Al calor de las Humanidades Digitales

¿Interesados en saber más sobre el uso de la tecnología y de las nuevas herramientas de comunicación enfocadas a las disciplinas humanísticas? ¡Este curso de verano puede ser el vuestro! LINHD, el recién creado Laboratorio de Innovación en Humanidades Digitales de la UNED, empieza a desplegar su oferta formativa para los humanistas de futuro, los humanistas digitales…

cursoverano-imagen manzana

El próximo lunes 23 de junio comienza el curso Introducción a las Humanidades Digitales-DH@Madrid Summer School, que se enmarca en la programación de los cursos de verano de le UNED; este año, además, celebramos en nuestra universidad un aniversario especial, porque esta es la XXV edición de los cursos.

En la página web del curso podréis encontrar toda la información, pero os resumo a continuación lo más importante de este curso que dirigimos Elena González-Blanco y yo.

El objetivo de nuestro programa es ofrecer una panorámica de los distintos campos de las  humanidades digitales: el tratamiento digital y la edición de textos e imágenes y su aplicación en áreas como la literatura y el arte, el uso y diseño de las bases de datos para humanidades, el conocimiento de herramientas digitales para la construcción virtual de proyectos culturales y su desarrollo en la web, así como herramientas para el tratamiento de datos y su visualización. Todo ello unido a las herramientas de comunicación y de interacción en los nuevos entornos colaborativos de la web 2.0.

La modalidad en que puede cursarse este programa también es novedosa: la metodología de enseñanza será presencial o a distancia, ya que se retransmitirá en streaming, en directo o en diferido para aquellos alumnos que se hayan matriculado con acceso restringido mediante contraseña. Para la modalidad en diferido, los vídeos permanecerán accesibles online durante una semana después de finalizar el curso, con el fin de que el alumno los pueda ver cuando desee. El curso dispondrá además de un campus virtual donde se encontrarán todos los materiales del curso, además de foros donde se podrá interactuar con el resto de participantes y con los profesores, con los que también se podrá contactar durante y después del curso mediante correo electrónico, chat y foros.

Para el resto de los detalles que pueden interesaros, estos son los enlaces: programa, ponentes, matrícula, cómo llegar, alojamiento… Y si necesitáis saber algo más, no dudéis en preguntarnos: las dos Elenas (egonzalezblanco@flog.uned.es o eazofra@flog.uned.es) estamos a vuestra disposicion.  También hemos grabado un espacio radiofónico muy breve, que podéis escuchar a través de Canal Uned; en él ofrecemos una información más amplia sobre el curso de verano… ¡y más cosas!

Ya solo queda preguntar qué pasa si el mundo de las Humanidades Digitales os engancha y queréis más: habrá otras actividades formativas vinculadas a LINHD, algunas de las cuales ya están programadas para el próximo año, de modo que es cuestión de estar atento a nuestras páginas…

LINHD imagen

Esperamos que este curso de verano, en un momento en que la demanda de formación tecnológica aplicada a las humanidades es creciente, ofrezca una oportunidad de complementar su formación a estudiantes y personal de distintas instituciones culturales, abriendo un amplio abanico de nuevas posibilidades y perspectivas tanto para la investigación académica como para la inserción en el mercado laboral. Y, por supuesto, para ampliar nuestros conocimientos recibiendo el verano en un entorno académico especial, al calor de las Humanidades Digitales.

Folleto informativo del curso.cursoverano-imagen palmera

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Academia y Acceso Abierto

Esta semana (21-27 octubre) se celebra la Open Access Week, un evento que se repite anualmente desde hace seis años.

Imagen1

Se trata de una iniciativa que pretende promocionar el llamado Open Access (Acceso Abierto o Libre Acceso en español, Accès Ouvert en francés), un movimiento que defiende el acceso universal, gratuito y sin restricciones, a los resultados de la investigación, especialmente a aquellos financiados con fondos públicos. Comparto totalmente la filosofía de este movimiento, que es también la de OpenEdition, el proyecto editorial a que pertenece nuestra plataforma Hypothèses.1

En esta entrada quiero presentar una herramienta que se ha puesto hace unos días a disposición de los usuarios: la aplicación de consulta de la Nueva gramática de la lengua española, todavía en su versión beta. Como sabéis, esta obra se presentó en 2009 y su texto fue resultado del consenso de la Real Academia española (RAE) y la Asociación de Academias de la lengua española (ASALE). La aplicación que la RAE facilita ahora en su renovada página web representa un avance importante respecto a la publicación comercial y en papel de esta gramática, sin duda una de las obras más importantes del siglo XXI. Supongo que la RAE no habrá firmado un manifiesto en favor del Acceso Abierto, pero creo que sus iniciativas en este campo (plasmadas en la página “Recursos” de su web) son una clara muestra de la importancia que hoy en día tienen estos instrumentos para la investigación y la difusión del conocimiento. Cuantos trabajamos en Lingüística sabemos cómo ha facilitado el trabajo la posibilidad de consulta de corpus y aplicaciones de búsqueda en repertorios (CORDE, CREA, NTLLE…); ahora, además, la Academia da un paso más con la difusión abierta de sus obras recientes más importantes (la Nueva gramática y la Ortografía).

El vídeo que os presento (ubicado en MorFlogME, el canal de MorFlog en Youtube) es una guía de uso de la aplicación de consulta de la Nueva gramática de la lengua española. Algunas voces han lamentado que no se haya “colgado” en red un pdf con el texto de la obra: no, lo que nos ofrecen no es una simple edición electrónica o un facsímil digitalizado de la obra impresa, que cada uno pueda descargar y consultar en su ordenador. En mi opinión esta aplicación es muchísimo más útil, aunque esto haya significado una decepción para muchos; lo importante es conocer el funcionamiento de la aplicación para poder aprovechar sus ventajas. Espero convenceros…

Guía de uso de la aplicación de consulta de la RAE

Guía de uso de la aplicación de consulta de la RAE

 

P. S. : Hay personas que prefieren ver las guías en formato impreso, así que he preparado también la “Guía de uso de la aplicación de consulta de la Nueva gramática” en pdf. ¡Recursos a la carta!

  1. Los argumentos en favor del Acceso Abierto están detallados aquí y podéis uniros a él con vuestra firma en este enlace. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

La reconstrucción de la pronunciación antigua (II)

Hace un año, mientras preparaba una charla para los estudiantes del Máster en Estudios Fónicos del CSIC, escribí una entrada titulada «La reconstrucción de la pronunciación antigua (I)» que apuntaba a la redacción de una segunda parte al parecer olvidada… No ha sido así, sino que he continuado aquella reflexión sobre la forma en que podemos reconstruir la pronunciación del español antiguo en otro blog, Espaces Réflexifs, en el que colaboré en septiembre de 2012. Ahora estoy revisando los materiales para una nueva charla en el mismo contexto, y me gustaría que aquel post de hace un año tuviera una continuación aquí, por lo que voy a hacer una “mudanza” desde Espaces Réflexifs: lo que leeréis a continuación procede de allí, pero en MorFlog cambia su título original («Reconstrucción y transparencia: el lingüista teje sus hilos», traducido más tarde al francés como «Reconstruction et transparence : le linguiste tisse sa toile») para convertirse en la segunda parte de “La reconstrucción de la pronunciación antigua”.

*************

Una de las principales dificultades que se plantean en cualquier estudio lingüístico descriptivo es la elección del corpus de trabajo, que debe ser completo, representativo para el aspecto que queremos investigar y, sobre todo, fiel a la realidad que estamos estudiando. Un lingüista, como he dicho en otras ocasiones, trata de hacer la lengua lo más transparente posible a los demás, explicando algún aspecto o fenómeno relacionado con ella y sus variedades. El lingüista teje sus hilos, como las arañas, y crea una red analítica que permite ver más allá, permite conocer en profundidad el instrumento que usamos diariamente en nuestra comunicación con el resto de los seres humanos.

“Transparencia en la naturaleza: telaraña”. Imagen de Elena Ruiz para Galería de MorFlog en Flickr (algunos derechos reservados)

La lengua constituye nuestro objeto de estudio, sí, pero ¿hacia dónde dirigimos nuestra mirada para estudiarla?, ¿de dónde extraemos el material para el análisis? Cuando el estudio es sincrónico, podemos acudir a nuestra propia competencia lingüística,  o bien podemos extraer información de textos actuales, de la prensa, de la televisión, de la radio, de las páginas de Internet…: disponemos de libros, grabaciones, revistas o corpus, muchas veces digitalizados y de acceso libre, que nos facilitan el material necesario para nuestro trabajo. Sin embargo, cuando el estudio es diacrónico, cuando pretendemos “dibujar” el camino que ha seguido a lo largo del tiempo un fenómeno fonético o morfosintáctico, una palabra o una expresión, tropezamos con un serio problema: no existen hoy hablantes que tengan competencia en el español de hace siglos, ni grabaciones, a veces ni siquiera documentos  que nos muestren el estado de la lengua en una época, en un corte sincrónico determinado. Una de las principales dificultades que encuentra el diacronista es esta: dirige la mirada a su propia lengua y descubre que ya no es la misma de otras épocas, que no le sirve su competencia lingüística y que no tiene informantes útiles para conseguir los datos necesarios para su investigación.

¿Qué puede hacer entonces un diacronista cuando intenta, por ejemplo, reconstruir la pronunciación antigua de una lengua? En MorFlog, en el post titulado “Reconstrucción de la pronunciación antigua (I)” he hablado ya sobre los instrumentos de que disponemos para este trabajo apasionante: huellas dejadas descuidadamente en textos escritos, confusiones de grafías, testimonios de los gramáticos… Comenté entonces un testimonio gráfico que servía para estudiar la pronunciación del español actual; un cartel con la leyenda “proivido”1 servía para documentar dos aspectos de la pronunciación del español moderno: a) que la grafía h no tiene correspondencia fonética y b) que las grafías b y v corresponden a un mismo fonema en español. Y dejé pendiente entonces un aspecto que resulta también muy interesante para reconstruir la pronunciación antigua, especialmente desde que las lenguas romances comenzaron a ser objeto de estudio: los testimonios de los gramáticos de la época.

Tratados de ortografía y de gramática, reglas de ortografía, diccionarios o manuales para enseñar el español a hablantes de otras lenguas constituyen valiosos instrumentos para deducir cuál era esa pronunciación. Sin embargo, la terminología entonces no estaba unificada, pues la fonética no fue una ciencia hasta el siglo XIX; no encontraremos, por tanto, noticias técnicas, sino aproximaciones que pueden interpretarse como datos, “pistas” que ayudan en el objetivo de reconstruir la pronunciación antigua. En esta entrada vamos a comentar algunas de ellas, referidas al proceso de velarización que experimenta la antigua fricativa prepalatal / ʃ / en su paso a la fricativa velar /x/ del español moderno.2 Los manuales nos dicen que fue uno de los cambios más importantes de lo que se conoce como la “revolución fonológica del Siglo de Oro”, sobre la que también he escrito en MorFlog («Revolución fonológica en español clásico: una explicación multimedia »).

Hagamos ahora un análisis de la mirada reflexiva de algunos gramáticos de los siglos XV, XVI y XVII sobre la pronunciación del español de su época, que nos puede ayudar a reconstruir (tejiendo bien los hilos…) el cambio fonético sucedido en ese intervalo de tiempo.

1. Siglo XV (Nebrija, Gramática castellana, 1492)

Nebrija en 1492, en su Gramática castellana (Libro I, cap. quinto.  De las letras e pronunciaciones de la lengua castellana),3 no hace mención alguna a una pronunciación velar de la G; simplemente dice que ante vocal palatal esa pronunciación es “propia del español”, es decir, no heredada de otras lenguas:

La .g. tiene dos officios: uno proprio, cual suena cuando después della se siguen. a. o. u; otro prestado, cuando después della se siguen. e. i.; como en las primeras letras destas diciones. gallo. gente. giron. gota. gula; la cual, cuando suena con. e. i., assi es propria de nuestra lengua, que ni judios ni griegos ni latinos, la sienten ni pueden conocer por suia, salvo el morisco, de la cual lengua io pienso que nos otros la recebimos.

Cuando habla sobre la H, sin embargo, sí hace un comentario que indica su pronunciación velarizada: dice que la pronunciamos “hiriendo la garganta”:

La .h. no sirve por sí en nuestra lengua, mas usamos della para tal sonido cual pronunciamos en las primeras letras destas diciones: hago hecho; la cual letra, aunque enel latin no tenga fuerça de letra, es cierto que como nos otros la pronunciamos hiriendo en la garganta, se puede contar en el numero de las letras, como los judios & moros, de los cuales nos otros la recebimos cuanto io pienso, la tienen por letra.

2.     Siglo XVI (Torquemada, Oudin)

Grammaire espagnolle (Oudin)

A finales del s. XVI ya hay testimonios que indican que el fonema fricativo prepalatal /ʃ/ había retrocedido su lugar de articulación (debía de tener una pronunciación próxima al “ich-laut” alemán). Así, Torquemada (c. 1560) dice que se pronuncia «en lo último del paladar, cerca de la garganta», es decir, refleja una pronunciación velarizada. Por su parte, Oudin, en su Grammaire espagnolle, expliquée en François (1597) dice que G y J se pronuncian «retournant la pointe de la langue vers le haut du palais et en dedans de la gorge». Indicios de un proceso de cambio, así pues, ya en el siglo XVI.

3.     Siglo XVII (Jiménez Patón)

En el s. XVII, Jiménez Patón, en su Epítome de la ortografía latina y castellana (1611), documenta la nueva pronunciación, que ya debía de corresponder al actual fonema fricativo velar /x/ y que ya siente como característica del castellano; vuelve a usar la expresión de Nebrija (“herir”) para reflejar la fricación, y proporciona datos sobre las fechas en que comenzaba a registrarse el cambio:

La G. tiene dos oficios: vno propio, como suena en A., O., como nego, legas, garça, gordo; otro, prestado, como suena en E., I., como Gerónimo, Gil, neges, legis. Esta vltima pronunciación es de sólo el romance castellano

Lo qual en nuestra España se a mudado del todo y començaba a mudarse en tiempos del Padre Robres [dominico, mediados siglo XVI], y aunque lo riñe mucho no a dexado de valer el modo con que oy se pronuncia, que es juntando a la vocal precedente la G. y hiriendo como que con el paladar la G.

Jiménez Patón proporciona también información importante sobre la aceptación social, lo que entonces podría ser “normativo”; así, nos dice que esta pronunciación está tan asentada que no considera que deba censurarse.

Y está de suerte ésta y essotra pronunciación asentada en nuestra España, que no pienso a de ser possible en ninguna manera reformarla, y aún ya tengo por yerro el intentar la reformación que pretenden

La reconstrucción de la pronunciación de otras épocas, como decía al principio, es una de las tareas más difíciles –pero también más apasionantes– con las que se encuentra un historiador de la lengua. Y en esta labor, uno de los instrumentos más útiles son las noticias que nos proporcionan los gramáticos de la época, en el ejercicio de una mirada analítica y reflexiva sobre la lengua de su época.

  1. Grafía errónea: *proivido en vez de prohibido. []
  2. He explicado este proceso en 1 minuto para RNE-Radio5 y para RadioUned, en un espacio titulado « ¿Siempre hemos tenido jota en español? ». []
  3. Los fragmentos que citamos se encuentran en las imágenes 0024 a 0027 del documento del enlace: Biblioteca Digital HispánicaBDH, de la Biblioteca Nacional de España. Son los folios 8 v., 9 r., 9 v., 10 r. y 10 v. del manuscrito original.   []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Experiencias colectivas 2.0: Espaces Réflexifs

Hace un tiempo que apenas publico en MorFlog, pero no creáis que he estado alejada de la red, ni de Hypotheses, ni del mundo virtual en general: simplemente, mi actividad se ha concentrado en otros “sitios”, como veréis a continuación.

En septiembre he colaborado como redactora invitada en el blog colectivo Espaces Réfexifs, un lugar muy especial por el que algunos blogueros de Hypotheses sentimos un cariño especial y que entre nosotros llamamos “la Villa” (en Twitter usamos el hashtag #VillaReflexive). Es un blog en el que se desarrolla una experiencia de escritura colectiva sobre el tema de la reflexividad, en las diferentes prácticas de investigación y enseñanza de los sucesivos redactores. Cada mes,  un redactor diferente se hace cargo cargo de la dirección de la publicación: redacción de artículos, firmas invitadas, decoración y distribución del espacio del blog, título secundario, etc., y aporta su visión particular desde la experiencia personal y desde su disciplina. Así describe Mélodie Faury, la redactora-jefe, el objetivo y el funcionamiento en la página de referencia:

Ce carnet vise à expérimenter une écriture collective sur le thème de la réflexivité, dans nos pratiques de recherche et d’enseignement […] Tour à tour, les participants au carnet “Espaces réflexifs” pourront prendre en charge la “direction” de la publication, pendant un mois. Chacun donnera alors sa “couleur” au carnet et l’investira comme il le souhaite. Les autres participants feront alors vivre le carnet par les discussions qui auront lieu en commentaires.

Pretende, por tanto, ser un espacio virtual de reflexión interdisciplinar, una nueva forma de encuentro entre investigadores que no se conocen necesariamente, pero que se leen en sus blogs respectivos o mantienen un contacto activo a través de Twitter, que se ha revelado para este grupo como una potente herramienta de interacción colectiva.

El hilo conductor de mis reflexiones en el mes de septiembre, cuando he vivido en la Villa, ha sido la idea de transparencia; así lo reflejaba el subtítulo “Lengua y transparencias“, que encabezaba el blog durante ese mes, y esa era la idea que quería transmitir también con las imágenes, algunas de ellas impresionantes, que decoraban mi espacio durante ese mes.1

“Transparencia en la naturaleza”. Galería de Ronald Zúñiga. Flickr CC

Os dejo los enlaces a mis artículos en Espaces Réflexifs; como veis, algunas veces he escrito en español y otras en francés;2 más abajo encontraréis un comentario sobre el idioma:

– “Nouveautés à la Villa: Langue et transparences

– “El sentido de la transparencia” / “Le sens de la transparence” (traducción de A. Zineddine)

– “Rideaux pour la chambre d’amis3

– “Diacronía y transparencia al borde del mar” / “Diachronie et transparence au bord de la mer” (traducción de A. Zineddine)

– “Reconstrucción y transparencia: el lingüista teje sus hilos

– “Une vieille question transparente: langue et genre

– “Séjour transparent à la Villa

Un experimento también en el idioma: publicar en español en un blog colectivo francés. Era la primera vez que Espaces Réflexifs se abría a otras lenguas, y ha resultado una experiencia muy interesante; en principio, mis entradas (posts) iban a estar escritas en español, pero resultó que los lectores no entendían bien nuestra lengua y no podían acceder a las reflexiones de mis textos (los traductores automáticos, claro, no están pensados para estos contenidos). La redactora-jefa, Mélodie Faury, encontró a través de Twitter un traductor que estaba dispuesto a traducir –gratis et amore– mis textos al francés. Yo había escrito ya entonces algún post en francés, pero no quería ver limitada mi reflexión, que siempre he encauzado en mi lengua materna, de modo que acepté encantada el generoso ofrecimiento de Aboubekeur Azzedine y le di la bienvenida a la Villa. Comenzó entonces un proceso de escritura y traducción “a cuatro manos” sobre el que tenemos pendiente un debate en Table ouverte, otra nueva experiencia colaborativa en forma de blog que ha comenzado esta semana y que todavía no he tenido tiempo de explorar bien: el espacio virtual a veces es inabarcable..

Agradezco mucho a Mélodie, nuestra anfitriona, y a Marie-Anne Paveau su invitación para esta estancia tan enriquecedora. Termino traduciendo unas palabras de Mélodie que me parecen muy expresivas sobre lo que Espaces Réflexifs representa; se encuentran en el post Une Villa, un espace de recherche, un lieu de discussion ?, un “paréntesis reflexivo” entre junio y julio:

“Une écriture collective”, fragmentée mois par mois, mais répondant à une idée générale : celle de questionner cette idée de réflexivité, dans nos pratiques de recherche et d’enseignement […] une expérimentation d’une écriture particulière et potentiellement riche, encore une fois assez insolite dans nos pratiques de chercheurs.

“Una escritura colectiva”, fragmentada mes a mes, pero que responde a una idea general: la de preguntarse por esta idea de la “reflexividad”, en nuestras prácticas de investigación y de enseñanza […] Una experimentación de escritura particular y potencialmente rica, todavía hoy bastante insólita en nuestra práctica investigadora. 

  1. Entre ellas, una de mis favoritas es la que ha venido a la cabecera de MorFlog, una cascada de agua que deja ver un fondo verde, de la que es autora Elena Ruiz. []
  2. Los casos en que la traducción no es mía –o no completamente mía– están señalados. []
  3. Propiamente, esta entrada es una bienvenida a mi traductor Aboubekeur Zineddine.  []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Al encuentro de un nuevo curso

Este mes de octubre ha comenzado en la UNED el curso 2012-13. Desde hace unos días funcionan los cursos virtuales, que son el espacio propio de enseñanza-aprendizaje en la enseñanza a distancia, junto a las clases presenciales que imparten los tutores en los centros asociados repartidos por todo el mundo.

Un espacio físico en la enseñanza a distancia. Biblioteca del Centro Asociado de Escuelas Pías en Madrid. Fotografía Elena Azofra (Licencia CC: algunos derechos reservados)

Desde MorFlog doy la bienvenida a mis alumnos de las asignaturas de Morfología de la lengua española y de Historia de la lengua española y les invito a conocer mejor este blog, leyendo las entradas publicadas sobre los temas relacionados con esas materias, que pueden encontrar en estas páginas: Morfología e Historia. Aquellos que no están muy familiarizados con la navegación por los blogs y las herramientas de la web colaborativa pueden visitar las entradas publicadas sobre aspectos prácticos (especialmente las “guías para inmigrantes digitales”), que les ayudarán a aprovechar los materiales virtuales. La presentación del blog se encuentra en la página “Sobre MorFlog” que aparece bajo la cabecera; las entradas relacionadas con la Uned, en la categoría correspondiente (ver en la barra derecha).

Una advertencia: un blog es, por su propia naturaleza, un espacio que suele estar “hipervinculado” a otros sitios; yo siempre procuro que los enlaces se abran en una nueva ventana, pero sé que esto a veces origina confusión, porque uno no sabe bien cómo volver al punto de partida. La solución es sencilla: se cierran las ventanas y se abre de nuevo el blog en su página de inicio, donde aparecen las sucesivas entradas (los artículos o posts) en orden cronológico inverso; si queremos leer los comentarios (que a veces son muy muy interesantes y completan las entradas), deberemos pinchar en el título de la entrada para acceder a su espacio propio (desaparecerá entonces la presentación en serie de todas las demás entradas).

He habilitado recientemente el botón de suscripción que encontraréis a la derecha con la leyenda “Suscribirse a este blog”; si seguís las instrucciones de la entrada en que describía los pasos sucesivos para completar la suscripción (l’abonnement), recibiréis en vuestro correo electrónico los artículos que yo vaya publicando en MorFlog, a medida que aparezcan.

Los comentarios de algunos alumnos del curso pasado me demostraron que el blog no solo les ayudaba a estudiar algunos temas, sino que aumentaba su interés por las materias que aquí se tratan, la morfología y la historia del español. Quiero dejar claro, en este principio de curso, que el objetivo principal es este último, promover el interés y el gusto por la materia, así como estimular la sensibilidad lingüística de todos los que se interesan por los temas sobre los que escribo. Así pues, MorFlog no es un espacio académico pero tampoco extraacadémico: ¿podríamos llamarlo quizá paraacadémico…? Estáis invitados a dejar vuestra opinión en el espacio reservado a los comentarios, que aquí son moderados, es decir, necesitan aprobación por mi parte.

Y para mis alumnos, un deseo especial: ¡que este sea un curso provechoso e interesante!

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Cursos de verano: entre mar y piedras

Ha llegado el mes de julio y, con él, los cursos de verano en las universidades. Preparo mi ponencia en el de «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», que comienza el próximo lunes en Salamanca, y repaso los recuerdos vinculados al sintagma que da título a esta entrada: «cursos de verano». La memoria me arrastra a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la UIMP, en cuyas aulas aprendí y enseñé hace ya años… Un marco de lujo para un programa que en aquella época siempre ofrecía algo interesante para los amantes de la Filología: mitología clásica de la mano de Carlos García Gual o Luis Alberto de Cuenca, textos de la literatura medieval española analizados por los mejores especialistas… Los viejos diplomas me recuerdan aquellas horas en las salas desde donde se veía el mar, como en la imagen de mi galería.

Palacio de la Magdalena. Sede de la UIMP en Santander. Galería MorFlog en Flickr

Pero ahora no voy a estar junto al mar: no me espera La Tierruca, sino la sobria Salamanca, donde voy a hablar de modernidad, de innovación y web colaborativa, de nuevas posibilidades para  una labor muy salmantina: enseñar-aprender. Participaré el lunes en el curso del que os hablaba al principio, «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», dirigido por la profesora Rosa Ana Martín Vegas, y me centraré en el potencial que ofrecen las redes sociales (fundamentalmente blogs y Twitter) para su explotación como instrumentos didácticos.

Este es el esquema de contenidos de una ponencia que terminó titulándose Enseñar y aprender Lengua con las redes sociales, pero que bien podría haberse presentado como La extensión del aula a la web 2.0 o La extensión del aula fuera del aula.

Más que la metáfora del «aula de paredes invisibles», me gusta pensar en aulas de paredes transparentes, por eso he titulado así la primera entrada de un blog creado para la comunicación y la experimentación de / entre / con los participantes en el curso: InnovaLenLit.

Ahora es vuestro turno: ¿cómo es vuestra experiencia en cursos de verano?, ¿qué es lo que más valoráis en ellos?, ¿qué razones os mueven a renunciar a un tiempo de ocio y emplearlo en aprender algo nuevo?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Métodos, herramientas y entornos para la investigación

La próxima semana, los días 8 y 9 de mayo,  se celebrará en la Facultad de Filología de la Uned el III Seminario de Investigación en Estudios Filológicos, coordinado por las profesoras Mariló Castrillo y Elena González-Blanco. Como podéis ver en el programa, esta tercera edición se centrará en las herramientas para iniciarse en los métodos y técnicas de investigación en las diferentes áreas y líneas de la Facultad. Si os interesa, no dudéis en inscribiros: podéis hacerlo desde este enlace.

Nuevos entornos digitales para abrir horizontes. Galería Morflog en Flickr

«La iniciación a la investigación en Lingüística y Lingüística aplicada» es el título de la mesa redonda en la que participaré, junto a mis compañeras Victoria Marrero, Victoria Escandell y Laura Alba. Será el miércoles 9 a las 10:00, después de una charla sobre «Acciones de movilidad internacional para la investigación» a cargo del Vicerrector Adjunto de Relaciones Internacionales de nuestra universidad, Fernando Monge.

Mi idea inicial era mostrar cómo se puede plantear el trabajo en Lingüística histórica en entornos digitales: por un lado, fuentes textuales y otros recursos en corpus digitalizados (especialmente los accesibles en red); por otro, investigación en entornos colaborativos de la web 2.0 (plataformas de blogging científico como Hypotheses, que agrupan ya proyectos interesantes relacionados con la investigación en Humanidades). Como la segunda parte es la que parece más novedosa y puede aplicarse fuera de la Lingüística histórica, apenas me detendré en los recursos de la web estática, sino que me centraré en el trabajo de investigación en los nuevos entornos digitales, más colaborativos, de la web 2.0.

En mi intervención analizaré las posibilidades que para la investigación ofrece el blogging científico o especializado como entorno de trabajo colaborativo y de ensayo. Son varios los blogs de Hypotheses en que podemos estudiar la experiencia de jóvenes investigadores que aprovechan el carácter tentativo, en cierta medida iniciático, que puede suponer la redacción de un blog especializado (un «carnet de thèse» como los de este catálogo); y lo hacen con la intención de ensayar, probar, plantear, expresar, dar a conocer, alimentar el debate, reflexionar…, actividades todas íntimamente relacionadas con la tarea de investigar. Nuevos horizontes y nuevas técnicas, pero el mismo nivel de exigencia: hay que desterrar el mito de que en estos entornos no se puede encontrar producción científica de calidad.

Para terminar esta breve entrada en materia, una recomendación de lectura, «Le doctorant 2.0…», y algunos interrogantes: ¿te interesa la investigación en los nuevos entornos digitales?, ¿tienes experiencia en la web 2.0 como entorno de trabajo de investigación?, ¿crees que las Humanidades Digitales tienen futuro? Si te interesan estos temas, puedes participar en el debate en la UNED el día 9… o dejar aquí tus comentarios.

N. B.: Sobre blogging especializado, os recuerdo «Blogs académicos: otros tiempos para la ciencia», la mesa redonda en Medialab Prado que dio origen a una entrada en MorFlog, «Reflexión “a flor de blog”».

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Últimas palabras arrastradas por el viento

Últimos ecos de las «Palabras que ya no me dices», el concurso organizado por la Biblioteca de la Uned para el Día del Libro…

La percepción de los hablantes sobre la vigencia del léxico, sobre su posible actualidad o modernidad, puede variar mucho, por lo que la lista de palabras propuestas por los participantes en el concurso ha resultado muy heterogénea; podéis comprobarlo en este enlace. Se mezclan en ella voces muy variadas: algunas no pertenecen al léxico general, sino que son propias de lenguajes específicos (bucólicobrocal…); otras sirven para nombrar objetos que ya no se usan, que han desaparecido de nuestras vidas (daguerrotipoenaguasbadilatrébedehuebra…); otras están relacionadas con el mundo rural, y a veces el diccionario las presenta con esa «etiqueta» (cucharrena o alhóndiga, por ejemplo). Entre las que me parecían más interesantes están algunas cuyos referentes mantienen plena vigencia, pero que han sido sustituidas por otras más modernas: así, por ejemplo, mentecato o pinturero, adjetivos que prácticamente se han perdido en la actualidad; son términos de fuerte carga expresiva, precisamente los que más procesos de renovación sufren: uno de los resortes más importantes del cambio lingüístico es la búsqueda de una mayor expresividad, y los adjetivos con que apelamos al interlocutor se desgastan con facilidad, de ahí la necesidad de sustituirlos por otros.

Por otro lado, resulta curioso observar cómo el hablante, al reflexionar sobre sus usos lingüísticos, suele volver la mirada hacia su realidad más cercana; así, en esa lista de palabras sentidas (intuidas) como antiguas, abundan las que están relacionadas con lo más cercano (la casa, la ropa…) o con el mundo de lo censurable (los adjetivos con una connotación peyorativa, como truhán o zascandil).

Entre todas las propuestas por los participantes, he elegido la palabra retahíla, que comparte con la ganadora (gaznápiro) varias características: es una palabra propia del género narrativo, se documenta con cierta frecuencia en el s. XIX, y también ha dado título a una novela, Retahílas, de Carmen Martín Gaite (1974). Sin embargo, su documentación en textos es anterior a la de gaznápiro: según los datos del CORDE, ya hay ejemplos aislados en los siglos XVI y XVII, e incluso un aumento moderado en el s. XVIII, en la obra de escritores ilustrados.  Tomando como base los corpus CORDE y CREA, observamos el siguiente reparto temporal:

Presencia de retahíla en textos

Como podéis ver, no es precisamente una palabra que haya dejado de usarse; en este caso, su carácter culto y la competencia de otros sinónimos más frecuentes han podido influir en que se perciba como una palabra anticuada.

En cuanto a la documentación en lexicografía, el término retahíla ya aparece en la primera obra de la RAE, el Diccionario de autoridades, en el volumen publicado en 1737, con esta explicación acerca de su significado y su etimología: «el conjunto de muchas cosas, que estan ò van sucediendo por su orden. Viene de Retro y Filum, porque estan unos despues de otros. Lat. Series longa rerum». Se pueden ver esta y otras definiciones de diccionarios académicos en la aplicación del NTLLE.

Dejo abierta la búsqueda de retahíla en los recursos del Nuevo Diccionario histórico del español: el corpus (CDH) y la aplicación Mapa de diccionarios. Una advertencia: frente a otras aplicaciones de la RAE, que discriminan tanto mayúsculas / minúsculas como formas acentuadas / formas sin acentuar, los nuevos recursos están adaptados a las reglas del juego habituales en Internet y no exigen una búsqueda múltiple de las formas: basta con escribir en el campo de búsqueda retahila y tendremos los resultados de retahilaretahílaRetahila y Retahíla; en los corpus CORDE y CREA, por el contrario, la aplicación funciona con coincidencia exacta, respetando mayúsculas y acentos.

Si encontráis algo curioso en la historia de retahíla, o algún contexto especialmente interesante, no dejéis de volver a MorFlog para participar en los comentarios…

N. B.: Esta entrada completa la anterior, «De nuevo sobre palabras en el tiempo»; allí se encuentran los enlaces correspondientes al concurso y la noticia de la palabra ganadora.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Las palabras en el tiempo: tras las huellas del léxico

Quienes nos dedicamos al estudio de la lengua, y especialmente los diacronistas, compartimos una curiosidad especial por la vitalidad y la evolución de las palabras en el tiempo;1 sin embargo, creo que este interés no es exclusivo de lingüistas o filólogos, sino compartido por una gran parte de los hablantes del idioma. Ser conscientes de la vigencia de determinados términos o expresiones, de su posible entrada o salida del léxico usual en una época determinada, es algo apasionante. Por encima del romántico interés por la etimología de las palabras, lo cierto es que su evolución semántica esconde con frecuencia un gran atractivo.

Huellas del paso del tiempo. Galería de MorFlog en Flickr.

Los instrumentos con que contamos para reconstruir la vida de las voces del idioma son fundalmentalmente dos: los textos (escritos u orales, recogidos habitualmente en corpus y bases de datos) y los diccionarios. En concreto, son los diccionarios históricos los que recogen los usos y modificaciones de las palabras de una lengua;2 hoy quiero presentaros los nuevos recursos del Nuevo diccionario histórico del español (NDHE) que están disponibles en red desde hace unos días, en la página de la Fundación Rafael Lapesa, encargada de su elaboración desde 2005. Todavía no está en funcionamiento la aplicación principal, la del propio diccionario, pero sí se pueden consultar algunos materiales esenciales para su redacción: el Corpus del Nuevo diccionario histórico (CDH), el Fichero general de la Real Academia Española, el Diccionario histórico de la lengua española (1960-1996) y el Mapa de diccionarios. La relación de los recursos, a cuya explicación dedicaré una entrada independiente, se ofrece en la noticia publicada por la propia RAE. Ahora me gustaría recordar aquí brevemente la  historia del (/ de los) diccionario(s) histórico(s) del español: un solo diccionario, si pensamos que la única iniciativa de elaborar un diccionario histórico ha partido de la misma institución, la RAE3 ; varios, si atendemos a las sucesivas etapas en que diferentes equipos, con diferentes medios, han afrontado la difícil tarea de su redacción.  La aventura de la lexicografía histórica del español puede resumirse así :

1914. La Real Academia Española saca a la luz el Plan general para la redacción del Diccionario histórico de la lengua castellana, donde se manifiesta su propósito de redactar un diccionario histórico, abandonando el viejo proyecto de hacer una segunda versión del Diccionario de autoridades. Hasta los años 20, el proyecto no tomó impulso; sus resultados no empezaron a ser visibles hasta la siguiente década.

1933-36. Se publican dos volúmenes del primer Diccionario histórico de la lengua española: en 1933, el correspondiente a la letra A; en 1936, un segundo volumen que abarca la letra B y parte de la C. La guerra civil destruyó materialmente parte del archivo y paralizó el proyecto.

1946. Para continuar el Diccionario histórico, se crea un Seminario de Lexicografía dentro de la Real Academia; se decide entonces comenzar desde el principio, con nuevos materiales y nuevo método.

Portada del primer fascículo del segundo DHE (1960)

1960-66. Producto de este nuevo impulso es el segundo Diccionario histórico de la lengua española, de título idéntico al primero, lo cual ha generado muchas confusiones; podéis ver en la imagen la portada del primer fascículo, que vio la luz en 1960. Entre los nuevos recursos, contamos ahora con una aplicación que permite el acceso al contenido de todos los fascículos publicados entre 1960 y 1996 (a – bajoca).

2005: se crea la Fundación Rafael Lapesa, con el objetivo de elaborar un diccionario histórico diferente, que –ahora sí– recibe el nombre de Nuevo diccionario histórico del español (NDHE); será un diccionario digital, de acceso gratuito a través de la red, y permitirá conocer no solo la evolución en el uso de las palabras, sino también, a través de un sistema de vínculos internos, la compleja red de relaciones que los elementos léxicos establecen a lo largo de la historia de la lengua.

2012: Comienzan a publicarse los recursos utilizados para la elaboración del NDHE. Confiamos en que llegue pronto la esperada aplicación que nos permita comenzar la consulta.

Dejo aquí algunas propuestas para la reflexión (y para los comentarios): ¿os habéis preguntado alguna vez qué pasa con las palabras que ya no se usan?, ¿hacia dónde las arrastra el viento de las modas lingüísticas?, ¿recordáis alguna palabra que antes usarais y ya no?, ¿alguna cuyo significado hayáis aprendido conscientemente? Yo recuerdo especialmente el adjetivo pindio, que aprendí cuando de niña traspasé una frontera de las que tan bien define Lola Pons en una interesante entrada de su blog, una shibboleth; seguramente vivía cerca de una grieta lingüística: nos trasladamos a vivir a un pueblo de calles empinadas y nunca había oído hablar de cuestas pindias hasta entonces… Y ya en época más reciente, la palabra más bonita que he estudiado es, sin duda alguna, el adverbio cras; para mi sorpresa, el DRAE lo recoge todavía en 2001 (en esta entrada  de su 22.ª ed.), aunque con la marca de sanción desus., que acompaña a las palabras cuyo uso es anterior a 1900.4 Os invito a escuchar un resumen de su historia en este enlace a “¿Siempre mañana fue ‘mañana’ en español?”, un podcast que he grabado para RadioUned y Radio5.

Y para terminar con el tema de las palabras en el tiempo,  una convocatoria interesante: la biblioteca de la Uned celebra el día del libro, 23 de abril, con diversas actividades entre las que se encuentra «Palabras que ya no me dices», un concurso para elegir una palabra poco usada en el español de hoy. Entre las que proponen, algunas preciosas: donaire, enagua, zascandil…; también se puede participar proponiendo palabras diferentes, siempre que estén en un diccionario general del español y que puedan considerarse palabras antiguas, poco ususales hoy. Colaboraré con la biblioteca buceando en la historia de la lengua (textos y diccionarios) para reconstruir la vida de la palabra más votada. Animaos y votad por una de ellas, o  proponed una diferente; después podéis dar un paseo por su historia, ayudados por las herramientas de las que solemos hablar en MorFlog… o por los nuevos recursos a los que enlaza esta entrada. Y, sobre todo, espero que disfrutéis con la historia de las palabras arrastradas por el tiempo.

  1. El título de esta entrada es una paráfrasis del que abre el discurso de entrada en la Real Academia de Manuel Seco, en noviembre de 1980: «Las palabras en el tiempo: los diccionarios históricos», cuyo contenido completo puede consultarse aquí y es un referente imprescindible para quien esté interesado en la lexicografía histórica. Espero que mis alumnos del Máster en elaboración de diccionarios y control del léxico español hayan hecho una atenta lectura de este texto.  []
  2. Aunque pueden considerarse complementarios en cierta medida, los diccionarios etimológicos y los históricos tienen objetivos diferentes: los primeros se centran en el origen de las palabras, mientras que los segundos muestran su evolución semántica. []
  3. En su discurso de entrada a la Real Academia (ver nota 1), Manuel Seco afirmaba: «Todo lo que hasta ahora se ha intentado, lo poco que hasta ahora se ha hecho, ha salido de estos muros». []
  4. La abreviatura desus. indica que la palabra no está en uso actualmente, pero sí está documentada entre 1500 y 1900; la abreviatura p. us. indica que la palabra está en vigor después de 1900, pero que ha desaparecido prácticamente en la actualidad. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Reflexión “a flor de blog”

El viernes 16 de marzo he participado en Medialab Prado en una mesa redonda en la que he compartido mi experiencia bloguera con otros compañeros. La coordinación corría a cargo de Adolfo Estalella, en el marco de su proyecto Empiria Digital; la propuesta: un debate sobre el sentido de los blogs académicos. Un encuentro interesante, que podéis ver en este vídeo o escuchar en este audio, si tenéis paciencia; también hay imágenes en nuestra galería… En mi caso, fue una ocasión para hacer una reflexión «a flor de blog», como dice el título de esta entrada1, un ejercicio de «reflexividad» sobre el proceso creativo que he vivido estos últimos meses, desde que nació MorFlog. En menos de cinco meses, con más de 12000 visitas a estas páginas (¡mil gracias!), creo que he aprendido mucho sobre el proceso de escritura y la construcción de un lugar de encuentro (extra)académico y personal en red. 

"A flor de blog". Galería MorFlog en Flickr

En mi intervención tuve ocasión de tocar varios puntos que me interesan especialmente. En primer lugar, el camino que he recorrido buscando una escritura personal, no solo en el tono con que me dirijo a los posibles lectores, sino también en el afán de encontrar un equilibrio (difícil, ciertamente) entre lo formal, lo técnico y lo sugerente. En Los porqués de MorFlog ya anunciaba los temas que quería tratar y lo que me impulsaba a abrir el blog, pero todavía no sabía cómo iba a canalizar en la red una preocupación personal constante, la de compartir algo que me gusta llamar «sensibilidad lingüística». En segundo lugar, el descubrimiento, a lo largo de este proceso, de una faceta creativa que nunca pensé tener: la sensibilidad plástica, el disfrute con la elección de imágenes, la pasión por la estética y la «pintura» de los contenidos, algo que no tenía previsto, que se aparta de la tradición académica en mi campo y que estoy viviendo con entusiasmo.

Pasé luego rápidamente a un aspecto más íntimo, la presencia de lo personal y el pudor en un blog «académico»: las ocasiones en que se produce la ruptura con lo académico, cuando la subjetividad se hace presente ahí, a flor de blog… He comprobado, efectivamente, que el blog es un espacio crítico, un canal abierto en el que se puede producir con naturalidad la ruptura del corsé académico. A propósito de los corsés, esa mañana, en Twitter, había escrito que la entrada sobre los corsés del femenino me parecía el paradigma de todo lo que quería transmitir sobre mi experiencia; quizá por eso he tardado en volver a escribir…

Hubo más, pero sería muy largo contarlo todo aquí. Os dejo el esquema de lo que no he detallado en esta entrada:

El blog crece: Twitter, YouTube, Flickr…
–      Canal MorFlogME en Youtube: Banco sonoro del español antiguo
–      Flickr MorFlog: banco de imágenes
–      @MorFlog: un contacto continuo y la interacción más dinámica
 
Un reto: los comentarios en el blog
–      Cuando el comentario re-construye la entrada
–      Cuando los lectores buscan otras vías…
 
¿Qué entendemos por «académico»?: el sexismo lingüístico como paradigma 
–   Debate intenso a raíz del informe respaldado por la RAE sobre «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer» 
–  Polémica sociolingüística recogida el mismo domingo 4 de marzo en MorFlog; debate simultáneo en la sociedad, en los medios y en el blog
 
¿Cuál es el sentido de un blog especializado?
–      ¿quiénes son expertos, qué aportan unos y otros?
–      ¿cómo se canalizan las reacciones de los lectores?
–      ¿cuál es el papel del entorno académico en un terreno propio de la reflexión extraacadémica?
–      ¿es el mundo académico reacio a la web 2.0 en general y a la práctica del blogging en particular?, ¿algo está cambiando?
 
MorFlog, un ¿nuevo? lugar de encuentro
MorFlog: ¿académico, personal, social…?

Ese día, se presentaba también en Medialab-Prado el portal español de Hypoyheses, la plataforma de blogs académicos en la que MorFlog reside desde enero. Me gustó el diálogo con Frederique Muscinési y su explicación de la Hyposfera (un bonito compuesto acronímico, ¿verdad?). Espero que la comunidad española de Hypotheses llegue algún día a ser tan rica en experiencias como la francesa. 

N.B.: Ces jours de réflexion, mes pensées se sont souvent portées sur Marie-Anne et Mélodie, mes amies d’Hypotheses et mes modèles comme blogueuses, à qui je dédie ces lignes en français: vos «Espaces réflexifs», comme je vous le disais sur Twitter, ont été importants pour moi: je vous lis, je réfléchis… Et je suis heureuse de partager une villa reflexive où j’ai l’occassion de me rechercher en vous lisant.

  1. A flor de blog es una metáfora personal, creada ad hoc a partir de la locución adjetiva a flor de piel, que  significa ‘sensible, fácil, pronto’: vid. DRAE, s. v. flor. Dejo alguna cuestión en el aire: ¿hasta dónde llega la fijación de las locuciones?, ¿puede el lenguaje metafórico re-crear a partir de construcciones fijadas en la lengua? []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts