Sobre SE espurio

espurio, ria(Del lat. spurĭus). adj. bastardo (‖ que degenera de su origen o naturaleza). 2. adj. falso (‖ engañoso).1

Con este enigmático adjetivo nos referimos a la forma SE que equivale a le o les, la que es simple variante contextual de cualquiera de las formas (singular o plural) del pronombre personal de 3.ª persona en función de CI. Como vamos a ver aquí, es un pronombre engañoso y un poco “degenerado” si pensamos en su origen, de ahí la denominación de espurio. En efecto, no resulta extraño que tengamos un SE procedente del lat. SE, pero sí requiere explicación el hecho de que cuando funciona como pronombre personal tengamos un SE derivado del lat. ILLI.

En algunos manuales se explica esta sustitución de le, les por SE de la única forma que puede hacerse en sincronía, como el resultado de un proceso de disimilación que transforma la consonante del primer pronombre para evitar una secuencia de los dos clíticos con /l/ inicial: *le lo > se lo. El cambio se produce, efectivamente, siempre que le o les debían aparecer seguidos de otro pronombre átono en la forma de acusativo (CD) de 3.ª persona (lo, los, la, las):

Le daré el libro a ese alumno > Se lo daré (= * Le lo daré)

Les daré el libro a los alumnos > Se lo daré (= *Les lo daré)

Sin embargo, aunque esta explicación resulte útil para aprender el comportamiento de estas secuencias de pronombres en español actual, no debe ocultarnos la verdadera razón de la existencia de este llamado SE espurio, que no procede de le, sino del medieval ge. Y la explicación debe partir no de una forma pronominal aislada, sino precisamente de la concurrencia de dos pronombres de 3.ª persona: uno de dativo (ILLI) y otro de acusativo (ILLUM, ILLAM, ILLOS o ILLAS):

ILLI ILLUM > *(e)lielo > gelo  

En la evolución de la secuencia vemos la pérdida de la vocal inicial, a causa de la atonicidad del pronombre, la simplificación de la geminada latina, y la posterior palatalización de la primera consonante líquida /l/ por acción de la yod que se ha formado; no debe extrañarnos que la secuencia, por fonética sintáctica, se comporte como una sola palabra.

En las formas de plural, la –s derivada de ILLIS habría impedido la formación de la yod (en ILLIS ILLUM no hay I delante de otra vocal), pero la palatal, que era regular en el singular, se extendió al plural por analogía, y así aparece también en las formas donde el primer pronombre tiene un referente plural. Por tanto, gelogelagelos y gelas eran las formas medievales tanto para los dativos de plural como los de singular. En los textos, encontramos esta formas con la fricativa (escrito como una sola palabra o de forma separada) hasta el siglo XV. He aquí algunos ejemplos:

mas que non las pusiessen a assar fasta que él gelo mandasse (1325-35, Don Juan Manuel, El conde Lucanor)

pero no contento con dezírgelo aquella vez, todas las que la veía ge lo suplicava (1482 – 1492, Diego de San Pedro, Cárcel de amor)

El siguiente paso que precisa explicación es el cambio de ge a se, en el que pudieron confluir varios factores: las confusiones entre consonantes sibilantes que se producen en el siglo XVI (ver la entrada «Revolución fonológica en español clásico»), los cruces con SE reflexivo, etc. Sea como fuere, la forma SE ha llegado hasta el español moderno como pronombre personal en función de CI, manteniendo la posibilidad de utilizarse como sustituto tanto de un referente singular como plural: por eso decía al principio que es variante contextual de le, les

¿A quien va dedicada esta entrada? Se la (Les la) dedicaré al profesor Roegiest, cuyo interés me hizo reflexionar especialmente sobre el paso de *(e)lielo a gelo, y también a Roser, a quien la simple mención del SE espurio despertó una sanísima curiosidad lingüística (ver comentarios en la entrada «Estancia en Gante (II)»).

¿Y los buenos deseos para el nuevo año? Esos se los (les los) envío desde aquí a mis lectores con una imagen navideña sobre fondo verde, que para eso trabajo en la enseñanza pública…

  1.  DRAE, s. v. espurio.  []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Estancia en Gante (II)

El pasado jueves he tenido ocasión de tratar durante unas horas las posibilidades de análisis que ofrece la forma SE (lo escribo en mayúsculas para que no se confunda con otras palabras del texto), la palabra más compleja -en mi opinión- del español. Era la primera vez que reflexionaba sobre SE ante estudiantes no nativos de español, y esa circunstancia ha cambiado un poco mi discurso habitual sobre esta forma, más centrado en la sintaxis.

En efecto, al repasar todos los valores de SE, como pronombre y como morfema, he intentado profundizar en aquellos que resultan más extraños para alguien que aprende español como segunda lengua, que era el caso de los estudiantes de la Universidad de Gante (alumnos de Lingüística española 4). Da idea de su complejidad el hecho de que en la Nueva gramática de la lengua española (RAE-ASALE: 2009) se encuentre información en capítulos de contenidos tan diferentes como el 35 («El complemento indirecto») y el  41 («Oraciones activas, pasivas, impersonales y medias»), pero habitualmente no somos conscientes de que, más allá de la dificultad de su análisis gramatical, la presencia de SE en una oración hace que cambie considerablemente el significado léxico de los verbos a que se añade. Pensad, por ejemplo, en casos como los siguientes:

acordar algo ‘pactar, llegar a un acuerdo’ vs. acordarse de algo ‘recordar algo’

llevar algo ‘transportar’ vs. llevarse algo ‘transportarlo con interés’ o ‘robar’

encontrar a alguien ‘hallar’ vs. encontrarse con alguien ‘coincidir casualmente’

esperar algo ‘tener esperanza en algo’ vs. esperarse algo ‘temer’

Estos son casos en que la adición de SE añade un valor específico al significado del lexema y se convierte en parte del núcleo verbal (simple marca o morfema de verbo pronominal). Pero resulta que este “cajón” de verbos en los que SE forma parte del núcleo verbal y alterna con otras formas del paradigma es el más amplio y heterogéneo de todos, y ciertamente el más difícil de dominar para un estudiante extranjero. Me atrevería a añadir que es también el más difícil de sistematizar para un profesor de español como L2. Puede albergar al llamado SE medio o de voz media (construcción media, prefiere la Gramática académica): Juan se queda en Gante un mes, El coche se estropeó; también al SE morfema de intransitivización: Se pone colorada cuando la miran, Los niños se acuestan pronto, etc. La delimitación con los verbos reflexivos es muchas veces problemática, porque en realidad en el origen de muchas de estas construcciones pronominales hay una construcción reflexiva. Un estudiante había preguntado por qué SE no es pronombre reflexivo en Juan se mueve; hubo que explicar que SE no es un pronombre porque el significado de esa oración no es que Juan coja a Juan y lo transporte de un sitio a otro, sino que Juan se desplaza: matices que un hablante nativo no tiene dificultad en entender, pero un hablante de otra lengua quizá sí.

Otros casos en que nos detuvimos fueron algunos que considero especialmente interesantes: el SE dativo posesivo, que señala al poseedor de un complemento de la oración (Se miró los pies = Miró sus pies) y el SE de esas expresiones en las que hay un lexema verbal que puede hacer pensar erróneamente en un SE recíproco: una oración como Juan y María se acuestan juntos no significa ‘Juan acuesta a María y María acuesta a Juan’, sino que la idea de la reciprocidad está en la acción verbal, en que el lexema presenta un valor léxico diferente al de otras oraciones como La madre acuesta al niño (este cambio de significado ha sido provocado por SE, que no funciona aquí como pronombre recíproco porque no tiene una función nominal). Este último ejemplo nos sirvió para contrastar las distintas posibilidades de análisis que un mismo verbo ofrece en sus usos pronominales y no pronominales.

En fin, unas horas de reflexión interesante y compleja. Y fuera, más allá de las ventanas, el suelo y los tejados se cubrían de nieve…

N.B.: [Para próximas entregas sobre SE] De todos los SE que hemos tratado en la clase, uno es bastante curioso: procede de lat. ILLI (¡sorprendente, ¿verdad?!) y se ha llegado a etiquetar como «SE espurio». En la próxima entrada, algo sobre él…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Estancia en Gante (I)

Escribo desde Gante, preciosa ciudad donde me encuentro realizando una breve estancia gracias al programa de movilidad “Puentes Internacionales” de la UNED. Me han recibido en la Universiteit Gent mis colegas Renata Enghels y Marlies Jansegers, a quienes conocí en un congreso en Valencia y con las que comparto intereses y he comenzado a colaborar en proyectos de investigación.

El plan para esta semana abarca reuniones de trabajo y algunas horas de docencia. Hoy he impartido las primeras clases, dirigidas a alumnos de Máster y Doctorado, sobre «Elementos espaciales en la gramaticalización de marcadores discursivos», un tema del que hablé también en el VIII Congreso de Historia de la lengua en Santiago, hace ya algún tiempo.1 El objetivo de estas sesiones era explicar la evolución histórica de varios marcadores discursivos (MD) que proceden de sintagmas en los que están integrados elementos espaciales: dos conectores aditivos (encima y aparte), un reformulador recapitulativo (en suma) y un operador de refuerzo argumentativo (en el fondo). Traigo aquí la imagen que abría mi presentación y ponía una nota de calor en este día frío y lluvioso en Gante:

Hay nubes encima del monte. La plata está situada aparte. El tesoro está en el fondo del mar.

Fijaos en el pie de la fotografía y comparad esos enunciados con los de la imagen siguiente, también extraída de la presentación:

¡Qué diferencia de significado, ¿verdad?! Eso es precisamente lo que hemos analizado hoy durante dos horas: el proceso por el que estas expresiones han evolucionado desde un significado léxico espacial a un significado procedimental. Para ello he utilizado un código de imágenes que reflejaban los diferentes tipos de significado: la deixis léxica espacial, a través de la imagen del mar; la deixis intratextual, con un manuscrito; los significados conceptuales, con el famoso hombre de Leonardo; y, por fin, el significado de procesamiento, con la imagen de los muñecos que podrían estar colaborando para dar cuerpo a la estructura informativa del discurso:2

Reproducir aquí toda la explicación sería muy largo, así que os remito a la bibliografía, que los alumnos ya habían podido leer antes de la clase: un artículo muy claro de Mar Garachana, en el que aborda la problemática sobre los procesos de gramaticalización, y dos artículos míos en los que trato específicamente la evolución de varios conectores aditivos:

– Garachana Camarero, Mar (1999): “Los procesos de gramaticalización”, Moenia, 5, 155-172. [Disponible en línea]

– Azofra Sierra, M.ª Elena (2011): “Historia de la partícula aparte en español“, Revue Romane, 46/1, 42-68.

– Azofra Sierra, M.ª Elena (2012): “Procesos de formación de conectores aditivos en español“, Rilce, 28/2, 351-384.

He disfrutado mucho con esta clase presencial, que me devuelve a los viejos tiempos en que cada día abría varias veces las puertas de un aula de verdad; desde que trabajo en la enseñanza a distancia echo de menos la presencia de los alumnos, y por eso agradezco especialmente a Renata haberme ofrecido esta oportunidad.

Podéis ver imágenes de hoy en la galería de MorFlog, donde he creado un nuevo álbum para este viaje: ¡gracias a Marlies por haber captado tan bien el ambiente!

Y acabo con un detalle que me ha encantado: el centro se llama “Facultad de Letras” (Fakulteit van de Letteren); a mí me encantaría que en España se acabaran los complejos  por ser “de Letras”. Y vosotros, ¿no creéis que tendríamos que sentirnos orgullosos de dedicarnos a esto?

P.S.: Artículo relacionado: «Estancia en Gante (II)»

  1. Sigo esperando que lleguen las Actas, por cierto, aunque ya puedo dar los datos de referencia: se han publicado en 2012, en la editorial Meubook (Santiago de Compostela) y mi contribución se encuentra entre las páginas 2017 y 2028. []
  2. Agradezco la elaboración de esta infografía a su autor, Eduardo Ruiz, que escucha siempre pacientemente mis explicaciones lingüísticas y las plasma luego en estos gráficos tan ilustrativos. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Nuestros ayeres

Unas obras en casa han sacado a la luz el libro que veis en la imagen, cuyo título ofrece un análisis interesante desde el punto de vista lingüístico: Nuestros ayeres. Se trata de una traducción de Carmen Martín Gaite del original italiano de Natalia Ginzburg Tutti i nostri ieri, del que también existe una versión francesa (Tous nos hiers).

El adverbio español ayer (medieval yer), como el francés hier y el italiano ieri, proceden del lat. hĕrī (o hĕrĕ)1; en nuestra lengua se ha añadido un refuerzo preposicional (a-)que también aparece en otras partículas adverbiales y que está motivado probablemente por la escasa entidad fónica de yer.

Ayer forma parte del subsistema de deícticos temporales, junto a hoy, mañana, anoche, anteayer, anteanoche, ahora y entonces. Se habla de deixis adverbial o de adverbios deícticos porque la interpretación de estos adverbios depende del momento en que se produce el acto comunicativo, es decir, no adquieren valor referencial si no están contextualizados. No existe acuerdo entre los gramáticos respecto a su denominación: además de deícticos, han sido también llamados adverbios demostrativos (Alarcos, Bello, Eguren), adverbios pronominales (Lenz, Seco, Alcina y Blecua, Kovacci) y adverbios identificativos (Bosque); por su parte, Morera se refiere a ellos como sustantivos demostrativos temporales y Pavón los denomina adverbios nominales.

Como veis, algunas de esas denominaciones apuntan a un hecho que ha sido destacado como característico de este grupo: además de las funciones típicamente adverbiales, su comportamiento sintáctico se acerca al que es propio de los sustantivos. Insiste en su función sustantiva especialmente Alarcos, quien llega a dudar de su adscripción a la categoría adverbial, pues su combinatoria es típica del sustantivo. Entre las propiedades que los aproximan a esta categoría están, entre otras, las siguientes: admiten aposición: ayer lunes; actúan como términos de preposiciones que precisan su función o su referencia temporal: desde ayer, para ayer; funcionan como complementos de un sustantivo: el día de ayer; pueden ser modificados por el indefinido mismo: ayer mismo… Finalmente, ocupan en ocasiones el lugar más característico del SN, la función de sujeto: ayer fue festivo, e incluso pueden llegar a funcionar como auténticos sustantivos, núcleos de SN, gracias al artículo u otros determinantes: el ayer ‘el pasado’ (paralelo a el ahora ‘el presente’ y el mañana ‘el futuro’.2 En el caso del título que estoy comentando, Nuestros ayeres, la prueba de la naturaleza sustantiva de ayer está en la flexión (el plural ayeres) y en la determinación por un posesivo (nuestros). En el mismo caso estaría el sintagma que da título a la edición original: el italiano Tutti i nostri ieri, y a la traducción francesa: Tous nos hiers; en estas lenguas, aparece incluso un determinante más –el indefinido tutti / tous– que no recoge Martín Gaite al traducir el título al español. Otro ejemplo que he encontrado hace unos meses: el título de un artículo de Muñoz Molina, “El vano ayer“.

¿Cuál puede ser el motivo para este comportamiento y combinatoria peculiares? Siguiendo la sugerencia de Bosque, me inclino a creer que la relación establecida entre estos adverbios, a los que él llama identificativos, y los sustantivos se basa en que “los lugares y los momentos o los instantes son individuos en el sentido lógico del término”, es decir, que las realidades a las que hacen referencia “se corresponden con objetos físicos o con nociones más abstractas que han sido reificadas”. En este mismo sentido se expresa la Nueva gramática de la lengua española de 2009, al destacar que son expresiones referenciales, que “identifican” un tiempo determinado, de ahí que tengan propiedades pronominales. Estamos, pues, ante una prueba más de la estrecha relación entre la semántica y la sintaxis, cuyos caminos se entrecruzan tantas veces en el curso de la evolución de las lenguas.

Una sugerencia: si no conocéis Las categorías gramaticales de Ignacio Bosque, buscad un rato largo para leerlo con calma; es de esos libros que sirven para entrenar la consciencia y la sensibilidad lingüísticas, de esos textos con los que disfruta cualquier amante de la lengua. Y no esperéis solo respuestas: de los buenos (y profundos) análisis, sobre todo, surgen preguntas… Este es su encanto. 

_________________________________________________________

Algunas referencias bibliográficas:

Alarcos, Emilio. 1969/1982. “Aditamento, adverbio y cuestiones conexas”, en Estudios de gramática funcional del español, Madrid: Gredos, pp. 307-341.

Bosque, Ignacio. 1989. Las categorías gramaticales, Madrid: Síntesis.

Azofra, M.ª Elena. 2009. Morfosintaxis histórica del español: de la teoría a la práctica, Madrid: UNED.

——. 2009. “Deixis adverbial temporal en la historia del español”, Anuario de Lingüística Hispánica, 25, pp. 15-34.

Kovacci, Ofelia. 1999. “El adverbio”, en Gramática descriptiva de la lengua española, I. Bosque y V. Demonte (dirs.), Madrid: Espasa Calpe, pp. 705-786.

Morera, Marcial. 1999. Apuntes para una gramática del español de base semántica, 1: Morfología, Puerto del Rosario: Publicaciones del Cabildo de Fuerteventura.

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. 2009. Nueva gramática de la lengua española, Madrid: Espasa.

  1. La forma con –ĕ final está atestiguada en Cicerón, según Gaffiot 1963, s. v. heri). []
  2. El mañana ‘el futuro’ es masculino, frente al sustantivo femenino la mañana ‘la primera parte del día’. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Congreso en Cádiz (ruta IV y fin)

Últimos días de congreso 

A pesar de que el IX Congreso Internacional de Historia de la lengua en Cádiz terminó hace días, sigo escribiendo sobre las rutas que habría seguido, de una sala a otra, detallando los títulos de las intervenciones que me habría gustado escuchar, si hubiera estado allí, y comentando brevemente los motivos de mi interés. Una forma de estar “presente a distancia”…

“Cádiz a pie de ola”. © Ana Yera (todos los derechos reservados)

Jueves 13 de septiembre

Para la sesión de la mañana, me habría instalado pronto en la habitual sala 2, dispuesta a disfrutar con la comunicación de una de las tuiteras más activas del congreso, Carlota de Benito (U. Autónoma de Madrid), que nos convocaba bajo un título muy sugerente: «Llámalo equis, lo llaman equis, pero ¿y si no se llama equis?». A continuación, un rato analizando un marcador del discurso para ver cómo la historia de muchas de estas piezas corre paralela: «Una aproximación a la historia de de consiguiente: creación dieciochesca, auge decimonónico y vigencia actual», por Elena Diez del Corral (U. de Neuchâtel). Más tarde, habría recordado viejos tiempos en los que trabajé sobre la gramaticalización del perfecto compuesto, escuchando el análisis que presentaba Malte Rosemeyer (Albert-Ludwigs-U. Freiburg): «Aver + PP y ser + PP en el español antiguo. Diferencias funcionales».

Después de descansar un rato, habría pasado a la sala 5 para la 7.ª sesión; allí habría escuchado a Cristina Buenafuentes de la Mata (U. Autónoma de Barcelona): «Mediodía, medio muerto, medio saber, medio arriba: estudio diacrónico de medio como formador de palabras» (un tema, el del estatuto gramatical de algunos formantes, que me interesa especialmente, como todo aquello que en gramática es difícilmente encasillable…). Y para terminar la mañana, otra  intervención muy interesante, la de Bert Cornillie y Álvaro Octavio de Toledo (U. de Lovaina – U. de Tubinga): «Acerca del origen de los auxiliares prometer + infinitivo y amenazar con + infinitivo».

Ya en la tarde del jueves, habría llegado pronto a la sala 3 para oír a Olivier Iglesias (U. Paris 8) sobre «La interposición en los complejos verbales y la subida del clítico»; el diálogo posterior en la red entre dos lingüistas apasionados por los pronombres me hizo recordar los versos del poema de Salinas: “¡Qué alegría más alta / vivir en los pronombres!”. Y justo después, de nuevo en la sala 2, habría escuchado a José Luis Girón (U. Complutense de Madrid): «De “como dice Aristóteles” a “como digo yo”. Rutinización de un modo de citar al servicio de la enunciación».

Y fin de una jornada intensa, como las anteriores, con la ponencia en el Aula Magna a cargo de Inés Fernández-Ordóñez (U. Autónoma de Madrid, Real Academia Española): «Dialectología e historia de la lengua». Una académica muy cercana, como demuestra la imagen de Olivier que acompaña estas líneas…

Una foto para el recuerdo: mesa muy bien compartida… Imagen de Olivier Iglesias (todos los derechos reservados)

Viernes 14 de septiembre

Un día especial: ¡4 salas simultáneas de Morfología y Sintaxis históricas! Habría tenido que seleccionar mucho, naturalmente: habría escuchado a Carmela Pérez Salazar (U. de Navarra) con un tema muy interesante «Nada, cosa y nonada en español clásico. Aproximación desde los textos dramáticos del Siglo de Oro», y no me hubiera perdido a M.ª Antonia Martín Zorraquino (U. de Zaragoza), que presentaba un análisis sobre «¿Qué ha sido de ¡Miau!, interjección secundaria reactiva de rechazo?».

Después del café, habría disfrutado de nuevo (como ya lo hice en Valencia) con la exposición de Marlies Jansegers (U. de Gante), que hablaba en su nombre y en el de Renata Enghels sobre lo siento: «De verbo de percepción a marcador de disculpa: un estudio diacrónico del verbo sentir»; estoy segura de que su intervención fue una de las mejores del congreso.

Y creo que con este buen sabor de boca del último día habría dejado Cádiz encantada, con la sensación de haber aprendido mucho y con la cabeza repleta de ideas y sugerencias para continuar profundizando en el estudio de la diacronía del español. Fuera de lo académico, habría disfrutado con el contacto humano, que a veces es lo mejor de estas reuniones: habría hecho nuevos amigos (reales y no virtuales…), habría visto a los antiguos (“viejos” no: vieja es solo la lengua que estudiamos) y habría tenido el gusto de conocer a uno de mis alumnos “distantes” de la UNED, que por las noticias que me llegan ha sabido moverse muy bien por el congreso (espero que las recomendaciones te hayan servido para hacer tus “rutas” por este congreso, Iñaki).

La próxima reunión (ya X Congreso Internacional de Historia de la lengua) será en Zaragoza, y a esa cita espero no faltar… Aunque antes de 2015 habrá otras ocasiones –espero– para coincidir con algunos de los compañeros y amigos a los que he nombrado a lo largo de esta serie sobre el congreso.

_______________________________________________________________

Agradezco a Ana Yera (@ana_yera) su amabilidad al permitirme ilustrar este texto con la preciosa imagen que publicó en Twitter con la leyenda “Cádiz a pie de ola”; he preferido mantener esta expresión y no el título con que aparece en su galería de Flickr (“Hay peces que se bañan en la arena“) porque me parecía más adecuada al texto de esta entrada. Agradezco también a Olivier Iglesias (@oliglesias) haberme permitido traer aquí una fotografía muy personal, que los protagonistas le agradecerán haber tomado y en la que él siente sin duda no aparecer… Y a @derLazarus por su álbum en Flickr, gracias al cual he podido enlazar a las imágenes de algunos de los protagonistas de esta entrada.

Recopilatorios de imágenes del congreso: galerías en Flickr de Lola Pons, Lazarus von Spree y Olivier Iglesias. Tuier : Lola Ponsg' guaflickr.com/="htt"htt_09_01_de hive.org/es/bienvenida.htmlrónNngh” lerom/obre "_blanvas del congreso, iones coer : Lola Ponsg'="_blosa e e his.es.orpot="ht"htt"htt/ir/miasssigr2/EAuy bi-interticalogr012.org/es/bienvenida.htmlS&amática descri"_bl díónyromicadaafue permTuier : Lola Ponsg'n net="Réoltexf="_ón"_ble congre-header -->ht ue ut-og.hyp2/EAt Toe p-toALIneasote-groara2/Eía:#46dde2text-header -->ht ue ut-og.hyp2 laextimga lt=''"397=p>

<2.provenar="httovenarravatar.com/avatar/24f1bab566fb802e7/in&d= denk&r=g'"397" hep>

<2.provenar="httovenarravatar.com/avatar/24f1bab566fb802e787aceeb547499e5?s=200&d=blank&r=g 2x' class='avatar avatar-100 photo' height='100' width='100' />

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts