Últimas palabras arrastradas por el viento

Últimos ecos de las «Palabras que ya no me dices», el concurso organizado por la Biblioteca de la Uned para el Día del Libro…

La percepción de los hablantes sobre la vigencia del léxico, sobre su posible actualidad o modernidad, puede variar mucho, por lo que la lista de palabras propuestas por los participantes en el concurso ha resultado muy heterogénea; podéis comprobarlo en este enlace. Se mezclan en ella voces muy variadas: algunas no pertenecen al léxico general, sino que son propias de lenguajes específicos (bucólicobrocal…); otras sirven para nombrar objetos que ya no se usan, que han desaparecido de nuestras vidas (daguerrotipoenaguasbadilatrébedehuebra…); otras están relacionadas con el mundo rural, y a veces el diccionario las presenta con esa «etiqueta» (cucharrena o alhóndiga, por ejemplo). Entre las que me parecían más interesantes están algunas cuyos referentes mantienen plena vigencia, pero que han sido sustituidas por otras más modernas: así, por ejemplo, mentecato o pinturero, adjetivos que prácticamente se han perdido en la actualidad; son términos de fuerte carga expresiva, precisamente los que más procesos de renovación sufren: uno de los resortes más importantes del cambio lingüístico es la búsqueda de una mayor expresividad, y los adjetivos con que apelamos al interlocutor se desgastan con facilidad, de ahí la necesidad de sustituirlos por otros.

Por otro lado, resulta curioso observar cómo el hablante, al reflexionar sobre sus usos lingüísticos, suele volver la mirada hacia su realidad más cercana; así, en esa lista de palabras sentidas (intuidas) como antiguas, abundan las que están relacionadas con lo más cercano (la casa, la ropa…) o con el mundo de lo censurable (los adjetivos con una connotación peyorativa, como truhán o zascandil).

Entre todas las propuestas por los participantes, he elegido la palabra retahíla, que comparte con la ganadora (gaznápiro) varias características: es una palabra propia del género narrativo, se documenta con cierta frecuencia en el s. XIX, y también ha dado título a una novela, Retahílas, de Carmen Martín Gaite (1974). Sin embargo, su documentación en textos es anterior a la de gaznápiro: según los datos del CORDE, ya hay ejemplos aislados en los siglos XVI y XVII, e incluso un aumento moderado en el s. XVIII, en la obra de escritores ilustrados.  Tomando como base los corpus CORDE y CREA, observamos el siguiente reparto temporal:

Presencia de retahíla en textos

Como podéis ver, no es precisamente una palabra que haya dejado de usarse; en este caso, su carácter culto y la competencia de otros sinónimos más frecuentes han podido influir en que se perciba como una palabra anticuada.

En cuanto a la documentación en lexicografía, el término retahíla ya aparece en la primera obra de la RAE, el Diccionario de autoridades, en el volumen publicado en 1737, con esta explicación acerca de su significado y su etimología: «el conjunto de muchas cosas, que estan ò van sucediendo por su orden. Viene de Retro y Filum, porque estan unos despues de otros. Lat. Series longa rerum». Se pueden ver esta y otras definiciones de diccionarios académicos en la aplicación del NTLLE.

Dejo abierta la búsqueda de retahíla en los recursos del Nuevo Diccionario histórico del español: el corpus (CDH) y la aplicación Mapa de diccionarios. Una advertencia: frente a otras aplicaciones de la RAE, que discriminan tanto mayúsculas / minúsculas como formas acentuadas / formas sin acentuar, los nuevos recursos están adaptados a las reglas del juego habituales en Internet y no exigen una búsqueda múltiple de las formas: basta con escribir en el campo de búsqueda retahila y tendremos los resultados de retahilaretahílaRetahila y Retahíla; en los corpus CORDE y CREA, por el contrario, la aplicación funciona con coincidencia exacta, respetando mayúsculas y acentos.

Si encontráis algo curioso en la historia de retahíla, o algún contexto especialmente interesante, no dejéis de volver a MorFlog para participar en los comentarios…

N. B.: Esta entrada completa la anterior, «De nuevo sobre palabras en el tiempo»; allí se encuentran los enlaces correspondientes al concurso y la noticia de la palabra ganadora.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

De nuevo sobre palabras en el tiempo

23 de abril, Día del Libro. Tradicionalmente, esta es una fecha en que todos los ojos se vuelven hacia la lengua literaria, pero hoy es también un día para recordar la materia prima con que se construyen los libros: las palabras. Y las «Palabras que ya no me dices» son precisamente el tema de una de las actividades que la Biblioteca de la Uned nos ha propuesto este año. Hoy se desvela la palabra ganadora, el adjetivo gaznápiro, y yo os presento aquí su historia, elaborada a partir de los recursos que manejamos habitualmente para reconstruir la vida y andanzas de las palabras en el tiempo.1

gaznápiro, ra. (De or. inc.). adj. Palurdo, simplón, torpe, que se queda embobado con cualquier cosa. U. m. c. s.  (DRAE 2001, 22.ª ed.)

Este adjetivo aparece por primera vez en los textos españoles a mediados del s. XIX; uno de los primeros ejemplos es de la obra La gaviota, un relato costumbrista que abre las puertas a la novela realista española y fue escrito por Cecilia Böhl de Faber, una escritora que se esconde bajo el pseudónimo de Fernán Caballero:

Ve usted, don Silvestre ¡qué zopenco, qué gaznápiro! Mangoneando ha estado en la antecocina, habiendo roto un vaso y derramado el aceite de un rebervero.

Será precisamente en la obra de los naturalistas decimonónicos donde más se documente: Pérez Galdós, José M.ª Pereda… Y es que gaznápiro es, efectivamente, una palabra «de novela», pues es el único género en que se documenta con cierta frecuencia. Solo uno de los ejemplos del CORDE nos lleva a un texto dramático, una comedia de Serafín Álvarez Quintero; todos los demás pertenecen a novelas.

En cuanto a la lexicografía académica, aparece por primera vez en el DRAE en 1843, con el significado de ‘palurdo, simplón, que se queda embobado con cualquier cosa’; en el diccionario de 1869 se intercala en la definición el sinónimo ‘torpe’. En las sucesivas ediciones se destaca su uso preferente como masculino y, de hecho, solo uno de los ejemplos documentados del s. XIX es femenino.

Si estudiamos los datos numéricos, vemos que el adjetivo gaznápiro ha rebajado su frecuencia de uso progresivamente hasta casi desaparecer. Los corpus académicos no recogen ningún ejemplo en el siglo XXI, y su corta historia se refleja en CORDE y CREA con el siguiente reparto temporal:

Presencia de gaznápiro en textos


El aumento de casos documentados en el último cuarto del s. XX puede inducirnos a creer que su uso aumenta en esta época, pero realmente no es así: 5 de los 10 ejemplos pertenecen a la novela que lleva precisamente como título La gaznápira (Andrés Berlanga 1984), lo cual hace aumentar artificialmente la frecuencia del adjetivo, así como la proporción de formas femeninas. En estos años también se documenta por primera vez gaznápiro en el español de América; uno de los textos que aparecen en CREA es este de La casa de los espíritus (Isabel Allende 1982):

Esteban dirigió toda su furia contra ella, la culpó de haber criado a Blanca sin moral, sin religión, sin principios, como una atea libertina, peor aún, sin sentido de clase, porque se podía entender que lo hiciera con alguien bien nacido, pero no con un patán, un gaznápiro, un cerebro caliente, ocioso, bueno para nada.

Si utilizamos la versión en pruebas del Corpus del Nuevo Diccionario Histórico del Español (CDH), uno de los recursos que acaba de publicar en línea la RAE, observamos las siguientes diferencias:

Consulta de gaznápiro en el corpus del NDHE. Captura de pantalla

 a) un número menor de documentaciones (frente a las 64 que sumaban CORDE y CREA, en el CDH encontramos 13 ejemplos); b) una mayor representación del español de América (de 3 ejemplos en CORDE y CREA pasamos a 4 en CDH, un porcentaje mucho más alto sobre el total: novelas de Puerto Rico, Ecuador y Argentina se ven ahora representadas en el corpus); c) el CDH presenta un ejemplo del s. XXI, de 2005. Por otro lado, la palabra gaznápiro sigue documentándose casi exclusivamente en el género narrativo, aunque faltan en el nuevo corpus los textos de la novela realista del s. XIX.

Este breve estudio de la presencia de gaznápiro en textos y diccionarios confirma que es, efectivamente, una de esas “palabras que ya no me dices”… Y es que las palabras, como las modas, a veces se ven arrastradas por el viento y dejan de oírse…

Esta entrada tenía que ser breve, pero me he dejado atrapar –una vez más– por la magia de recuperar  voces  en el tiempo… ¡Que paséis un feliz día entre palabras y libros!

  1. El resultado del concurso, en BiblioUned abierta, el blog de la Biblioteca Central. Otras actividades organizadas con motivo del Día del Libro, en este enlace. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Las palabras en el tiempo: tras las huellas del léxico

Quienes nos dedicamos al estudio de la lengua, y especialmente los diacronistas, compartimos una curiosidad especial por la vitalidad y la evolución de las palabras en el tiempo;1 sin embargo, creo que este interés no es exclusivo de lingüistas o filólogos, sino compartido por una gran parte de los hablantes del idioma. Ser conscientes de la vigencia de determinados términos o expresiones, de su posible entrada o salida del léxico usual en una época determinada, es algo apasionante. Por encima del romántico interés por la etimología de las palabras, lo cierto es que su evolución semántica esconde con frecuencia un gran atractivo.

Huellas del paso del tiempo. Galería de MorFlog en Flickr.

Los instrumentos con que contamos para reconstruir la vida de las voces del idioma son fundalmentalmente dos: los textos (escritos u orales, recogidos habitualmente en corpus y bases de datos) y los diccionarios. En concreto, son los diccionarios históricos los que recogen los usos y modificaciones de las palabras de una lengua;2 hoy quiero presentaros los nuevos recursos del Nuevo diccionario histórico del español (NDHE) que están disponibles en red desde hace unos días, en la página de la Fundación Rafael Lapesa, encargada de su elaboración desde 2005. Todavía no está en funcionamiento la aplicación principal, la del propio diccionario, pero sí se pueden consultar algunos materiales esenciales para su redacción: el Corpus del Nuevo diccionario histórico (CDH), el Fichero general de la Real Academia Española, el Diccionario histórico de la lengua española (1960-1996) y el Mapa de diccionarios. La relación de los recursos, a cuya explicación dedicaré una entrada independiente, se ofrece en la noticia publicada por la propia RAE. Ahora me gustaría recordar aquí brevemente la  historia del (/ de los) diccionario(s) histórico(s) del español: un solo diccionario, si pensamos que la única iniciativa de elaborar un diccionario histórico ha partido de la misma institución, la RAE3 ; varios, si atendemos a las sucesivas etapas en que diferentes equipos, con diferentes medios, han afrontado la difícil tarea de su redacción.  La aventura de la lexicografía histórica del español puede resumirse así :

1914. La Real Academia Española saca a la luz el Plan general para la redacción del Diccionario histórico de la lengua castellana, donde se manifiesta su propósito de redactar un diccionario histórico, abandonando el viejo proyecto de hacer una segunda versión del Diccionario de autoridades. Hasta los años 20, el proyecto no tomó impulso; sus resultados no empezaron a ser visibles hasta la siguiente década.

1933-36. Se publican dos volúmenes del primer Diccionario histórico de la lengua española: en 1933, el correspondiente a la letra A; en 1936, un segundo volumen que abarca la letra B y parte de la C. La guerra civil destruyó materialmente parte del archivo y paralizó el proyecto.

1946. Para continuar el Diccionario histórico, se crea un Seminario de Lexicografía dentro de la Real Academia; se decide entonces comenzar desde el principio, con nuevos materiales y nuevo método.

Portada del primer fascículo del segundo DHE (1960)

1960-66. Producto de este nuevo impulso es el segundo Diccionario histórico de la lengua española, de título idéntico al primero, lo cual ha generado muchas confusiones; podéis ver en la imagen la portada del primer fascículo, que vio la luz en 1960. Entre los nuevos recursos, contamos ahora con una aplicación que permite el acceso al contenido de todos los fascículos publicados entre 1960 y 1996 (a – bajoca).

2005: se crea la Fundación Rafael Lapesa, con el objetivo de elaborar un diccionario histórico diferente, que –ahora sí– recibe el nombre de Nuevo diccionario histórico del español (NDHE); será un diccionario digital, de acceso gratuito a través de la red, y permitirá conocer no solo la evolución en el uso de las palabras, sino también, a través de un sistema de vínculos internos, la compleja red de relaciones que los elementos léxicos establecen a lo largo de la historia de la lengua.

2012: Comienzan a publicarse los recursos utilizados para la elaboración del NDHE. Confiamos en que llegue pronto la esperada aplicación que nos permita comenzar la consulta.

Dejo aquí algunas propuestas para la reflexión (y para los comentarios): ¿os habéis preguntado alguna vez qué pasa con las palabras que ya no se usan?, ¿hacia dónde las arrastra el viento de las modas lingüísticas?, ¿recordáis alguna palabra que antes usarais y ya no?, ¿alguna cuyo significado hayáis aprendido conscientemente? Yo recuerdo especialmente el adjetivo pindio, que aprendí cuando de niña traspasé una frontera de las que tan bien define Lola Pons en una interesante entrada de su blog, una shibboleth; seguramente vivía cerca de una grieta lingüística: nos trasladamos a vivir a un pueblo de calles empinadas y nunca había oído hablar de cuestas pindias hasta entonces… Y ya en época más reciente, la palabra más bonita que he estudiado es, sin duda alguna, el adverbio cras; para mi sorpresa, el DRAE lo recoge todavía en 2001 (en esta entrada  de su 22.ª ed.), aunque con la marca de sanción desus., que acompaña a las palabras cuyo uso es anterior a 1900.4 Os invito a escuchar un resumen de su historia en este enlace a “¿Siempre mañana fue ‘mañana’ en español?”, un podcast que he grabado para RadioUned y Radio5.

Y para terminar con el tema de las palabras en el tiempo,  una convocatoria interesante: la biblioteca de la Uned celebra el día del libro, 23 de abril, con diversas actividades entre las que se encuentra «Palabras que ya no me dices», un concurso para elegir una palabra poco usada en el español de hoy. Entre las que proponen, algunas preciosas: donaire, enagua, zascandil…; también se puede participar proponiendo palabras diferentes, siempre que estén en un diccionario general del español y que puedan considerarse palabras antiguas, poco ususales hoy. Colaboraré con la biblioteca buceando en la historia de la lengua (textos y diccionarios) para reconstruir la vida de la palabra más votada. Animaos y votad por una de ellas, o  proponed una diferente; después podéis dar un paseo por su historia, ayudados por las herramientas de las que solemos hablar en MorFlog… o por los nuevos recursos a los que enlaza esta entrada. Y, sobre todo, espero que disfrutéis con la historia de las palabras arrastradas por el tiempo.

  1. El título de esta entrada es una paráfrasis del que abre el discurso de entrada en la Real Academia de Manuel Seco, en noviembre de 1980: «Las palabras en el tiempo: los diccionarios históricos», cuyo contenido completo puede consultarse aquí y es un referente imprescindible para quien esté interesado en la lexicografía histórica. Espero que mis alumnos del Máster en elaboración de diccionarios y control del léxico español hayan hecho una atenta lectura de este texto.  []
  2. Aunque pueden considerarse complementarios en cierta medida, los diccionarios etimológicos y los históricos tienen objetivos diferentes: los primeros se centran en el origen de las palabras, mientras que los segundos muestran su evolución semántica. []
  3. En su discurso de entrada a la Real Academia (ver nota 1), Manuel Seco afirmaba: «Todo lo que hasta ahora se ha intentado, lo poco que hasta ahora se ha hecho, ha salido de estos muros». []
  4. La abreviatura desus. indica que la palabra no está en uso actualmente, pero sí está documentada entre 1500 y 1900; la abreviatura p. us. indica que la palabra está en vigor después de 1900, pero que ha desaparecido prácticamente en la actualidad. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Género gramatical y sexismo (II): los corsés del femenino

8 de marzo, Día de la mujer trabajadora. Para celebrar esta fecha especial, estoy escribiendo una entrada sobre el femenino en las denominaciones de la actividad profesional y pública de la mujer; de repente, se cruza en el proceso la imagen de un corsé y desbarata los planes y mi discurso ordenado… Es uno de esos casos en que repentinamente un título se ve claro, toma fuerza en el proceso de escritura y transforma el contenido del texto. Cambio de rumbo, abro un nuevo borrador y añado una segunda parte al título: «los corsés del femenino».

Detalle de corsé, 1900-1905. Museo del Traje. CIPE, Madrid (MT091731).

Con la metáfora del corsé, muy expresiva para un día como hoy, quiero centrar el tema y hacer referencia a la limitación voluntaria de la mujer en su autodenominación como trabajadora. Es la cara opuesta a la pretensión de visibilidad forzosa que comentábamos en la entrada anterior de esta serie, Género gramatical y sexismo (I): si allí los hablantes forzaban la lengua para que el femenino estuviera presente, en este caso son las propias mujeres quienes se aferran al uso de un masculino de escaso sentido en la sociedad actual.

La tendencia histórica en la lengua es dotar de diferencia genérica, con una terminación específica, a aquellas palabras que no la tienen y que designan seres sexuados; por ejemplo, españoltraidor o señor carecían de forma femenina en la Edad Media —eran sustantivos comunes en cuanto al género (el / la señor)—, y adoptaron después el morfema flexivo –a que se use preferentemente en la feminización de sustantivos por ser el más característico. Un análisis de las posibilidades morfológicas, sintácticas o léxicas en la creación de nuevos femeninos puede encontrarse en la Nueva gramática de la lengua española (en los apartados 2.5 y especialmente 2.6, referido a la moción de género en los sustantivos de profesiones, títulos y actividades) o en el artículo temático GÉNEROdel Diccionario panhispánico de dudas, que en su apartado 3 se ocupa de la formación de femeninos en este tipo de sustantivos.

Desde el momento en que la mujer se incorpora a determinados puestos dentro del mundo profesional o de la esfera pública, existe una tendencia clara a la formación de femeninos específicos para dar nombre a su actividad, que se realiza siguiendo los modelos formales ya existentes en la lengua (profesor / profesora, obrero / obrera);  sin embargo, se advierten en el uso numerosas dudas y vacilaciones. He analizado este problema en varias ocasiones, y siempre he notado que despertaba gran interés; sin embargo, lo que más me ha llamado la atención es comprobar el rechazo de muchas profesionales a la feminización de los nombres de su profesión: las médicas quieren ser médicos, las notarias quieren ser notarios o las juezas, jueces. Sorprendente, ¿no? Por extraño que resulte, el hecho es que existen condicionantes de tipo pragmático (referidos a la lengua en su contexto, en este caso social) que frenan la evolución de una tendencia natural en la lengua.

Veamos algunos ejemplos. Los dos primeros son muestras de conversación espontánea, ante pregunta dirigida; el tercero procede de una entrevista en la prensa escrita:

«¿Médica? ¡No, eso queda muy feo…! Yo, cuando tengo que decir lo que soy, desde luego digo médico… <…> La médico, sí <…> No, la médico no, yo digo la doctora…» (Mujer universitaria, 44 años)

«Digo la médico porque la médica me parece que es un poco despectivo, como si fuera peor profesionalmente» (Mujer universitaria, 20 años)

«P. ¿Usted es juez o jueza? R. Juez. Y magistrada». (Entrevista a la presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid —feminizado con el morfema –a en la cabecera—, El País, 5 de abril de 2009; mujer universitaria, 45 años)

En el último caso, es posible que la pausa fuerte que la periodista recoge en el texto responda a un momento de reflexión por parte de la entrevistada, que quizá en ese momento se plantea si su respuesta espontánea es «políticamente correcta» y de forma inconsciente busca un sinónimo femenino más natural desde el punto de vista del género, magistrada. Para los anteriores, compárese el uso con el lema médico /-a en DRAE, en las enmiendas previstas para la próxima edición.

El deseo de ver reconocida su valía profesional, por tanto, lleva a algunas mujeres a referirse a sí mismas con un sustantivo masculino, evitando el uso de un femenino ya aceptado. ¿Cuáles son los motivos de este rechazo, de este corsé voluntario en el uso de la lengua? Creo que diversas razones culturales y de prestigio social, por encima de las causas internas del sistema, hacen que estas profesionales se inclinen por esa invisibilidad de que hablábamos antes y no usen femeninos asentados en el uso o sancionados como correctos por la norma académica:

Corsé, 1900-1905. Museo del Traje. CIPE, Madrid (MT091731)

a) la asociación del masculino a una mayor valía profesional (es lo que reflejan opiniones como esta: «No sé, médica me suena a que es peor médico, que no vale tanto, ¿no?»), reflejo evidente de una sociedad machista, sin duda, pero también legítimo deseo de estas mujeres a no ver infravalorada su actividad; este argumento cobra peso si nos fijamos en que la resistencia es más alta en profesiones para las que se requiere una cualificación alta (obrera se admite sin problemas, pero ingeniera no);

b) la asociación del femenino a la mujer del profesional correspondiente, como ha sucedido en determinados entornos (así, médica ‘mujer del médico’ o jueza ‘mujer del juez’), especialmente en comunidades pequeñas y en los nombres que designan cargos militares, por el carácter fuertemente conservador de la institución; por mucho que los diccionarios lo sancionen como uso anacrónico o coloquial, lo cierto es que esta asociación pesa en el momento de autodenominarse, cuando existe el riesgo de ser tomada por ‘la mujer de’;

c) las connotaciones peyorativas de ciertos femeninos (y esto sí que es sexismo puro y duro, en mi opinión); por ejemplo, la palabra sargenta evoca una imagen negativa que además podemos confirmar en la definición objetiva del DRAE, s. v. sargenta (ninguna referencia allí a la profesional que tiene ese cargo en el ejército, como veréis, pero sí una acepción específica para ‘mujer corpulenta, hombruna y de dura condición’); según la Nueva gramática, se llama sargenta a una ‘mujer prepotente y mandona’.

Corsé, 1900-1905. Museo del Traje. CIPE, Madrid (MT091731)

Además de estas razones externas, pesan en el proceso de cambio otras internas, que nacen del propio sistema de la lengua en sus distintos niveles:

d) la dificultad para encontrar modelos en que apoyar creaciones analógicas (es fácil hacer el femenino de un masculino en –o, pero no lo es tanto formar uno específico sobre una palabra terminada en –l o –z como bedel o capataz, porque no es frecuente encontrar pares de masculino en –z vs. femenino en –za);

e) los problemas de homonimia con una ciencia o materia también femenina (expresiones como la física o la química pueden referirse tanto las profesionales como a su campo de estudio o trabajo).

Os dejo con las palabras finales de un artículo de la académica Inés Fernández Ordóñez, «El español y la igualdad real de los sexos»: «es un hecho consustancial a la existencia histórica de las lenguas que los hablantes promuevan innovaciones lingüísticas, con independencia de que esas innovaciones cundan, prosperen y se adopten o no por parte de toda la comunidad lingüística. Están en su derecho». Y yo me/os pregunto: ¿es un deber de los hablantes adecuarse a los cambios que parecen asentarse en la lengua, sin poner freno a la evolución? Un tema complejo, quizá más socio– que –lingüístico.

N. B.: El uso metafórico del término corsé no estaba recogido hasta ahora en el DRAE; el lema será enmendado en este sentido para la próxima edición, como podéis ver aquí.

________________________________________________________________

Créditos de las imágenes: Museo del Traje. Corsé, 1900-1905. CIPE, Madrid. (MT091731). Modelo del mes (septiembre 2008). Agradezco especialmente la autorización para incluir estas imágenes, que han dado plasticidad y un sentido especial al texto sobre los femeninos.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

La reconstrucción de la pronunciación antigua (I)

Mientras preparo una charla sobre Fonética histórica para el Máster en Estudios Fónicos del CSIC, pienso en las preguntas que invariablemente me planteará alguno de los asistentes, y que quizá se haya planteado también algún lector de MorFlog al leer las entradas sobre pronunciación del español antiguo: ¿podemos saber a ciencia cierta cómo sonaba nuestra lengua hace siglos?, ¿cómo podemos reconstruir aquella pronunciación? Los métodos de análisis acústico del habla no permitían entonces obtener espectrogramas como el que aparece bajo estas líneas…

Espectrograma de las secuencias /ái/ y /aí/, obtenido con un espectrógrafo

Hoy contamos con moderna tecnología, como la que podéis ver en la página del Laboratorio de Fonética del CSIC. Existen aparatos que permiten un análisis preciso y científico de los sonidos de una lengua, que habitualmente se realiza con la ayuda de algunos de los instrumentos que aparecen allí: cámaras de grabación insonorizada, grabadoras digitales, mesas de mezclas, micrófonos específicos, un electroglotógrafo como el que veis en la imagen, etc.

Cámara de grabación insonorizada. Laboratorio de fonética (CSIC)

Electroglotógrafo. Laboratorio de fonética (CSIC)



 

 

 

 

Al repasar la lista de estos instrumentos, me llama la atención especialmente la “Máscara de Rothenberg de Glottal Enterprises” y mi curiosidad me lleva a pinchar el enlace, que dirige a la página comercial de la empresa. Allí encuentro algo interesante: el “gancho” para destacar las virtudes del aparato, curiosamente, me permite ilustrar la diferencia entre las técnicas del pasado y las de la actualidad. Sobre la imagen de un fotograma de la película My fair lady (Georges Cukor, 1964), leemos “What Liza needs is the new Consonant Visualizer System from Glottal Enterprises”. Hago avanzar el fragmento de vídeo seleccionado y puedo ver una de las escenas más repetidas de la película My fair lady; en ella, el profesor Higgins (Rex Harrison) enseña a una sorprendidísma Liza (Audrey Hepburn) cómo mejorará su pronunciación con la ayuda de unos extraños aparatos. Tras la demostración del profesor, Liza comprueba, al calor de una llama que se eleva, cuál es la pronunciación correcta de un sonido fricativo (estupenda su cara de incredulidad y sorpresa al principio, cuando está recibiendo instrucciones, ¿no os parece?):

“¿Ves esta llama? Cada vez que pronuncies correctamente la letra j, la llama se agitará; y cuando la pronuncies mal, permanecerá estacionaria. Así sabrás si la dices bien, y pronto tu oído captará la diferencia. Lo verás mejor en el espejo. Ahora, atención…”

Fotogramas de "My fair lady" (Georges Cukor, 1964), con antiguos instrumentos para el análisis de la pronunciación

Los instrumentos del profesor Higgins son simples, como podéis ver en las imágenes y en los vídeos (os dejo los enlaces: en español, a partir de 0:40, y en inglés, a partir de 0:48). Veamos ahora lo que nos ofrece la empresa Glottal Enterprises (lo que, según su publicidad, hubiera necesitado Liza):  un aparato con el que se pueden hacer análisis mucho más precisos que el de la película, donde la fuerza de la fricación se mide por la elevación de la llama. Así, bajo la imagen del fragmento de vídeo seleccionado, un enlace nos lleva a un ejemplo de lo que se puede hacer con su “Consonant Visualizer System”: una imagen donde se reflejan gráficamente las lecturas de la secuencia de la película en el standard English y el Cockney english; es evidente que se puede realizar un análisis mucho más científico de la producción acústica: el PG-20 Subglottal Pressure Extrapolation System, comercializado por esta empresa, supone una revolución con respecto a aquellos métodos del pasado. Una publicidad creativa y efectiva para una moderna tecnología que ciertamente contrasta con el micrófono antiguo, la llama y el espejo giratorio de la película.

Imagen con las diferencias de pronunciación de una fricativa inglesa, obtenida con tecnología de Glottal

¿Qué ocurre con la pronunciación de hace siglos? No tenemos hoy con nosotros a ningún hablante del siglo XV o del siglo XVI, así que no nos queda otro remedio que acudir a testimonios escritos; algo similar a lo que supondría limitarnos hoy en día, para conocer la pronunciación de una lengua, a la transcripción fonética que encontramos entre paréntesis en los diccionarios bilingües, por ejemplo. La pena es que hace siglos ni siquiera existían los alfabetos fonéticos, ni habíamos llegado a ningún acuerdo para usar símbolos fonéticos o para hablar de rasgos distintivos, por lo que habrá que leer entre líneas los testimonios de los gramáticos antiguos…

Pero eso será otro día, porque de otro modo esta sería una entrada demasiado larga. Mientras tanto, os animo a enviarme testimonios gráficos que sirvan para estudiar la pronunciación del español actual. A modo de ejemplo: un cartel con la leyenda “proivido” serviría para documentar dos aspectos de la pronunciación del español moderno: a) que la grafía h no tiene correspondencia fonética y b) que las grafías b y v corresponden a un mismo fonema en español. Pero atención, porque solo valen imágenes captadas por vosotros mismos, sobre las que no pesen derechos de autor.

Cartel en caseta de feria

Yo os adelanto una mía, obtenida hace años en una caseta de feria: el autor del cartel se esmeró en escribir correctamente prohibido, pero después tropezó en la grafía de la palabra apoyarse y la escribió con ll, poniendo de manifiesto una pronunciación yeísta que compartimos muchos hispanohablantes… ¿Podrá esto servirnos para interpretar mejor las grafías del español medieval, si pensamos en los pobres copistas debatiéndose entre la fuerza de la grafía prestigiosa y el reflejo espontáneo de su pronunciación diaria? Seguro que sí…


__________________________________________

A modo de adenda, os dejo algunos datos sobre la charla y el máster de que os hablaba al principio. Se trata de una actividad en el marco del Programa oficial de Posgrado (máster y doctorado) en Estudios fónicos. Este posgrado en fonética y fonología está impulsado por el Laboratorio de Fonética del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CCHHSS –CSIC), y se desarrolla en colaboración con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). En este enlace podéis encontrar la información sobre la charla; aquí, el programa completo del posgrado.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Viejas palabras para nuevos contenidos

Comentábamos hace poco el proceso de composición acronímica por el que había nacido el neologismo electrolinera, resultado de la abreviación y fusión de eléctr[ica] + [gas]olinera. La curiosidad me ha empujado a rastrear la historia del término gasolinera, una palabra antigua si la comparamos con el neologismo electrolinera, pero moderna si pensamos que sirve para dar nombre a un referente que existe hace menos de un siglo. Os ofrezco en esta entrada el resultado de esos pasos tras las documentaciones de este término en la lexicografía y en los textos, así como una breve nota sobre su etimología.

1. Presencia en la lexicografía

La imagen que aparece bajo estas líneas, tomada del Diccionario Manual de la RAE de 1927, es la primera documentación del derivado gasolinera en la lexicografía académica; aparece allí tras el sustantivo que le sirve como base de derivación, gasolina. Estoy segura de que para muchos será una sorpresa –como también lo fue para mí– conocer el primer significado de esta palabra: gasolinera era una  ‘lancha automóvil con motor de gasolina’.

Lemas gasolina y gasolinera en el Diccionario Manual de la RAE, 1927

La acepción ‘depósito de gasolina para la venta al público’ no aparece en los diccionarios académicos hasta el DRAE de 1956. El siguiente cambio significativo se produce en la edición de 1970, que ya recoge también la acepción más generalizada hoy ‘establecimiento donde se vende [gasolina]’.

Lema gasolinera en el Diccionario Usual de la RAE (DRAE), 1956

Lema gasolinera en el Diccionario Usual de la RAE (DRAE), 1970

2. Documentaciones en los textos

Como sabemos, las palabras suelen tener vida en la lengua antes de ser objeto de descripción lexicográfica; he buscado las posibles apariciones de gasolinera en los textos y lo he encontrado en la prensa ya en 1919. En la hemeroteca de ABC aparecen noticias como “El veraneo de la Corte”, donde leemos: “La Reina, en una lancha gasolinera, fué esta mañana a visitar el Sanatorio marítimo de Pedrosa, de cuya institución es presidenta”. Otro día de ese mismo verano de 1919, se da noticia de unos ejercicios de submarinos y se ofrece una foto cuyo pie dice: “El crucero Extremadura, los submarinos y, en primer término, la lancha gasolinera, desde la cual presenció los ejercicios S. M. la Reina”; podéis ver la noticia en este enlace. La mejor imagen que he encontrado de la lancha gasolinera es la que aparece en esta página.

Respecto a su aparición en otro tipo de textos, el CORDE documenta por primera vez el término gasolinera en obras en prosa en torno a 1930:

los viajes de usted, ese peregrinar continuo, ese conocer todos los países y todas las razas […] resulta una gira a la Virgen de Lourdes o un paseo en gasolinera por la bahía de Vigo si lo comparo con las andanzas que pesan sobre mis hombros (1931, Enrique Jardiel Poncela, Pero… ¿hubo alguna vez once mil vírgenes?)

El silbato del barco sonó por tres veces anunciando su entrada en el puerto mejicano de Veracruz. La gasolinera del práctico nos abordaba para guiarnos al muelle de desembarque (1924-42, Rafael Alberti, Prosas encontradas)

No deja de ser sorprendente que una de las primeras documentaciones de este término tan poco poético se recoja precisamente en un poema:

¡Más de prisa, mi remera, / que aquella gasolinera / nos coge la delantera! (1925, Rafael Alberti, La amante. Canciones)

El sentido moderno lo encontramos ya en el corpus CREA en ejemplos como estos:

Habrán llegado allí a la finca de Víctor, me lo figuro todo, se habrán puesto a hablar como si tal cosa, haciéndose los europeos, y eso para mi madre es igual que arrimar una cerilla a una gasolinera (1976, Carmen Martín Gaite, Fragmentos de interior)

El coche estaba parado en una gasolinera y el espectáculo propuesto consistía en un Dieter Rhomberg dialogante con dos jóvenes chicanos encargados del poste de gasolina (1977, Manuel Vázquez Montalbán, La soledad del mánager)

3. Etimología y formación

Sobre la etimología de gasolina, dice Corominas en su Diccionario crítico etimológico que esta palabra se documenta ya en el s. XIX y está formada sobre el lat. oleum ‘aceite’. También la RAE propone en principio esta etimología para gasoleno / gasolina, al menos hasta 1989: de gas y el lat. oleum ‘aceite’ (desde 1989 añade en la indicación etimológica el sufijo: de gas, óleo y –eno); sin embargo, en la 21.ª edición, de 1992, aparece como derivado del fr. gasoline, y vuelve a cambiar la etimología propuesta en la edición más reciente, la de 2001, donde leemos: “Del ingl. gasoline, de gas-ol y -ene”. El Trésor de la langue française informatisé (TLFi, s. v. gazoline) documenta gazolène en 1878 y gazoline en 1890; añade después que en francés es préstamo del inglés gasolene, gasoline (1871) y lo analiza como derivado de gas y el elemento –ol (extraído de benzol), con el sufijo –ène, –ine; en cualquier caso, se trata de una palabra muy poco usada en francés, donde se ha impuesto essence, documentada ya en 1888, según el TLFi,  con el sentido de ‘essence de pétrole’.

En su formación, de acuerdo con este origen, distinguimos dos elementos léxicos: gas– y –ol-, seguidos de un morfema derivativo formador de sustantivos referentes a elementos químicos, que ha fluctuado históricamente en español entre –eno e –ina (gasoleno era el término preferido en principio, como podemos comprobar por las remisiones internas en los diccionarios académicos, pero después –a partir de 1925– se da preferencia a gasolina, quizá por influencia de otras lenguas). Finalmente, sobre gasolina se construye gasolinera, con el sufijo –era, analógico de los nombres de otros tipos de barcos (petrolero, carguero o velero) y con el género femenino propio del sustantivo lancha al que nace vinculado, como hemos visto. El derivado gasolinería, con el sufijo más productivo para nombres de establecimientos comerciales, no está recogido aún en la lexicografía académica, aunque sí se documenta en textos de América (14 ejemplos en CREA, todos de México).

Y, para terminar, una curiosidad: gas es una palabra inventada por un químico flamenco en el s. XVII, inspirada en el lat. chaos y ya la usaban los alquimistas con ese mismo significado, según Corominas. En DRAE (22.ª ed., s. v. gas), leemos: “Palabra inventada por el científico flamenco J. B. van Helmont en el siglo XVII, sobre el lat. chaos”. El Trésor (s. v. gazcorrobora este origen y proporciona un dato más: la grafía g se debe a la pronunciación flamenca de ch-. Interesante, ¿no os parece?

Espero que esta búsqueda haya despertado vuestra curiosidad y que pueda ser el punto de partida para “navegar” vosotros mismos por corpus, bases de datos o buscadores tras la pista de otros términos: ¿os animáis?, ¿tenéis alguna sugerencia?, ¿sabéis si se usa todavía la expresión lancha gasolinera? Sí, ya sé, habrá que esperar a que terminen los exámenes…

________________________________________________________________

N. B.: Los datos sobre diccionarios del español están extraídos de la aplicación del Nuevo Tesoro de la lengua española (NTLLE), una biblioteca digital de diccionarios disponible en red en la página de la RAE y limitada a los diccionarios académicos.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Lingüística al borde del Mediterráneo

Anoche volví de Valencia, donde he asistido estos días al XLI Simposio de la Sociedad Española de Lingüística. Cansada pero contenta, con la cabeza en ebullición: siempre me resulta muy motivador el intercambio de ideas y el contacto personal con colegas de otros lugares, característico de estas reuniones. Ideas nuevas, revolución en las antiguas; amigos nuevos, reencuentro con los antiguos. Os dejo imágenes en la galería de MorFlog en Flickr.

Ha sido un placer participar en la interesante sesión monográfica sobre Gramaticalización, coordinada por Manel Pérez Saldanya. En intensas sesiones de mañana y tarde, debatimos sobre cuestiones polémicas relativas a los procesos de gramaticalización (subjetivización, intersubjetivización, debilitamiento semántico, transcategorización, fijación formal, cancelación de la sintaxis…), a partir de estudios sobre elementos variados: formas verbales, marcadores discursivos de distinto tipo, partículas deverbales…

En mi comunicación («¿Y entonces…? De la referencia deíctica temporal a la marcación discursiva»), analicé la evolución histórica del entonces adverbio temporal (‘en ese tiempo’) o modal (‘en ese caso, de ese modo’) al entonces marcador consecutivo-temporal o consecutivo-hipotético, deteniéndome en algunos contextos-puente y comentando brevemente algunos ejemplos polisémicos, para analizar finalmente su posibilidad de actuar como marcador no conectivo de carácter conclusivo, replicativo o continuativo. Junto a estas líneas, una imagen de mi presentación en Powerpoint, una antigualla frente a las modernas presentaciones en Prezi…: ¡habrá que renovarse!

Me resulta imposible condensar en esta entrada todo lo que se discutió a lo largo de la jornada, así que me limitaré a transmitir algunas apreciaciones. Volví a comprobar la valía de Mar Garachana, Cristina Sánchez y Manel, plasmada en agudos análisis e interesantes intervenciones en el diálogo posterior a cada comunicación. Por lo que se refiere a los “descubrimientos”, me encantó escuchar las propuestas de Renata Enghels y Marlies Jansegers sobre la evolución semántico-pragmática de la expresión lo siento, y la reflexión de Bert Cornillie sobre el carácter peculiar de la gramaticalización y la (inter)subjetivización de los (semi)auxiliares evidenciales parecer y resultar. Renata y Marlies pertenecen a la U. de Gante y Bert a la KU de Lovaina; no conocía a ninguno de los tres, de modo que fue una agradable sorpresa disfrutar de sus intervenciones, brillantemente expuestas y muy sugerentes. Cerró la sesión la intervención de tres investigadores valencianos (Salvador Pons, María Estellés y Pedro Gras), que con su cuidada exposición coral rompieron el tópico del atomismo y demostraron que los estudios parciales pueden –y deben– integrarse en reflexiones más amplias que puedan explicar los casos de “gramaticalizaciones no estándar”. En fin, una jornada agotadora sobre la que todavía tengo que reflexionar mucho.

Junto al debate científico, otro atractivo de estas reuniones es el aspecto humano y social. No quiero personalizar, porque siempre existe el riesgo de olvidar a alguien, pero sí quiero destacar el valor que tienen estos encuentros por la oportunidad de redescubrir a los viejos amigos (viejos solamente en amistad, claro, que no en edad…) y descubrir otros nuevos; y, por supuesto, también hay ausencias que se hacen notar… Una mención especial a Marta Albelda, perfecta anfitriona en Valencia, y a Dorota, una joven lingüista que no tuvo reparos en actuar de eficiente azafata en la sesión del martes. La organización del simposio, en mi opinión, impecable; como tuvimos ocasión de comprobar también en el último Congreso de Lingüística y Filología Románicas, lo cierto es que la Lingüística, al borde del Mediterráneo, está en buenas manos. Y ya que hablamos de mares y congresos, os recuerdo que en septiembre nos espera el Océano: Cádiz acogerá entonces a todos los interesados en la evolución del español para celebrar el IX Congreso Internacional de Historia de la lengua

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Revolución fonológica en español clásico: una explicación multimedia

Revolución en el cielo del paladar, Cambios en las sibilantes entre el español medieval y el clásico, Revolución fonológica: el camino a los sonidos del español moderno… Todos estos podrían haber sido títulos apropiados para encabezar esta entrada, en la que me propongo volver sobre el viejo tema de las sibilantes en el tránsito del español medieval al moderno, ahora con nuevas armas que permitan comprender la gestación de algunos de los fonemas más característicos del español: el velar fricativo sordo /x/ (el de jamón, que también es un producto muy nuestro) y el interdental fricativo sordo /θ/ (el que producimos dos veces en cereza, ese que es patrimonio de una parte muy reducida del mundo hispanohablante). La segunda parte del título hace referencia a las nuevas armas multimedia de que disponemos ahora, gracias a las nuevas tecnologías; en este sentido, creo imprescindible realizar esta reflexión utilizando recursos gráficos (vídeo e imagen) y sonoros (archivos de audio) para apoyar la explicación; pienso especialmente, como es natural, en mis alumnos a distancia.

En la época medieval, el español poseía seis fonemas sibilantes con un punto de articulación muy próximo, comprendido en la zona del paladar, entre los alvéolos y el paladar medio. Las tres series de consonantes implicadas en esta incómoda “concentración” articulatoria eran las siguientes: las africadas /ʦ/ y /ʣ/, que eran dentoalveolares; las fricativas /s/ y /z/, ápicoalveolares (de ahí el diacrítico que veis debajo); y las fricativas /ʃ/ y /ʒ/, prepalatales. Ya en época medieval hay testimonios de que había comenzado la pérdida de la oclusión en las africadas, que aparece reflejada en el cuadro y que nos obliga a utilizar los diacríticos que marcan la realización predorsodental.

La representación gráfica más frecuente era la que vemos en este cuadro:

El escaso margen de diferencia en su punto de articulación creaba confusiones y cruces entre ellas, de los que hay testimonios gráficos en textos medievales, y dio origen a importantes cambios, que comienzan a gestarse a finales de la Edad Media. En la imagen que hay más abajo puede verse reflejada la evolución que ahora describo de forma esquemática:

a)      Desafricación: el momento de oclusión de las africadas /ʦ / y /ʣ/ desaparece y queda solo el momento fricativo; los fonemas resultantes son predorsodentales fricativos. (Ya lo habíamos señalado más arriba, porque parece que fue un cambio temprano).

b)      Ensordecimiento de la consonante sonora de los tres pares: se conservan solo las sordas (ya todas fricativas, después de la desafricación); son las tres que aparecen en la parte superior de la imagen.

c)       Adelanto del lugar de articulación de la fricativa predorsodental, que era la consonante más próxima a la zona dental, hasta un punto de articulación interdental; el resultado es la interdental fricativa sorda /θ/ (excepto en el español meridional).

d)      Retroceso del lugar de articulación de la fricatica prepalatal /ʃ/ hacia la zona posterior del paladar, acercando la parte posterior de la lengua al velo del paladar, a la zona velar; el resultado es la velar fricativa sorda /x/ (con distintas realizaciones en español meridional).

De este modo, entre los siglos XVI y XVII, el sistema se redujo de seis fonemas a tres (en el español septentrional) o dos (en el meridional), cuyos puntos de articulación están ya suficientemente distanciados: entre los dientes, la /θ/; en los alvéolos, la /s/; y en el velo del paladar, la /x/. El modo de articulación para todos es fricativo, lo cual supone también una simplificación, pues la articulación fricativa requiere menos esfuerzo articulatorio que la africada (en la africación, como sabéis, se suman un momento de oclusión y otro momento de fricación).

Espero que la imagen os ayude a identificar los fonemas de los que he hablado y los sonidos en que se materializan. Los recortes gráficos están capturados en la página de la Universidad de Iowa que siempre os recomiendo; si queréis ver las animaciones, podéis seguir este enlace y abrir la pestaña “Fricativas”. Además, me ha parecido que sería de gran ayuda grabar un archivo sonoro en el que podréis escuchar la pronunciación de algunas palabras del español medieval (alçó, dezir, guisa, assí, dixo, muger) y sus correlatos en español actual (alzó, decir, guisa, así, dijo, mujer), destacando cuáles son los fonemas perdidos; lo podéis escuchar aquí.

Confío en que también serán de gran ayuda los primeros vídeos del Banco sonoro del español antiguo que estoy preparando. Ya están en MorFlogME, el canal de MorFlog en Youtube, y son los tres textos del s. XV que leyó Lola Pons en nuestra tertulia en RadioUned (os hablé de ella en la entrada La lengua de ayer, en el aire). Son un fragmento de un tratado de Valera, una glosa a la palabra novio en un manuscrito y una glosa perteneciente a un diálogo de la misma época. Habrá más vídeos muy pronto.

He tratado de simplificar al máximo en esta entrada uno de los procesos más complejos en la evolución del español, centrando mi reflexión en los cambios ocurridos en la zona del paladar, donde se produjo la llamada “revolución de las sibilantes” o “revolución fonológica de los Siglos de Oro”. Sin embargo, el interés de este tema traerá de nuevo a MorFlog otras reflexiones sobre cuestiones conexas: las diferencias entre el español meridional y el septentrional, que marcan una profunda brecha en la pronunciación de la comunidad hispanohablante; o la diferencia en el lugar de articulación de la fricativa alveolar sorda /s/, que es apicoalveolar en el español septentrional y predorsodental en el meridional; o los “falsos amigos fonéticos”, interferencias en la pronunciación del español por hablantes de otras lenguas románicas donde se conservan algunos de estos fonemas perdidos, etc. Pero eso será otro día… Ahora espero vuestros comentarios, porque el tema es apasionante, ¿no os parece?

Y, como siempre, los que no estén interesados en la fonética también pueden participar en los comentarios, buscando algún motivo diferente. Por ejemplo, si estos días estáis practicando la Morfología, podéis proponer una segmentación para las palabras interdental o velarización; una recomendación: tendréis que partir de una base y categorizarla, para indicar el proceso de formación que ha tenido lugar. Abierto queda el debate…

N. B.: La reciente publicación de la nueva Fonética y Fonología de RAE-ASALE obliga desde ahora a usar el Alfabeto Fonético Internacional (AFI), abandonando definitivamente el de la RFE. En la imagen están las equivalencias:

Una recomendación final: el DVD Las voces del español que completa el texto de la obra académica, aunque me haya robado tanto tiempo las pasadas vacaciones…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Aviso a los lectores de MorFlog: mudanza en enero

 Escripto es que no es cosa estable entre los humanos ni asi firme que no resçiba mudança pues que todo el humano estado consiste en perpetuo mouimiento (1491, Siete Partidas de Alfonso X, CORDE)

Considero, en efecto, que el movimiento es parte de la evolución natural de las cosas, y así me planteo el cambio que os anuncio hoy: en enero, MorFlog se traslada a Hypotheses; nuestra nueva dirección será www.morflog.hypotheses.org, aunque podréis acceder, como hasta ahora, desde www.morflog.blogspot.com y www.morflog.com. Hypotheses es una plataforma internacional de blogging científico orientada al campo de las Ciencias Sociales y de las Humanidades; un espacio abierto, en el que conviven más de 250 blogs muy variados, que tienen en común ser espacios de debate o de información científica dentro del campo de las Humanidades Digitales. Conocí Hypotheses en ThatCamp Madrid y me pareció muy atractiva la idea de una plataforma que respalda y estimula la práctica del blogging científico, respetando las peculiaridades de cada blog y su espacio personal. Tener un espacio propio y autónomo dentro de una comunidad con el respaldo científico de OpenEdition es un lujo, por eso he aceptado esta mudanza, que espero será un estímulo para la actividad y la vitalidad de MorFlog.

Para dar sentido a la entrada de hoy, voy a repasar el significado del término mudanza, lo cual me permitirá a la vez explicar las condiciones de nuestro cambio. Si consultamos el Diccionario de Autoridades, encontramos que la voz mudanza tiene varias acepciones, como podéis ver en la imagen: por un lado, designa la “alteracion essencial, ò transformación accidental de una cosa en otra”, o también “la variacion del estado que tienen las cosas, passando a otro differente en lo physico ò lo moral”; por otro lado, el término puede ser usado para referirse al “movimiento que se hace para pasar de un lugar a otro, trocando el uno por el otro”, que Autoridades ilustra con un ejemplo extraído de una comedia de Calderón de la Barca: “Siempre, en las mudanzas de casas aquestas cosas suceden”. Este último es el sentido moderno de mudanza en español, mientras que en lo antiguo era muy frecuente encontrarlo en las expresiones aver / fazer mudança con el sentido ‘cambiar, transformar’. Autoridades relaciona esta última acepción con el latín MUTATIO, mientras que el traslado de un lugar a otro lo asocia con el latín MIGRATIO.

Como ya he dicho, escribo esta entrada no solo para anunciar el cambio, sino también para asegurar que la migración a Hypotheses no supone una transformación en la esencia de MorFlog, que no va a ser un blog diferente a partir de ahora: MIGRATIO, SED NON MUTATIO. Seguiremos tratando los temas de siempre, atentos a los cambios en la forma de las palabras, buceando en la historia de su evolución, pero en el futuro estaremos “alojados” en una plataforma internacional que nos reforzará y apoyará. Será una mudanza sin demasiados cambios, porque conservaremos –dentro de lo posible– incluso la cara externa de MorFlog; podéis comprobarlo ya aquí, aunque os advierto que todavía encontraréis una casa vacía, a la espera de que lleguen los muebles, que en nuestro caso son las entradas, los comentarios, las etiquetas, etc. Confío en que no se perderá ninguno de estos muebles ni tampoco la personalidad de MorFlog; estoy segura de que nos enriquecerá residir en un barrio culturalmente tan rico como Hypotheses, y la presencia de lectores de otras lenguas hará que nuestra reflexión sobre el español sea más profunda, más clara, más crítica…

Un último aviso, especial para “inmigrantes digitales”: si queréis seguir recibiendo en vuestro correo electrónico el anuncio de cada entrada publicada en MorFlog, tendréis que renovar la suscripción. Podéis hacerlo vosotros mismos o, si encontráis alguna dificultad, tenéis la posibilidad de escribirme a eazofra@flog.uned.es (cuanto antes mejor) para que os incluya en una lista de direcciones que estarán suscritas desde las primeras semanas. De todas formas, si es más tarde, no os preocupéis: me encargaré de hacerlo personalmente. Ya tenía preparada una nueva entrega de la “Guía para inmigrantes digitales”, esta vez sobre la forma de participar en el blog con comentarios, pero me reservo el texto para hacer los cambios pertinentes.

Y, para terminar, no quiero dejar pasar esta ocasión sin dar las gracias a todos los que en estos dos meses de vida habéis respaldado la actividad de MorFlog: más de 4300 visitas, más de 70 comentarios y una lista creciente de seguidores en Twitter avalan la utilidad de nuestro pequeño hueco en la blogosfera. Os agradezco de verdad vuestra generosa acogida. No me gustaría perder en el camino a ningún navegante, así que terminaré recordando lo que decía más arriba: nos mudamos, pero no habrá mudanza en el sentido del latín MUTATIO; será una MIGRATIO, un simple traslado, sin cambios en la esencia de MorFlog. Os espero en www.morflog.hypotheses.org.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

La lengua de ayer, en el aire

En la enseñanza a distancia, y en particular en la UNED, siempre se ha cuidado mucho la programación de radio y televisión, por las posibilidades que estos medios han tenido tradicionalmente para acercar en la distancia. Sin embargo, los tiempos cambian y se hace necesario renovar las formas de llegar a nuestros alumnos; para ello hoy se hace imprescindible contar con las herramientas que proporciona la red, especialmente con las de la web 2.0. Esta es la razón por la que he organizado un programa en RadioUned, con el título Filología y nuevas tecnologías, que se grabó la semana pasada y se emitirá el 9 de enero de 2012 a las 5:30 h (Radio 3 de RNE, en Madrid 93.2). Os dejo imágenes en la galería de MorFlog en Flickr y un enlace a la radio en CanalUned

Para dialogar ante los micrófonos de la radio invité a Lola Pons, profesora de la Universidad de Sevilla y autora del blog No solo de yod vive Además de buena amiga y excelente filóloga, Lola es una profesional muy activa en el mundo digital –particularmente en las redes sociales– y creo que sabe explotar muy bien las herramientas virtuales para ponerlas al servicio de la docencia. Compartimos la pasión por la historia del español, por la exigencia científica, por la enseñanza y por la renovación de los planteamientos docentes; somos partidarias de innovar en los métodos para captar el interés de los estudiantes de Filología, sin descuidar en absoluto el grado de exigencia y la profundidad en los contenidos.

No voy a desvelar aquí todo lo que comentamos ese día, porque me gustaría que escucharais nuestra tertulia, pero sí quiero adelantar algo en esta entrada de MorFlog. La primera parte del programa estuvo centrada en la docencia virtual: hablamos sobre las competencias digitales de los alumnos, sobre las posibilidades de las plataformas virtuales y su uso en universidades presenciales y no presenciales, sobre los retos a los que se enfrenta el profesor que decide abrir el espacio de su aula a las redes sociales, el que se arriesga a enseñar en estas aulas de paredes transparentes…; destacamos el tiempo que exige atender estos nuevos espacios, el riesgo de caer en la “tecnoadicción”, pero también lo interesante que resulta abrir nuevas vías de comunicación como las que ofrecen la blogosfera, Twitter, etc. Además, con las nuevas tecnologías no solo se enriquece la forma de interactuar con los alumnos, sino que la comunidad de lectores se expande y traspasa las barreras de la docencia, como muestra la experiencia de Lola en No solo de yod vive y la mía propia en MorFlog. Hubo también ocasión para emocionarnos con el recuerdo de la entrada favorita de Lola en su blog, Por qué Filología, en la que algunos compañeros participamos, dejando en forma de comentario el testimonio de nuestra vocación y los motivos que nos llevaron a emprender estos estudios.

Pero quiero hablar también de otra parte de la tertulia que resultó especialmente interesante. Como profesora de Historia de la lengua a distancia, una de mis preocupaciones principales es cómo hacer llegar a los alumnos el sonido del español de otras épocas; a veces es difícil para ellos imaginar cuál sería la pronunciación del siglo XIII o el XV, pues solo ven los textos escritos y los fríos cuadros de símbolos fonéticos con sus rasgos distintivos. Por esta razón he decidido construir un archivo sonoro del español de otras épocas, a partir de grabaciones hechas a colegas expertos en diacronía, que colgaré en mi canal de Youtube MorFlogME y podremos así compartir en la red. Aproveché la presencia de Lola en el estudio de grabación para que leyera unos breves textos que ella misma había seleccionado; su voz nos hizo retroceder en el tiempo hasta el siglo XV, y allí quedaron grabados estos testimonios de la pronunciación antigua. Después de la emisión, pediré a los técnicos de audio del CEMAV que recorten unos pequeños clips de audio con el sonido de cada lectura y haré una pequeña película con imágenes en las que se puedan ir viendo en la pantalla los propios textos. Por cierto, el mismo día de la grabación del programa se presentaba en la RAE la Fonética y Fonología, tercer volumen de la Nueva Gramática de la lengua española, que contiene un DVD muy rico en variedad de voces del español, pero no exclusivo de la variación diacrónica, sino más especialmente de la variación diatópica del presente.

Hubo tiempo también para felicitar a Lola por el reciente premio que ha recibido su libro El paisaje lingüístico de Sevilla (Premio Archivo Hispalense 2011 de la Diputación de Sevilla), para hablar de otras publicaciones como su manual La lengua de ayer, cuyo título he parafraseado en la cabecera de esta entrada…

Sin embargo, nos faltó tiempo para debatir sobre el uso de las nuevas tecnologías como herramienta para la investigación. Hay ahora un interesante debate abierto en torno a las Humanidades digitales -e incluso una declaración de principios, el Manifiesto de París-, que centró en noviembre una sesión de ThatCamp Madrid en la Uned, y del que tenéis testimonio también en dos vídeos en MorFlogME (parte 1 y parte 2 de mi intervención allí). Algunas cuestiones que apenas pudimos apuntar fueron la necesidad de compartir los resultados de la investigación en la red o la posibilidad de abrir un debate en la web 2.0 sobre cuestiones relacionadas con la Historia de la Lengua.

Terminé el programa agradeciendo a Lola su visita a la UNED, donde espero que contagiará a través de las ondas su experiencia y su entusiasmo. Seguro que los alumnos de Filología agradecerán este espacio que se podrá escuchar en directo muy pronto y que quedará archivado en la página de CanalUned.

Por cierto, en el aire quedó la pregunta sobre el nombre de su blog, No solo de yod vive Entre los lectores de MorFlog habrá más de uno al que la yod le resulte un elemento familiar, ¿verdad? Es la responsable de muchos cambios importantes en la evolución fonética del español… ¡y también de muchos quebraderos de cabeza de los estudiantes de esta materia!

P. S.: El enlace a este programa de radio lo tenéis ya aquí. [Enero de 2012]

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts