Guía para “inmigrantes digitales”: cómo moverse por un blog (I)

Hace días que pienso en publicar una guía para ayudar a mis alumnos y amigos a moverse por el blog. La mayoría de los que visitamos MorFlog (incluida yo misma, por supuesto) no somos “nativos digitales”, es decir, no hemos nacido en la era de la tecnología, no nos movemos de forma intuitiva por Internet en general ni mucho menos por las redes sociales, así que una miniguía podría resultar útil (y algunos la estaban pidiendo…). Sin embargo, me frenaba la idea de que alguien pudiera sentirse de alguna manera defraudado por no ser este un contenido que se espera de un blog especializado en Lengua española.

Buscaba un encaje con nuestros temas favoritos y ya lo he encontrado: lanzo con esta entrada una llamada al análisis de la expresión nativos digitales desde el punto de vista de la Morfología y de la Fraseología. Ya sabéis: ¿simple sintagma nominal, compuesto, locución…? Un repaso a los materiales del curso virtual seguro que os ayudará a argumentar a favor de una u otra de estas opciones. Hay libertad para las respuestas: aquí, en el foro o donde más cómodos os sintáis.

Y ahora, una guía sencillita para moverse por MorFlog.

Primero, el concepto: un blog es una especie de revista o periódico digital (también llamado bitácora, por elipsis de cuaderno de bitácora). Está compuesto por una serie de artículos superpuestos, de modo que lo primero que aparece, al visitar el blog, es lo más reciente; desplazándonos hacia la parte inferior de la pantalla, iremos viendo las publicaciones más antiguas. Un consejo: si nos perdemos, siempre podemos volver a la cabecera y pinchar en el título de letra grande (el MorFlog en verde de la parte superior): en lo alto está el principio. [Desde que estamos en Hypotheses, hay que pinchar bajo ese título de la cabecera, donde dice Inicio]

Ahora, el contenido: los articulillos que el autor va publicando tienen que ser forzosamente breves (o eso aconsejan los expertos) y reciben el nombre de entradas o posts. Van encabezados por un título que es en sí un “enlace” a la entrada y sus comentarios; cuando se pincha en ese enlace, la visión que uno tiene es la de esa entrada (desaparecen las demás), pero siempre puede volver al blog completo pinchando en la parte superior (Inicio), como he dicho antes. Cuando en una entrada aparece algo que nos “transporta” (nos enlaza) a otro sitio (un vídeo, una dirección interesante o algo así), simplemente hay que volver con la flecha “atrás” correspondiente de nuestro ordenador (la de la barra superior) y estaremos de nuevo en el blog; si el contenido se ha abierto en una nueva ventana, simplemente habrá que abrir la anterior. 

Una cuestión importante: ¿cómo saber que se ha publicado una nueva entrada? Hay que “suscribirse” (seguimos con el lenguaje periodísitico, como veis, pero aquí todo es GRATIS ET AMORE). La “suscripción” se hace en el cuadradito de la parte lateral, escribiendo la dirección de correo electrónico y pinchando en “submit”. Nos pedirá una prueba de lectura de letras en una imagen (para ahuyentar piratas) y nos enviarán un mensaje a nuestro correo para que confirmemos que, efectivamente, queremos suscribirnos a esta publicación (todo en inglés, eso sí…). De esta forma, cada vez que se publique una entrada en MorFlog, vosotros recibiréis un mensaje de correo electrónico con un enlace que os llevará hasta ella, si es que os interesa leerla. Y todo esto es anónimo: nadie sabrá quién recibe las noticias del blog, ni siquiera el propio autor. [Desde que estamos en Hypotheses, el sistema de suscripción es diferente; podéis verlo aquí]

Esta entrada está resultando muy larga, así que dejo para otro día el resto de la información (la participación en comentarios, la búsqueda por etiquetas, el seguimiento en Twitter…). ¡Qué suerte tienen los nativos digitales, que aprenden esto casi casi sin querer…!

Ahora ya sabéis: toca reflexionar sobre la expresión nativos digitales

[Para ir a la segunda parte de la Guía para “inmigrantes digitales”, pincha aquí]

P. S.: En febrero de 2012 he reformado ligeramente esta entrada para adaptarla a la navegación por el blog en Hypotheses.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Palatalización, no *paladarización: una cuestión de base

Seguimos en otoño, y la marca de las hojas en el empedrado urbano me recuerda que prometí utilizar la palatalización también para mis estudiantes de Morfología. ¿Por qué esa asociación? Sencillamente, porque la Morfología juega con “piezas” y “marcas”, como refleja nuestra imagen: junto a las hojas caídas de los árboles, la huella de otras que se ha llevado el viento.

Aparco la vena lírica y me centro en analizar los mecanismos morfológicos que han operado en la palabra palatalización. El proceso por el que se forman palabras complejas es objeto de estudio de la llamada Morfología derivativa o Morfología léxica, que estudia las reglas de formación de palabras a través de las cuales se crean nuevos elementos del léxico. Los estudiantes de Morfología suelen sentir cierto respeto por el ejercicio de segmentación, es decir, por la división e identificación de los fragmentos que van contribuyendo a formar una nueva palabra, pero es un análisis que los hablantes de una lengua realizan en muchos casos sin dificultad, de acuerdo con reglas que tienen interiorizadas. Así ocurre en la palabra palatalización, porque el proceso es bastante transparente:

palatal (adjetivo) > palatal-izar (verbo) > palataliza-ción (sustantivo)

He separado en la cadena anterior los morfemas nuevos que se van añadiendo en cada paso, para dejar más claro el cambio progresivo en la base de derivación. La segmentación del sustantivo final sería la siguiente:

palatal– (lexema) + –iz-(sufijo) + –a-(vocal temática) + –ción (sufijo)

Sin embargo, si comparamos esta palabra con otras semejantes (nacionalización o personalización, por ejemplo), veremos inmediatamente que nos falta un paso, y hay que explicar el motivo:

nación > nacional > nacionalizar > nacionalización

persona > personal > personalizar > personalización

   ?       palatal > palatalizar > palatalización

Como veis, en el inicio del proceso, los sustantivos  nación o persona son la base para construir adjetivos con el sufijo –al (de carácter relacional: nacional ‘referente a la nación’); por el contrario, este proceso de derivación no lo encontramos en palatal, que no deriva de un sustantivo *palata o *palato. Y, sin embargo, existe un sustantivo, paladar, que podría haber servido como base de derivación (o, lo que es lo mismo, como punto de partida para el proceso derivativo): ¿por qué entonces no se creó *paladarización? Los verbos en –izar pueden crearse sobre bases sustantivas (como horror > horrorizar), aunque es mucho más productiva la formación deadjetival (a partir de adjetivos de distinto tipo, no solo en –al); lo que hay que tener en cuenta es que el sufijo aporta, en la mayoría de los casos, un significado causativo. Como decíamos hace unos días, palatalización significa `conversión de X en palatal´, contenido que los hablantes con competencia en español extraen fácilmente del significado de dos elementos: la base y el propio sufijo del verbo palatalizar. *Paladarización, de acuerdo con los procesos que el hablante tiene interiorizados, significaría `conversión de X en paladar´ (?).

Resumo, por si la argumentación ha resultado un tanto enredosa:

a) palatal no es un adjetivo formado a partir de un sustantivo, aunque podamos asimilarlo a otros que han seguido procesos paralelos y comparten el mismo sufijo –al;

b) palatalizar se forma sobre palatal por una sencilla cuestión de base: el sufijo verbalizador –izar aporta valor causativo al derivado y lo que se busca es dar nombre al proceso `convertir en palatal´; *paladarizar, sin embargo, sería `convertir en paladar´ (contenido que no es lo que se pretende expresar, evidentemente…).

c) en conclusión, en la formación de derivados tan importante es el significado aportado por el elemento añadido (el sufijo, en este caso) como la propia base, el punto de “enganche” para trabar los nuevos segmentos; por eso estamos hablando de palatalización y no de *paladarización.

A veces parece complejo, pero desenredar estos hilos y descifrar las claves de los procesos morfológicos es apasionante, ¿verdad? Por cierto, me encanta el juego en que nos está enredando la ñ de otoño y su palatalización

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Un hueso sin fracturas: sobre tardísimo

El tema de los superlativos adverbiales infijados tipo lejísimos, que comentábamos en la entrada anterior, ha seguido dando juego en los foros de Morfología. Continuando con ello, un alumno planteaba una nueva cuestión, también interesante: si analizamos el segmento –ísim– como infijo en lej-ísim-os y cerqu-ísim-a, ¿cómo explicar tardísimo?, ¿no debería ser tardísime la forma de este superlativo adverbial? En otras palabras, ¿por qué el adverbio tarde forma su superlativo con vocal final –o y no –e

En primer lugar, hay que aclarar que en los tres adverbios comentados estamos ante el mismo morfema, el que aporta el contenido `superlativo´; la diferencia está en que ahora este afijo ocupa la posición final absoluta, mientras que en los otros casos, como veíamos, se incrustaba en el lexema. En la palabra tardísimo, la segmentación no puede ser otra que tard-ísimo (lexema + sufijo).

Como posible explicación, mi experiencia en diacronía me lleva a pensar que tardísimo puede ser un superlativo analógico de prontísimo; así, sobre el par pronto / tarde se habría creado prontísimo / tardísimo. Otro posible “arrastre analógico” es el que han podido ejercer los finales en –ísimo de otros adverbios (muchísimo, tantísimo…) y el de todos los adjetivos masculinos, especialmente los que sirven de base a los llamados adverbios cortos o adverbios adjetivales (por ejemplo, altísimo en Habla altísimo). En resumen, que son demasiados finales en –ísimo como para que la lengua permita la rareza de un superlativo en –ísime, ¿no creéis? La analogía es una fuerza muy poderosa en las lenguas…

Para terminar, algunos datos curiosos que me ha proporcionado la búsqueda de tardísimo y tardísime en el CORDE (Corpus diacrónico del español) y en el CREA (Corpus de referencia del español actual):

  • el adverbio en grado superlativo tardísimo no está documentado en español hasta mediados del s. XX (los poquitos casos anteriores son superlativos del adjetivo tardo, no del adverbio tarde);
  • tardísimo es más frecuente en Hispanoamérica (donde la analogía actúa con más libertad que en el español peninsular);
  • no está documentado *tardísime en toda la historia del español (o al menos en los textos con que trabaja la RAE).

Los pasos de este camino que hemos recorrido en los foros son una prueba de que la reflexión sobre la lengua es un juego apasionante. La búsqueda de contraejemplos (tan importantes como los ejemplos) y el análisis de las diferencias de uso son dos sanas costumbres para un lingüista. Y la búsqueda de documentaciones en los textos, una sana costumbre para un filólogo… Y vosotros, ¿qué opináis?, ¿os sentís lingüistas o filólogos?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Fracturas en lexemas: el caso de lejísimos

Traigo hoy a MorFlog un debate que hace pocos días hemos mantenido en los foros de Morfología. La cuestión surgió por la aparente rareza del superlativo lejísimos, así como por la posibilidad del uso de lejísimo (defendido por una hablante hispanoamericana) frente a lejísimos (defendido por varios peninsulares). Yo soy de Santander y siempre he dicho (y oído) lejísimos, con –s; también cerquísima, con –a, que sería un caso paralelo.

Vamos con la primera cuestión: ¿por qué lejísimos y no *lejosísimo? En este adverbio, la –s no es un morfema de plural, como tampoco la –a de cerquísima es un morfema de femenino: sería imposible en una categoría gramatical que no admite flexión de género ni de número. En ambas palabras estamos ante un infijo, es decir, ante un afijo que se “incrusta” en el interior de otro segmento, en este caso para formar el superlativo. Los fonemas finales son, por tanto, el último fragmento de los lexemas lejos y cerca, que han sido “fracturados”:

lej-ísim-os 
cerqu-ísim-a 

Ahora bien, no hay que confundir infijo con interfijo. Según la opinión más general entre los gramáticos, un interfijo es un afijo no significativo que tiene una finalidad puramente mecánica (facilitar la formación de un derivado en cafetito, o evitar una homonimia en llamarada, por ejemplo). En los hilos de nuestro foro surgieron otros ejemplos de infijos como los de azuqu-ít-ar o Carl-it-os: ¿habías pensado alguna vez por qué el diminutivo de Carlos es Carlitos y no *Carlosito, o el de Mercedes es Merceditas y no *Mercedesita?

Pero volvamos ahora al punto donde nació la discusión: ¿lejísimos o lejísimo? Tras un intercambio de opinión entre hablantes de diversa procedencia, quedó claro lo que una alumna encontró legitimado en el Diccionario panhispánico de dudas, en la entrada lejos: la forma más general en español es lejísimos, aunque en algunas zonas de América se usa la forma lejísimo.

No hay nada tan apasionante como reflexionar sobre nuestra propia lengua y sus mecanismos, ¿verdad?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Los porqués de MorFlog

MorFlog es un blog que nace como complemento a mi actividad docente en la Uned, pero también como un medio para compartir breves reflexiones sobre hechos lingüísticos relacionados con la evolución de la lengua y la creación de nuevas palabras. Por eso lo he llamado MorFlog, nombre que es un doble acrónimo (o más bien un acrónimo que admite varias lecturas):

Morf[ología] + [Filo]log[ía]
MorF[o] (`forma´) + [b]log

Además, MorFlog posee dos resonancias personales importantes para mí. Por un lado, me apasiona la forma (griego morphé) de las palabras, su capacidad para cambiar, para formarse y deformarse con el paso del tiempo en boca de los hablantes (y esto enlaza directamente con mi docencia en Morfología de la lengua española y en Historia de la lengua española); por otro lado, flog es, en el correo electrónico, la abreviatura del sitio donde trabajo, la Facultad de Filología de la Uned.

Y así, en el punto de llegada después de un largo viaje, y en el punto de partida de una nueva etapa, abro ahora MorFlog. Un granito de arena en el hueco que la Filología, en mi opinión, merece ocupar dentro del espacio virtual.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts