Presencia en la distancia

Mañana comienzan los exámenes presenciales en la UNED, la Universidad a distancia en que trabajo. Dos veces al año, los estudiantes se acercan a sus centros asociados y realizan la única actividad forzosamente presencial en nuestro sistema: los exámenes escritos. En un concierto cuidadosamente orquestado, se repartirán a la vez en todo el mundo (salvo en aquellos lugares donde las diferencias horarias impidan esta simultaneidad) las pruebas de las diferentes asignaturas y carreras, y llegará el momento de reflejar lo aprendido a través del examen, tan temido para la mayoría de los estudiantes. Esa sensación de angustia ante el folio en blanco que comentan algunos escritores no es nada si la comparamos con la que puede llegar a experimentar un alumno ante su hoja de respuestas…

El centro asociado de Terrassa-Barna, en Barcelona, mi destino en septiembre pasado

A los centros asociados, repartidos por todo el mundo, se desplazarán en las próximas semanas cientos de profesores de la UNED para cumplir con una de sus obligaciones docentes: formar parte de los tribunales que supervisan y dirigen las pruebas presenciales. Atención a los alumnos, reparto de exámenes, vigilancia, recogida, escaneado, ensobrado, custodia de llaves y valija… Esta actividad es bastante diferente a la que realiza cualquier docente en los exámenes habituales en una universidad presencial, porque los alumnos que están en el aula no han ido allí por estar matriculados en las materias que imparten los profesores del tribunal, sino por una razón extraacadémica: la cercanía del centro asociado a su lugar de residencia.

Leí con placer una de las últimas entradas del blog La pensée du discours, titulada “Du sang sur les copies”, en la que Marie-Anne Paveau reflexionaba sobre la vigilancia de exámenes, esta actividad tan peculiar que forma parte –estoy plenamente de acuerdo con esta afirmación– de nuestra profesión docente; pero mientras lo leía, como me ocurre ahora, no pude evitar pasar al otro lado, ponerme en la piel del nervioso estudiante que encuentra una gota de sangre en su papel… Ahora como siempre, ante la inminencia de los exámenes, no dejo de pensar en mis alumnos, que estarán quizá nerviosos, robando horas al sueño para terminar de preparar una asignatura… Y como yo también fui un día alumna de la UNED, sé lo que supone entrar en un aula donde no están ni el profesor de la materia ni los compañeros de estudio, aulas en las que se comparten largas horas con desconocidos, momentos en que se agradece más que nunca cualquier gesto amable de compañeros y examinadores…

No voy a entrar en la discusión del modelo, ni en la idoneidad del método de examen escrito como forma de demostrar unos conocimientos; dejo la reflexión teórica para los psicólogos y pedagogos, que son quienes deben hacerla. Mi mensaje de hoy no necesita mucha ciencia, es una simple cuestión de sensibilidad: me conmueve la parte más humana y personal del acto académico del examen, y, como no estaré junto a mis alumnos en ese momento, escribo esta entrada en MorFlog para que se sientan un poco más “acompañados a distancia”. Si la tensión amenaza con paralizar vuestra mente, si los nervios quedan reflejados en vuestra escritura, si sentís ganas de tirar la toalla…, cerrad los ojos un momento y pensad que quien hoy es profesor ayer fue alumno; que el examen es la puerta para demostrar lo que sabéis, no lo que ignoráis; y que enfrentarse a una prueba académica es siempre –al menos eso– una ocasión de aprender.  Espero que después de leer esto sigáis pensando que en la enseñanza no presencial hay formas de acortar la distancia…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

La lengua de ayer, en el aire

En la enseñanza a distancia, y en particular en la UNED, siempre se ha cuidado mucho la programación de radio y televisión, por las posibilidades que estos medios han tenido tradicionalmente para acercar en la distancia. Sin embargo, los tiempos cambian y se hace necesario renovar las formas de llegar a nuestros alumnos; para ello hoy se hace imprescindible contar con las herramientas que proporciona la red, especialmente con las de la web 2.0. Esta es la razón por la que he organizado un programa en RadioUned, con el título Filología y nuevas tecnologías, que se grabó la semana pasada y se emitirá el 9 de enero de 2012 a las 5:30 h (Radio 3 de RNE, en Madrid 93.2). Os dejo imágenes en la galería de MorFlog en Flickr y un enlace a la radio en CanalUned

Para dialogar ante los micrófonos de la radio invité a Lola Pons, profesora de la Universidad de Sevilla y autora del blog No solo de yod vive Además de buena amiga y excelente filóloga, Lola es una profesional muy activa en el mundo digital –particularmente en las redes sociales– y creo que sabe explotar muy bien las herramientas virtuales para ponerlas al servicio de la docencia. Compartimos la pasión por la historia del español, por la exigencia científica, por la enseñanza y por la renovación de los planteamientos docentes; somos partidarias de innovar en los métodos para captar el interés de los estudiantes de Filología, sin descuidar en absoluto el grado de exigencia y la profundidad en los contenidos.

No voy a desvelar aquí todo lo que comentamos ese día, porque me gustaría que escucharais nuestra tertulia, pero sí quiero adelantar algo en esta entrada de MorFlog. La primera parte del programa estuvo centrada en la docencia virtual: hablamos sobre las competencias digitales de los alumnos, sobre las posibilidades de las plataformas virtuales y su uso en universidades presenciales y no presenciales, sobre los retos a los que se enfrenta el profesor que decide abrir el espacio de su aula a las redes sociales, el que se arriesga a enseñar en estas aulas de paredes transparentes…; destacamos el tiempo que exige atender estos nuevos espacios, el riesgo de caer en la “tecnoadicción”, pero también lo interesante que resulta abrir nuevas vías de comunicación como las que ofrecen la blogosfera, Twitter, etc. Además, con las nuevas tecnologías no solo se enriquece la forma de interactuar con los alumnos, sino que la comunidad de lectores se expande y traspasa las barreras de la docencia, como muestra la experiencia de Lola en No solo de yod vive y la mía propia en MorFlog. Hubo también ocasión para emocionarnos con el recuerdo de la entrada favorita de Lola en su blog, Por qué Filología, en la que algunos compañeros participamos, dejando en forma de comentario el testimonio de nuestra vocación y los motivos que nos llevaron a emprender estos estudios.

Pero quiero hablar también de otra parte de la tertulia que resultó especialmente interesante. Como profesora de Historia de la lengua a distancia, una de mis preocupaciones principales es cómo hacer llegar a los alumnos el sonido del español de otras épocas; a veces es difícil para ellos imaginar cuál sería la pronunciación del siglo XIII o el XV, pues solo ven los textos escritos y los fríos cuadros de símbolos fonéticos con sus rasgos distintivos. Por esta razón he decidido construir un archivo sonoro del español de otras épocas, a partir de grabaciones hechas a colegas expertos en diacronía, que colgaré en mi canal de Youtube MorFlogME y podremos así compartir en la red. Aproveché la presencia de Lola en el estudio de grabación para que leyera unos breves textos que ella misma había seleccionado; su voz nos hizo retroceder en el tiempo hasta el siglo XV, y allí quedaron grabados estos testimonios de la pronunciación antigua. Después de la emisión, pediré a los técnicos de audio del CEMAV que recorten unos pequeños clips de audio con el sonido de cada lectura y haré una pequeña película con imágenes en las que se puedan ir viendo en la pantalla los propios textos. Por cierto, el mismo día de la grabación del programa se presentaba en la RAE la Fonética y Fonología, tercer volumen de la Nueva Gramática de la lengua española, que contiene un DVD muy rico en variedad de voces del español, pero no exclusivo de la variación diacrónica, sino más especialmente de la variación diatópica del presente.

Hubo tiempo también para felicitar a Lola por el reciente premio que ha recibido su libro El paisaje lingüístico de Sevilla (Premio Archivo Hispalense 2011 de la Diputación de Sevilla), para hablar de otras publicaciones como su manual La lengua de ayer, cuyo título he parafraseado en la cabecera de esta entrada…

Sin embargo, nos faltó tiempo para debatir sobre el uso de las nuevas tecnologías como herramienta para la investigación. Hay ahora un interesante debate abierto en torno a las Humanidades digitales -e incluso una declaración de principios, el Manifiesto de París-, que centró en noviembre una sesión de ThatCamp Madrid en la Uned, y del que tenéis testimonio también en dos vídeos en MorFlogME (parte 1 y parte 2 de mi intervención allí). Algunas cuestiones que apenas pudimos apuntar fueron la necesidad de compartir los resultados de la investigación en la red o la posibilidad de abrir un debate en la web 2.0 sobre cuestiones relacionadas con la Historia de la Lengua.

Terminé el programa agradeciendo a Lola su visita a la UNED, donde espero que contagiará a través de las ondas su experiencia y su entusiasmo. Seguro que los alumnos de Filología agradecerán este espacio que se podrá escuchar en directo muy pronto y que quedará archivado en la página de CanalUned.

Por cierto, en el aire quedó la pregunta sobre el nombre de su blog, No solo de yod vive Entre los lectores de MorFlog habrá más de uno al que la yod le resulte un elemento familiar, ¿verdad? Es la responsable de muchos cambios importantes en la evolución fonética del español… ¡y también de muchos quebraderos de cabeza de los estudiantes de esta materia!

P. S.: El enlace a este programa de radio lo tenéis ya aquí. [Enero de 2012]

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Compuestos con -teca para un puente de bibliotecas

Levanto la cabeza del trabajo que me ha tenido atrapada estos días (un estudio muy muy interesante del que os hablaré en otra ocasión) y me llega el eco de la vuelta de este puente, festivo para muchos. Para mí no lo ha sido, pero sí he tenido ocasión de disfrutar de “un puente de bibliotecas”; os cuento cómo ha sido.

En primer lugar, el trabajo me ha empujado a frecuentar un sitio que me encanta, la Biblioteca Central de la Uned, en Senda del Rey; para los que no la conozcáis, os diré que es un edificio espectacular, con unos fondos estupendos y un servicio impecable. Me gusta muchísimo la disposición de las salas, el espacio central abierto, el color de la madera, la luz que inunda los pisos altos donde suelo trabajar, el silencio… Os recomiendo también una visita a la cafetería, para disfrutar de las vistas sobre este otoño que tiñe de ocre y marrón el Parque del Oeste y la Casa de Campo, como podéis ver en las imágenes de nuestra galería.

Por otro lado, en las noticias se habla hoy de la Biblioteca Nacional, que esta semana comienza a celebrar su Tricentenario. Fundada por Felipe V en 1711, en 1836 dejó de ser Real Biblioteca y pasó a llamarse Biblioteca Nacional. Hoy se mantiene en el precioso edificio de la calle Recoletos; si queréis saber más sobre ella, aquí encontraréis información. En otra ocasión os hablaré de las joyas que ha subido a la nube: un catálogo virtual que merece una entrada propia. Lo que no hay que perderse ahora es la muestra Biblioteca Nacional de España: 300 años haciendo historia, cuyo comisario es José Manuel Lucía Megías (una garantía para una exposición que será exquisita, sin duda, porque habrá cuidado con mimo todos los detalles). Los paneles que han preparado los podéis ver aquí y el resto de la información, en este enlace: ¡no os la perdáis! 

Pero esto es un blog de Lengua, y alguna lección teníamos que extraer de esta entrada sobre bibliotecas… ¿Qué os parece si planteamos la discusión sobre la naturaleza de los formantes cultos como biblio– o –teca? Ya sabéis que no existe acuerdo entre los gramáticos, pues son elementos que presentan características especiales: por un lado, tienen un significado léxico, susceptible de ser descrito en un diccionario; por otro lado, son formantes cultos, heredados de lenguas clásicas, y no se realizan como palabras independientes en la lengua. Comparten la primera de esas características con los lexemas, de ahí que se hable de composición para referirse a los procesos de formación en que participan; sin embargo, por su falta de autonomía recuerdan a los morfemas derivativos, lo que ha provocado que se hable de ellos como “raíces prefijas o sufijas”, o bien como “prefijoides” o “sufijoides”. Personalmente, me adhiero a la opinión de que son lexemas (de un tipo especial, sin duda), y el juego que los hablantes hacemos con ellos –muchas veces de forma involuntaria– me resulta fascinante.

Si os paráis a pensar, seguro que conocéis un montón de palabras con –teca, como biblioteca, y es probable que alguna vez os hayáis fijado en la extraordinaria facilidad que tiene la lengua para combinar este elemento con otros que pueden ser tan cultos como él (ludoteca `lugar dedicado a los juegos´, por ejemplo), pero también con otros mucho más populares.

Como muestra, dos botones: una imagen de una “birroteca”, que una alumna tuvo el detalle de enviarme desde Italia hace tiempo, y otra de una “cañateca” que me encontré en un paseo al final del verano. No sé si son las imágenes que más apetecen en este frío mes de diciembre, pero, en fin, todo es cuestión de gustos… Yo me guardo algunas palabras curiosas en la manga, para más adelante, ¿y vosotros?: ¿conocéis alguna palabra interesante formada con –teca?, ¿se os ocurre algún compuesto expresivo con este elemento? El espacio para los comentarios, como sabéis, está más abajo…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Acronimia, expresividad y "nombres 10"

La acronimia es uno de los procesos de creación léxica que llamamos asistemáticos, porque los acrónimos no siguen unas reglas establecidas como las que regulan los procesos de derivación o composición. En la acronimia, para formar un término nuevo se unen letras o sílabas de varias palabras con total libertad: una o varias letras, dos o más palabras, en desigual proporción… Sí, aunque parezca mentira, la lengua puede ser así de anárquica, y por eso precisamente –creo yo- este es uno de los procedimientos preferidos para poner nombre a cosas y personas cuando podemos elegir. Acrónimos son nombres propios como Maena o Malena (de María Elena) y marcas comerciales como Puleva (pura leche de vaca) o Banesto (Banco Español de Crédito), por citar solo algunos ejemplos.

Sin embargo, también reciben del nombre de acrónimos las siglas que tienen una lectura silábica, no deletreada (como ovni) o, en general, las que se forman a partir de la lexicalización de siglas (lexicalización significa aquí simplemente `conversión de algo en una palabra´), que pasan normalmente a escribirse con minúsculas (sida, cedé…). Un ejemplo muy chocante es el sustantivo cederrón, a partir de CD-Rom. Ya sé que vais a ir al diccionario inmediatamente, pero os adelanto que esta palabra está admitida, y que su plural es cederrones (lo podéis consultar en el DRAE o en el DPD); por cierto, todavía recuerdo el susto cuando lo vi escrito por primera vez en la prensa; y sí, yo también fui a consultar si aquello era un error…

Existe, como vemos, cierta polémica sobre el propio concepto de acrónimo, pero se tiende cada vez más a emplearlo en un sentido amplio, que abarca todos esos casos ciertamente caprichosos que hemos visto aquí. Ahora bien, lo que es indiscutible es el alto grado de expresividad que pueden llegar a tener siglas y acrónimos; así, cuando el término creado debe tener cierta “garra”, cuando se quiere que sea representativo o que evoque ciertas realidades que para el creador son importantes, se buscan “productos” (= nuevas palabras) que tengan resonancias familiares para los hablantes, es decir, algo que los lleve a asociar ese nombre con lo que el creador busca destacar (por ejemplo, AVE se asocia a vuelo, evoca `velocidad´); por esa misma razón se evita que los resultados sean ridículos o malsonantes.

Ignoro si los departamentos de publicidad contratan lingüistas expertos en creación léxica, pero deberían hacerlo, porque la fuerza de un nombre depende del acierto en su elección, y la acronimia es el procedimiento perfecto para canalizar la expresividad que se busca en un nombre nuevo. Y así, paso a paso, os he conducido al punto que me interesaba. Esta es la 10.ª entrada en MorFlog, que tiene un “nombre 10”. En la primera entrada (Los porqués de MorFlog), os explicaba las posibles interpretaciones del nombre de este blog y lo que quería expresar con ellas. En muy poco tiempo he llegado a identificarme con este acrónimo, que ha resultado ser sonoro, expresivo y perfecto, y por eso quiero dedicar esta entrada a mi hija, que me ayudó a encontrarlo: ¡gracias, Elena!

Varias sugerencias para los comentarios: ¿qué pasa cuando estas construcciones tan anárquicas tienen que integrarse en el sistema de la lengua?, ¿problemas para la formación del plural?, ¿posiblidad de crear derivados? Esto es una invitación a participar, ya sabéis… Por cierto, ¿seguís MorFlog en Twitter?: lo digo porque allí hemos hablado hace poco de oenegés

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Guía para “inmigrantes digitales”: cómo moverse por un blog (I)

Hace días que pienso en publicar una guía para ayudar a mis alumnos y amigos a moverse por el blog. La mayoría de los que visitamos MorFlog (incluida yo misma, por supuesto) no somos “nativos digitales”, es decir, no hemos nacido en la era de la tecnología, no nos movemos de forma intuitiva por Internet en general ni mucho menos por las redes sociales, así que una miniguía podría resultar útil (y algunos la estaban pidiendo…). Sin embargo, me frenaba la idea de que alguien pudiera sentirse de alguna manera defraudado por no ser este un contenido que se espera de un blog especializado en Lengua española.

Buscaba un encaje con nuestros temas favoritos y ya lo he encontrado: lanzo con esta entrada una llamada al análisis de la expresión nativos digitales desde el punto de vista de la Morfología y de la Fraseología. Ya sabéis: ¿simple sintagma nominal, compuesto, locución…? Un repaso a los materiales del curso virtual seguro que os ayudará a argumentar a favor de una u otra de estas opciones. Hay libertad para las respuestas: aquí, en el foro o donde más cómodos os sintáis.

Y ahora, una guía sencillita para moverse por MorFlog.

Primero, el concepto: un blog es una especie de revista o periódico digital (también llamado bitácora, por elipsis de cuaderno de bitácora). Está compuesto por una serie de artículos superpuestos, de modo que lo primero que aparece, al visitar el blog, es lo más reciente; desplazándonos hacia la parte inferior de la pantalla, iremos viendo las publicaciones más antiguas. Un consejo: si nos perdemos, siempre podemos volver a la cabecera y pinchar en el título de letra grande (el MorFlog en verde de la parte superior): en lo alto está el principio. [Desde que estamos en Hypotheses, hay que pinchar bajo ese título de la cabecera, donde dice Inicio]

Ahora, el contenido: los articulillos que el autor va publicando tienen que ser forzosamente breves (o eso aconsejan los expertos) y reciben el nombre de entradas o posts. Van encabezados por un título que es en sí un “enlace” a la entrada y sus comentarios; cuando se pincha en ese enlace, la visión que uno tiene es la de esa entrada (desaparecen las demás), pero siempre puede volver al blog completo pinchando en la parte superior (Inicio), como he dicho antes. Cuando en una entrada aparece algo que nos “transporta” (nos enlaza) a otro sitio (un vídeo, una dirección interesante o algo así), simplemente hay que volver con la flecha “atrás” correspondiente de nuestro ordenador (la de la barra superior) y estaremos de nuevo en el blog; si el contenido se ha abierto en una nueva ventana, simplemente habrá que abrir la anterior. 

Una cuestión importante: ¿cómo saber que se ha publicado una nueva entrada? Hay que “suscribirse” (seguimos con el lenguaje periodísitico, como veis, pero aquí todo es GRATIS ET AMORE). La “suscripción” se hace en el cuadradito de la parte lateral, escribiendo la dirección de correo electrónico y pinchando en “submit”. Nos pedirá una prueba de lectura de letras en una imagen (para ahuyentar piratas) y nos enviarán un mensaje a nuestro correo para que confirmemos que, efectivamente, queremos suscribirnos a esta publicación (todo en inglés, eso sí…). De esta forma, cada vez que se publique una entrada en MorFlog, vosotros recibiréis un mensaje de correo electrónico con un enlace que os llevará hasta ella, si es que os interesa leerla. Y todo esto es anónimo: nadie sabrá quién recibe las noticias del blog, ni siquiera el propio autor. [Desde que estamos en Hypotheses, el sistema de suscripción es diferente; podéis verlo aquí]

Esta entrada está resultando muy larga, así que dejo para otro día el resto de la información (la participación en comentarios, la búsqueda por etiquetas, el seguimiento en Twitter…). ¡Qué suerte tienen los nativos digitales, que aprenden esto casi casi sin querer…!

Ahora ya sabéis: toca reflexionar sobre la expresión nativos digitales

[Para ir a la segunda parte de la Guía para “inmigrantes digitales”, pincha aquí]

P. S.: En febrero de 2012 he reformado ligeramente esta entrada para adaptarla a la navegación por el blog en Hypotheses.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Desterrando algunos prejuicios

Di los primeros pasos en la materia de Historia de la lengua en un aula con tarima de la UCM, donde un profesor de carne y hueso, visible y audible, usaba la pizarra para señalarnos las grafías de los fonemas medievales y su propia voz para mostrarnos la pronunciación. Y seguí aprendiendo después en la Uned, en los tiempos del correo postal y las llamadas telefónicas. Quiero dedicar esta entrada del blog a intentar desterrar algunos prejuicios sobre las posibilidades de nuestro sistema de enseñanza.

Hoy, con las nuevas tecnologías, ya no cabe pensar que la docencia no presencial es muda o ciega, o que no se puede poner al alcance del estudiante lejano casi lo mismo que en un aula convencional. En la Uned tenemos nuestros cursos virtuales, de los que aquí hablaremos a menudo, pero también podemos utilizar otras herramientas más abiertas como este blog. Y los hilos que teje la red de redes nos acercan al conocimiento y también a quien lo imparte.

Voy a poner un ejemplo con una de las primeras obras de nuestra literatura, trayendo aquí la voz y la imagen del español medieval. Si queréis saber cómo se pronunciaba el Cantar de Mío Cid, pinchad aquí y podréis oírlo; si queréis ver el texto, podéis acceder aquí al manuscrito de Per Abbat conservado en la Biblioteca Nacional y pasear por sus folios. Dejamos para otra ocasión el debate sobre si realmente era esta u otra la pronunciación de aquella época, o la forma en que hemos llegado a “reconstruir” estados de lengua pasados, de los que no tenemos sino testimonios escritos… Os animo, como hubiera hecho el juglar, a escuchar la historia del héroe:

Aquis conpieça la gesta de myo Çid el de Biuar. / Tan Ricos son los sos que non saben que se an. / Poblado ha myo Çid el puerto de Alucant, / Dexado a Saragoça & alas tierras duca, / E dexado a Huesca & las tierras de Mont Aluan. / Contra la mar salada conpeço de guerrear; / A orient exe el sol, e tornos a essa part. / Myo Çid gaño a Xerica & a Onda & Almenar, / Tierras de Borriana todas conquistas las ha.

Y después de este viaje virtual a los textos del pasado, me gustaría conocer vuestra opinión: ¿estáis de acuerdo en que ya no se puede hablar de “distancia” en la enseñanza no presencial? ¿He conseguido acercaros un poco a los orígenes del español?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Los porqués de MorFlog

MorFlog es un blog que nace como complemento a mi actividad docente en la Uned, pero también como un medio para compartir breves reflexiones sobre hechos lingüísticos relacionados con la evolución de la lengua y la creación de nuevas palabras. Por eso lo he llamado MorFlog, nombre que es un doble acrónimo (o más bien un acrónimo que admite varias lecturas):

Morf[ología] + [Filo]log[ía]
MorF[o] (`forma´) + [b]log

Además, MorFlog posee dos resonancias personales importantes para mí. Por un lado, me apasiona la forma (griego morphé) de las palabras, su capacidad para cambiar, para formarse y deformarse con el paso del tiempo en boca de los hablantes (y esto enlaza directamente con mi docencia en Morfología de la lengua española y en Historia de la lengua española); por otro lado, flog es, en el correo electrónico, la abreviatura del sitio donde trabajo, la Facultad de Filología de la Uned.

Y así, en el punto de llegada después de un largo viaje, y en el punto de partida de una nueva etapa, abro ahora MorFlog. Un granito de arena en el hueco que la Filología, en mi opinión, merece ocupar dentro del espacio virtual.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts