Las palabras en el tiempo: tras las huellas del léxico

Quienes nos dedicamos al estudio de la lengua, y especialmente los diacronistas, compartimos una curiosidad especial por la vitalidad y la evolución de las palabras en el tiempo;1 sin embargo, creo que este interés no es exclusivo de lingüistas o filólogos, sino compartido por una gran parte de los hablantes del idioma. Ser conscientes de la vigencia de determinados términos o expresiones, de su posible entrada o salida del léxico usual en una época determinada, es algo apasionante. Por encima del romántico interés por la etimología de las palabras, lo cierto es que su evolución semántica esconde con frecuencia un gran atractivo.

Huellas del paso del tiempo. Galería de MorFlog en Flickr.

Los instrumentos con que contamos para reconstruir la vida de las voces del idioma son fundalmentalmente dos: los textos (escritos u orales, recogidos habitualmente en corpus y bases de datos) y los diccionarios. En concreto, son los diccionarios históricos los que recogen los usos y modificaciones de las palabras de una lengua;2 hoy quiero presentaros los nuevos recursos del Nuevo diccionario histórico del español (NDHE) que están disponibles en red desde hace unos días, en la página de la Fundación Rafael Lapesa, encargada de su elaboración desde 2005. Todavía no está en funcionamiento la aplicación principal, la del propio diccionario, pero sí se pueden consultar algunos materiales esenciales para su redacción: el Corpus del Nuevo diccionario histórico (CDH), el Fichero general de la Real Academia Española, el Diccionario histórico de la lengua española (1960-1996) y el Mapa de diccionarios. La relación de los recursos, a cuya explicación dedicaré una entrada independiente, se ofrece en la noticia publicada por la propia RAE. Ahora me gustaría recordar aquí brevemente la  historia del (/ de los) diccionario(s) histórico(s) del español: un solo diccionario, si pensamos que la única iniciativa de elaborar un diccionario histórico ha partido de la misma institución, la RAE3 ; varios, si atendemos a las sucesivas etapas en que diferentes equipos, con diferentes medios, han afrontado la difícil tarea de su redacción.  La aventura de la lexicografía histórica del español puede resumirse así :

1914. La Real Academia Española saca a la luz el Plan general para la redacción del Diccionario histórico de la lengua castellana, donde se manifiesta su propósito de redactar un diccionario histórico, abandonando el viejo proyecto de hacer una segunda versión del Diccionario de autoridades. Hasta los años 20, el proyecto no tomó impulso; sus resultados no empezaron a ser visibles hasta la siguiente década.

1933-36. Se publican dos volúmenes del primer Diccionario histórico de la lengua española: en 1933, el correspondiente a la letra A; en 1936, un segundo volumen que abarca la letra B y parte de la C. La guerra civil destruyó materialmente parte del archivo y paralizó el proyecto.

1946. Para continuar el Diccionario histórico, se crea un Seminario de Lexicografía dentro de la Real Academia; se decide entonces comenzar desde el principio, con nuevos materiales y nuevo método.

Portada del primer fascículo del segundo DHE (1960)

1960-66. Producto de este nuevo impulso es el segundo Diccionario histórico de la lengua española, de título idéntico al primero, lo cual ha generado muchas confusiones; podéis ver en la imagen la portada del primer fascículo, que vio la luz en 1960. Entre los nuevos recursos, contamos ahora con una aplicación que permite el acceso al contenido de todos los fascículos publicados entre 1960 y 1996 (a – bajoca).

2005: se crea la Fundación Rafael Lapesa, con el objetivo de elaborar un diccionario histórico diferente, que –ahora sí– recibe el nombre de Nuevo diccionario histórico del español (NDHE); será un diccionario digital, de acceso gratuito a través de la red, y permitirá conocer no solo la evolución en el uso de las palabras, sino también, a través de un sistema de vínculos internos, la compleja red de relaciones que los elementos léxicos establecen a lo largo de la historia de la lengua.

2012: Comienzan a publicarse los recursos utilizados para la elaboración del NDHE. Confiamos en que llegue pronto la esperada aplicación que nos permita comenzar la consulta.

Dejo aquí algunas propuestas para la reflexión (y para los comentarios): ¿os habéis preguntado alguna vez qué pasa con las palabras que ya no se usan?, ¿hacia dónde las arrastra el viento de las modas lingüísticas?, ¿recordáis alguna palabra que antes usarais y ya no?, ¿alguna cuyo significado hayáis aprendido conscientemente? Yo recuerdo especialmente el adjetivo pindio, que aprendí cuando de niña traspasé una frontera de las que tan bien define Lola Pons en una interesante entrada de su blog, una shibboleth; seguramente vivía cerca de una grieta lingüística: nos trasladamos a vivir a un pueblo de calles empinadas y nunca había oído hablar de cuestas pindias hasta entonces… Y ya en época más reciente, la palabra más bonita que he estudiado es, sin duda alguna, el adverbio cras; para mi sorpresa, el DRAE lo recoge todavía en 2001 (en esta entrada  de su 22.ª ed.), aunque con la marca de sanción desus., que acompaña a las palabras cuyo uso es anterior a 1900.4 Os invito a escuchar un resumen de su historia en este enlace a “¿Siempre mañana fue ‘mañana’ en español?”, un podcast que he grabado para RadioUned y Radio5.

Y para terminar con el tema de las palabras en el tiempo,  una convocatoria interesante: la biblioteca de la Uned celebra el día del libro, 23 de abril, con diversas actividades entre las que se encuentra «Palabras que ya no me dices», un concurso para elegir una palabra poco usada en el español de hoy. Entre las que proponen, algunas preciosas: donaire, enagua, zascandil…; también se puede participar proponiendo palabras diferentes, siempre que estén en un diccionario general del español y que puedan considerarse palabras antiguas, poco ususales hoy. Colaboraré con la biblioteca buceando en la historia de la lengua (textos y diccionarios) para reconstruir la vida de la palabra más votada. Animaos y votad por una de ellas, o  proponed una diferente; después podéis dar un paseo por su historia, ayudados por las herramientas de las que solemos hablar en MorFlog… o por los nuevos recursos a los que enlaza esta entrada. Y, sobre todo, espero que disfrutéis con la historia de las palabras arrastradas por el tiempo.

  1. El título de esta entrada es una paráfrasis del que abre el discurso de entrada en la Real Academia de Manuel Seco, en noviembre de 1980: «Las palabras en el tiempo: los diccionarios históricos», cuyo contenido completo puede consultarse aquí y es un referente imprescindible para quien esté interesado en la lexicografía histórica. Espero que mis alumnos del Máster en elaboración de diccionarios y control del léxico español hayan hecho una atenta lectura de este texto.  []
  2. Aunque pueden considerarse complementarios en cierta medida, los diccionarios etimológicos y los históricos tienen objetivos diferentes: los primeros se centran en el origen de las palabras, mientras que los segundos muestran su evolución semántica. []
  3. En su discurso de entrada a la Real Academia (ver nota 1), Manuel Seco afirmaba: «Todo lo que hasta ahora se ha intentado, lo poco que hasta ahora se ha hecho, ha salido de estos muros». []
  4. La abreviatura desus. indica que la palabra no está en uso actualmente, pero sí está documentada entre 1500 y 1900; la abreviatura p. us. indica que la palabra está en vigor después de 1900, pero que ha desaparecido prácticamente en la actualidad. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Reflexión “a flor de blog”

El viernes 16 de marzo he participado en Medialab Prado en una mesa redonda en la que he compartido mi experiencia bloguera con otros compañeros. La coordinación corría a cargo de Adolfo Estalella, en el marco de su proyecto Empiria Digital; la propuesta: un debate sobre el sentido de los blogs académicos. Un encuentro interesante, que podéis ver en este vídeo o escuchar en este audio, si tenéis paciencia; también hay imágenes en nuestra galería… En mi caso, fue una ocasión para hacer una reflexión «a flor de blog», como dice el título de esta entrada1, un ejercicio de «reflexividad» sobre el proceso creativo que he vivido estos últimos meses, desde que nació MorFlog. En menos de cinco meses, con más de 12000 visitas a estas páginas (¡mil gracias!), creo que he aprendido mucho sobre el proceso de escritura y la construcción de un lugar de encuentro (extra)académico y personal en red. 

"A flor de blog". Galería MorFlog en Flickr

En mi intervención tuve ocasión de tocar varios puntos que me interesan especialmente. En primer lugar, el camino que he recorrido buscando una escritura personal, no solo en el tono con que me dirijo a los posibles lectores, sino también en el afán de encontrar un equilibrio (difícil, ciertamente) entre lo formal, lo técnico y lo sugerente. En Los porqués de MorFlog ya anunciaba los temas que quería tratar y lo que me impulsaba a abrir el blog, pero todavía no sabía cómo iba a canalizar en la red una preocupación personal constante, la de compartir algo que me gusta llamar «sensibilidad lingüística». En segundo lugar, el descubrimiento, a lo largo de este proceso, de una faceta creativa que nunca pensé tener: la sensibilidad plástica, el disfrute con la elección de imágenes, la pasión por la estética y la «pintura» de los contenidos, algo que no tenía previsto, que se aparta de la tradición académica en mi campo y que estoy viviendo con entusiasmo.

Pasé luego rápidamente a un aspecto más íntimo, la presencia de lo personal y el pudor en un blog «académico»: las ocasiones en que se produce la ruptura con lo académico, cuando la subjetividad se hace presente ahí, a flor de blog… He comprobado, efectivamente, que el blog es un espacio crítico, un canal abierto en el que se puede producir con naturalidad la ruptura del corsé académico. A propósito de los corsés, esa mañana, en Twitter, había escrito que la entrada sobre los corsés del femenino me parecía el paradigma de todo lo que quería transmitir sobre mi experiencia; quizá por eso he tardado en volver a escribir…

Hubo más, pero sería muy largo contarlo todo aquí. Os dejo el esquema de lo que no he detallado en esta entrada:

El blog crece: Twitter, YouTube, Flickr…
–      Canal MorFlogME en Youtube: Banco sonoro del español antiguo
–      Flickr MorFlog: banco de imágenes
–      @MorFlog: un contacto continuo y la interacción más dinámica
 
Un reto: los comentarios en el blog
–      Cuando el comentario re-construye la entrada
–      Cuando los lectores buscan otras vías…
 
¿Qué entendemos por «académico»?: el sexismo lingüístico como paradigma 
–   Debate intenso a raíz del informe respaldado por la RAE sobre «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer» 
–  Polémica sociolingüística recogida el mismo domingo 4 de marzo en MorFlog; debate simultáneo en la sociedad, en los medios y en el blog
 
¿Cuál es el sentido de un blog especializado?
–      ¿quiénes son expertos, qué aportan unos y otros?
–      ¿cómo se canalizan las reacciones de los lectores?
–      ¿cuál es el papel del entorno académico en un terreno propio de la reflexión extraacadémica?
–      ¿es el mundo académico reacio a la web 2.0 en general y a la práctica del blogging en particular?, ¿algo está cambiando?
 
MorFlog, un ¿nuevo? lugar de encuentro
MorFlog: ¿académico, personal, social…?

Ese día, se presentaba también en Medialab-Prado el portal español de Hypoyheses, la plataforma de blogs académicos en la que MorFlog reside desde enero. Me gustó el diálogo con Frederique Muscinési y su explicación de la Hyposfera (un bonito compuesto acronímico, ¿verdad?). Espero que la comunidad española de Hypotheses llegue algún día a ser tan rica en experiencias como la francesa. 

N.B.: Ces jours de réflexion, mes pensées se sont souvent portées sur Marie-Anne et Mélodie, mes amies d’Hypotheses et mes modèles comme blogueuses, à qui je dédie ces lignes en français: vos «Espaces réflexifs», comme je vous le disais sur Twitter, ont été importants pour moi: je vous lis, je réfléchis… Et je suis heureuse de partager une villa reflexive où j’ai l’occassion de me rechercher en vous lisant.

  1. A flor de blog es una metáfora personal, creada ad hoc a partir de la locución adjetiva a flor de piel, que  significa ‘sensible, fácil, pronto’: vid. DRAE, s. v. flor. Dejo alguna cuestión en el aire: ¿hasta dónde llega la fijación de las locuciones?, ¿puede el lenguaje metafórico re-crear a partir de construcciones fijadas en la lengua? []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Género gramatical y sexismo lingüístico (I)

Figura de mujer y ventana abierta al mundo. Pompeya

Esta semana, el pleno de la Real Academia Española ha ratificado un informe sobre «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer»  elaborado por el académico Ignacio Bosque, ponente de la Nueva gramática de la lengua española. La noticia ha provocado un gran revuelo y un eco insólito en la sociedad española: la RAE ha sido TT en Twitter hoy domingo, cuando escribo esta entrada, y múltiples medios se interesan por el contenido del informe. Todo ello me ha impulsado a compartir en MorFlog una parte del análisis sobre la interacción lengua – sociedad, en el plano del género gramatical y el sexismo, que estaba preparando para el día 8 de marzo. No es la primera vez que abordo este tema apasionante: ya antes he hablado sobre él en distintos foros y he publicado un trabajo en un volumen colectivo («Sobre el género gramatical y sus implicaciones sociológicas», en el libro Historia y pensamiento en torno al género, que podéis encontrar aquí, a partir de la página 267).

Simplificando mucho la cuestión, la polémica social sobre el sexismo lingüístico puede resumirse así: partidarios de transformar los mecanismos lingüísticos para hacer más «visible» la presencia de la mujer en la sociedad (postura A) vs. partidarios de respetar los mecanismos que la lengua tiene ya establecidos desde antiguo para referirse a colectivos en los que se incluyen indistintamente hombres y mujeres (postura B).

Dentro de las reivindicaciones de los partidarios de la postura A podemos destacar las siguientes: la feminización de todos los nombres de profesiones y cargos (la concejala, la jueza, la médica, la gerenta…) y la promoción de su uso efectivo en los documentos oficiales; el uso de fórmulas para incluir términos masculinos y femeninos (todos y todas, compañeros y compañeras…); el empleo, para evitar las repeticiones constantes, de términos abstractos que designen el colectivo formado por seres de distintos sexos (promocionando el uso de sustantivos colectivos como la cuidadanía, el profesorado, el alumnado…) o el uso de la arroba como símbolo de doble grafía (tod@s). Por el contrario, los partidarios de la postura B insisten (insistimos) en recordar que en español es habitual desde antiguo el uso del masculino genérico (el todos con que nos referimos a todos y todas, por ejemplo) y que no es aconsejable (ni siempre posible) forzar cambios en la lengua para transformar sus estructuras gramaticales. El estudio de la evolución de la lengua nos enseña cómo esta cambia, se adapta, se acomoda a situaciones nuevas siempre dentro de un orden natural, respetando el uso de los hablantes y moviendo lentamente sus engranajes. Por su propia naturaleza, las lenguas huyen de imposiciones, tanto académicas como políticas, y evolucionan casi siempre en función de las necesidades comunicativas de los hablantes.

¿Son posturas irreconciliables? Parece que hasta el momento lo han sido, pero la difusión de informes como el elaborado por Bosque puede contribuir a cambiar esta situación. En primer lugar, porque genera una polémica que ayuda a entender el problema y a familiarizarse con cuestiones gramaticales que con demasiada frecuencia se dejan a un lado al tratar temas como el del sexismo lingüístico, que tanta pasión despiertan. En segundo lugar, porque en estos informes se diluye la norma, se transforma en algo más «amigable», si me permitís este neologismo informático; el informe, aunque crítico, me parece que puede leerse en clave conciliadora, porque no se presenta como una imposición. Y, sin embargo, lo es: la RAE no regula la norma por real decreto, sino que deja que emane de todas las obras que reflejan su opinión respecto a cualquier cuestión lingüística (gramáticas y diccionarios, fundamentalmente).

¿Es nueva esta postura que apoya la RAE y que se refleja en el informe? En absoluto: lo que hace es seguir la línea de lo que se defiende en obras recientes como la Nueva gramática de la lengua española de 2009, el DRAE (véase la enmienda del artículo médico, -a prevista para la 23.ª edición de este diccionario) o el Diccionario panhispánico de dudas (DPD). Para que comprobéis por vosotros mismos que es así, os recomiendo la consulta del artículo temático GÉNERO en el DPD, donde se comentan los aspectos relativos a la duplicación innecesaria de sustantivos masculinos y femeninos cuando no hay necesidad específica para diferenciar por sexos, o el uso del símbolo de la arroba con la pretensión de «leer» masculino y femenino (l@s niñ@s leído como los niños y las niñas), así como todo un apartado sobre «Formación del femenino en profesiones, cargos, títulos o actividades humanas». Extracto algunos fragmentos, en los que he destacado con negrita lo más representativo:

2. Uso del masculino en referencia a seres de ambos sexos

2.1. En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos […]. Consecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo […]. Así, con la expresión los alumnos podemos referirnos a un colectivo formado exclusivamente por alumnos varones, pero también a un colectivo mixto, formado por chicos y chicas. A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos […]. Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva […]. Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros […]. Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramáticalas y los ciudadanos.

2.2. Para evitar las engorrosas repeticiones a que da lugar la reciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explícita la alusión a los dos sexos (los niños y las niñas, los ciudadanos y ciudadanas,etc.), ha comenzado a usarse en carteles y circulares el símbolo de la arroba (@) como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o: l@s niñ@s. Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo; a esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en Día del niñ@donde la contracción del solo es válida para el masculino niño.

Creo que es importante destacar, por tanto, que el informe se limita a analizar las recomendaciones que otros organismos han dictado con respecto a estas cuestiones lingüísticas (sin estar autorizados, quizá excediéndose en el uso de sus competencias), y a recordar (que no anunciar) cuál es la postura de la institución académica al respecto, plasmada con anterioridad en las obras de la RAE y la ASALE. Me parece muy representativo este fragmento, porque refleja muy bien esta intención (la negrita es mía):

[las guías de lenguaje no sexista analizadas] contienen recomendaciones que contravienen no solo normas de la Real Academia Española y la Asociación de Academias, sino también de varias gramáticas normativas, así como de numerosas guías de estilo elaboradas en los últimos años por muy diversos medios de comunicación. En ciertos casos, las propuestas de las guías de lenguaje no sexista conculcan aspectos gramaticales o léxicos firmemente asentados en nuestro sistema lingüístico, o bien anulan distinciones y matices que deberían explicar en sus clases de Lengua los profesores de Enseñanza Media, lo que introduce en cierta manera un conflicto de competencias. No hay, desde luego, ilegalidad alguna en las recomendaciones sobre el uso del lenguaje que se introducen en esas guías, pero es fácil adivinar cuál sería la reacción de las universidades, las comunidades autónomas, los ayuntamientos o los sindicatos si alguna institución dirigiera a los ciudadanos otras guías de actuación social sobre cuestiones que competen directamente a esos organismos, y, más aún, que lo hiciera sin consultar con ellos y sin tener en cuenta sus puntos de vista, cuando no despreciando abiertamente sus criterios.

Así lo he expresado en el canal de Twitter de MorFlog, en el que he retuiteado la información de la RAE sobre el informe y he expresado a continuación mi asombro por el hecho de que algunos piensen que se trata de «nuevas recomendaciones»…

El 8 de marzo volveré sobre este tema del género gramatical para referirme a la formación del femenino en profesiones y cargos, problemática también relacionada con el sexismo lingüístico y la visibilidad de la mujer. Hasta entonces, espero que se abra un debate interesante aquí, porque no me cabe ninguna duda de que la cuestión es polémica. Por ejemplo, cabe preguntarse dónde están los límites entre norma y uso, entre gramática y pragmática; qué es realmente la norma, ese concepto tan resbaladizo: de dónde surge, quién toma decisiones, cómo es posible conocerla, cuál es el papel de los hablantes…; o bien hasta qué punto los hablantes son libres de fomentar un uso que contraviene la norma, cuál es la responsabilidad de los medios de comunicación o de las instituciones, cuál debería ser el papel de unos y otros en la toma de decisiones… ¿Recordáis a una ministra que pretendió un día imponer el uso de miembras en vez del epiceno miembros?, ¿recordáis la reacción de la Academia? El debate queda abierto…

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts