Al encuentro de un nuevo curso

Este mes de octubre ha comenzado en la UNED el curso 2012-13. Desde hace unos días funcionan los cursos virtuales, que son el espacio propio de enseñanza-aprendizaje en la enseñanza a distancia, junto a las clases presenciales que imparten los tutores en los centros asociados repartidos por todo el mundo.

Un espacio físico en la enseñanza a distancia. Biblioteca del Centro Asociado de Escuelas Pías en Madrid. Fotografía Elena Azofra (Licencia CC: algunos derechos reservados)

Desde MorFlog doy la bienvenida a mis alumnos de las asignaturas de Morfología de la lengua española y de Historia de la lengua española y les invito a conocer mejor este blog, leyendo las entradas publicadas sobre los temas relacionados con esas materias, que pueden encontrar en estas páginas: Morfología e Historia. Aquellos que no están muy familiarizados con la navegación por los blogs y las herramientas de la web colaborativa pueden visitar las entradas publicadas sobre aspectos prácticos (especialmente las “guías para inmigrantes digitales”), que les ayudarán a aprovechar los materiales virtuales. La presentación del blog se encuentra en la página “Sobre MorFlog” que aparece bajo la cabecera; las entradas relacionadas con la Uned, en la categoría correspondiente (ver en la barra derecha).

Una advertencia: un blog es, por su propia naturaleza, un espacio que suele estar “hipervinculado” a otros sitios; yo siempre procuro que los enlaces se abran en una nueva ventana, pero sé que esto a veces origina confusión, porque uno no sabe bien cómo volver al punto de partida. La solución es sencilla: se cierran las ventanas y se abre de nuevo el blog en su página de inicio, donde aparecen las sucesivas entradas (los artículos o posts) en orden cronológico inverso; si queremos leer los comentarios (que a veces son muy muy interesantes y completan las entradas), deberemos pinchar en el título de la entrada para acceder a su espacio propio (desaparecerá entonces la presentación en serie de todas las demás entradas).

He habilitado recientemente el botón de suscripción que encontraréis a la derecha con la leyenda “Suscribirse a este blog”; si seguís las instrucciones de la entrada en que describía los pasos sucesivos para completar la suscripción (l’abonnement), recibiréis en vuestro correo electrónico los artículos que yo vaya publicando en MorFlog, a medida que aparezcan.

Los comentarios de algunos alumnos del curso pasado me demostraron que el blog no solo les ayudaba a estudiar algunos temas, sino que aumentaba su interés por las materias que aquí se tratan, la morfología y la historia del español. Quiero dejar claro, en este principio de curso, que el objetivo principal es este último, promover el interés y el gusto por la materia, así como estimular la sensibilidad lingüística de todos los que se interesan por los temas sobre los que escribo. Así pues, MorFlog no es un espacio académico pero tampoco extraacadémico: ¿podríamos llamarlo quizá paraacadémico…? Estáis invitados a dejar vuestra opinión en el espacio reservado a los comentarios, que aquí son moderados, es decir, necesitan aprobación por mi parte.

Y para mis alumnos, un deseo especial: ¡que este sea un curso provechoso e interesante!

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Congreso en Cádiz (ruta IV y fin)

Últimos días de congreso 

A pesar de que el IX Congreso Internacional de Historia de la lengua en Cádiz terminó hace días, sigo escribiendo sobre las rutas que habría seguido, de una sala a otra, detallando los títulos de las intervenciones que me habría gustado escuchar, si hubiera estado allí, y comentando brevemente los motivos de mi interés. Una forma de estar “presente a distancia”…

“Cádiz a pie de ola”. © Ana Yera (todos los derechos reservados)

Jueves 13 de septiembre

Para la sesión de la mañana, me habría instalado pronto en la habitual sala 2, dispuesta a disfrutar con la comunicación de una de las tuiteras más activas del congreso, Carlota de Benito (U. Autónoma de Madrid), que nos convocaba bajo un título muy sugerente: «Llámalo equis, lo llaman equis, pero ¿y si no se llama equis?». A continuación, un rato analizando un marcador del discurso para ver cómo la historia de muchas de estas piezas corre paralela: «Una aproximación a la historia de de consiguiente: creación dieciochesca, auge decimonónico y vigencia actual», por Elena Diez del Corral (U. de Neuchâtel). Más tarde, habría recordado viejos tiempos en los que trabajé sobre la gramaticalización del perfecto compuesto, escuchando el análisis que presentaba Malte Rosemeyer (Albert-Ludwigs-U. Freiburg): «Aver + PP y ser + PP en el español antiguo. Diferencias funcionales».

Después de descansar un rato, habría pasado a la sala 5 para la 7.ª sesión; allí habría escuchado a Cristina Buenafuentes de la Mata (U. Autónoma de Barcelona): «Mediodía, medio muerto, medio saber, medio arriba: estudio diacrónico de medio como formador de palabras» (un tema, el del estatuto gramatical de algunos formantes, que me interesa especialmente, como todo aquello que en gramática es difícilmente encasillable…). Y para terminar la mañana, otra  intervención muy interesante, la de Bert Cornillie y Álvaro Octavio de Toledo (U. de Lovaina – U. de Tubinga): «Acerca del origen de los auxiliares prometer + infinitivo y amenazar con + infinitivo».

Ya en la tarde del jueves, habría llegado pronto a la sala 3 para oír a Olivier Iglesias (U. Paris 8) sobre «La interposición en los complejos verbales y la subida del clítico»; el diálogo posterior en la red entre dos lingüistas apasionados por los pronombres me hizo recordar los versos del poema de Salinas: “¡Qué alegría más alta / vivir en los pronombres!”. Y justo después, de nuevo en la sala 2, habría escuchado a José Luis Girón (U. Complutense de Madrid): «De “como dice Aristóteles” a “como digo yo”. Rutinización de un modo de citar al servicio de la enunciación».

Y fin de una jornada intensa, como las anteriores, con la ponencia en el Aula Magna a cargo de Inés Fernández-Ordóñez (U. Autónoma de Madrid, Real Academia Española): «Dialectología e historia de la lengua». Una académica muy cercana, como demuestra la imagen de Olivier que acompaña estas líneas…

Una foto para el recuerdo: mesa muy bien compartida… Imagen de Olivier Iglesias (todos los derechos reservados)

Viernes 14 de septiembre

Un día especial: ¡4 salas simultáneas de Morfología y Sintaxis históricas! Habría tenido que seleccionar mucho, naturalmente: habría escuchado a Carmela Pérez Salazar (U. de Navarra) con un tema muy interesante «Nada, cosa y nonada en español clásico. Aproximación desde los textos dramáticos del Siglo de Oro», y no me hubiera perdido a M.ª Antonia Martín Zorraquino (U. de Zaragoza), que presentaba un análisis sobre «¿Qué ha sido de ¡Miau!, interjección secundaria reactiva de rechazo?».

Después del café, habría disfrutado de nuevo (como ya lo hice en Valencia) con la exposición de Marlies Jansegers (U. de Gante), que hablaba en su nombre y en el de Renata Enghels sobre lo siento: «De verbo de percepción a marcador de disculpa: un estudio diacrónico del verbo sentir»; estoy segura de que su intervención fue una de las mejores del congreso.

Y creo que con este buen sabor de boca del último día habría dejado Cádiz encantada, con la sensación de haber aprendido mucho y con la cabeza repleta de ideas y sugerencias para continuar profundizando en el estudio de la diacronía del español. Fuera de lo académico, habría disfrutado con el contacto humano, que a veces es lo mejor de estas reuniones: habría hecho nuevos amigos (reales y no virtuales…), habría visto a los antiguos (“viejos” no: vieja es solo la lengua que estudiamos) y habría tenido el gusto de conocer a uno de mis alumnos “distantes” de la UNED, que por las noticias que me llegan ha sabido moverse muy bien por el congreso (espero que las recomendaciones te hayan servido para hacer tus “rutas” por este congreso, Iñaki).

La próxima reunión (ya X Congreso Internacional de Historia de la lengua) será en Zaragoza, y a esa cita espero no faltar… Aunque antes de 2015 habrá otras ocasiones –espero– para coincidir con algunos de los compañeros y amigos a los que he nombrado a lo largo de esta serie sobre el congreso.

_______________________________________________________________

Agradezco a Ana Yera (@ana_yera) su amabilidad al permitirme ilustrar este texto con la preciosa imagen que publicó en Twitter con la leyenda “Cádiz a pie de ola”; he preferido mantener esta expresión y no el título con que aparece en su galería de Flickr (“Hay peces que se bañan en la arena“) porque me parecía más adecuada al texto de esta entrada. Agradezco también a Olivier Iglesias (@oliglesias) haberme permitido traer aquí una fotografía muy personal, que los protagonistas le agradecerán haber tomado y en la que él siente sin duda no aparecer… Y a @derLazarus por su álbum en Flickr, gracias al cual he podido enlazar a las imágenes de algunos de los protagonistas de esta entrada.

Recopilatorios de imágenes del congreso: galerías en Flickr de Lola Pons, Lazarus von Spree y Olivier Iglesias. Textos: Lola Pons en No solo de yod, Carlota de Benito en Se me va de la lengua y yo misma (aquí en MorFlog y también en Espaces Réflexifs).

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Congreso en Cádiz (ruta III)

Miércoles 12 de septiembre

El tercer día del IX Congreso Internacional de Historia de la lengua en Cádiz habría tenido que madrugar para llegar pronto a mi propia comunicación, que estaba prevista a las 9 en la sala 2 y llevaba el título de «Problemas de adscripción categorial: una revisión desde la diacronía». Tomando como base la investigación realizada sobre la evolución histórica de un grupo amplio de adverbios temporales, me proponía revisar algunos usos de difícil categorización en los que se incluyen unidades como hoy, ahora, antes, después o entonces; en concreto, los llamados “usos adjetivos” o de “neutralización con el adjetivo”, análisis propuestos para explicar construcciones en las que un adverbio aparece como modificador de un sustantivo, en un papel tradicionalmente considerado propio de elementos adjetivos: el día antes, el hoy presidente, el entonces territorio… Me atrae la posibilidad que ofrecen los congresos de abrir un debate tras la exposición, pues el intercambio suele enriquecer la visión del problema planteado, y más cuando se trata de una cuestión polémica como los límites intercategoriales del adverbio.

“Límites”. Galería MorFlog en Flickr

A continuación habría escuchado a mis compañeros de mesa, Santiago U. Sánchez (U. Autónoma de Madrid) sobre no sé qué (y en este caso la cursiva importa mucho…): «Emergencia léxica en las estructuras de indeterminación del tipo no sé qué»; y a Rafael Cano (U. de Sevilla) sobre «Yuxtaposiciones oracionales en textos de la Baja Edad Media castellana». ¡Estoy segura de que me hubiera encontrado muy a gusto en esa mesa compartida!

Después del café, lo más interesante para mí seguía en la sala 2, en dos comunicaciones relacionadas con el margen izquierdo: «Fenómenos de la periferia izquierda oracional en español medieval», por Miriam Bouzouita (Queen Mary, U. de Londres / U. de Cambridge) y «Clases, jerarquía e interpretación de los adverbios en el margen preverbal de la oración: notas para su estudio en el español medieval», por Teresa Rodríguez Ramalle (Universidad Complutense de Madrid) y Cristina Matute Martínez (Saint Louis University, Madrid).

Para terminar la mañana, dos conferencias que siento mucho haberme perdido: la de Mar Garachana (U. de Barcelona) sobre «La teoría de la gramaticalización», y la de Lola Pons (U. de Sevilla), sobre «La lengua del Cuatrocientos más allá de las Trescientas». Difícil elección entre las dos salas, pues las conferenciantes son dos de mis diacronistas favoritas, maestras en el difícil arte de remover los cimientos en una ciencia tan tradicional como la Lingüística histórica. Creo que hubiera elegido la conferencia de Lola Pons, con quien comparto muchos intereses: la lengua del s. XV, las nuevas tecnologías, varios viajes a Salamanca…

Por la tarde, en la sala 5, habría asistido a la comunicación de un antiguo compañero muy apreciado, Javier Rodríguez Molina (U. Carlos III de Madrid), que despertó mucha curiosidad (o al menos así parecía en Twitter) con la distribución geográfica de las variantes ansí / asín: «El adverbio así en español medieval: variantes morfológicas». Habría salido deprisa de la sala 5 para escuchar a Javier Herrero Ruiz de Loizaga hablar de «Sin embargo de. Creación y pérdida de una locución preposicional concesiva» y después habría vuelto de nuevo para no perderme la comunicación de Rosa M.ª Ortiz Ciscomani «Sobre el origen y desarrollo de las locuciones adverbiales del tipo <a + base-as>». Una decisión difícil otra vez, porque también me hubiera encantado oír a Javier Elvira (U. Autónoma de Madrid) sobre el verbo en la segunda posición de la oración, «¿V2 en español antiguo?».

Y ya por la noche, a las 10, me hubiera encantado la visita cultural a la ciudad de Cádiz

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Congreso en Cádiz (ruta II)

Martes 11 de septiembre

Continúo aquí describiendo la ruta que hubiera seguido por las salas del IX Congreso Internacional de Historia de la lengua que se está celebrando en Cádiz.

Para empezar, mi interés por las partículas me habría llevado a la sala 2 (Morfología y sintaxis históricas), a la comunicación de Isabel Castro (U. Autónoma de Barcelona) sobre «Partículas deverbales: a propósito de salvante» y a la de Montserrat Batllorí (U. de Girona) sobre «Evolución e historia de los verbos con prefijo a– y sufijo –esçer». Me hubiera gustado sin duda escuchar las propuestas que hizo Batllorí sobre la necesidad de replantear el concepto de parasíntesis con los datos históricos; siempre me ha atraído este procedimiento de formación de palabras: algo falla en la teoría cuando no existe acuerdo ni siquiera en torno al propio concepto y sus límites…

Después del café, habría saltado a la sala 3 para escuchar a uno de los académicos que han participado en el congreso, Pedro Álvarez de Miranda (U. Autónoma de Madrid / Real Academia Española): «Un colector de neologismos a mediados del siglo XVII: sobre la Memoria de algunas voces nuebas de nuestra lengua castellana»1 En Twitter leo algunos de estos neologismos: mayordomear, terquear o solizar ‘imitar al sol’; siempre resulta interesante analizar las creaciones neologistas, que suelen ser muy expresivas. Otro tuit sobre esa misma sesión explica en la red lo que es un hápax, y sin querer vuelvo a las aulas de la Facultad donde lo aprendí… ¡Lo que yo hubiera dado por tener en Twitter a mis maestros!

Twitter, un medio para contar lo que pasa en Cádiz… o lo que nos gustaría estar escuchando (en tiempo real)

A continuación, de vuelta a la sala 2, habría aprendido más sobre parasíntesis gracias a David Pharies (U. de Florida) e Isabel Pujol (U. de Girona), en su comunicación titulada «Consideraciones filológicas sobre los verbos parasintéticos con prefijo es– en la historia del español». Pharies es autor de una obra utilísima que he manejado en varias ocasiones: el Diccionario etimológico de los sufijos españoles y de otros elementos finales (Madrid: Gredos, 2002; Biblioteca Románica Hispánica).

La mañana habría terminado, en mi ruta ideal, con la conferencia de Mario Barra Jover (U. de París VIII), «Método y teoría del cambio lingüístico». Sin duda debió de ser una intervención novedosa y sugerente; me dejó intrigada un tuit que hablaba del concepto de “variante invisible, diversidad en el uso de un solo autor”.

Ya por la tarde, habría empezado por asistir a la comunicación de Álvaro Octavio de Toledo y Huerta (Eberhard Karls Universität Tübingen) sobre «Encima y (de)bajo: para una Dialectología histórica de las relaciones espaciales»; he trabajado sobre conectores aditivos y encima es un adverbio cuya historia me parece apasionante. Después no me habría perdido «Frecuencia de ocurrencia, frecuencia de tipo y productividad sintáctica: el caso de las preposiciones de y por en construcciones pasivas», de Dorien Nieuwenhuijsen (U. de Utrecht) y tampoco «El siglo XVII ¿un periodo áureo para la gramática histórica del español? La evidencia de cuatro cambios sintácticos», la comunicación de Concepción Company (U. Nacional Autónoma de México). Una sesión intensa, sin duda, que me hubiera hecho recordar el trabajo intenso del congreso en que presentamos la primera versión de los capítulos de la Sintaxis Histórica del español (fase III) en Morelia (México) en noviembre de 2009. Según uno de mis “corresponsales” en Cádiz, la charla de Company fue “interesante y polémica”; tendré que indagar, porque el XVII es sin duda un periodo crucial para muchos cambios…

Y después de una jornada agotadora, me habría encantado participar, a partir de las 6, en la visita a la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre y a las Bodegas González Byass (Jérez). Un broche agradable y colorido del que lamento no tener una imagen que ofreceros aquí. Lola Pons ha compartido en Nosolodeyod fotografías de la segunda jornada y una nueva entrada en el blog: ¡muchas gracias!

 

  1. Sí, el editor de textos se sorprende de la b de nuebas, pero así está en el título… []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Congreso en Cádiz (ruta I)

“Diacronía a distancia” podría haber sido otro título para esta entrada: ya que no estoy en Cádiz, voy a comentar aquí la ruta que hubiera seguido los primeros días del IX Congreso de Historia de la lengua. Un paseo por las últimas sugerencias de los expertos en el estudio de las marcas que deja el paso del tiempo en nuestra lengua…

Lunes 10 de septiembre (ruta I)

El lunes se inauguraba el congreso a las 10, con discursos oficiales y la ponencia inaugural de Miguel León Portilla (UNAM y Academia Mexicana de la Lengua) que llevaba por título «Paradojas lingüísticas y fácticas de la constitución de Cádiz». Me entero en Twitter de cosas curiosas, como por ejemplo esta: «La palabra liberal no ha estado siempre en el español, sino que entró con La Pepa» (citado por Carlota de Benito).1

Es muy posible que hubiera llegado tarde a la ponencia, pues seguramente me habría detenido saludando a colegas y amigos en la entrega de acreditaciones y documentación, primera toma de contacto in situ con la organización de un congreso.2 El reparto de la información y el material suele estar a cargo de estudiantes o becarios que acaban siendo las personas clave que ayudan en múltiples ocasiones: fotocopias, certificados, dudas…3

Lo que desde luego no me hubiera perdido es la primera conferencia, a cargo de Rosa M.ª Espinosa Elorza (Universidad de Valladolid) sobre «La sintaxis en la época de la Constitución de Cádiz». Algunos comentarios en Twitter se hacen eco del placer que proporciona escuchar a Rosa, maestra en el arte de la interpretación de los datos textuales y maestra también en el arte de enganchar al público que escucha sus intervenciones. Siempre respetuosa con los textos, sabe mirarlos sin prejuicios y “ver lo que dicen”.

En la sesión de tarde del lunes dieron comienzo las comunicaciones: 28 intervenciones de media hora (20 minutos de exposición más 10 de debate es lo que marca la organización,  y a veces se cumple…) que tuvieron lugar simultáneamente en siete salas. Aunque el reparto se hace por secciones y normalmente nos interesan los temas de una o dos salas, es inevitable que a lo largo del congreso coincidan comunicaciones interesantes en dos salas, de modo que a uno le gustaría tener el don de la ubicuidad o un oído en cada sala… Yo me hubiera centrado esa tarde en la sala 2 («Morfología y sintaxis históricas») y seguro que hubiera disfrutado con las comunicaciones de Araceli López Serena (U. de Sevilla) y Daniel Sáez Rivera (U. Complutense de Madrid) sobre «Procedimientos de mímesis de la oralidad en el teatro español del siglo XVIII», y la de Robert Blake y Carlos Sánchez Lancis sobre «Rasgos sintácticos romances en la documentación del Alto Medievo». Sin embargo, otras salas estaban en mi “ruta” prevista para aquella tarde: a las 4:30 hubiera asistido en la sala 3 a la comunicación de Javier Sánchez Martín y Marta Sánchez Orense (U. de Murcia / U. de Salamanca) sobre «El Diccionario militar español-francés de Moretti: análisis lexicográfico», y a las 5:30 me hubiera escapado a la sala 1, para escuchar a Pedro Sánchez-Prieto y otros (Rocío Díaz Moreno, Rocío Martínez Sánchez y José Luis Martínez Luengo, todos de la U. de Alcalá) hablar sobre cronología en Fonética histórica: «¿Hacia una cronología absoluta del español?»; los lectores de MorFlog saben que una de mis preocupaciones es la reconstrucción de la pronunciación antigua, sobre la que he publicado ya aquí algunas entradas.

Para terminar la ruta académica, habría escuchado la ponencia de Jens Lüdkte (U. de Heidelberg) titulada «Cádiz, la última oportunidad de la unidad de la lengua y de una política lingüística unitaria», que tuvo seguro un estupendo remate con la recepción oficial en el Ayuntamiento de Cádiz.

Más noticias e imágenes de esta primera jornada pueden encontrarse en Nosolodeyod, el blog de Lola Pons.

________________________________________________________________

Créditos de la imagen: Elena Ruiz para galería de MorFlog en Flickr.

  1. Podéis seguir el evento en Twitter con la etiqueta #cihlecadiz; no sé si tendréis acceso más fácilmente a través de este enlace. []
  2. Por cierto, si alguien me lee desde allí, ¿sería tan amable de enviarme una imagen de la documentación para incluirla en la galería de MorFlog? []
  3. También sería bienvenida alguna imagen de estos ayudantes. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Cursos de verano: entre mar y piedras

Ha llegado el mes de julio y, con él, los cursos de verano en las universidades. Preparo mi ponencia en el de «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», que comienza el próximo lunes en Salamanca, y repaso los recuerdos vinculados al sintagma que da título a esta entrada: «cursos de verano». La memoria me arrastra a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la UIMP, en cuyas aulas aprendí y enseñé hace ya años… Un marco de lujo para un programa que en aquella época siempre ofrecía algo interesante para los amantes de la Filología: mitología clásica de la mano de Carlos García Gual o Luis Alberto de Cuenca, textos de la literatura medieval española analizados por los mejores especialistas… Los viejos diplomas me recuerdan aquellas horas en las salas desde donde se veía el mar, como en la imagen de mi galería.

Palacio de la Magdalena. Sede de la UIMP en Santander. Galería MorFlog en Flickr

Pero ahora no voy a estar junto al mar: no me espera La Tierruca, sino la sobria Salamanca, donde voy a hablar de modernidad, de innovación y web colaborativa, de nuevas posibilidades para  una labor muy salmantina: enseñar-aprender. Participaré el lunes en el curso del que os hablaba al principio, «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», dirigido por la profesora Rosa Ana Martín Vegas, y me centraré en el potencial que ofrecen las redes sociales (fundamentalmente blogs y Twitter) para su explotación como instrumentos didácticos.

Este es el esquema de contenidos de una ponencia que terminó titulándose Enseñar y aprender Lengua con las redes sociales, pero que bien podría haberse presentado como La extensión del aula a la web 2.0 o La extensión del aula fuera del aula.

Más que la metáfora del «aula de paredes invisibles», me gusta pensar en aulas de paredes transparentes, por eso he titulado así la primera entrada de un blog creado para la comunicación y la experimentación de / entre / con los participantes en el curso: InnovaLenLit.

Ahora es vuestro turno: ¿cómo es vuestra experiencia en cursos de verano?, ¿qué es lo que más valoráis en ellos?, ¿qué razones os mueven a renunciar a un tiempo de ocio y emplearlo en aprender algo nuevo?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Novedades lexicográficas

La versión en red de la vigésima segunda edición del Diccionario de la lengua española (DRAE) ha sido actualizada esta semana por quinta vez desde su publicación en 2001. La edición electrónica en línea nos permite conocer las modificaciones que tomarán cuerpo en la próxima edición impresa, la vigésima tercera, que está prevista para 2014. En total, contando los últimos 1697 cambios, son ya más de 21000 las enmiendas y adiciones aceptadas sobre la edición actual del DRAE. Aunque son muchos los medios de comunicación que se hacen eco de las novedades en los últimos días, prefiero remitir a la noticia en la página de la RAE, donde podéis encontrar también el enlace a un resumen de los cambios principales introducidos en esta ocasión.

Es conveniente leer con atención la información que la propia RAE ofrece sobre el proceso de redacción del diccionario; en su página web encontramos datos específicos sobre cómo se actualiza y cómo se muestran las enmiendas y adiciones. La versión en red, como os decía, permite la consulta de las definiciones originales en la edición vigente (ejemplo en la imagen 1) y, con un simple golpe de ratón (pinchando en el icono de «Artículo enmendado»), también las novedades para la próxima edición (imagen 2). Si el lema se incluye por primera vez en la macroestructura del diccionario, es decir, si se trata de un artículo de nueva incorporación, aparece con la indicación «Artículo nuevo» (imagen 3). Como veis, cualquier modificación sobre la redacción inicial provoca un cambio en el fondo de la pantalla y se marca como «Redacción propuesta». Todos esos detalles permiten distinguir bien qué pertenece a la edición actual y qué es un avance de lo que previsiblemente aparecerá en la próxima.

Imagen 1. Lema TABLETA original. DRAE 22.ª edición. Captura de pantalla (www.rae.es)

Imagen 2. Lema TABLETA enmendado. Avance DRAE 23.ª edición. Captura de pantalla (www.rae.es)

Imagen 3. Lema FRIKI. Avance DRAE 23.ª edición. Captura de pantalla (www.rae.es)

Repasando la lista de cambios destacados, podemos observar que hay novedades de distinto carácter:  a) incorporaciones de términos, y b) adiciones y enmiendas sobre los ya existentes; a su vez, el último apartado podría dividirse en dos: b1) cambios en acepciones y b2) cambios en la combinatoria. Algunas de las adiciones eran muy necesarias, como la nueva acepción de tableta, o las nuevas formas complejas añadidas al lema lápiz (lápiz de memoria) y al lema mano (manos libres), o la inclusión del compuesto síglico USB como parte de la locución memoria USB. Otras, sin embargo, me parecen muy poco necesarias, como el adjetivo isidril o el sustantivo dontancredismo.

¿Qué cambios han llamado especialmente la atención de los hablantes y de los medios de comunicación?: por lo que he notado, junto a las novedades del campo de la tecnología, ha causado gran impacto, sin duda, la novedad en el lema matrimonio:

matrimonio. [Enmienda de acepción]. M. Unión de hombre y mujer, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.

matrimonio. … [Adición de acepción].  ‖ M. 1 bis.  En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.

Como veis, ha habido dos cambios en esta entrada: una enmienda de la anterior definición y la adición de una nueva acepción. Aunque se trata de una de las novedades más polémicas y más destacadas en los medios, creo que no es este el lugar —como no debe serlo la comisión de las Academias de la lengua— para opinar sobre la legitimidad ética o moral de cambios como este. Las academias (no solo la RAE, sino todas las que forman la Asociación de Academias de la lengua, no hay que olvidarlo) se han limitado a recoger un uso que han consolidado los propios hablantes; nos guste o no, seamos o no partidarios de la nueva realidad que ha motivado las enmiendas, se trata de un uso asentado en la lengua. Traigo aquí unas palabras de un académico a propósito de estos cambios que no siempre complacen a todos los hablantes y que pueden aplicarse en general a las presiones que recibe la RAE para ser “políticamente correcta” en sus decisiones, como si eso fuera posible…:

La Academia no puede borrar el vocablo “judiada”, por ejemplo, por mucho que su origen nos resulte antipático o condenable. Se puede intentar desterrarlo del uso actual, podemos procurar evitarlo por sus connotaciones evidentes, pero no somos nadie, ni siquiera la RAE, para quitarle a nuestra lengua un término que, nos guste o no, ha existido y es historia y se encuentra en textos clásicos. Suprimirlo sin más supondría, entre otras cosas, hacerles una faena a los traductores del español a otros idiomas.

Javier Marías, El País Semanal, 11 de mayo de 2008. [En línea]

Entre las novedades incorporadas por la Academia, me llaman también la atención  otros aspectos: la existencia de varios derivados sobre acrónimos, como peperougetista cenetista; la grafía de algunas palabras nuevas, como friki; el detalle cuasienciclopédico de algunas definiciones como la de sudoku… No hay espacio para todo en una sola entrada de este blog, así que volveré sobre estas cuestiones en otra ocasión… Por cierto, ¿qué os parecen las definiciones de blog y bloguero?:

blog. [Adición de artículo]. (Del ingl. blog). M. Sitio web que incluye, a modo de diario personal de su autor o autores, contenidos de su interés, actualizados con frecuencia y a menudo comentados por los lectores.

bloguero, ra. [Adición de artículo]. I. ADJ. 1. Perteneciente o relativo a los blogs o a los blogueros. II. M. y F. 2. Persona que crea o gestiona un blog.

Un último apunte curioso: hay 9 adiciones de formas complejas en el lema riesgo, pero ninguna de ellas es prima de riesgo. ¿Será optimismo académico, o tendrá algo que ver con que estas modificaciones fueron aprobadas entre 2007 y 2011? ¿Sois optimistas, o creéis que esta será una de las enmiendas de la próxima edición?

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Métodos, herramientas y entornos para la investigación

La próxima semana, los días 8 y 9 de mayo,  se celebrará en la Facultad de Filología de la Uned el III Seminario de Investigación en Estudios Filológicos, coordinado por las profesoras Mariló Castrillo y Elena González-Blanco. Como podéis ver en el programa, esta tercera edición se centrará en las herramientas para iniciarse en los métodos y técnicas de investigación en las diferentes áreas y líneas de la Facultad. Si os interesa, no dudéis en inscribiros: podéis hacerlo desde este enlace.

Nuevos entornos digitales para abrir horizontes. Galería Morflog en Flickr

«La iniciación a la investigación en Lingüística y Lingüística aplicada» es el título de la mesa redonda en la que participaré, junto a mis compañeras Victoria Marrero, Victoria Escandell y Laura Alba. Será el miércoles 9 a las 10:00, después de una charla sobre «Acciones de movilidad internacional para la investigación» a cargo del Vicerrector Adjunto de Relaciones Internacionales de nuestra universidad, Fernando Monge.

Mi idea inicial era mostrar cómo se puede plantear el trabajo en Lingüística histórica en entornos digitales: por un lado, fuentes textuales y otros recursos en corpus digitalizados (especialmente los accesibles en red); por otro, investigación en entornos colaborativos de la web 2.0 (plataformas de blogging científico como Hypotheses, que agrupan ya proyectos interesantes relacionados con la investigación en Humanidades). Como la segunda parte es la que parece más novedosa y puede aplicarse fuera de la Lingüística histórica, apenas me detendré en los recursos de la web estática, sino que me centraré en el trabajo de investigación en los nuevos entornos digitales, más colaborativos, de la web 2.0.

En mi intervención analizaré las posibilidades que para la investigación ofrece el blogging científico o especializado como entorno de trabajo colaborativo y de ensayo. Son varios los blogs de Hypotheses en que podemos estudiar la experiencia de jóvenes investigadores que aprovechan el carácter tentativo, en cierta medida iniciático, que puede suponer la redacción de un blog especializado (un «carnet de thèse» como los de este catálogo); y lo hacen con la intención de ensayar, probar, plantear, expresar, dar a conocer, alimentar el debate, reflexionar…, actividades todas íntimamente relacionadas con la tarea de investigar. Nuevos horizontes y nuevas técnicas, pero el mismo nivel de exigencia: hay que desterrar el mito de que en estos entornos no se puede encontrar producción científica de calidad.

Para terminar esta breve entrada en materia, una recomendación de lectura, «Le doctorant 2.0…», y algunos interrogantes: ¿te interesa la investigación en los nuevos entornos digitales?, ¿tienes experiencia en la web 2.0 como entorno de trabajo de investigación?, ¿crees que las Humanidades Digitales tienen futuro? Si te interesan estos temas, puedes participar en el debate en la UNED el día 9… o dejar aquí tus comentarios.

N. B.: Sobre blogging especializado, os recuerdo «Blogs académicos: otros tiempos para la ciencia», la mesa redonda en Medialab Prado que dio origen a una entrada en MorFlog, «Reflexión “a flor de blog”».

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Últimas palabras arrastradas por el viento

Últimos ecos de las «Palabras que ya no me dices», el concurso organizado por la Biblioteca de la Uned para el Día del Libro…

La percepción de los hablantes sobre la vigencia del léxico, sobre su posible actualidad o modernidad, puede variar mucho, por lo que la lista de palabras propuestas por los participantes en el concurso ha resultado muy heterogénea; podéis comprobarlo en este enlace. Se mezclan en ella voces muy variadas: algunas no pertenecen al léxico general, sino que son propias de lenguajes específicos (bucólicobrocal…); otras sirven para nombrar objetos que ya no se usan, que han desaparecido de nuestras vidas (daguerrotipoenaguasbadilatrébedehuebra…); otras están relacionadas con el mundo rural, y a veces el diccionario las presenta con esa «etiqueta» (cucharrena o alhóndiga, por ejemplo). Entre las que me parecían más interesantes están algunas cuyos referentes mantienen plena vigencia, pero que han sido sustituidas por otras más modernas: así, por ejemplo, mentecato o pinturero, adjetivos que prácticamente se han perdido en la actualidad; son términos de fuerte carga expresiva, precisamente los que más procesos de renovación sufren: uno de los resortes más importantes del cambio lingüístico es la búsqueda de una mayor expresividad, y los adjetivos con que apelamos al interlocutor se desgastan con facilidad, de ahí la necesidad de sustituirlos por otros.

Por otro lado, resulta curioso observar cómo el hablante, al reflexionar sobre sus usos lingüísticos, suele volver la mirada hacia su realidad más cercana; así, en esa lista de palabras sentidas (intuidas) como antiguas, abundan las que están relacionadas con lo más cercano (la casa, la ropa…) o con el mundo de lo censurable (los adjetivos con una connotación peyorativa, como truhán o zascandil).

Entre todas las propuestas por los participantes, he elegido la palabra retahíla, que comparte con la ganadora (gaznápiro) varias características: es una palabra propia del género narrativo, se documenta con cierta frecuencia en el s. XIX, y también ha dado título a una novela, Retahílas, de Carmen Martín Gaite (1974). Sin embargo, su documentación en textos es anterior a la de gaznápiro: según los datos del CORDE, ya hay ejemplos aislados en los siglos XVI y XVII, e incluso un aumento moderado en el s. XVIII, en la obra de escritores ilustrados.  Tomando como base los corpus CORDE y CREA, observamos el siguiente reparto temporal:

Presencia de retahíla en textos

Como podéis ver, no es precisamente una palabra que haya dejado de usarse; en este caso, su carácter culto y la competencia de otros sinónimos más frecuentes han podido influir en que se perciba como una palabra anticuada.

En cuanto a la documentación en lexicografía, el término retahíla ya aparece en la primera obra de la RAE, el Diccionario de autoridades, en el volumen publicado en 1737, con esta explicación acerca de su significado y su etimología: «el conjunto de muchas cosas, que estan ò van sucediendo por su orden. Viene de Retro y Filum, porque estan unos despues de otros. Lat. Series longa rerum». Se pueden ver esta y otras definiciones de diccionarios académicos en la aplicación del NTLLE.

Dejo abierta la búsqueda de retahíla en los recursos del Nuevo Diccionario histórico del español: el corpus (CDH) y la aplicación Mapa de diccionarios. Una advertencia: frente a otras aplicaciones de la RAE, que discriminan tanto mayúsculas / minúsculas como formas acentuadas / formas sin acentuar, los nuevos recursos están adaptados a las reglas del juego habituales en Internet y no exigen una búsqueda múltiple de las formas: basta con escribir en el campo de búsqueda retahila y tendremos los resultados de retahilaretahílaRetahila y Retahíla; en los corpus CORDE y CREA, por el contrario, la aplicación funciona con coincidencia exacta, respetando mayúsculas y acentos.

Si encontráis algo curioso en la historia de retahíla, o algún contexto especialmente interesante, no dejéis de volver a MorFlog para participar en los comentarios…

N. B.: Esta entrada completa la anterior, «De nuevo sobre palabras en el tiempo»; allí se encuentran los enlaces correspondientes al concurso y la noticia de la palabra ganadora.

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

De nuevo sobre palabras en el tiempo

23 de abril, Día del Libro. Tradicionalmente, esta es una fecha en que todos los ojos se vuelven hacia la lengua literaria, pero hoy es también un día para recordar la materia prima con que se construyen los libros: las palabras. Y las «Palabras que ya no me dices» son precisamente el tema de una de las actividades que la Biblioteca de la Uned nos ha propuesto este año. Hoy se desvela la palabra ganadora, el adjetivo gaznápiro, y yo os presento aquí su historia, elaborada a partir de los recursos que manejamos habitualmente para reconstruir la vida y andanzas de las palabras en el tiempo.1

gaznápiro, ra. (De or. inc.). adj. Palurdo, simplón, torpe, que se queda embobado con cualquier cosa. U. m. c. s.  (DRAE 2001, 22.ª ed.)

Este adjetivo aparece por primera vez en los textos españoles a mediados del s. XIX; uno de los primeros ejemplos es de la obra La gaviota, un relato costumbrista que abre las puertas a la novela realista española y fue escrito por Cecilia Böhl de Faber, una escritora que se esconde bajo el pseudónimo de Fernán Caballero:

Ve usted, don Silvestre ¡qué zopenco, qué gaznápiro! Mangoneando ha estado en la antecocina, habiendo roto un vaso y derramado el aceite de un rebervero.

Será precisamente en la obra de los naturalistas decimonónicos donde más se documente: Pérez Galdós, José M.ª Pereda… Y es que gaznápiro es, efectivamente, una palabra «de novela», pues es el único género en que se documenta con cierta frecuencia. Solo uno de los ejemplos del CORDE nos lleva a un texto dramático, una comedia de Serafín Álvarez Quintero; todos los demás pertenecen a novelas.

En cuanto a la lexicografía académica, aparece por primera vez en el DRAE en 1843, con el significado de ‘palurdo, simplón, que se queda embobado con cualquier cosa’; en el diccionario de 1869 se intercala en la definición el sinónimo ‘torpe’. En las sucesivas ediciones se destaca su uso preferente como masculino y, de hecho, solo uno de los ejemplos documentados del s. XIX es femenino.

Si estudiamos los datos numéricos, vemos que el adjetivo gaznápiro ha rebajado su frecuencia de uso progresivamente hasta casi desaparecer. Los corpus académicos no recogen ningún ejemplo en el siglo XXI, y su corta historia se refleja en CORDE y CREA con el siguiente reparto temporal:

Presencia de gaznápiro en textos


El aumento de casos documentados en el último cuarto del s. XX puede inducirnos a creer que su uso aumenta en esta época, pero realmente no es así: 5 de los 10 ejemplos pertenecen a la novela que lleva precisamente como título La gaznápira (Andrés Berlanga 1984), lo cual hace aumentar artificialmente la frecuencia del adjetivo, así como la proporción de formas femeninas. En estos años también se documenta por primera vez gaznápiro en el español de América; uno de los textos que aparecen en CREA es este de La casa de los espíritus (Isabel Allende 1982):

Esteban dirigió toda su furia contra ella, la culpó de haber criado a Blanca sin moral, sin religión, sin principios, como una atea libertina, peor aún, sin sentido de clase, porque se podía entender que lo hiciera con alguien bien nacido, pero no con un patán, un gaznápiro, un cerebro caliente, ocioso, bueno para nada.

Si utilizamos la versión en pruebas del Corpus del Nuevo Diccionario Histórico del Español (CDH), uno de los recursos que acaba de publicar en línea la RAE, observamos las siguientes diferencias:

Consulta de gaznápiro en el corpus del NDHE. Captura de pantalla

 a) un número menor de documentaciones (frente a las 64 que sumaban CORDE y CREA, en el CDH encontramos 13 ejemplos); b) una mayor representación del español de América (de 3 ejemplos en CORDE y CREA pasamos a 4 en CDH, un porcentaje mucho más alto sobre el total: novelas de Puerto Rico, Ecuador y Argentina se ven ahora representadas en el corpus); c) el CDH presenta un ejemplo del s. XXI, de 2005. Por otro lado, la palabra gaznápiro sigue documentándose casi exclusivamente en el género narrativo, aunque faltan en el nuevo corpus los textos de la novela realista del s. XIX.

Este breve estudio de la presencia de gaznápiro en textos y diccionarios confirma que es, efectivamente, una de esas “palabras que ya no me dices”… Y es que las palabras, como las modas, a veces se ven arrastradas por el viento y dejan de oírse…

Esta entrada tenía que ser breve, pero me he dejado atrapar –una vez más– por la magia de recuperar  voces  en el tiempo… ¡Que paséis un feliz día entre palabras y libros!

  1. El resultado del concurso, en BiblioUned abierta, el blog de la Biblioteca Central. Otras actividades organizadas con motivo del Día del Libro, en este enlace. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts