Turismo académico

Sigo aquí. El ajetreo del final de curso me ha tenido alejada de MorFlog unas semanas, pero pronto recuperaré —espero— el ritmo al que escribía tiempo atrás. El tiempo, siempre el tiempo… Ese que me parecía detenido la pasada semana en Roma, cuando contemplaba admirada las hermosas ruinas del foro, los restos arqueológicos dispersos por la ciudad o los antiguos templos. Me había llevado allí una de mis obligaciones en la Uned: formar parte de los tribunales de pruebas presenciales que tres veces al año (febrero, junio y septiembre) se organizan para atender a todos los alumnos que tenemos dispersos por el mundo.

En esta ocasión formaba parte de un tribunal organizado para la prueba de Selectividad (la PAU, sigla de Prueba de Acceso a la Universidad), a la que pueden presentarse los alumnos de sistemas educativos extranjeros que desean estudiar en una universidad española, sea la UNED o cualquier otra. Ha sido una suerte disfrutar de la hospitalidad del Liceo español Cervantes en Roma (gracias especialmente a Pilar y a Alejandro) y de la propia ciudad.

Vuelta del trabajo

Fijaos en esta imagen de la derecha: ¿no es una suerte poder hacer este camino de vuelta al hotel después de los exámenes? Auténtico «turismo académico»…


Antes de ir a Roma formé parte de otro tribunal, esa vez organizado para atender las necesidades de formación de los internos de un centro penitenciario. Fue toda una experiencia conocer de cerca el programa que la Uned desarrolla desde hace tantos años y que ofrece a los internos la posibilidad de mejorar su preparación para su futura inserción laboral, o simplemente su nivel cultural, o la ocasión de cultivar una capacidad desconocida… En un mundo como el actual, donde tiende a desaparecer todo aquello que no se traduce en un rendimiento económico inmediato, me ha gustado comprobar que la institución a la que representaba esos días sigue desplegando los medios necesarios −sin duda poco rentables− para el acceso de esta parte de la población a los estudios universitarios. En ese viaje, camino de mi primer día de trabajo, hice la foto con la que cierro esta pequeña crónica. Y vosotros, ¿habéis tenido ocasión de viajar por estudios?, ¿cómo ha sido la experiencia? Más abajo os espera el espacio de los comentarios…

Camino del trabajo

N. B.: Una información adicional para quienes no conozcan la metodología de la UNED: en este enlace podéis ver cómo se estudia a distancia: «Estés donde estés…»

UNED. Captura de pantalla de www.uned.es

Créditos de las fotografías: ©Elena Azofra


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

11 pensamientos en “Turismo académico

  1. Todo un aliciente para los que estamos a punto de finalizar nuestros estudios tu experiencia de turismo académico, Elena. Debe ser emocionante poder comprobar que el español sigue fuerte allende nuestras fronteras, y al mismo tiempo disfrutar de los contrastes lingüísticos que ofrecen otros países. Yo no he tenido la suerte de viajar con motivo de estudios; pertenezco a una generación en la que estas oportunidades estaban al alcance de pocos, y por eso me alegra comprobar que esto ya no es así (o no lo era: no sé el impacto que la dichosa “crisis” tendrá en todo esto…)
    En todo caso, creo que ya te mereces, nos merecemos, unas vacaciones no académicas para recargar las “pilas”, aunque nuestro amor a la lengua viaje siempre con nosotros en la maleta… Mis mejores deseos y gracias por todo, estimada profesora.

    • Gracias, Raimundo. Yo también te deseo unas buenas vacaciones, que siempre deberían ser “no académicas”, ¿verdad? Lo mío, aunque no lo parezca, han sido viajes de trabajo… Y sí, siempre viajo con la curiosidad lingüística en el bolso; en Roma, fue un placer volver a hablar italiano, una lengua apasionante, y reconocer una vez más las huellas de la evolución diferenciada desde el latín. Una recomendación de lectura: La fragmentación lingüística de la Romania, de Walther Von Wartburg, el libro que me abrió los ojos al mundo de la herencia del latín en las lenguas romances.
      En los últimos días hay un par de tuits en @MorFlog que recogen impresiones sobre temas habituales aquí…

  2. Hola Elena:

    Pues yo no voy a viajar “por estudios”, voy ha hacerlo “post-estudios”, que falta me hace. Terminado el curso… ¡¡¡Vacaciones!!!. En julio del año pasado empezó para mi familia un “annus horribilis”, espero que cambien las cosas y que todos disfrutemos de un merecido descanso… Nos vemos pronto, o no… porque… ¡¡¡he aprobado Historia de la Lengua!!!, jejeje. 😉

    Saludos mil

    • ¡Disfruta mucho, Raquel! Gracias por tus preguntas y comentarios durante este año, aquí y en el curso virtual. Y enhorabuena por tus notas, pero espero que no “aparques” la historia de la lengua…

  3. La UNED se caracteriza por ofrecer unos programas de estudios estupendos y rigurosos, los cuales tratan de acoplar la idea de “tiempo compartido” con la dinámica personal que tenga un graduando cualquiera, sin embargo, hay escollos que debilitan esa promesa de compatibilidad en el caso de Lengua y Literatura Españolas. Allí uno percibe un desequilibrio entre el calendario académico y los objetivos docentes, en uno de los cursos -por poner un ejemplo- en tres meses se pretende que un alumno engulla (sí, no que “lea”, sino que “engulla”): La Celestina y Don Quijote, los abencerrajes, el Mercurio y Carón, amén de la poesía de los siglos de oro y otra serie de textos que son imprescindibes para discernir los ejes cuturales de la época. Y esto es sólo en uno de los seis cursos que se deben aprobar en cada trimestre, ya aquí se atenta contra a expectativa y la esperanza de obtener el grado en 4 años. Por otra parte, las pruebas de evaluación continua son una herramienta eficaz para fijar contenidos, pero ocurre que algunos docentes las convierten en calvarios o zonas de castigo alejándose del objeto pedagógico; hay una colega suya que exigió una PEC tan larga y ajena al marco estricto de la cátedra que hasta dio un año de plazo de entrega, so pena de dismuir la nota en el examen presencial a posteriori. De forma tal, que aquel ambiente de amabilidad con el que se nos seduce desde el lenguaje del marketing universitario, se difumina un poco cuando al matriculado le toca enfrentar -en el silencio de su impotencia- la realidad real (como diría un filósofo) de las condiciones que rodean un proyecto de estudios en la UNED. Yo no le quitaría un ápice de exigencia a los programas académicos, pero sí trataría de volverlos congruentes con un calendario más racional, menos coercitivo. Disculpe el desahogo en su blog, y gracias por ser usted una de las docentes que más se ocupa de llevar a sus alumnos por el derrotero del aprendizaje y no por el de la amenaza que representa un sistema de evaluación punitivo.

    • Noé, ya sé que los retos se ven diferentes desde la perspectiva del docente y la del estudiante, pero sinceramente, creo que algunos de esos “pesos” que citas no solo son lecturas imprescindibles, sino también apasionantes y enriquecedoras: ¡imposible descartarlas! En cuanto al ritmo, el sistema de nuestra universidad favorece que cada uno lo adapte a sus circunstancias: quizá sea preferible matricularse de menos asignaturas y disfrutarlas más, ¿no?

  4. Mi Centro Asociado es Roma pero no vivo allí, por lo tanto, para los exámenes de febrero, junio y septiembre debo viajar y alojar allí unos días para examinarme.

    Casi siempre me quedo unas horas más después de haber realizado todos los exámenes y aprovecho para hacer un pequeño recorrido turístico (en lo posible). Roma, “la ciudad eterna”, como la llaman es una ciudad que fascina y en sus ruinas y monumentos podemos observar la grandeza de este imperio.

    Al ver esta fotografía me vino a la memoria el poema de Francisco de Quevedo (1580-1645):
    A ROMA SEPULTADA EN SUS RUINAS

    Buscas en Roma a Roma ¡oh peregrino!,
    y en Roma misma a Roma no la hallas:
    cadáver son las que ostentó murallas,
    y tumba de sí proprio el Aventino.

    Yace donde reinaba el Palatino;
    y limadas del tiempo, las medallas
    más se muestran destrozo a las batallas
    de las edades que blasón latino.

    Sólo el Tibre quedó, cuya corriente,
    si ciudad la regó, ya, sepultura,
    la llora con funesto son doliente.

    ¡Oh, Roma!, en tu grandeza, en tu hermosura,
    huyó lo que era firme, y solamente
    lo fugitivo permanece y dura.

    Gracias, Elena, por tu interés hacia nosotros, tus alumnos.

    • Muchas gracias, Aurora: esos versos son el complemento perfecto para las imágenes y reflejan bien lo imponente que resulta la ciudad. En esta visita he tenido la suerte, además, de poder salvar la distancia que me separa de mis alumnos y ver cómo una foto pequeña de los foros cobraba vida: ¡gracias por ese rato compartido entre exámenes, Aurora!

  5. Qué envidia, Elena. Bueno, yo como todos los años, iré a Londres en octubre, se puede decir que es mi viaje de estudios o mi viaje para estudiar la ciudad, esto daría para cortar mucha tela y tiene mucho que ver con esas cosas que no tienen un rendimiento económico inmediato de las que hablas en el post.

    Por otro lado, me parece algo importante la labor de la Uned en los centros penitenciarios. Es algo que nos debe enorgullecer y por lo que se debe luchar: las segundas oportunidades… y las terceras y las cuartas, porque todos las necesitamos, porque todos necesitamos confianza.

    Un saludo:

    Fernando Escuredo

  6. Hola Elena. Me alegra saber que disfrutaste mucho de esa ciudad tan especial, Roma-Amor. Y cuando un viaje tan enriquecedor se hace por motivos de trabajo es aun más gratificante. En Roma sorprende encontrarte a cada paso con rastros de historia lejana, claro que también Venecia y toda Italia.
    Te imagino hablando el italiano y pensando en la diferente evolución fonética que han tenido las palabras derivadas del latìn en italiano y en castellano.
    Es que la pasión se lleva dentro y se siente…
    Gracias por haberte tenido como profesora en Historia de la Lengua.
    Un abrazo inmenso desde Venecia
    M.Jesùs

    • ¡Gracias, M.ª Jesús! Has adivinado mis pensamientos: uno de mis tuits desde Roma decía “Pasión por las lenguas románicas y por los lugares que las vieron nacer… Roma, siempre especial”, ilustrado con una foto tomada en el Trastevere. A ver si este enlace sirve para mostrarlo a quienes no tienen Twitter: https://twitter.com/MorFlog/status/211228185080233984/photo/1

      Espero haber contagiado durante este curso algo de esa pasión… ¡Feliz verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *