Género gramatical y sexismo lingüístico (I)

Figura de mujer y ventana abierta al mundo. Pompeya

Esta semana, el pleno de la Real Academia Española ha ratificado un informe sobre «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer»  elaborado por el académico Ignacio Bosque, ponente de la Nueva gramática de la lengua española. La noticia ha provocado un gran revuelo y un eco insólito en la sociedad española: la RAE ha sido TT en Twitter hoy domingo, cuando escribo esta entrada, y múltiples medios se interesan por el contenido del informe. Todo ello me ha impulsado a compartir en MorFlog una parte del análisis sobre la interacción lengua – sociedad, en el plano del género gramatical y el sexismo, que estaba preparando para el día 8 de marzo. No es la primera vez que abordo este tema apasionante: ya antes he hablado sobre él en distintos foros y he publicado un trabajo en un volumen colectivo («Sobre el género gramatical y sus implicaciones sociológicas», en el libro Historia y pensamiento en torno al género, que podéis encontrar aquí, a partir de la página 267).

Simplificando mucho la cuestión, la polémica social sobre el sexismo lingüístico puede resumirse así: partidarios de transformar los mecanismos lingüísticos para hacer más «visible» la presencia de la mujer en la sociedad (postura A) vs. partidarios de respetar los mecanismos que la lengua tiene ya establecidos desde antiguo para referirse a colectivos en los que se incluyen indistintamente hombres y mujeres (postura B).

Dentro de las reivindicaciones de los partidarios de la postura A podemos destacar las siguientes: la feminización de todos los nombres de profesiones y cargos (la concejala, la jueza, la médica, la gerenta…) y la promoción de su uso efectivo en los documentos oficiales; el uso de fórmulas para incluir términos masculinos y femeninos (todos y todas, compañeros y compañeras…); el empleo, para evitar las repeticiones constantes, de términos abstractos que designen el colectivo formado por seres de distintos sexos (promocionando el uso de sustantivos colectivos como la cuidadanía, el profesorado, el alumnado…) o el uso de la arroba como símbolo de doble grafía (tod@s). Por el contrario, los partidarios de la postura B insisten (insistimos) en recordar que en español es habitual desde antiguo el uso del masculino genérico (el todos con que nos referimos a todos y todas, por ejemplo) y que no es aconsejable (ni siempre posible) forzar cambios en la lengua para transformar sus estructuras gramaticales. El estudio de la evolución de la lengua nos enseña cómo esta cambia, se adapta, se acomoda a situaciones nuevas siempre dentro de un orden natural, respetando el uso de los hablantes y moviendo lentamente sus engranajes. Por su propia naturaleza, las lenguas huyen de imposiciones, tanto académicas como políticas, y evolucionan casi siempre en función de las necesidades comunicativas de los hablantes.

¿Son posturas irreconciliables? Parece que hasta el momento lo han sido, pero la difusión de informes como el elaborado por Bosque puede contribuir a cambiar esta situación. En primer lugar, porque genera una polémica que ayuda a entender el problema y a familiarizarse con cuestiones gramaticales que con demasiada frecuencia se dejan a un lado al tratar temas como el del sexismo lingüístico, que tanta pasión despiertan. En segundo lugar, porque en estos informes se diluye la norma, se transforma en algo más «amigable», si me permitís este neologismo informático; el informe, aunque crítico, me parece que puede leerse en clave conciliadora, porque no se presenta como una imposición. Y, sin embargo, lo es: la RAE no regula la norma por real decreto, sino que deja que emane de todas las obras que reflejan su opinión respecto a cualquier cuestión lingüística (gramáticas y diccionarios, fundamentalmente).

¿Es nueva esta postura que apoya la RAE y que se refleja en el informe? En absoluto: lo que hace es seguir la línea de lo que se defiende en obras recientes como la Nueva gramática de la lengua española de 2009, el DRAE (véase la enmienda del artículo médico, -a prevista para la 23.ª edición de este diccionario) o el Diccionario panhispánico de dudas (DPD). Para que comprobéis por vosotros mismos que es así, os recomiendo la consulta del artículo temático GÉNERO en el DPD, donde se comentan los aspectos relativos a la duplicación innecesaria de sustantivos masculinos y femeninos cuando no hay necesidad específica para diferenciar por sexos, o el uso del símbolo de la arroba con la pretensión de «leer» masculino y femenino (l@s niñ@s leído como los niños y las niñas), así como todo un apartado sobre «Formación del femenino en profesiones, cargos, títulos o actividades humanas». Extracto algunos fragmentos, en los que he destacado con negrita lo más representativo:

2. Uso del masculino en referencia a seres de ambos sexos

2.1. En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos […]. Consecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo […]. Así, con la expresión los alumnos podemos referirnos a un colectivo formado exclusivamente por alumnos varones, pero también a un colectivo mixto, formado por chicos y chicas. A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos […]. Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva […]. Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros […]. Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramáticalas y los ciudadanos.

2.2. Para evitar las engorrosas repeticiones a que da lugar la reciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explícita la alusión a los dos sexos (los niños y las niñas, los ciudadanos y ciudadanas,etc.), ha comenzado a usarse en carteles y circulares el símbolo de la arroba (@) como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o: l@s niñ@s. Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo; a esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en Día del niñ@donde la contracción del solo es válida para el masculino niño.

Creo que es importante destacar, por tanto, que el informe se limita a analizar las recomendaciones que otros organismos han dictado con respecto a estas cuestiones lingüísticas (sin estar autorizados, quizá excediéndose en el uso de sus competencias), y a recordar (que no anunciar) cuál es la postura de la institución académica al respecto, plasmada con anterioridad en las obras de la RAE y la ASALE. Me parece muy representativo este fragmento, porque refleja muy bien esta intención (la negrita es mía):

[las guías de lenguaje no sexista analizadas] contienen recomendaciones que contravienen no solo normas de la Real Academia Española y la Asociación de Academias, sino también de varias gramáticas normativas, así como de numerosas guías de estilo elaboradas en los últimos años por muy diversos medios de comunicación. En ciertos casos, las propuestas de las guías de lenguaje no sexista conculcan aspectos gramaticales o léxicos firmemente asentados en nuestro sistema lingüístico, o bien anulan distinciones y matices que deberían explicar en sus clases de Lengua los profesores de Enseñanza Media, lo que introduce en cierta manera un conflicto de competencias. No hay, desde luego, ilegalidad alguna en las recomendaciones sobre el uso del lenguaje que se introducen en esas guías, pero es fácil adivinar cuál sería la reacción de las universidades, las comunidades autónomas, los ayuntamientos o los sindicatos si alguna institución dirigiera a los ciudadanos otras guías de actuación social sobre cuestiones que competen directamente a esos organismos, y, más aún, que lo hiciera sin consultar con ellos y sin tener en cuenta sus puntos de vista, cuando no despreciando abiertamente sus criterios.

Así lo he expresado en el canal de Twitter de MorFlog, en el que he retuiteado la información de la RAE sobre el informe y he expresado a continuación mi asombro por el hecho de que algunos piensen que se trata de «nuevas recomendaciones»…

El 8 de marzo volveré sobre este tema del género gramatical para referirme a la formación del femenino en profesiones y cargos, problemática también relacionada con el sexismo lingüístico y la visibilidad de la mujer. Hasta entonces, espero que se abra un debate interesante aquí, porque no me cabe ninguna duda de que la cuestión es polémica. Por ejemplo, cabe preguntarse dónde están los límites entre norma y uso, entre gramática y pragmática; qué es realmente la norma, ese concepto tan resbaladizo: de dónde surge, quién toma decisiones, cómo es posible conocerla, cuál es el papel de los hablantes…; o bien hasta qué punto los hablantes son libres de fomentar un uso que contraviene la norma, cuál es la responsabilidad de los medios de comunicación o de las instituciones, cuál debería ser el papel de unos y otros en la toma de decisiones… ¿Recordáis a una ministra que pretendió un día imponer el uso de miembras en vez del epiceno miembros?, ¿recordáis la reacción de la Academia? El debate queda abierto…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Viejas palabras para nuevos contenidos

Comentábamos hace poco el proceso de composición acronímica por el que había nacido el neologismo electrolinera, resultado de la abreviación y fusión de eléctr[ica] + [gas]olinera. La curiosidad me ha empujado a rastrear la historia del término gasolinera, una palabra antigua si la comparamos con el neologismo electrolinera, pero moderna si pensamos que sirve para dar nombre a un referente que existe hace menos de un siglo. Os ofrezco en esta entrada el resultado de esos pasos tras las documentaciones de este término en la lexicografía y en los textos, así como una breve nota sobre su etimología.

1. Presencia en la lexicografía

La imagen que aparece bajo estas líneas, tomada del Diccionario Manual de la RAE de 1927, es la primera documentación del derivado gasolinera en la lexicografía académica; aparece allí tras el sustantivo que le sirve como base de derivación, gasolina. Estoy segura de que para muchos será una sorpresa –como también lo fue para mí– conocer el primer significado de esta palabra: gasolinera era una  ‘lancha automóvil con motor de gasolina’.

Lemas gasolina y gasolinera en el Diccionario Manual de la RAE, 1927

La acepción ‘depósito de gasolina para la venta al público’ no aparece en los diccionarios académicos hasta el DRAE de 1956. El siguiente cambio significativo se produce en la edición de 1970, que ya recoge también la acepción más generalizada hoy ‘establecimiento donde se vende [gasolina]’.

Lema gasolinera en el Diccionario Usual de la RAE (DRAE), 1956

Lema gasolinera en el Diccionario Usual de la RAE (DRAE), 1970

2. Documentaciones en los textos

Como sabemos, las palabras suelen tener vida en la lengua antes de ser objeto de descripción lexicográfica; he buscado las posibles apariciones de gasolinera en los textos y lo he encontrado en la prensa ya en 1919. En la hemeroteca de ABC aparecen noticias como “El veraneo de la Corte”, donde leemos: “La Reina, en una lancha gasolinera, fué esta mañana a visitar el Sanatorio marítimo de Pedrosa, de cuya institución es presidenta”. Otro día de ese mismo verano de 1919, se da noticia de unos ejercicios de submarinos y se ofrece una foto cuyo pie dice: “El crucero Extremadura, los submarinos y, en primer término, la lancha gasolinera, desde la cual presenció los ejercicios S. M. la Reina”; podéis ver la noticia en este enlace. La mejor imagen que he encontrado de la lancha gasolinera es la que aparece en esta página.

Respecto a su aparición en otro tipo de textos, el CORDE documenta por primera vez el término gasolinera en obras en prosa en torno a 1930:

los viajes de usted, ese peregrinar continuo, ese conocer todos los países y todas las razas […] resulta una gira a la Virgen de Lourdes o un paseo en gasolinera por la bahía de Vigo si lo comparo con las andanzas que pesan sobre mis hombros (1931, Enrique Jardiel Poncela, Pero… ¿hubo alguna vez once mil vírgenes?)

El silbato del barco sonó por tres veces anunciando su entrada en el puerto mejicano de Veracruz. La gasolinera del práctico nos abordaba para guiarnos al muelle de desembarque (1924-42, Rafael Alberti, Prosas encontradas)

No deja de ser sorprendente que una de las primeras documentaciones de este término tan poco poético se recoja precisamente en un poema:

¡Más de prisa, mi remera, / que aquella gasolinera / nos coge la delantera! (1925, Rafael Alberti, La amante. Canciones)

El sentido moderno lo encontramos ya en el corpus CREA en ejemplos como estos:

Habrán llegado allí a la finca de Víctor, me lo figuro todo, se habrán puesto a hablar como si tal cosa, haciéndose los europeos, y eso para mi madre es igual que arrimar una cerilla a una gasolinera (1976, Carmen Martín Gaite, Fragmentos de interior)

El coche estaba parado en una gasolinera y el espectáculo propuesto consistía en un Dieter Rhomberg dialogante con dos jóvenes chicanos encargados del poste de gasolina (1977, Manuel Vázquez Montalbán, La soledad del mánager)

3. Etimología y formación

Sobre la etimología de gasolina, dice Corominas en su Diccionario crítico etimológico que esta palabra se documenta ya en el s. XIX y está formada sobre el lat. oleum ‘aceite’. También la RAE propone en principio esta etimología para gasoleno / gasolina, al menos hasta 1989: de gas y el lat. oleum ‘aceite’ (desde 1989 añade en la indicación etimológica el sufijo: de gas, óleo y –eno); sin embargo, en la 21.ª edición, de 1992, aparece como derivado del fr. gasoline, y vuelve a cambiar la etimología propuesta en la edición más reciente, la de 2001, donde leemos: “Del ingl. gasoline, de gas-ol y -ene”. El Trésor de la langue française informatisé (TLFi, s. v. gazoline) documenta gazolène en 1878 y gazoline en 1890; añade después que en francés es préstamo del inglés gasolene, gasoline (1871) y lo analiza como derivado de gas y el elemento –ol (extraído de benzol), con el sufijo –ène, –ine; en cualquier caso, se trata de una palabra muy poco usada en francés, donde se ha impuesto essence, documentada ya en 1888, según el TLFi,  con el sentido de ‘essence de pétrole’.

En su formación, de acuerdo con este origen, distinguimos dos elementos léxicos: gas– y –ol-, seguidos de un morfema derivativo formador de sustantivos referentes a elementos químicos, que ha fluctuado históricamente en español entre –eno e –ina (gasoleno era el término preferido en principio, como podemos comprobar por las remisiones internas en los diccionarios académicos, pero después –a partir de 1925– se da preferencia a gasolina, quizá por influencia de otras lenguas). Finalmente, sobre gasolina se construye gasolinera, con el sufijo –era, analógico de los nombres de otros tipos de barcos (petrolero, carguero o velero) y con el género femenino propio del sustantivo lancha al que nace vinculado, como hemos visto. El derivado gasolinería, con el sufijo más productivo para nombres de establecimientos comerciales, no está recogido aún en la lexicografía académica, aunque sí se documenta en textos de América (14 ejemplos en CREA, todos de México).

Y, para terminar, una curiosidad: gas es una palabra inventada por un químico flamenco en el s. XVII, inspirada en el lat. chaos y ya la usaban los alquimistas con ese mismo significado, según Corominas. En DRAE (22.ª ed., s. v. gas), leemos: “Palabra inventada por el científico flamenco J. B. van Helmont en el siglo XVII, sobre el lat. chaos”. El Trésor (s. v. gazcorrobora este origen y proporciona un dato más: la grafía g se debe a la pronunciación flamenca de ch-. Interesante, ¿no os parece?

Espero que esta búsqueda haya despertado vuestra curiosidad y que pueda ser el punto de partida para “navegar” vosotros mismos por corpus, bases de datos o buscadores tras la pista de otros términos: ¿os animáis?, ¿tenéis alguna sugerencia?, ¿sabéis si se usa todavía la expresión lancha gasolinera? Sí, ya sé, habrá que esperar a que terminen los exámenes…

________________________________________________________________

N. B.: Los datos sobre diccionarios del español están extraídos de la aplicación del Nuevo Tesoro de la lengua española (NTLLE), una biblioteca digital de diccionarios disponible en red en la página de la RAE y limitada a los diccionarios académicos.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Lingüística al borde del Mediterráneo

Anoche volví de Valencia, donde he asistido estos días al XLI Simposio de la Sociedad Española de Lingüística. Cansada pero contenta, con la cabeza en ebullición: siempre me resulta muy motivador el intercambio de ideas y el contacto personal con colegas de otros lugares, característico de estas reuniones. Ideas nuevas, revolución en las antiguas; amigos nuevos, reencuentro con los antiguos. Os dejo imágenes en la galería de MorFlog en Flickr.

Ha sido un placer participar en la interesante sesión monográfica sobre Gramaticalización, coordinada por Manel Pérez Saldanya. En intensas sesiones de mañana y tarde, debatimos sobre cuestiones polémicas relativas a los procesos de gramaticalización (subjetivización, intersubjetivización, debilitamiento semántico, transcategorización, fijación formal, cancelación de la sintaxis…), a partir de estudios sobre elementos variados: formas verbales, marcadores discursivos de distinto tipo, partículas deverbales…

En mi comunicación («¿Y entonces…? De la referencia deíctica temporal a la marcación discursiva»), analicé la evolución histórica del entonces adverbio temporal (‘en ese tiempo’) o modal (‘en ese caso, de ese modo’) al entonces marcador consecutivo-temporal o consecutivo-hipotético, deteniéndome en algunos contextos-puente y comentando brevemente algunos ejemplos polisémicos, para analizar finalmente su posibilidad de actuar como marcador no conectivo de carácter conclusivo, replicativo o continuativo. Junto a estas líneas, una imagen de mi presentación en Powerpoint, una antigualla frente a las modernas presentaciones en Prezi…: ¡habrá que renovarse!

Me resulta imposible condensar en esta entrada todo lo que se discutió a lo largo de la jornada, así que me limitaré a transmitir algunas apreciaciones. Volví a comprobar la valía de Mar Garachana, Cristina Sánchez y Manel, plasmada en agudos análisis e interesantes intervenciones en el diálogo posterior a cada comunicación. Por lo que se refiere a los “descubrimientos”, me encantó escuchar las propuestas de Renata Enghels y Marlies Jansegers sobre la evolución semántico-pragmática de la expresión lo siento, y la reflexión de Bert Cornillie sobre el carácter peculiar de la gramaticalización y la (inter)subjetivización de los (semi)auxiliares evidenciales parecer y resultar. Renata y Marlies pertenecen a la U. de Gante y Bert a la KU de Lovaina; no conocía a ninguno de los tres, de modo que fue una agradable sorpresa disfrutar de sus intervenciones, brillantemente expuestas y muy sugerentes. Cerró la sesión la intervención de tres investigadores valencianos (Salvador Pons, María Estellés y Pedro Gras), que con su cuidada exposición coral rompieron el tópico del atomismo y demostraron que los estudios parciales pueden –y deben– integrarse en reflexiones más amplias que puedan explicar los casos de “gramaticalizaciones no estándar”. En fin, una jornada agotadora sobre la que todavía tengo que reflexionar mucho.

Junto al debate científico, otro atractivo de estas reuniones es el aspecto humano y social. No quiero personalizar, porque siempre existe el riesgo de olvidar a alguien, pero sí quiero destacar el valor que tienen estos encuentros por la oportunidad de redescubrir a los viejos amigos (viejos solamente en amistad, claro, que no en edad…) y descubrir otros nuevos; y, por supuesto, también hay ausencias que se hacen notar… Una mención especial a Marta Albelda, perfecta anfitriona en Valencia, y a Dorota, una joven lingüista que no tuvo reparos en actuar de eficiente azafata en la sesión del martes. La organización del simposio, en mi opinión, impecable; como tuvimos ocasión de comprobar también en el último Congreso de Lingüística y Filología Románicas, lo cierto es que la Lingüística, al borde del Mediterráneo, está en buenas manos. Y ya que hablamos de mares y congresos, os recuerdo que en septiembre nos espera el Océano: Cádiz acogerá entonces a todos los interesados en la evolución del español para celebrar el IX Congreso Internacional de Historia de la lengua

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Los límites entre la composición y la acronimia: el caso de “electrolinera”

Hace poco más de un año oí por primera vez la palabra electrolinera, sustantivo que designa el lugar en que recargan la batería los coches eléctricos. Curiosa imagen, nueva en nuestro paisaje, y curioso proceso de formación, en el límite entre la composición y la acronimia.

Aunque sobre acrónimos y compuestos hay una gran diversidad de opiniones, creo que esta palabra puede englobarse dentro de los que la nueva gramática académica denomina compuestos acronímicos, aquellos que se han formado por acortamiento de otras palabras; parece claro que electrolinera se ha construido sobre el modelo de gasolinera:

eléctr[ica] + [gas]olinera > electrolinera

Los acrónimos así formados tienen el significado que deriva de la combinación de los términos acortados, y no el que pudiera resultar de nuevos cortes dentro de esas palabras. A este respecto, un comentario en MorFlog, en la entrada sobre compuestos en –teca, nos recordaba que el significado de gastroteca no es el de ‘almacén de estómagos’ (en contra de lo que podríamos deducir a partir del significado del formante gastro-). Precisamente por ser un compuesto acronímico, formado a partir de la abreviación o truncamiento de gastronomía, el hablante  identifica gastroteca con un ‘lugar relacionado con la gastronomía’, dándole así a gastro– una interpretación diferente a la que tiene en otro tipo de compuestos como gastroscopia ‘exploración del estómago’. Otros casos semejantes son los compuestos con tele-, formante griego que aporta el significado de ‘lejanía’ en teledirigido o telescopio, pero que es el resultado de la abreviación de televisión en muchos nuevos términos como telerrealidad o teleadicción.

Por otro lado, dentro de los compuestos acronímicos cabe diferenciar dos tipos:

a) aquellos en que solo se abrevia el primer elemento: teleadicto, eurodiputado…, muy productivos en español moderno; y

b) aquellos en que se acortan los dos elementos, como teleñeco o electrolinera.

Por si no recordáis a los simpáticos muñecos de la tele, los “Teleñecos” (<tele[visión] + [mu]ñecos), os dejo la imagen de la derecha.

Finalmente, otra cuestión interesante es la forma definitiva de estos compuestos, que está condicionada por su semejanza formal con otras palabras a las que se quiere asociar, más que por su estructura interna. Por ejemplo, al “crear” un término como electrolinera, se pretende que el hablante lo identifique con gasolinera y extraiga de este paralelismo el significado del nuevo término, por eso seguramente se habrá preferido la forma electrolinera a *electrinera. Como os decía en otra entrada de MorFlog sobre este tema, la acronimia es un procedimiento asistemático, de modo que el neologista tiene libertad para utilizar los cortes de palabras que prefiera, en función de la expresividad del resultado; por eso la lengua parece algo caprichosa en estos procesos de formación de léxico nuevo y no cabe debatir cuál de los posibles resultados hubiera sido más coherente o más correcto. Por cierto, ¿conocíais la palabra?, ¿la habéis asociado con facilidad a gasolinera?, ¿responde la imagen al referente extralingüístico que esperabais?

_______________________________________________________________

Créditos de las imágenes: “Electric car reloading/charging on Amsterdam” (Galería de Ludovic Hirlimann); “LibrarianMuppet2”,  Galería de Super Furry Librarian. Fuente: FlickrCC.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Joyas en red para estudiar el paso del tiempo

Mi experiencia “bibliotecaria” de este mes, de la que os hablaba en la entrada anterior, no se ha limitado a los espacios físicos, como os voy a contar hoy. Harta de manipular mis viejas fotocopias de obras que hoy son poco accesibles, durante el puente de diciembre he alternado las visitas a la biblioteca con la búsqueda de fondos antiguos en la red. Así he tenido la suerte de tropezar con verdaderas joyas, que no tienen el olor característico de las viejas bibliotecas (entre ellas, un recuerdo especial para la del CSIC en Medinaceli…), pero ofrecen otras ventajas. Os presento una de estas joyas en red que dan título a la entrada de hoy: las Etimologías de Meyer-Lübke (Romanisches Etymologisches Wörterbuch), en la edición de 1911: pinchad aquí y podréis casi tocarla.

Se trata de una obra esencial para hispanistas y romanistas en general, de consulta obligada para cualquier estudio léxico en diacronía. Como veis en el enlace, ofrece un escaneado estupendo y una operabilidad poco frecuente; además, la visita es gratuita y no falta ninguna página… ¡increíble!

Para comprobar lo que he llamado “operabilidad”, voy a mostraros qué fácil es enlazar con un lema determinado, sin perder tiempo en la búsqueda y sin necesidad de ser muy hábil con los recursos electrónicos. Voy a mostrarlo con dos ejemplos, esta vez dedicados a mis alumnos de Historia de la lengua, a quienes he propuesto que explicaran en los foros la evolución de las palabras latinas HERI y HODIE. HERI está en la p. 303, es el lema 4115 y lo podéis ver aquí. HODIE está en la p. 307, es el lema 4163 y lo encontraréis aquí. A partir de su etimología podemos explicar su evolución.

Empezamos con HERI: a) vocal final: las formas romances parten de HERE, derivada de HERI, con /-i/ breve, no larga (estas formas alternaban ya en latín); lo sabemos porque la vocal final no inflexiona la /e/ de la sílaba tónica y sufre apócope sin dejar marca alguna; b) así, la /e/ breve (abierta) tónica diptonga normalmente en /ie/; c) la semiconsonante, convertida en margen silábico, palataliza y da como resultado el medieval yer; d) como las palabras monosilábicas son muy inestables en la lengua, este adverbio recibe en español el “refuerzo” de una preposición (a-) y de ahí el español moderno ayer. Frente a ellos, comparad el italiano ieri o el francés hier, sin refuerzo inicial.

Respecto a HODIE, su evolución está en gran medida condicionada por el cambio en su estructura silábica; tres sílabas en latín, en principio: HO-DI-E, que pronto debieron de transformarse en dos: HO-DIE, debido a la actuación de la tendencia antihiática, que produjo una auténtica revolución en las lenguas romances y de la que hay ya pruebas en latín vulgar (condenas en el Appendix Probi, grafías en inscripciones y grafitos…); b) se forma así una yod que actúa sobre la consonante dental, palatalizándola (DY > y); c) esta yod inflexiona la vocal tónica (la /o/ abierta) impidiendo su diptongación; d) finalmente, la apócope nos roba, una vez más, la /-e/ final, y el resultado es hoy (que en castellano antiguo podemos encontrar con las grafías oy e incluso oi). En este caso no tenemos refuerzo en el español hoy ni en el italiano oggi, pero sí en francés: aujourd’hui, literalmente ‘en el día de hoy’.

¿Qué pasó con el latín CRAS? Si os animáis a buscar en la edición virtual de las Etimologías que habéis manejado, veréis que apenas hay restos en las lenguas romances, porque en casi todas ellas dejó paso a derivados del lat. MANE, que significaba ‘por la mañana’. En español medieval fue cras, pero perdió vigencia bruscamente después del s. XV hasta terminar desapareciendo. ¿Conocíais esta palabra, cras? Otro día volveré con el origen y la explicación de mañana; ahora os dejo con un refrán, versión medieval del actual “Hoy por mí, mañana por ti”:

Por mañana diré cras, pues me da licencia el refranejo que dize: “Oy por mí y cras por ti” (1535, Juan de Valdés, Diálogo de la lengua)

Quizá ese carácter sentencioso influyó en la pérdida de cras. Seguiremos en otra ocasión con la pugna entre los adverbios cras y mañana, pero de momento, aplicado a este fin de año, podemos terminar con la versión medieval de nuestro “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”:

Lo que oy puedes fazer non lo pospongas para cras (c. 1285, Libro de los cien capítulos)

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Compuestos con -teca para un puente de bibliotecas

Levanto la cabeza del trabajo que me ha tenido atrapada estos días (un estudio muy muy interesante del que os hablaré en otra ocasión) y me llega el eco de la vuelta de este puente, festivo para muchos. Para mí no lo ha sido, pero sí he tenido ocasión de disfrutar de “un puente de bibliotecas”; os cuento cómo ha sido.

En primer lugar, el trabajo me ha empujado a frecuentar un sitio que me encanta, la Biblioteca Central de la Uned, en Senda del Rey; para los que no la conozcáis, os diré que es un edificio espectacular, con unos fondos estupendos y un servicio impecable. Me gusta muchísimo la disposición de las salas, el espacio central abierto, el color de la madera, la luz que inunda los pisos altos donde suelo trabajar, el silencio… Os recomiendo también una visita a la cafetería, para disfrutar de las vistas sobre este otoño que tiñe de ocre y marrón el Parque del Oeste y la Casa de Campo, como podéis ver en las imágenes de nuestra galería.

Por otro lado, en las noticias se habla hoy de la Biblioteca Nacional, que esta semana comienza a celebrar su Tricentenario. Fundada por Felipe V en 1711, en 1836 dejó de ser Real Biblioteca y pasó a llamarse Biblioteca Nacional. Hoy se mantiene en el precioso edificio de la calle Recoletos; si queréis saber más sobre ella, aquí encontraréis información. En otra ocasión os hablaré de las joyas que ha subido a la nube: un catálogo virtual que merece una entrada propia. Lo que no hay que perderse ahora es la muestra Biblioteca Nacional de España: 300 años haciendo historia, cuyo comisario es José Manuel Lucía Megías (una garantía para una exposición que será exquisita, sin duda, porque habrá cuidado con mimo todos los detalles). Los paneles que han preparado los podéis ver aquí y el resto de la información, en este enlace: ¡no os la perdáis! 

Pero esto es un blog de Lengua, y alguna lección teníamos que extraer de esta entrada sobre bibliotecas… ¿Qué os parece si planteamos la discusión sobre la naturaleza de los formantes cultos como biblio– o –teca? Ya sabéis que no existe acuerdo entre los gramáticos, pues son elementos que presentan características especiales: por un lado, tienen un significado léxico, susceptible de ser descrito en un diccionario; por otro lado, son formantes cultos, heredados de lenguas clásicas, y no se realizan como palabras independientes en la lengua. Comparten la primera de esas características con los lexemas, de ahí que se hable de composición para referirse a los procesos de formación en que participan; sin embargo, por su falta de autonomía recuerdan a los morfemas derivativos, lo que ha provocado que se hable de ellos como “raíces prefijas o sufijas”, o bien como “prefijoides” o “sufijoides”. Personalmente, me adhiero a la opinión de que son lexemas (de un tipo especial, sin duda), y el juego que los hablantes hacemos con ellos –muchas veces de forma involuntaria– me resulta fascinante.

Si os paráis a pensar, seguro que conocéis un montón de palabras con –teca, como biblioteca, y es probable que alguna vez os hayáis fijado en la extraordinaria facilidad que tiene la lengua para combinar este elemento con otros que pueden ser tan cultos como él (ludoteca `lugar dedicado a los juegos´, por ejemplo), pero también con otros mucho más populares.

Como muestra, dos botones: una imagen de una “birroteca”, que una alumna tuvo el detalle de enviarme desde Italia hace tiempo, y otra de una “cañateca” que me encontré en un paseo al final del verano. No sé si son las imágenes que más apetecen en este frío mes de diciembre, pero, en fin, todo es cuestión de gustos… Yo me guardo algunas palabras curiosas en la manga, para más adelante, ¿y vosotros?: ¿conocéis alguna palabra interesante formada con –teca?, ¿se os ocurre algún compuesto expresivo con este elemento? El espacio para los comentarios, como sabéis, está más abajo…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Guía para “inmigrantes digitales” (II): navegación y etiquetas

Navegación, bitácora, suscripción… El universo léxico de los blogs presenta una rara fusión de náutica y periodismo que lo hace muy interesante; sin embargo, hoy no podemos detenernos en la magia del léxico, porque vamos a aprender algo más sobre cómo movernos (cómo “navegar”) por un blog. Si la primera parte de la guía sirvió a algunos para soltar amarras, ahora os invito a saltar conmigo las olas de MorFlog, para seleccionar y agrupar la información que os interese. 

Cuando el autor publica una entrada, añade al final una o varias palabras con las que esta puede ser identificada y que servirán para agruparla con otras del mismo tipo: son las etiquetas.

Como veis en la imagen que acompaña estas líneas, podéis encontrarlas al final de cada artículo (debajo de “Publicado por…”). Por supuesto, el grupo de palabras significativas en un blog lo decide el autor, de acuerdo con los puntos de interés de la publicación. En MorFlog, como en muchos otros, las etiquetas se repiten en una franja lateral en forma de lista temática: si vamos a la parte derecha de la ventana, encontraremos una serie de contenidos bajo el epígrafe ETIQUETAS (destacado en la imagen). La imagen que asocio a una lista de etiquetas en un blog es la de un índice temático en un libro tradicional, pero este es dinámicono estático, porque con la publicación de cada entrada se va re-construyendo. Es una de las ventajas (e inconvenientes) de publicar un blog: los temas de interés se van dilatando y las redes con que se tejen las entradas van siendo cada vez más tupidas, por eso se hace necesaria una lista temática…

Si pinchamos en “Morfología”, por ejemplo, aparecerán en pantalla (siempre más arriba lo más reciente, recordadlo) todas aquellas publicaciones que yo, como autora, haya “etiquetado” con ese nombre; así podréis leer de nuevo, ya agrupadas, todas las entradas sobre temas relacionados con “Morfología”. Si después queréis restringir la búsqueda a aquellas que traten sobre adverbios, pincháis en la etiqueta “adverbio” y se presentará la nueva selección, lista para la lectura.

Cobra así sentido la metáfora de las olas, ¿verdad? Y podemos imaginar a los nativos digitales como expertos surfistas…

¡Ah! Olvidaba conectar el tema de hoy con las áreas de interés de MorFlog. En la lengua, como en un blog, es importantísimo acertar con el “etiquetado”: no es lo mismo hablar de sufijo verbalizador que de derivación deverbal, por ejemplo, y tampoco se puede poner el cartel de simple evolución a cualquier cambio fonético: para saltar bien las olas, habrá que hablar de sonorización, diptongación, etc. Y con exámenes en el horizonte, nada mejor que una buena lista en la que no hayamos dejado una sola etiqueta sin revisar…

[Para ir a la primera parte de la Guía para “inmigrantes digitales”, pincha aquí]

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Sobre el término “erradicación”: historia y morfología

25 de noviembre, Día Internacional para la Erradicación de la Violencia de Género. Hoy, sin tiempo para preparar nada muy eleborado, pero con el deseo de aportar algo a este día especial, me siento a escribir una breve entrada sobre el término erradicación. Y lo hago desde dos puntos de vista que a veces chocan y otras son muy ilustrativos: etimología y segmentación morfológica.

Erradicación es un cultismo apenas utilizado en español hasta bien entrado el s. XX. El CORDE lo documenta por primera vez en el s. XVI, en un tratado técnico: 

Mas quítase y retifícase este daño si se pone en infusión de azeyte de almendras dulces y en el çumo de la acetosidad de la cidra. & después, en çumo de regaliza euacua flema viscosa, gruessa, de los lugares profundos, mundifica las vacuidades de las junturas de los humores gruessos de erradicación difíciles & no ay cosa que le parezca en esto (1515, A. Rodríguez de Tudela, Traducción del compendio de boticarios)

Sobre las vías de transmisión del léxico latino y las condiciones en que se desarrollan los cultimos, os remito a la entrada publicada hace unos días en MorFlog; está claro que erradicación es un término introducido tardíamente en español y de uso preferente por vía escrita. Respecto a la evolución fonética del término, reflejo de su carácter culto, podemos destacar la conservación de la oclusiva sonora intervocálica /d/, la falta de sonorización en la oclusiva sorda intervocálica /k/ y la “paralización” de la acción del grupo /tj/, donde la yod no se ha dejado absorber por la palatal que precedió a la actual fricativa /θ/.

Respecto a la segmentación morfológica, erradicación presenta:

a) el lexema –radic-, alomorfo culto del patrimonial –raig– (el que aparece en arraigar), que con otra variante tenemos también en el sustantivo raíz (otro día nos detendremos en los motivos que explican la existencia de estos alomorfos);

b) un prefijo e-, variante de ex-, que se utilizaba ya en latín para aportar el significado de `separación´ (como en ex-traer, por ejemplo);

c) una vocal temática –a-, que sirve para flexionar el verbo por la primera conjugación;

d) un sufijo –ción, formador de sustantivos sobre base verbal (sustantivos deverbales, como sabéis); y

e) morfo cero de plural.

De acuerdo con su significado etimológico y su segmentación, erradicación es una palabra que sirve para expresar la `acción de arrancar de raíz´. Y hoy, el deseo de MorFlog es que podamos efectivamente erradicar, extirpar, arrancar de raíz la violencia de género. Que se alejen de nuestra sociedad esos nubarrones.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Acronimia, expresividad y "nombres 10"

La acronimia es uno de los procesos de creación léxica que llamamos asistemáticos, porque los acrónimos no siguen unas reglas establecidas como las que regulan los procesos de derivación o composición. En la acronimia, para formar un término nuevo se unen letras o sílabas de varias palabras con total libertad: una o varias letras, dos o más palabras, en desigual proporción… Sí, aunque parezca mentira, la lengua puede ser así de anárquica, y por eso precisamente –creo yo- este es uno de los procedimientos preferidos para poner nombre a cosas y personas cuando podemos elegir. Acrónimos son nombres propios como Maena o Malena (de María Elena) y marcas comerciales como Puleva (pura leche de vaca) o Banesto (Banco Español de Crédito), por citar solo algunos ejemplos.

Sin embargo, también reciben del nombre de acrónimos las siglas que tienen una lectura silábica, no deletreada (como ovni) o, en general, las que se forman a partir de la lexicalización de siglas (lexicalización significa aquí simplemente `conversión de algo en una palabra´), que pasan normalmente a escribirse con minúsculas (sida, cedé…). Un ejemplo muy chocante es el sustantivo cederrón, a partir de CD-Rom. Ya sé que vais a ir al diccionario inmediatamente, pero os adelanto que esta palabra está admitida, y que su plural es cederrones (lo podéis consultar en el DRAE o en el DPD); por cierto, todavía recuerdo el susto cuando lo vi escrito por primera vez en la prensa; y sí, yo también fui a consultar si aquello era un error…

Existe, como vemos, cierta polémica sobre el propio concepto de acrónimo, pero se tiende cada vez más a emplearlo en un sentido amplio, que abarca todos esos casos ciertamente caprichosos que hemos visto aquí. Ahora bien, lo que es indiscutible es el alto grado de expresividad que pueden llegar a tener siglas y acrónimos; así, cuando el término creado debe tener cierta “garra”, cuando se quiere que sea representativo o que evoque ciertas realidades que para el creador son importantes, se buscan “productos” (= nuevas palabras) que tengan resonancias familiares para los hablantes, es decir, algo que los lleve a asociar ese nombre con lo que el creador busca destacar (por ejemplo, AVE se asocia a vuelo, evoca `velocidad´); por esa misma razón se evita que los resultados sean ridículos o malsonantes.

Ignoro si los departamentos de publicidad contratan lingüistas expertos en creación léxica, pero deberían hacerlo, porque la fuerza de un nombre depende del acierto en su elección, y la acronimia es el procedimiento perfecto para canalizar la expresividad que se busca en un nombre nuevo. Y así, paso a paso, os he conducido al punto que me interesaba. Esta es la 10.ª entrada en MorFlog, que tiene un “nombre 10”. En la primera entrada (Los porqués de MorFlog), os explicaba las posibles interpretaciones del nombre de este blog y lo que quería expresar con ellas. En muy poco tiempo he llegado a identificarme con este acrónimo, que ha resultado ser sonoro, expresivo y perfecto, y por eso quiero dedicar esta entrada a mi hija, que me ayudó a encontrarlo: ¡gracias, Elena!

Varias sugerencias para los comentarios: ¿qué pasa cuando estas construcciones tan anárquicas tienen que integrarse en el sistema de la lengua?, ¿problemas para la formación del plural?, ¿posiblidad de crear derivados? Esto es una invitación a participar, ya sabéis… Por cierto, ¿seguís MorFlog en Twitter?: lo digo porque allí hemos hablado hace poco de oenegés

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Las vías de transmisión del léxico: por qué eleCToral y no *eleCHoral

Hoy es día de elecciones en España. Prometí hablar de alomorfia a propósito de los morfemas léxicos elec– y eleg-, pero, como aquí puedo elegir, voy a detenerme antes en un juego que puede ser más interesante para los estudiantes de Historia de la lengua: la reflexión sobre las diferentes vías de transmisión del léxico latino al español, y en concreto sobre lo ocurrido con los términos electoral o elector.

La mayor parte del léxico de origen latino se compone de lo que llamamos voces patrimoniales o populares; esto quiere decir que llegaron al español en la época de orígenes y que evolucionaron de acuerdo (más o menos) a lo que conocemos como leyes generales de evolución fonética. Dicho de otro modo, estas palabras evolucionaron como se esperaba de ellas (así, FILIUM > hijo, OCULUM > ojo o FACTUM > hecho, por poner algunos ejemplos en los que este cambio es bastante evidente). Esta sería la vía de transmisión popular.

Ahora bien, existen palabras en las que no se ha cumplido esa evolución esperable: el grupo consonántico /kt/ latino (o CT) no se ha convertido en ch en electoral y elector (no tenemos *elechoral ni *elechor). ¿Por qué en estos casos se ha conservado un parecido mayor con la forma latina original?: porque su vía de transmisión ha sido culta. Pero esa vía especial que algunas palabras dejan entrever de forma tan simple en su evolución externa esconde una realidad muy compleja, ya que podemos atribuir la mayor fidelidad a la forma latina a distintas causas:

a) esas palabras pudieron ser términos antiguos habituales en contextos formales, como un entorno eclesiástico o notarial, por ejemplo; no resulta difícil hacerse a la idea de cómo pudo influir el contexto si pensamos en la pronunciación más “ortodoxa” que empleamos en una conferencia pública, o en el énfasis que puede imprimir un sacerdote en una homilía;

b) otras palabras pudieron ser empleadas en un canal preferentemente escrito, lejos de la oralidad cotidiana;

c) otros términos llegaron al español tardíamente, respondiendo a necesidades léxicas de la lengua que crecía, y las tendencias fonéticas ya habían “actuado” en español; esta es la vía de entrada de numerosos tecnicismos a partir del s. XIII, especialmente en determinadas épocas;

d) finalmente (aunque esta lista no pretende ser exhaustiva), en algunas palabras se ha repuesto una forma más cercana a la latina debido al prestigio de esta lengua de cultura (así tenemos hoy los grupos cultos de digno o de doctor, aunque algún día se usaron dino o dotor); dicho de otro modo, estas voces son el reflejo de una imposición que hoy llamaríamos “normativa” (término que no podemos emplear antes de que se creara la RAE).

Una rápida consulta al CORDE nos permite reconstruir la entrada en nuestra lengua de los términos que comentábamos al principio. Encontramos el sustantivo elector en el s. XIII, en un texto de Berceo (El bon omne […] quísolo Dios que fuesse electo en abad; el elector en ello non erró de verdad); Berceo fue clérigo y notario en el s. XIII, como sabéis, y responsable de la introducción de muchos cultismos en español. Elector lo emplean después Hernando del Pulgar (s. XV) y Luis de Góngora (s. XVII), pero las documentaciones no serán frecuentes hasta el s. XVIII, época de la Ilustración. Por su parte, el adjetivo electoral no lo encontramos en español hasta el s. XVIII (siempre según los datos del CORDE); en Feijoo (ensayista e ilustrado del s. XVIII) leemos: El orden electoral no tuvo forma estable y permanente hasta que se fixó por la Bula de oro

No, no voy a descubriros toda la historia de estas palabras, porque espero que después de leer esta entrada, además de entender por qué decimos electoral y no *elechoral, os tiente la idea de entrar al CORDE y buscar testimonios de ellas en la historia del español. Y si alguien quiere reflexionar más sobre este tema, le ofrezco en este enlace un artículo sobre el concepto de cultismo que escribí hace tiempo. Sobre la evolución regular del grupo /kt/ volveremos otro día, y sobre la alomorfia también. Ahora toca seguir con la jornada electoral.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts