 2012. Ahora estoy revisando los materiales para una nueva charla en el mismo contexto, y me gustaría que aquel post de hace un año tuviera una continuación aquí, por lo que voy a hacer una “mudanza” desde Espaces Réflexifs: lo que leeréis a continuación procede de allí, pero en MorFlog cambia su título original («Reconstrucción y transparencia: el lingüista teje sus hilos», traducido más tarde al francés como «Reconstruction et transparence : le linguiste tisse sa toile») para convertirse en la segunda parte de “La reconstrucción de la pronunciación antigua”.

*************

Una de las principales dificultades que se plantean en cualquier estudio lingüístico descriptivo es la elección del corpus de trabajo, que debe ser completo, representativo para el aspecto que queremos investigar y, sobre todo, fiel a la realidad que estamos estudiando. Un lingüista, como he dicho en otras ocasiones, trata de hacer la lengua lo más transparente posible a los demás, explicando algún aspecto o fenómeno relacionado con ella y sus variedades. El lingüista teje sus hilos, como las arañas, y crea una red analítica que permite ver más allá, permite conocer en profundidad el instrumento que usamos diariamente en nuestra comunicación con el resto de los seres humanos.

“Transparencia en la naturaleza: telaraña”. Imagen de Elena Ruiz para Galería de MorFlog en Flickr (algunos derechos reservados)

La lengua constituye nuestro objeto de estudio, sí, pero ¿hacia dónde dirigimos nuestra mirada para estudiarla?, ¿de dónde extraemos el material para el análisis? Cuando el estudio es sincrónico, podemos acudir a nuestra propia competencia lingüística,  o bien podemos extraer información de textos actuales, de la prensa, de la televisión, de la radio, de las páginas de Internet…: disponemos de libros, grabaciones, revistas o corpus, muchas veces digitalizados y de acceso libre, que nos facilitan el material necesario para nuestro trabajo. Sin embargo, cuando el estudio es diacrónico, cuando pretendemos “dibujar” el camino que ha seguido a lo largo del tiempo un fenómeno fonético o morfosintáctico, una palabra o una expresión, tropezamos con un serio problema: no existen hoy hablantes que tengan competencia en el español de hace siglos, ni grabaciones, a veces ni siquiera documentos  que nos muestren el estado de la lengua en una época, en un corte sincrónico determinado. Una de las principales dificultades que encuentra el diacronista es esta: dirige la mirada a su propia lengua y descubre que ya no es la misma de otras épocas, que no le sirve su competencia lingüística y que no tiene informantes útiles para conseguir los datos necesarios para su investigación.

¿Qué puede hacer entonces un diacronista cuando intenta, por ejemplo, reconstruir la pronunciación antigua de una lengua? En MorFlog, en el post titulado “Reconstrucción de la pronunciación antigua (I)” he hablado ya sobre los instrumentos de que disponemos para este trabajo apasionante: huellas dejadas descuidadamente en textos escritos, confusiones de grafías, testimonios de los gramáticos… Comenté entonces un testimonio gráfico que servía para estudiar la pronunciación del español actual; un cartel con la leyenda “proivido”1 servía para documentar dos aspectos de la pronunciación del español moderno: a) que la grafía h no tiene correspondencia fonética y b) que las grafías b y v corresponden a un mismo fonema en español. Y dejé pendiente entonces un aspecto que resulta también muy interesante para reconstruir la pronunciación antigua, especialmente desde que las lenguas romances comenzaron a ser objeto de estudio: los testimonios de los gramáticos de la época.

Tratados de ortografía y de gramática, reglas de ortografía, diccionarios o manuales para enseñar el español a hablantes de otras lenguas constituyen valiosos instrumentos para deducir cuál era esa pronunciación. Sin embargo, la terminología entonces no estaba unificada, pues la fonética no fue una ciencia hasta el siglo XIX; no encontraremos, por tanto, noticias técnicas, sino aproximaciones que pueden interpretarse como datos, “pistas” que ayudan en el objetivo de reconstruir la pronunciación antigua. En esta entrada vamos a comentar algunas de ellas, referidas al proceso de velarización que experimenta la antigua fricativa prepalatal / ʃ / en su paso a la fricativa velar /x/ del español moderno.2 Los manuales nos dicen que fue uno de los cambios más importantes de lo que se conoce como la “revolución fonológica del Siglo de Oro”, sobre la que también he escrito en MorFlog («Revolución fonológica en español clásico: una explicación multimedia »).

Hagamos ahora un análisis de la mirada reflexiva de algunos gramáticos de los siglos XV, XVI y XVII sobre la pronunciación del español de su época, que nos puede ayudar a reconstruir (tejiendo bien los hilos…) el cambio fonético sucedido en ese intervalo de tiempo.

1. Siglo XV (Nebrija, Gramática castellana, 1492)

Nebrija en 1492, en su Gramática castellana (Libro I, cap. quinto.  De las letras e pronunciaciones de la lengua castellana),3 no hace mención alguna a una pronunciación velar de la G; simplemente dice que ante vocal palatal esa pronunciación es “propia del español”, es decir, no heredada de otras lenguas:

La .g. tiene dos officios: uno proprio, cual suena cuando después della se siguen. a. o. u; otro prestado, cuando después della se siguen. e. i.; como en las primeras letras destas diciones. gallo. gente. giron. gota. gula; la cual, cuando suena con. e. i., assi es propria de nuestra lengua, que ni judios ni griegos ni latinos, la sienten ni pueden conocer por suia, salvo el morisco, de la cual lengua io pienso que nos otros la recebimos.

Cuando habla sobre la H, sin embargo, sí hace un comentario que indica su pronunciación velarizada: dice que la pronunciamos “hiriendo la garganta”:

La .h. no sirve por sí en nuestra lengua, mas usamos della para tal sonido cual pronunciamos en las primeras letras destas diciones: hago hecho; la cual letra, aunque enel latin no tenga fuerça de letra, es cierto que como nos otros la pronunciamos hiriendo en la garganta, se puede contar en el numero de las letras, como los judios & moros, de los cuales nos otros la recebimos cuanto io pienso, la tienen por letra.

2.     Siglo XVI (Torquemada, Oudin)

Grammaire espagnolle (Oudin)

A finales del s. XVI ya hay testimonios que indican que el fonema fricativo prepalatal /ʃ/ había retrocedido su lugar de articulación (debía de tener una pronunciación próxima al “ich-laut” alemán). Así, Torquemada (c. 1560) dice que se pronuncia «en lo último del paladar, cerca de la garganta», es decir, refleja una pronunciación velarizada. Por su parte, Oudin, en su Grammaire espagnolle, expliquée en François (1597) dice que G y J se pronuncian «retournant la pointe de la langue vers le haut du palais et en dedans de la gorge». Indicios de un proceso de cambio, así pues, ya en el siglo XVI.

3.     Siglo XVII (Jiménez Patón)

En el s. XVII, Jiménez Patón, en su Epítome de la ortografía latina y castellana (1611), documenta la nueva pronunciación, que ya debía de corresponder al actual fonema fricativo velar /x/ y que ya siente como característica del castellano; vuelve a usar la expresión de Nebrija (“herir”) para reflejar la fricación, y proporciona datos sobre las fechas en que comenzaba a registrarse el cambio:

La G. tiene dos oficios: vno propio, como suena en A., O., como nego, legas, garça, gordo; otro, prestado, como suena en E., I., como Gerónimo, Gil, neges, legis. Esta vltima pronunciación es de sólo el romance castellano

Lo qual en nuestra España se a mudado del todo y començaba a mudarse en tiempos del Padre Robres [dominico, mediados siglo XVI], y aunque lo riñe mucho no a dexado de valer el modo con que oy se pronuncia, que es juntando a la vocal precedente la G. y hiriendo como que con el paladar la G.

Jiménez Patón proporciona también información importante sobre la aceptación social, lo que entonces podría ser “normativo”; así, nos dice que esta pronunciación está tan asentada que no considera que deba censurarse.

Y está de suerte ésta y essotra pronunciación asentada en nuestra España, que no pienso a de ser possible en ninguna manera reformarla, y aún ya tengo por yerro el intentar la reformación que pretenden

La reconstrucción de la pronunciación de otras épocas, como decía al principio, es una de las tareas más difíciles –pero también más apasionantes– con las que se encuentra un historiador de la lengua. Y en esta labor, uno de los instrumentos más útiles son las noticias que nos proporcionan los gramáticos de la época, en el ejercicio de una mirada analítica y reflexiva sobre la lengua de su época.

  1. Grafía errónea: *proivido en vez de prohibido. []
  2. He explicado este proceso en 1 minuto para RNE-Radio5 y para RadioUned, en un espacio titulado « ¿Siempre hemos tenido jota en español? ». []
  3. Los fragmentos que citamos se encuentran en las imágenes 0024 a 0027 del documento del enlace: Biblioteca Digital HispánicaBDH, de la Biblioteca Nacional de España. Son los folios 8 v., 9 r., 9 v., 10 r. y 10 v. del manuscrito original.   []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Sobre SE espurio

espurio, ria(Del lat. spurĭus). adj. bastardo (‖ que degenera de su origen o naturaleza). 2. adj. falso (‖ engañoso).1

Con este enigmático adjetivo nos referimos a la forma SE que equivale a le o les, la que es simple variante contextual de cualquiera de las formas (singular o plural) del pronombre personal de 3.ª persona en función de CI. Como vamos a ver aquí, es un pronombre engañoso y un poco “degenerado” si pensamos en su origen, de ahí la denominación de espurio. En efecto, no resulta extraño que tengamos un SE procedente del lat. SE, pero sí requiere explicación el hecho de que cuando funciona como pronombre personal tengamos un SE derivado del lat. ILLI.

En algunos manuales se explica esta sustitución de le, les por SE de la única forma que puede hacerse en sincronía, como el resultado de un proceso de disimilación que transforma la consonante del primer pronombre para evitar una secuencia de los dos clíticos con /l/ inicial: *le lo > se lo. El cambio se produce, efectivamente, siempre que le o les debían aparecer seguidos de otro pronombre átono en la forma de acusativo (CD) de 3.ª persona (lo, los, la, las):

Le daré el libro a ese alumno > Se lo daré (= * Le lo daré)

Les daré el libro a los alumnos > Se lo daré (= *Les lo daré)

Sin embargo, aunque esta explicación resulte útil para aprender el comportamiento de estas secuencias de pronombres en español actual, no debe ocultarnos la verdadera razón de la existencia de este llamado SE espurio, que no procede de le, sino del medieval ge. Y la explicación debe partir no de una forma pronominal aislada, sino precisamente de la concurrencia de dos pronombres de 3.ª persona: uno de dativo (ILLI) y otro de acusativo (ILLUM, ILLAM, ILLOS o ILLAS):

ILLI ILLUM > *(e)lielo > gelo  

En la evolución de la secuencia vemos la pérdida de la vocal inicial, a causa de la atonicidad del pronombre, la simplificación de la geminada latina, y la posterior palatalización de la primera consonante líquida /l/ por acción de la yod que se ha formado; no debe extrañarnos que la secuencia, por fonética sintáctica, se comporte como una sola palabra.

En las formas de plural, la –s derivada de ILLIS habría impedido la formación de la yod (en ILLIS ILLUM no hay I delante de otra vocal), pero la palatal, que era regular en el singular, se extendió al plural por analogía, y así aparece también en las formas donde el primer pronombre tiene un referente plural. Por tanto, gelogelagelos y gelas eran las formas medievales tanto para los dativos de plural como los de singular. En los textos, encontramos esta formas con la fricativa (escrito como una sola palabra o de forma separada) hasta el siglo XV. He aquí algunos ejemplos:

mas que non las pusiessen a assar fasta que él gelo mandasse (1325-35, Don Juan Manuel, El conde Lucanor)

pero no contento con dezírgelo aquella vez, todas las que la veía ge lo suplicava (1482 – 1492, Diego de San Pedro, Cárcel de amor)

El siguiente paso que precisa explicación es el cambio de ge a se, en el que pudieron confluir varios factores: las confusiones entre consonantes sibilantes que se producen en el siglo XVI (ver la entrada «Revolución fonológica en español clásico»), los cruces con SE reflexivo, etc. Sea como fuere, la forma SE ha llegado hasta el español moderno como pronombre personal en función de CI, manteniendo la posibilidad de utilizarse como sustituto tanto de un referente singular como plural: por eso decía al principio que es variante contextual de le, les

¿A quien va dedicada esta entrada? Se la (Les la) dedicaré al profesor Roegiest, cuyo interés me hizo reflexionar especialmente sobre el paso de *(e)lielo a gelo, y también a Roser, a quien la simple mención del SE espurio despertó una sanísima curiosidad lingüística (ver comentarios en la entrada «Estancia en Gante (II)»).

¿Y los buenos deseos para el nuevo año? Esos se los (les los) envío desde aquí a mis lectores con una imagen navideña sobre fondo verde, que para eso trabajo en la enseñanza pública…

  1.  DRAE, s. v. espurio.  []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts