Congreso en Cádiz (ruta IV y fin)

Últimos días de congreso 

A pesar de que el IX Congreso Internacional de Historia de la lengua en Cádiz terminó hace días, sigo escribiendo sobre las rutas que habría seguido, de una sala a otra, detallando los títulos de las intervenciones que me habría gustado escuchar, si hubiera estado allí, y comentando brevemente los motivos de mi interés. Una forma de estar “presente a distancia”…

“Cádiz a pie de ola”. © Ana Yera (todos los derechos reservados)

Jueves 13 de septiembre

Para la sesión de la mañana, me habría instalado pronto en la habitual sala 2, dispuesta a disfrutar con la comunicación de una de las tuiteras más activas del congreso, Carlota de Benito (U. Autónoma de Madrid), que nos convocaba bajo un título muy sugerente: «Llámalo equis, lo llaman equis, pero ¿y si no se llama equis?». A continuación, un rato analizando un marcador del discurso para ver cómo la historia de muchas de estas piezas corre paralela: «Una aproximación a la historia de de consiguiente: creación dieciochesca, auge decimonónico y vigencia actual», por Elena Diez del Corral (U. de Neuchâtel). Más tarde, habría recordado viejos tiempos en los que trabajé sobre la gramaticalización del perfecto compuesto, escuchando el análisis que presentaba Malte Rosemeyer (Albert-Ludwigs-U. Freiburg): «Aver + PP y ser + PP en el español antiguo. Diferencias funcionales».

Después de descansar un rato, habría pasado a la sala 5 para la 7.ª sesión; allí habría escuchado a Cristina Buenafuentes de la Mata (U. Autónoma de Barcelona): «Mediodía, medio muerto, medio saber, medio arriba: estudio diacrónico de medio como formador de palabras» (un tema, el del estatuto gramatical de algunos formantes, que me interesa especialmente, como todo aquello que en gramática es difícilmente encasillable…). Y para terminar la mañana, otra  intervención muy interesante, la de Bert Cornillie y Álvaro Octavio de Toledo (U. de Lovaina – U. de Tubinga): «Acerca del origen de los auxiliares prometer + infinitivo y amenazar con + infinitivo».

Ya en la tarde del jueves, habría llegado pronto a la sala 3 para oír a Olivier Iglesias (U. Paris 8) sobre «La interposición en los complejos verbales y la subida del clítico»; el diálogo posterior en la red entre dos lingüistas apasionados por los pronombres me hizo recordar los versos del poema de Salinas: “¡Qué alegría más alta / vivir en los pronombres!”. Y justo después, de nuevo en la sala 2, habría escuchado a José Luis Girón (U. Complutense de Madrid): «De “como dice Aristóteles” a “como digo yo”. Rutinización de un modo de citar al servicio de la enunciación».

Y fin de una jornada intensa, como las anteriores, con la ponencia en el Aula Magna a cargo de Inés Fernández-Ordóñez (U. Autónoma de Madrid, Real Academia Española): «Dialectología e historia de la lengua». Una académica muy cercana, como demuestra la imagen de Olivier que acompaña estas líneas…

Una foto para el recuerdo: mesa muy bien compartida… Imagen de Olivier Iglesias (todos los derechos reservados)

Viernes 14 de septiembre

Un día especial: ¡4 salas simultáneas de Morfología y Sintaxis históricas! Habría tenido que seleccionar mucho, naturalmente: habría escuchado a Carmela Pérez Salazar (U. de Navarra) con un tema muy interesante «Nada, cosa y nonada en español clásico. Aproximación desde los textos dramáticos del Siglo de Oro», y no me hubiera perdido a M.ª Antonia Martín Zorraquino (U. de Zaragoza), que presentaba un análisis sobre «¿Qué ha sido de ¡Miau!, interjección secundaria reactiva de rechazo?».

Después del café, habría disfrutado de nuevo (como ya lo hice en Valencia) con la exposición de Marlies Jansegers (U. de Gante), que hablaba en su nombre y en el de Renata Enghels sobre lo siento: «De verbo de percepción a marcador de disculpa: un estudio diacrónico del verbo sentir»; estoy segura de que su intervención fue una de las mejores del congreso.

Y creo que con este buen sabor de boca del último día habría dejado Cádiz encantada, con la sensación de haber aprendido mucho y con la cabeza repleta de ideas y sugerencias para continuar profundizando en el estudio de la diacronía del español. Fuera de lo académico, habría disfrutado con el contacto humano, que a veces es lo mejor de estas reuniones: habría hecho nuevos amigos (reales y no virtuales…), habría visto a los antiguos (“viejos” no: vieja es solo la lengua que estudiamos) y habría tenido el gusto de conocer a uno de mis alumnos “distantes” de la UNED, que por las noticias que me llegan ha sabido moverse muy bien por el congreso (espero que las recomendaciones te hayan servido para hacer tus “rutas” por este congreso, Iñaki).

La próxima reunión (ya X Congreso Internacional de Historia de la lengua) será en Zaragoza, y a esa cita espero no faltar… Aunque antes de 2015 habrá otras ocasiones –espero– para coincidir con algunos de los compañeros y amigos a los que he nombrado a lo largo de esta serie sobre el congreso.

_______________________________________________________________

Agradezco a Ana Yera (@ana_yera) su amabilidad al permitirme ilustrar este texto con la preciosa imagen que publicó en Twitter con la leyenda “Cádiz a pie de ola”; he preferido mantener esta expresión y no el título con que aparece en su galería de Flickr (“Hay peces que se bañan en la arena“) porque me parecía más adecuada al texto de esta entrada. Agradezco también a Olivier Iglesias (@oliglesias) haberme permitido traer aquí una fotografía muy personal, que los protagonistas le agradecerán haber tomado y en la que él siente sin duda no aparecer… Y a @derLazarus por su álbum en Flickr, gracias al cual he podido enlazar a las imágenes de algunos de los protagonistas de esta entrada.

Recopilatorios de imágenes del congreso: galerías en Flickr de Lola Pons, Lazarus von Spree y Olivier Iglesias. Textos: Lola Pons en No solo de yod, Carlota de Benito en Se me va de la lengua y yo misma (aquí en MorFlog y también en Espaces Réflexifs).


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

6 pensamientos en “Congreso en Cádiz (ruta IV y fin)

  1. Ya hace una semana del Congreso: he cambiado el libro de resúmenes, los ejemplarios, la acreditación, la media horita en el catamarán cruzando la Bahía, organizando las comunicaciones a las que asistir… por los .pdf, las visitas al Cervantes, la incertidumbre por las notas que (ay) aún no salen. Y el clima de playa por los quince grados.

    Septiembre, el de los rojos helechales, es un mes muy dado a la melancolía, pero esta vez, gracias a los nuevos amigos (pronto colegas) y todas las pistas de estudio que me llevo del Congreso, la vuelta al cole va a ser muy diferente. Tengo más claro que nunca que esto es lo que me gusta, a lo que quiero dedicarme; y que no será fácil, pero pondré en ello todas mis energías. Y no me siento solo. Virtualmente, alguien me acompaña a lo largo de este camino.

    La pena de no haberte podido conocer en persona es menos, gracias a estas estupendas entradas. Es un lujo tenerte de maestra, y también de amiga, y espero que el curso que ahora empieza esté lleno de alegrías, en lo personal y en lo académico.

    ¡Hasta muy pronto!

    • He tardado en responder, Iñaki, porque no encontraba las palabras de respuesta que merece un mensaje como el tuyo. Sigo sin encontrarlas. No lo merezco, pero lo guardo con cariño, porque además llega en el momento más oportuno, el del cansancio y las preguntas sobre el sentido de este trabajo… Tras las correcciones (esas que ¡ay! no se hacen solas y resultan a veces muy duras…) habrá que encontrar de nuevo el resorte que nos permite conectar a distancia con nuevos y viejos alumnos, la llave que abre las puertas al entusiasmo por la materia y permite superar las dificultades del estudio.
      ¡Ea, menos mal que no encontraba palabras…!

  2. Gracias a Iñaki he conocido la existencia de estos congresos; a poco que pueda no me perderé el siguiente y espero que entretanto haya otras ocasiones para poder coincidir con tantos y tantos compañeros de viaje académico.
    Por otro lado, llega el momento de formular los propósitos para este curso que ahora empieza, y uno de ellos es no volver a perder de vista este blog. Enhorabuena, Elena.

    • ¡Qué alegría encontrarte aquí, Roser! Espero que coincidamos en algún espacio virtual de la Uned también este año. Además, como vais escalando cursos, algún día tendremos que programar algún seminario para cruzar impresiones, analizar proyectos y hacer “pausas-café”, por supuesto… (todo eso forma parte de la dinámica de los congresos).
      ¡Gracias por tus palabras y bienvenida a MorFlog otra vez!
      Y feliz curso, tanto a ti como a Iñaki…

  3. ¡Hola, Elena!
    Acabo de leer todas tus entradas, ¡muchas gracias por las menciones! Leyéndolas casi parece que estabas allí, disfrutándolo. Ha sido una pena que no pudieras venir, me hubiera encantado conocerte y el tema de tu comunicación era apasionante. ¡Las fronteras categoriales siempre lo son!
    Espero que coincidamos en algún momento (en el mismo espacio físico, quiero decir) antes de Zaragoza.
    Carlota

    • ¡A mí también me hubiera gustado, Carlota! Sí, habrá que hacer algo para coincidir ¿en Madrid?
      Me alegro de ver que mis palabras, al menos, reflejan bien el sentimiento que tenía esos días. Por cierto, gracias por tus tuits: me gustó mucho seguirte allí. Y me dio la impresión de que hubiéramos coincidido muchas veces en las rutas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *