Cursos de verano: entre mar y piedras

Ha llegado el mes de julio y, con él, los cursos de verano en las universidades. Preparo mi ponencia en el de «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», que comienza el próximo lunes en Salamanca, y repaso los recuerdos vinculados al sintagma que da título a esta entrada: «cursos de verano». La memoria me arrastra a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la UIMP, en cuyas aulas aprendí y enseñé hace ya años… Un marco de lujo para un programa que en aquella época siempre ofrecía algo interesante para los amantes de la Filología: mitología clásica de la mano de Carlos García Gual o Luis Alberto de Cuenca, textos de la literatura medieval española analizados por los mejores especialistas… Los viejos diplomas me recuerdan aquellas horas en las salas desde donde se veía el mar, como en la imagen de mi galería.

Palacio de la Magdalena. Sede de la UIMP en Santander. Galería MorFlog en Flickr

Pero ahora no voy a estar junto al mar: no me espera La Tierruca, sino la sobria Salamanca, donde voy a hablar de modernidad, de innovación y web colaborativa, de nuevas posibilidades para  una labor muy salmantina: enseñar-aprender. Participaré el lunes en el curso del que os hablaba al principio, «Innovación educativa en el aula de Lengua y Literatura», dirigido por la profesora Rosa Ana Martín Vegas, y me centraré en el potencial que ofrecen las redes sociales (fundamentalmente blogs y Twitter) para su explotación como instrumentos didácticos.

Este es el esquema de contenidos de una ponencia que terminó titulándose Enseñar y aprender Lengua con las redes sociales, pero que bien podría haberse presentado como La extensión del aula a la web 2.0 o La extensión del aula fuera del aula.

Más que la metáfora del «aula de paredes invisibles», me gusta pensar en aulas de paredes transparentes, por eso he titulado así la primera entrada de un blog creado para la comunicación y la experimentación de / entre / con los participantes en el curso: InnovaLenLit.

Ahora es vuestro turno: ¿cómo es vuestra experiencia en cursos de verano?, ¿qué es lo que más valoráis en ellos?, ¿qué razones os mueven a renunciar a un tiempo de ocio y emplearlo en aprender algo nuevo?


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

7 pensamientos en “Cursos de verano: entre mar y piedras

  1. ¡Cómo me gustaría participar en ese taller! ¿Hay posibilidad de compartir el contenido? ¿Pensarán agregar alguna modalidad a distancia o bloguear al respecto?

    • Llego tarde… El curso no se está grabando (o al menos no se grababa el lunes pasado, cuando yo fui), pero la actividad se va reflejando en el blog que creé, Innovalenlit. Ha sido una agradable sorpresa ver que el blog sigue su curso día a día en manos de los participantes…

  2. Qué privilegio Elena, haber estudiado en una Universidad mirando el mar como la de Santander. Yo, ahora, estudio mirando al mar pero con los apuntes y libros de lectura ya que para mí el curso 4° de licenciatura termina en septiembre. Me encantaría poder participar a un curso de verano de calidad, como los que impartes tù. Valoro el tema y la profesionalidad de quién lo imparte. También el lugar dónde se realizan estos cursos, ya que en verano también es importante este aspecto en que se une lo ùtil y lo bello. Estaría dispuesta a renunciar a lo que ya ahora renuncio estudiando, a horas de sueño, al ir de compras perdiendo el tiempo, y a perder el tiempo viendo los insulsos programas televisivos que nos encasquetan, incluso a cambiar de lugar de destino de unas vacaciones en familia…
    Es complicado estudiar con estos calores venecianos pero pronto me iré a mi terruño gallego y me inundaré de aromas de anises y eucaliptos envueltos en brisa oceánica esperando hacer más provechosos mis estudios.
    Seguro que tu ponencia fue todo un éxito y, si has terminado tus compromisos profesionales, espero que disfrutes de un verano muy feliz, querida profesora Elena.
    Chusa

    • ¡Muchas gracias, Chusa! Yo también espero ir pronto a respirar el aire del norte. ¡Que tengas un verano estupendo, que disfrutes también del estudio y que en septiembre puedas demostrar todo lo aprendido!
      Por cierto, una palabra con un proceso de formación interesante: encasquetar. La parasíntesis supongo que se ve sin problema, pero ¿qué naturaleza tiene el formante –et-? (Ejercicios de verano…)

      • Disculpa Elena si me tomo el reto de responder a esta tarea de verano en este blog. Espero no meter la pata; en tal caso, te suplico una oportuna enmienda.
        Creo que el formante -ET- en el verbo parasintético “encasquETar” tiene naturaleza sufijal y proviene del sufijo valorativo “-ETE” que unido al lexema “casqu” ha originado la palabra “casquETE”, sustantivo del que deriva el citado verbo. Es posible que en su origen dicha sufijación tuviera un valor diminutivo respecto al sustantivo base de la derivación “casco” (casquete = casquito) , pero que, con el tiempo, se haya lexicalizado en palabra con denotación diferente…
        La evolución sería:
        casco > casqu-ete > en-(casqu-et)-ar (parasíntesis: en-…-ar)
        Un saludo y gracias de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *