Joyas en red para estudiar el paso del tiempo

Mi experiencia “bibliotecaria” de este mes, de la que os hablaba en la entrada anterior, no se ha limitado a los espacios físicos, como os voy a contar hoy. Harta de manipular mis viejas fotocopias de obras que hoy son poco accesibles, durante el puente de diciembre he alternado las visitas a la biblioteca con la búsqueda de fondos antiguos en la red. Así he tenido la suerte de tropezar con verdaderas joyas, que no tienen el olor característico de las viejas bibliotecas (entre ellas, un recuerdo especial para la del CSIC en Medinaceli…), pero ofrecen otras ventajas. Os presento una de estas joyas en red que dan título a la entrada de hoy: las Etimologías de Meyer-Lübke (Romanisches Etymologisches Wörterbuch), en la edición de 1911: pinchad aquí y podréis casi tocarla.

Se trata de una obra esencial para hispanistas y romanistas en general, de consulta obligada para cualquier estudio léxico en diacronía. Como veis en el enlace, ofrece un escaneado estupendo y una operabilidad poco frecuente; además, la visita es gratuita y no falta ninguna página… ¡increíble!

Para comprobar lo que he llamado “operabilidad”, voy a mostraros qué fácil es enlazar con un lema determinado, sin perder tiempo en la búsqueda y sin necesidad de ser muy hábil con los recursos electrónicos. Voy a mostrarlo con dos ejemplos, esta vez dedicados a mis alumnos de Historia de la lengua, a quienes he propuesto que explicaran en los foros la evolución de las palabras latinas HERI y HODIE. HERI está en la p. 303, es el lema 4115 y lo podéis ver aquí. HODIE está en la p. 307, es el lema 4163 y lo encontraréis aquí. A partir de su etimología podemos explicar su evolución.

Empezamos con HERI: a) vocal final: las formas romances parten de HERE, derivada de HERI, con /-i/ breve, no larga (estas formas alternaban ya en latín); lo sabemos porque la vocal final no inflexiona la /e/ de la sílaba tónica y sufre apócope sin dejar marca alguna; b) así, la /e/ breve (abierta) tónica diptonga normalmente en /ie/; c) la semiconsonante, convertida en margen silábico, palataliza y da como resultado el medieval yer; d) como las palabras monosilábicas son muy inestables en la lengua, este adverbio recibe en español el “refuerzo” de una preposición (a-) y de ahí el español moderno ayer. Frente a ellos, comparad el italiano ieri o el francés hier, sin refuerzo inicial.

Respecto a HODIE, su evolución está en gran medida condicionada por el cambio en su estructura silábica; tres sílabas en latín, en principio: HO-DI-E, que pronto debieron de transformarse en dos: HO-DIE, debido a la actuación de la tendencia antihiática, que produjo una auténtica revolución en las lenguas romances y de la que hay ya pruebas en latín vulgar (condenas en el Appendix Probi, grafías en inscripciones y grafitos…); b) se forma así una yod que actúa sobre la consonante dental, palatalizándola (DY > y); c) esta yod inflexiona la vocal tónica (la /o/ abierta) impidiendo su diptongación; d) finalmente, la apócope nos roba, una vez más, la /-e/ final, y el resultado es hoy (que en castellano antiguo podemos encontrar con las grafías oy e incluso oi). En este caso no tenemos refuerzo en el español hoy ni en el italiano oggi, pero sí en francés: aujourd’hui, literalmente ‘en el día de hoy’.

¿Qué pasó con el latín CRAS? Si os animáis a buscar en la edición virtual de las Etimologías que habéis manejado, veréis que apenas hay restos en las lenguas romances, porque en casi todas ellas dejó paso a derivados del lat. MANE, que significaba ‘por la mañana’. En español medieval fue cras, pero perdió vigencia bruscamente después del s. XV hasta terminar desapareciendo. ¿Conocíais esta palabra, cras? Otro día volveré con el origen y la explicación de mañana; ahora os dejo con un refrán, versión medieval del actual “Hoy por mí, mañana por ti”:

Por mañana diré cras, pues me da licencia el refranejo que dize: “Oy por mí y cras por ti” (1535, Juan de Valdés, Diálogo de la lengua)

Quizá ese carácter sentencioso influyó en la pérdida de cras. Seguiremos en otra ocasión con la pugna entre los adverbios cras y mañana, pero de momento, aplicado a este fin de año, podemos terminar con la versión medieval de nuestro “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”:

Lo que oy puedes fazer non lo pospongas para cras (c. 1285, Libro de los cien capítulos)

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Guía para “inmigrantes digitales” (II): navegación y etiquetas

Navegación, bitácora, suscripción… El universo léxico de los blogs presenta una rara fusión de náutica y periodismo que lo hace muy interesante; sin embargo, hoy no podemos detenernos en la magia del léxico, porque vamos a aprender algo más sobre cómo movernos (cómo “navegar”) por un blog. Si la primera parte de la guía sirvió a algunos para soltar amarras, ahora os invito a saltar conmigo las olas de MorFlog, para seleccionar y agrupar la información que os interese. 

Cuando el autor publica una entrada, añade al final una o varias palabras con las que esta puede ser identificada y que servirán para agruparla con otras del mismo tipo: son las etiquetas.

Como veis en la imagen que acompaña estas líneas, podéis encontrarlas al final de cada artículo (debajo de “Publicado por…”). Por supuesto, el grupo de palabras significativas en un blog lo decide el autor, de acuerdo con los puntos de interés de la publicación. En MorFlog, como en muchos otros, las etiquetas se repiten en una franja lateral en forma de lista temática: si vamos a la parte derecha de la ventana, encontraremos una serie de contenidos bajo el epígrafe ETIQUETAS (destacado en la imagen). La imagen que asocio a una lista de etiquetas en un blog es la de un índice temático en un libro tradicional, pero este es dinámicono estático, porque con la publicación de cada entrada se va re-construyendo. Es una de las ventajas (e inconvenientes) de publicar un blog: los temas de interés se van dilatando y las redes con que se tejen las entradas van siendo cada vez más tupidas, por eso se hace necesaria una lista temática…

Si pinchamos en “Morfología”, por ejemplo, aparecerán en pantalla (siempre más arriba lo más reciente, recordadlo) todas aquellas publicaciones que yo, como autora, haya “etiquetado” con ese nombre; así podréis leer de nuevo, ya agrupadas, todas las entradas sobre temas relacionados con “Morfología”. Si después queréis restringir la búsqueda a aquellas que traten sobre adverbios, pincháis en la etiqueta “adverbio” y se presentará la nueva selección, lista para la lectura.

Cobra así sentido la metáfora de las olas, ¿verdad? Y podemos imaginar a los nativos digitales como expertos surfistas…

¡Ah! Olvidaba conectar el tema de hoy con las áreas de interés de MorFlog. En la lengua, como en un blog, es importantísimo acertar con el “etiquetado”: no es lo mismo hablar de sufijo verbalizador que de derivación deverbal, por ejemplo, y tampoco se puede poner el cartel de simple evolución a cualquier cambio fonético: para saltar bien las olas, habrá que hablar de sonorización, diptongación, etc. Y con exámenes en el horizonte, nada mejor que una buena lista en la que no hayamos dejado una sola etiqueta sin revisar…

[Para ir a la primera parte de la Guía para “inmigrantes digitales”, pincha aquí]

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Sobre el término “erradicación”: historia y morfología

25 de noviembre, Día Internacional para la Erradicación de la Violencia de Género. Hoy, sin tiempo para preparar nada muy eleborado, pero con el deseo de aportar algo a este día especial, me siento a escribir una breve entrada sobre el término erradicación. Y lo hago desde dos puntos de vista que a veces chocan y otras son muy ilustrativos: etimología y segmentación morfológica.

Erradicación es un cultismo apenas utilizado en español hasta bien entrado el s. XX. El CORDE lo documenta por primera vez en el s. XVI, en un tratado técnico: 

Mas quítase y retifícase este daño si se pone en infusión de azeyte de almendras dulces y en el çumo de la acetosidad de la cidra. & después, en çumo de regaliza euacua flema viscosa, gruessa, de los lugares profundos, mundifica las vacuidades de las junturas de los humores gruessos de erradicación difíciles & no ay cosa que le parezca en esto (1515, A. Rodríguez de Tudela, Traducción del compendio de boticarios)

Sobre las vías de transmisión del léxico latino y las condiciones en que se desarrollan los cultimos, os remito a la entrada publicada hace unos días en MorFlog; está claro que erradicación es un término introducido tardíamente en español y de uso preferente por vía escrita. Respecto a la evolución fonética del término, reflejo de su carácter culto, podemos destacar la conservación de la oclusiva sonora intervocálica /d/, la falta de sonorización en la oclusiva sorda intervocálica /k/ y la “paralización” de la acción del grupo /tj/, donde la yod no se ha dejado absorber por la palatal que precedió a la actual fricativa /θ/.

Respecto a la segmentación morfológica, erradicación presenta:

a) el lexema –radic-, alomorfo culto del patrimonial –raig– (el que aparece en arraigar), que con otra variante tenemos también en el sustantivo raíz (otro día nos detendremos en los motivos que explican la existencia de estos alomorfos);

b) un prefijo e-, variante de ex-, que se utilizaba ya en latín para aportar el significado de `separación´ (como en ex-traer, por ejemplo);

c) una vocal temática –a-, que sirve para flexionar el verbo por la primera conjugación;

d) un sufijo –ción, formador de sustantivos sobre base verbal (sustantivos deverbales, como sabéis); y

e) morfo cero de plural.

De acuerdo con su significado etimológico y su segmentación, erradicación es una palabra que sirve para expresar la `acción de arrancar de raíz´. Y hoy, el deseo de MorFlog es que podamos efectivamente erradicar, extirpar, arrancar de raíz la violencia de género. Que se alejen de nuestra sociedad esos nubarrones.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Las vías de transmisión del léxico: por qué eleCToral y no *eleCHoral

Hoy es día de elecciones en España. Prometí hablar de alomorfia a propósito de los morfemas léxicos elec– y eleg-, pero, como aquí puedo elegir, voy a detenerme antes en un juego que puede ser más interesante para los estudiantes de Historia de la lengua: la reflexión sobre las diferentes vías de transmisión del léxico latino al español, y en concreto sobre lo ocurrido con los términos electoral o elector.

La mayor parte del léxico de origen latino se compone de lo que llamamos voces patrimoniales o populares; esto quiere decir que llegaron al español en la época de orígenes y que evolucionaron de acuerdo (más o menos) a lo que conocemos como leyes generales de evolución fonética. Dicho de otro modo, estas palabras evolucionaron como se esperaba de ellas (así, FILIUM > hijo, OCULUM > ojo o FACTUM > hecho, por poner algunos ejemplos en los que este cambio es bastante evidente). Esta sería la vía de transmisión popular.

Ahora bien, existen palabras en las que no se ha cumplido esa evolución esperable: el grupo consonántico /kt/ latino (o CT) no se ha convertido en ch en electoral y elector (no tenemos *elechoral ni *elechor). ¿Por qué en estos casos se ha conservado un parecido mayor con la forma latina original?: porque su vía de transmisión ha sido culta. Pero esa vía especial que algunas palabras dejan entrever de forma tan simple en su evolución externa esconde una realidad muy compleja, ya que podemos atribuir la mayor fidelidad a la forma latina a distintas causas:

a) esas palabras pudieron ser términos antiguos habituales en contextos formales, como un entorno eclesiástico o notarial, por ejemplo; no resulta difícil hacerse a la idea de cómo pudo influir el contexto si pensamos en la pronunciación más “ortodoxa” que empleamos en una conferencia pública, o en el énfasis que puede imprimir un sacerdote en una homilía;

b) otras palabras pudieron ser empleadas en un canal preferentemente escrito, lejos de la oralidad cotidiana;

c) otros términos llegaron al español tardíamente, respondiendo a necesidades léxicas de la lengua que crecía, y las tendencias fonéticas ya habían “actuado” en español; esta es la vía de entrada de numerosos tecnicismos a partir del s. XIII, especialmente en determinadas épocas;

d) finalmente (aunque esta lista no pretende ser exhaustiva), en algunas palabras se ha repuesto una forma más cercana a la latina debido al prestigio de esta lengua de cultura (así tenemos hoy los grupos cultos de digno o de doctor, aunque algún día se usaron dino o dotor); dicho de otro modo, estas voces son el reflejo de una imposición que hoy llamaríamos “normativa” (término que no podemos emplear antes de que se creara la RAE).

Una rápida consulta al CORDE nos permite reconstruir la entrada en nuestra lengua de los términos que comentábamos al principio. Encontramos el sustantivo elector en el s. XIII, en un texto de Berceo (El bon omne […] quísolo Dios que fuesse electo en abad; el elector en ello non erró de verdad); Berceo fue clérigo y notario en el s. XIII, como sabéis, y responsable de la introducción de muchos cultismos en español. Elector lo emplean después Hernando del Pulgar (s. XV) y Luis de Góngora (s. XVII), pero las documentaciones no serán frecuentes hasta el s. XVIII, época de la Ilustración. Por su parte, el adjetivo electoral no lo encontramos en español hasta el s. XVIII (siempre según los datos del CORDE); en Feijoo (ensayista e ilustrado del s. XVIII) leemos: El orden electoral no tuvo forma estable y permanente hasta que se fixó por la Bula de oro

No, no voy a descubriros toda la historia de estas palabras, porque espero que después de leer esta entrada, además de entender por qué decimos electoral y no *elechoral, os tiente la idea de entrar al CORDE y buscar testimonios de ellas en la historia del español. Y si alguien quiere reflexionar más sobre este tema, le ofrezco en este enlace un artículo sobre el concepto de cultismo que escribí hace tiempo. Sobre la evolución regular del grupo /kt/ volveremos otro día, y sobre la alomorfia también. Ahora toca seguir con la jornada electoral.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

La palatalización de otoño

Es otoño. Los árboles amarillean mientras pienso en la palabra otoño y en su consonante palatal. ¿Qué es la palatalización? ¿De dónde viene esa grafía ñ tan nuestra? ¿Qué ha pasado en este otoño con cursiva?

El latín no poseía una consonate nasal palatal, pero las lenguas romances sí, aunque la grafía no es la misma en todas ellas (idéntica pronunciación que nuestro español tienen fr. espagnol, cat. espanyol, it. spagnolo, port. espanhol…). El proceso que ha tenido lugar recibe el nombre de palatalización y no es otra cosa que la conversión en palatal de una consonante que no lo era. En nuestra lengua, esa grafía ñ tan exclusiva, tan reivindicada como símbolo propio, representa a un fonema consonántico nasal palatal que tiene diversos orígenes:

a) La ñ puede ser fruto de la acción de una yod sobre la nasal precedente (grupo NY); en este caso, una semivocal palatal (la [i] de un diptongo) actúa sobre la nasal anterior, “arrastrando” el lugar de articulación de esta hacia el paladar. Es lo que sucede, por ejemplo, en la evolución de lat. SENIOREM > esp. señor, donde la [i] del diptongo palataliza la [n] anterior (una consonante nasal alveolar) convirtiéndola en una consonante nasal palatal. Y la semivocal desaparece, después de dejar su sello (el carácter palatal) en la nasal resultante (recuerdo, por cierto, lo críptica que me parecía la expresión “embebida en la nasal palatal”…).

b) La ñ también puede proceder de un grupo de consonante velar en posición implosiva + consonante nasal alveolar (grupo GN), como sucede, por ejemplo, en LIGNA > leña. El proceso aquí es un poco más complejo: la velar implosiva [g] debió de fricatizar (algo que deducimos de los resultados de otros grupos de estructura similar con velares implosivas) y posteriormente adelantar su lugar de articulación hacia el paladar; allí habría actuado igual que la yod en el caso anterior, retrasando el lugar de articulación de la nasal desde los alveolos al paladar: en otras palabras, convirtiendo la nasal alveolar [n] en la nasal palatal [ñ] (¡Qué difícil reflejarlo aquí con la limitación de las fuentes! Prometo intentar buscar una solución mejor en el futuro).

c) Por último, la ñ puede ser el resultado de la evolución de un grupo de geminadas nasales latinas (NN), al que se asimiló también el grupo MN. Aquí, el responsable de la palatalización habría sido el “refuerzo articulatorio” (en otras palabras, el esfuerzo que deben realizar los órganos articulatorios para pronunciar el grupo consonántico).

En las imágenes que acompañan estas líneas podéis comparar la diferencia entre el lugar de articulación de la n (alveolos) y de la ñ (paladar). Están confeccionadas a partir de una página de la U. de Iowa, muy muy recomendable para los que tienen que estudiar Fonética y Fonología (sincrónicas), o para los que necesitan entender, en Fonética histórica, por qué se producen determinados cambios. En nuestro caso, nos sirve para ilustrar la palatalización. Os guiaré hasta el enlace si pincháis aquí y luego seleccionáis la pestaña de las nasales.

Y no creáis que he olvidado poner un ejemplo del último apartado: es lo que sucede en la evolución de lat. AUTUMNUM > esp. otoño. Naturalmente, lo he dejado para el final porque esto me permite volver al principio de esta entrada, para animaros a disfrutar de los colores otoñales (con ñ, consonante nasal palatal) en las hojas de los árboles…

Y como las entradas de un blog no deben ser largas, no entro a comentar los indicios de posibles palatalizaciones ya en latín vulgar…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

El latín del siglo XXI. HOMINI EMERITO

Es un hecho excepcional que la palabra latín se repita, como ocurría ayer, en los titulares de varios periódicos nacionales (podéis verlo en El País: «El latín recupera su sillón en la RAE» o en El Mundo: «Juan Gil reivindica `el latín del siglo XXI´ en su discurso de ingreso en la RAE»). En Twitter, múltiples tuits picoteaban la nube con la palabra latinista.

Que el latín es la base de nuestra lengua no es una novedad para nadie, pero quizá os interese conocer algún testimonio de que realmente sigue vivo ahora, en el español del siglo XXI. Por eso traigo hoy aquí, para celebrar la presencia del latín en la RAE, una muestra de la pervivencia del sistema casual latino en español. En la imagen que acompaña estas líneas tenéis una camiseta diseñada en 2011, con la leyenda

H.E. ARTS, MUSICA ET SCIENTIA. HOMINI EMERITO

Se trata de una prenda de la colección de hombre de la cadena Mango, llamada Mango H.E. La gente pronuncia /maNgoxí/, como si fuera el pronombre inglés he, pero no, no es inglés, sino una estupenda prueba de que la declinación latina sigue viva:    H. E. son las siglas de HOMINI EMERITO, así, con ese dativo en teoría perdido. El resto, como veis, han pretendido ponerlo en latín, aunque no se entiende bien la T de ARTS (¿ultracorrección, influencia de otras lenguas o simple error?); suponiendo que reconstruimos el latín ARS, la leyenda es bonita: «Arte, música y ciencia para el hombre que destaca». El personaje que han elegido como imagen de la campaña es Gerard Piqué, al que yo no calificaría como HOMO EMERITUS en arte, ciencia o música, aunque hay que reconocer que sí ha hecho méritos para sobresalir en otros campos, lo admito…

Juan Gil, en su discurso de ingreso en la RAE, afirmaba «…lo que se habla hoy en la mayor parte de la vieja piel de toro en que vivimos es, en sus diversas variantes, latín: el latín del siglo XXI»; y a esas palabras respondía Rodríguez Adrados recordando que la lengua española «del latín nació, el latín sigue en ella». Esto es lo que he pretendido ilustrar aquí, comentando la leyenda de la camiseta, que yo propondría cambiar ligeramente para la ocasión:

H.E. ARS, NOBILIS SERMO ET SCIENTIA.
HOMINI EMERITO

Esta entrada es un homenaje al nuevo académico, por supuesto, pero también a la Filología latina, que está en mis raíces, y al latín, que está en los orígenes de nuestra lengua y sigue vivo en ella.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Un hueso sin fracturas: sobre tardísimo

El tema de los superlativos adverbiales infijados tipo lejísimos, que comentábamos en la entrada anterior, ha seguido dando juego en los foros de Morfología. Continuando con ello, un alumno planteaba una nueva cuestión, también interesante: si analizamos el segmento –ísim– como infijo en lej-ísim-os y cerqu-ísim-a, ¿cómo explicar tardísimo?, ¿no debería ser tardísime la forma de este superlativo adverbial? En otras palabras, ¿por qué el adverbio tarde forma su superlativo con vocal final –o y no –e

En primer lugar, hay que aclarar que en los tres adverbios comentados estamos ante el mismo morfema, el que aporta el contenido `superlativo´; la diferencia está en que ahora este afijo ocupa la posición final absoluta, mientras que en los otros casos, como veíamos, se incrustaba en el lexema. En la palabra tardísimo, la segmentación no puede ser otra que tard-ísimo (lexema + sufijo).

Como posible explicación, mi experiencia en diacronía me lleva a pensar que tardísimo puede ser un superlativo analógico de prontísimo; así, sobre el par pronto / tarde se habría creado prontísimo / tardísimo. Otro posible “arrastre analógico” es el que han podido ejercer los finales en –ísimo de otros adverbios (muchísimo, tantísimo…) y el de todos los adjetivos masculinos, especialmente los que sirven de base a los llamados adverbios cortos o adverbios adjetivales (por ejemplo, altísimo en Habla altísimo). En resumen, que son demasiados finales en –ísimo como para que la lengua permita la rareza de un superlativo en –ísime, ¿no creéis? La analogía es una fuerza muy poderosa en las lenguas…

Para terminar, algunos datos curiosos que me ha proporcionado la búsqueda de tardísimo y tardísime en el CORDE (Corpus diacrónico del español) y en el CREA (Corpus de referencia del español actual):

  • el adverbio en grado superlativo tardísimo no está documentado en español hasta mediados del s. XX (los poquitos casos anteriores son superlativos del adjetivo tardo, no del adverbio tarde);
  • tardísimo es más frecuente en Hispanoamérica (donde la analogía actúa con más libertad que en el español peninsular);
  • no está documentado *tardísime en toda la historia del español (o al menos en los textos con que trabaja la RAE).

Los pasos de este camino que hemos recorrido en los foros son una prueba de que la reflexión sobre la lengua es un juego apasionante. La búsqueda de contraejemplos (tan importantes como los ejemplos) y el análisis de las diferencias de uso son dos sanas costumbres para un lingüista. Y la búsqueda de documentaciones en los textos, una sana costumbre para un filólogo… Y vosotros, ¿qué opináis?, ¿os sentís lingüistas o filólogos?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Desterrando algunos prejuicios

Di los primeros pasos en la materia de Historia de la lengua en un aula con tarima de la UCM, donde un profesor de carne y hueso, visible y audible, usaba la pizarra para señalarnos las grafías de los fonemas medievales y su propia voz para mostrarnos la pronunciación. Y seguí aprendiendo después en la Uned, en los tiempos del correo postal y las llamadas telefónicas. Quiero dedicar esta entrada del blog a intentar desterrar algunos prejuicios sobre las posibilidades de nuestro sistema de enseñanza.

Hoy, con las nuevas tecnologías, ya no cabe pensar que la docencia no presencial es muda o ciega, o que no se puede poner al alcance del estudiante lejano casi lo mismo que en un aula convencional. En la Uned tenemos nuestros cursos virtuales, de los que aquí hablaremos a menudo, pero también podemos utilizar otras herramientas más abiertas como este blog. Y los hilos que teje la red de redes nos acercan al conocimiento y también a quien lo imparte.

Voy a poner un ejemplo con una de las primeras obras de nuestra literatura, trayendo aquí la voz y la imagen del español medieval. Si queréis saber cómo se pronunciaba el Cantar de Mío Cid, pinchad aquí y podréis oírlo; si queréis ver el texto, podéis acceder aquí al manuscrito de Per Abbat conservado en la Biblioteca Nacional y pasear por sus folios. Dejamos para otra ocasión el debate sobre si realmente era esta u otra la pronunciación de aquella época, o la forma en que hemos llegado a “reconstruir” estados de lengua pasados, de los que no tenemos sino testimonios escritos… Os animo, como hubiera hecho el juglar, a escuchar la historia del héroe:

Aquis conpieça la gesta de myo Çid el de Biuar. / Tan Ricos son los sos que non saben que se an. / Poblado ha myo Çid el puerto de Alucant, / Dexado a Saragoça & alas tierras duca, / E dexado a Huesca & las tierras de Mont Aluan. / Contra la mar salada conpeço de guerrear; / A orient exe el sol, e tornos a essa part. / Myo Çid gaño a Xerica & a Onda & Almenar, / Tierras de Borriana todas conquistas las ha.

Y después de este viaje virtual a los textos del pasado, me gustaría conocer vuestra opinión: ¿estáis de acuerdo en que ya no se puede hablar de “distancia” en la enseñanza no presencial? ¿He conseguido acercaros un poco a los orígenes del español?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Los porqués de MorFlog

MorFlog es un blog que nace como complemento a mi actividad docente en la Uned, pero también como un medio para compartir breves reflexiones sobre hechos lingüísticos relacionados con la evolución de la lengua y la creación de nuevas palabras. Por eso lo he llamado MorFlog, nombre que es un doble acrónimo (o más bien un acrónimo que admite varias lecturas):

Morf[ología] + [Filo]log[ía]
MorF[o] (`forma´) + [b]log

Además, MorFlog posee dos resonancias personales importantes para mí. Por un lado, me apasiona la forma (griego morphé) de las palabras, su capacidad para cambiar, para formarse y deformarse con el paso del tiempo en boca de los hablantes (y esto enlaza directamente con mi docencia en Morfología de la lengua española y en Historia de la lengua española); por otro lado, flog es, en el correo electrónico, la abreviatura del sitio donde trabajo, la Facultad de Filología de la Uned.

Y así, en el punto de llegada después de un largo viaje, y en el punto de partida de una nueva etapa, abro ahora MorFlog. Un granito de arena en el hueco que la Filología, en mi opinión, merece ocupar dentro del espacio virtual.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts