Femeninos perdidos en la historia de la lengua

Esta es la historia de un femenino que rompió hace siglos las cadenas que le ataban a otros elementos de la oración y se inmovilizó… ¡en la forma de masculino singular! ¿Más corsés y cadenas relacionadas con el género gramatical? Sí, pero para comprobar una vez más que la gramática no es sexista…

"Cadena". Raquel Asensio para MorFlog

El femenino al que me refiero es el que podía presentar el participio de los tiempos de perfecto, que en español medieval concordaba en género y número con el sustantivo complemento directo. La concordancia se pierde en la gramaticalización del perfecto compuesto, un proceso que provoca la inmovilización en masculino singular del participio. Podéis comprobarlo en este ejemplo:

Tierras de Borriana todas conquistas las han (Poema de Mio Cid)

Han conquistado todas las tierras de Borriana (español moderno)

Quizá a muchos lectores les suene extraño el término gramaticalización.1  Aunque este es un tema bastante complejo, sobre el que se ha escrito mucho en los últimos años, podemos decir que, a grandes rasgos, un proceso de gramaticalización es aquel en el que una estructura integrada en la oración (una o varias palabras que tienen una función determinada dentro de la estructura oracional) se convierte en una pieza gramatical, es decir, en un elemento que forma parte de la gramática de la lengua: en el caso que comento hoy, se trata de una estructura que da origen al paradigma verbal del pretérito perfecto compuesto.2

En el origen de este tiempo verbal (en español y en otras lenguas romances) tenemos una perífrasis que ya en latín –al menos en época tardía– se utilizaba con valor resultativo, formada por los siguientes elementos: el verbo transitivo HABERE ‘tener’ + CD + participio en función de complemento predicativo del CD (concordado con él en género y número, como es normal en los complementos adjetivos):

EPISTOLAM SCRIPTAM HABEO ‘tengo escrita una carta’

La lenguas románicas heredan esta construcción y la gramaticalizan para formar un nuevo tiempo verbal, el perfecto compuesto (he escrito, j’ai écrit, ho scritto…), que en la mayoría de ellas ha llegado a sustituir casi por completo al perfecto simple heredado del latín.3 La evolución de esta perífrasis nos permite hablar de un femenino perdido, el que se encontraba en la terminación del participio, pero también de un posible plural perdido, como vemos en el ejemplo:

esp. med. las ganançias que mio Cid fechas ha

esp. mod. las ganancias que el Cid ha hecho

Simplificando mucho lo ocurrido, podemos decir que en el proceso de gramaticalización de esta perífrasis hasta convertirse en un tiempo del paradigma verbal se cumplen varios pasos:

a) el verbo transitivo haber pierde su carga semántica (se desemantiza) y se convierte en un simple auxiliar en la nueva forma verbal; es decir, la perífrasis pasa a expresar la anterioridad, deja de reflejar aspecto perfectivo-resultativo: ‘tengo hecho’ > ‘he hecho’; así, las ganancias que mio Cid fechas ha no significa ‘ganancias que tiene hechas’ (valor resultativo-perfectivo), sino ‘ganancias que ha hecho’ (valor temporal);

b) el antiguo participio se convierte en la pieza central, en el núcleo de la predicación, y se desvincula del sustantivo CD; así, al dejar de tener una relación adjetiva con él, desaparece la concordancia que los enlazaba: en otras palabras, el participio del nuevo tiempo verbal aparecerá siempre con la terminación –o, la menos marcada, no asociada con el femenino ni con el plural: fechas ha ganançias > ha hecho ganancias.

Esquema de la evolución de la perífrasis de perfecto compuesto

Por tanto, al tiempo que nace una nueva forma gramatical, la del perfecto compuesto, se pierde un femenino en la historia de la lengua: el participio que concordaba antiguamente con el CD se inmoviliza en español moderno en la forma de masculino singular. ¿Había otra solución?: sí, la que adoptaron otras lenguas románicas como el francés o el italiano, en las que la concordancia sigue siendo obligada cuando el CD precede al participio (les choses que j’ai faites, no *les choses que j’ai fait).4

Una invitación especial a mis lectores franceses de Hypotheses, para que participen en los comentarios: ¿se respeta la concordancia participio – CD en el registro coloquial del francés moderno?, ¿es frecuente encontrar fallos en lo escrito?, ¿hay choque entre la norma y la construcción más espontánea? Vous pouvez écrire en français, bien sûr…

N. B.: Sin duda, la gramaticalización de este nuevo tiempo verbal es un tema interesante que puede dar ocasión para hablar de muchos otros aspectos: la doble auxiliarización en español medieval y en otras lenguas románicas en las que se ha conservado hasta hoy; el orden de auxiliar – auxiliado; la intercalación de elementos entre las formas de la perífrasis; el valor pragmático de la nueva construcción… Imposible abarcarlo todo en una entrada, pero en estos enlaces puedo ofreceros más información: un artículo sobre el estado de la perífrasis entre los siglos XIV y XVI y mi manual sobre Morfosintaxis histórica del español (especialmente en el capítulo 4, apartados 4.6.1 y 4.8.4).

  1. No será así para mis alumnos del Máster en análisis gramatical y estilístico del español, que estudian este fenómeno en «Fundamentos de la evolución gramatical». []
  2. No voy a entrar aquí en un aspecto muy interesante de este proceso de gramaticalización: la distribución complementaria de auxiliares que encontramos en español medieval y hoy sigue existiendo en otras lenguas romances: haber para los verbos transitivos (hemos ganado la batalla) y ser para los intransitivos y reflexivos (somos venidos). Me limito hoy a la evolución de la perífrasis con el auxiliar haber. []
  3. La distribución en español del perfecto simple y el perfecto compuesto es muy compleja, como refleja la amplísima bibliografía al respecto. []
  4. Y, sin embargo, en el registro coloquial, al parecer, también pierden ese femenino, por lo que habría que preguntarse si la evolución del español obedece a una tendencia general. []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Un pensamiento en “Femeninos perdidos en la historia de la lengua

  1. Pingback: Gramática comparada: la concordancia del participio pasado en francés, catalán e italiano – Notas de Carolus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *