Viejas palabras para nuevos contenidos

Comentábamos hace poco el proceso de composición acronímica por el que había nacido el neologismo electrolinera, resultado de la abreviación y fusión de eléctr[ica] + [gas]olinera. La curiosidad me ha empujado a rastrear la historia del término gasolinera, una palabra antigua si la comparamos con el neologismo electrolinera, pero moderna si pensamos que sirve para dar nombre a un referente que existe hace menos de un siglo. Os ofrezco en esta entrada el resultado de esos pasos tras las documentaciones de este término en la lexicografía y en los textos, así como una breve nota sobre su etimología.

1. Presencia en la lexicografía

La imagen que aparece bajo estas líneas, tomada del Diccionario Manual de la RAE de 1927, es la primera documentación del derivado gasolinera en la lexicografía académica; aparece allí tras el sustantivo que le sirve como base de derivación, gasolina. Estoy segura de que para muchos será una sorpresa –como también lo fue para mí– conocer el primer significado de esta palabra: gasolinera era una  ‘lancha automóvil con motor de gasolina’.

Lemas gasolina y gasolinera en el Diccionario Manual de la RAE, 1927

La acepción ‘depósito de gasolina para la venta al público’ no aparece en los diccionarios académicos hasta el DRAE de 1956. El siguiente cambio significativo se produce en la edición de 1970, que ya recoge también la acepción más generalizada hoy ‘establecimiento donde se vende [gasolina]’.

Lema gasolinera en el Diccionario Usual de la RAE (DRAE), 1956

Lema gasolinera en el Diccionario Usual de la RAE (DRAE), 1970

2. Documentaciones en los textos

Como sabemos, las palabras suelen tener vida en la lengua antes de ser objeto de descripción lexicográfica; he buscado las posibles apariciones de gasolinera en los textos y lo he encontrado en la prensa ya en 1919. En la hemeroteca de ABC aparecen noticias como “El veraneo de la Corte”, donde leemos: “La Reina, en una lancha gasolinera, fué esta mañana a visitar el Sanatorio marítimo de Pedrosa, de cuya institución es presidenta”. Otro día de ese mismo verano de 1919, se da noticia de unos ejercicios de submarinos y se ofrece una foto cuyo pie dice: “El crucero Extremadura, los submarinos y, en primer término, la lancha gasolinera, desde la cual presenció los ejercicios S. M. la Reina”; podéis ver la noticia en este enlace. La mejor imagen que he encontrado de la lancha gasolinera es la que aparece en esta página.

Respecto a su aparición en otro tipo de textos, el CORDE documenta por primera vez el término gasolinera en obras en prosa en torno a 1930:

los viajes de usted, ese peregrinar continuo, ese conocer todos los países y todas las razas […] resulta una gira a la Virgen de Lourdes o un paseo en gasolinera por la bahía de Vigo si lo comparo con las andanzas que pesan sobre mis hombros (1931, Enrique Jardiel Poncela, Pero… ¿hubo alguna vez once mil vírgenes?)

El silbato del barco sonó por tres veces anunciando su entrada en el puerto mejicano de Veracruz. La gasolinera del práctico nos abordaba para guiarnos al muelle de desembarque (1924-42, Rafael Alberti, Prosas encontradas)

No deja de ser sorprendente que una de las primeras documentaciones de este término tan poco poético se recoja precisamente en un poema:

¡Más de prisa, mi remera, / que aquella gasolinera / nos coge la delantera! (1925, Rafael Alberti, La amante. Canciones)

El sentido moderno lo encontramos ya en el corpus CREA en ejemplos como estos:

Habrán llegado allí a la finca de Víctor, me lo figuro todo, se habrán puesto a hablar como si tal cosa, haciéndose los europeos, y eso para mi madre es igual que arrimar una cerilla a una gasolinera (1976, Carmen Martín Gaite, Fragmentos de interior)

El coche estaba parado en una gasolinera y el espectáculo propuesto consistía en un Dieter Rhomberg dialogante con dos jóvenes chicanos encargados del poste de gasolina (1977, Manuel Vázquez Montalbán, La soledad del mánager)

3. Etimología y formación

Sobre la etimología de gasolina, dice Corominas en su Diccionario crítico etimológico que esta palabra se documenta ya en el s. XIX y está formada sobre el lat. oleum ‘aceite’. También la RAE propone en principio esta etimología para gasoleno / gasolina, al menos hasta 1989: de gas y el lat. oleum ‘aceite’ (desde 1989 añade en la indicación etimológica el sufijo: de gas, óleo y –eno); sin embargo, en la 21.ª edición, de 1992, aparece como derivado del fr. gasoline, y vuelve a cambiar la etimología propuesta en la edición más reciente, la de 2001, donde leemos: “Del ingl. gasoline, de gas-ol y -ene”. El Trésor de la langue française informatisé (TLFi, s. v. gazoline) documenta gazolène en 1878 y gazoline en 1890; añade después que en francés es préstamo del inglés gasolene, gasoline (1871) y lo analiza como derivado de gas y el elemento –ol (extraído de benzol), con el sufijo –ène, –ine; en cualquier caso, se trata de una palabra muy poco usada en francés, donde se ha impuesto essence, documentada ya en 1888, según el TLFi,  con el sentido de ‘essence de pétrole’.

En su formación, de acuerdo con este origen, distinguimos dos elementos léxicos: gas– y –ol-, seguidos de un morfema derivativo formador de sustantivos referentes a elementos químicos, que ha fluctuado históricamente en español entre –eno e –ina (gasoleno era el término preferido en principio, como podemos comprobar por las remisiones internas en los diccionarios académicos, pero después –a partir de 1925– se da preferencia a gasolina, quizá por influencia de otras lenguas). Finalmente, sobre gasolina se construye gasolinera, con el sufijo –era, analógico de los nombres de otros tipos de barcos (petrolero, carguero o velero) y con el género femenino propio del sustantivo lancha al que nace vinculado, como hemos visto. El derivado gasolinería, con el sufijo más productivo para nombres de establecimientos comerciales, no está recogido aún en la lexicografía académica, aunque sí se documenta en textos de América (14 ejemplos en CREA, todos de México).

Y, para terminar, una curiosidad: gas es una palabra inventada por un químico flamenco en el s. XVII, inspirada en el lat. chaos y ya la usaban los alquimistas con ese mismo significado, según Corominas. En DRAE (22.ª ed., s. v. gas), leemos: “Palabra inventada por el científico flamenco J. B. van Helmont en el siglo XVII, sobre el lat. chaos”. El Trésor (s. v. gazcorrobora este origen y proporciona un dato más: la grafía g se debe a la pronunciación flamenca de ch-. Interesante, ¿no os parece?

Espero que esta búsqueda haya despertado vuestra curiosidad y que pueda ser el punto de partida para “navegar” vosotros mismos por corpus, bases de datos o buscadores tras la pista de otros términos: ¿os animáis?, ¿tenéis alguna sugerencia?, ¿sabéis si se usa todavía la expresión lancha gasolinera? Sí, ya sé, habrá que esperar a que terminen los exámenes…

________________________________________________________________

N. B.: Los datos sobre diccionarios del español están extraídos de la aplicación del Nuevo Tesoro de la lengua española (NTLLE), una biblioteca digital de diccionarios disponible en red en la página de la RAE y limitada a los diccionarios académicos.


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

8 pensamientos en “Viejas palabras para nuevos contenidos

  1. Sí, lancha gasolinera se dice o decía en Argentina porque el combustible era el gasóleo o diésel de allí su nombre gasolinera. Es curioso porque a la gasolina se le llama ‘nafta’, de allí coche naftero.
    En el DRAE:
    naftero, ra.
    1. adj. Arg., Par. y Ur. Dicho de un vehículo automóvil, de una máquina o de un motor: Que usa nafta como combustible. U. t. c. s.

  2. Creo recordar que aquí en Vizcaya, al barquito que hay para cruzar la ría junto al puente colgante se le sigue llamando “el gasolino”. Un saludo.

    • Si no me engaña la memoria, “el gasolino” también era el nombre que recibía en Santander la barca que cruza la bahía desde la ciudad a las playas de Pedreña, El Puntal, Somo… Gracias, Maite, porque había olvidado totalmente ese nombre que me trae recuerdos de infancia…

  3. Al hilo de “Viejas palabras para nuevos contenidos”, me gustaría comentar la palabra “molino” aplicada coloquial, aunque impropiamente, a los aerogeneradores de electricidad que pueblan muchos puntos de nuestros paisajes… Un molino puede ser movido por la fuerza del viento, del agua o la de los animales, pero desde luego se llama “molino” porque su función es “moler”, independientemente de su fuerza motriz… Supongo que es la semejanza de las aspas de los aerogeneradores con las de los molinos manchegos la que ha sugerido el nombre popular. El DRAE ya recoge “aerogenerador” pero… ¿cuál de las dos palabras creéis que se acabará imponiendo, “molino” o “aerogenerador”?

    • Imposible saberlo, Rosario, porque las dos tienen algo a su favor: aerogenerador es más precisa, menos ambigua, pero molino es más corta y, sobre todo, mucho más atractiva: la metáfora, ya sabes, suele atraer especialmente a la hora de nombrar las cosas… Por ejemplo, ¿hubieras preferido que el ratón del ordenador se llamara algo así como pulsógrafo o cursómetro ? Yo prefiero la metáfora, incluso prestada de otra lengua…

  4. Entonces para un lego como yo… quería preguntaros. El neologismo Electrolinera no sería más correcto como Electronera. Ya que al decir Electrolinera estamos introduciendo un “oli” proveniente de aceite que nada tiene que ver aqui no?

    Enhorabuena por el articulo.

Responder a Elena Azofra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *