Presencia en la distancia

Mañana comienzan los exámenes presenciales en la UNED, la Universidad a distancia en que trabajo. Dos veces al año, los estudiantes se acercan a sus centros asociados y realizan la única actividad forzosamente presencial en nuestro sistema: los exámenes escritos. En un concierto cuidadosamente orquestado, se repartirán a la vez en todo el mundo (salvo en aquellos lugares donde las diferencias horarias impidan esta simultaneidad) las pruebas de las diferentes asignaturas y carreras, y llegará el momento de reflejar lo aprendido a través del examen, tan temido para la mayoría de los estudiantes. Esa sensación de angustia ante el folio en blanco que comentan algunos escritores no es nada si la comparamos con la que puede llegar a experimentar un alumno ante su hoja de respuestas…

El centro asociado de Terrassa-Barna, en Barcelona, mi destino en septiembre pasado

A los centros asociados, repartidos por todo el mundo, se desplazarán en las próximas semanas cientos de profesores de la UNED para cumplir con una de sus obligaciones docentes: formar parte de los tribunales que supervisan y dirigen las pruebas presenciales. Atención a los alumnos, reparto de exámenes, vigilancia, recogida, escaneado, ensobrado, custodia de llaves y valija… Esta actividad es bastante diferente a la que realiza cualquier docente en los exámenes habituales en una universidad presencial, porque los alumnos que están en el aula no han ido allí por estar matriculados en las materias que imparten los profesores del tribunal, sino por una razón extraacadémica: la cercanía del centro asociado a su lugar de residencia.

Leí con placer una de las últimas entradas del blog La pensée du discours, titulada “Du sang sur les copies”, en la que Marie-Anne Paveau reflexionaba sobre la vigilancia de exámenes, esta actividad tan peculiar que forma parte –estoy plenamente de acuerdo con esta afirmación– de nuestra profesión docente; pero mientras lo leía, como me ocurre ahora, no pude evitar pasar al otro lado, ponerme en la piel del nervioso estudiante que encuentra una gota de sangre en su papel… Ahora como siempre, ante la inminencia de los exámenes, no dejo de pensar en mis alumnos, que estarán quizá nerviosos, robando horas al sueño para terminar de preparar una asignatura… Y como yo también fui un día alumna de la UNED, sé lo que supone entrar en un aula donde no están ni el profesor de la materia ni los compañeros de estudio, aulas en las que se comparten largas horas con desconocidos, momentos en que se agradece más que nunca cualquier gesto amable de compañeros y examinadores…

No voy a entrar en la discusión del modelo, ni en la idoneidad del método de examen escrito como forma de demostrar unos conocimientos; dejo la reflexión teórica para los psicólogos y pedagogos, que son quienes deben hacerla. Mi mensaje de hoy no necesita mucha ciencia, es una simple cuestión de sensibilidad: me conmueve la parte más humana y personal del acto académico del examen, y, como no estaré junto a mis alumnos en ese momento, escribo esta entrada en MorFlog para que se sientan un poco más “acompañados a distancia”. Si la tensión amenaza con paralizar vuestra mente, si los nervios quedan reflejados en vuestra escritura, si sentís ganas de tirar la toalla…, cerrad los ojos un momento y pensad que quien hoy es profesor ayer fue alumno; que el examen es la puerta para demostrar lo que sabéis, no lo que ignoráis; y que enfrentarse a una prueba académica es siempre –al menos eso– una ocasión de aprender.  Espero que después de leer esto sigáis pensando que en la enseñanza no presencial hay formas de acortar la distancia…


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

30 pensamientos en “Presencia en la distancia

  1. Montones de gracias por la dedicación y las ganas de ayudarnos (¡escribir un mensaje como este en domingo!), así como por la delicadeza de sus palabras. Todo ello, en efecto, logra calmar la ansiedad de al menos una alumna.
    Un abrazo agradecido,
    Graciela

    • ¡Por favor! Quizás la profesora ha hecho un esfuerzo por escribir el mensaje un domingo pero ya sabemos que un noventa por ciento de exámenes de morfología, el número de suspensos aproximadamente, no ha sido corregido por no estimar interesante el resto de los conocimientos del alumno si no ha superado una primera pregunta eliminatoria. Así que no entiendo yo tampoco este peloteo. Con independencia de su labor en los foros, que no pongo en duda, es verdad, el señor Mario García page y otros( los responsables de corregir los exámenes) han estado muy descansados este año.

      • Lo que más me molesta de estos comentarios es que se juzga a un profesor como “bueno” o “malo” según la cantidad de suspensos en una convocatoria.
        Este mensaje de la profesora Elena Azofra, al que te estás refiriendo es de hace más de un año, enero de 2012 cuando yo cursé la asignatura.

        Desde luego la libertad de opinión es sagrada pero siempre con una condición: EL RESPETO.

  2. Yo también me he conmovido, pero lo he hecho al leer esta entrada y sentir la sensibilidad de quien la ha escrito. Gracias, Elena. Eres mucho más que una buena profesora.

    Mila

  3. Su sensibilidad especial y enriquecedora académicamente hablando es un haz de emociones que nos abraza ,y nos hace cuando menos tranquilizarnos al saber que detrás de esos profesores que nos guían, existen maravillosas personas a las que admirar y con las que compartir esta ilusión que nos llevó un día a matricularnos en la UNED.Gracias por estar.Un saludo Estrella

  4. Muchas gracias, Elena.

    Este hermoso mensaje ha llegado en el momento justo. Y efectivamente, de esta forma, las distancias se acortan. ¡Claro que sí!

    Aurora

  5. Muchísimas gracias por esta bonita entrada y en especial por el emotivo y cariñoso párrafo final. Tentada me hallaba de dejar esta asignatura para “más adelante”… Otra vez.
    Historia de la Lengua Española es una asignatura que ya superé en su momento, cuando estudiaba en la USC; pero que al trasladar mi expediente a la UNED no me convalidaron. Recuerdo que era una de las asignaturas más duras de la carrera, a la que se añadía en mi plan de estudios la no menos complicada Historia e Dialectoloxía da Lingua Galega, que también cursé. Un grave accidente de tráfico me alejó de los estudios cuando ya estaba en el último curso de Filología. Años más tarde, había cambiado el plan de estudios, mi promoción se había licenciado, mis compañeros ya no estaban… No volví. Una década más tarde retomé la carrera en la UNED; pero, un poco por miedo, un poco por pereza, he ido postergando uno y otro año el momento de volver a enfrentarme a un examen de esta materia.
    Pero ese último párrafo suyo me ha convencido. Con la frase “el examen es la puerta para demostrar lo que sabéis, no lo que ignoráis” me ha ganado. Me presentaré a los parciales. Y no sé cómo me irá, si tendré que ir a la convocatoria de septiembre o no; pero pase lo que pase ¡ya me habré quitado un gran peso de encima! Y no le quepa duda de que usted, con su forma de afrontar la enseñanza, con su forma de dirigirse a sus alumnos, con su buen hacer, ha sido un gran empujón para mí.
    Un afectuoso saludo,
    Maite.

  6. Que buena oportunidad para templar el ánimo y observar cómo en situaciones de estrés por un examen -es el caso- nuestros deseos pueden ir en dirección contraria a la confianza que tenemos en nuestras posibilidades de salir ‘victoriosos’ del envite.
    La lengua, único vehículo con el que nos paseamos por este universo imaginario de palabras frente a la fría pantalla de un ordenador, adquiere alma cuando al otro lado, al final del cable invisible que nos conecta y convoca a aprenderla, nos encontramos con la complicidad de una sonrisa que se llama Elena. Gracias.

  7. Quiero expresarte aquí mi gratitud, Elena, adorable profesora, por la sensibilidad demostrada con respecto a los que nos presentamos a las pruebas presenciales de la UNED que se inician mañana. Son días de gran histerismo en que ponemos a prueba el amor y la paciencia de nuestros seres más allegados.
    Ya tengo mi billete de avión sacado para examinarme en Madrid dentro de dos semanas, pero hoy estoy inquieta por los que se examinan mañana. Durante el vuelo me embargarán mil sentimientos contradictorios, cada vez me causa más temor volar, pero la ilusión que tengo de realizar esta segunda carrera puede más que los temores que me echan atrás.
    Esta entrada me ha emocionado profundamente y si estuviera en tu presencia no podría hacer otra cosa que darte un cálido abrazo y decirte : GRACIAS !
    Un saludo afectuoso desde Venecia
    M.Jesús

    • Agradezco profundamente estos comentarios, aunque no creo merecerlos. Resulta curioso: intentaba animaros y me encuentro con respuestas que me animan a mí. ¡Mil gracias!

      • Gracias a ti por tu apoyo y presencia, en la distancia, pero cercana también, al mismo tiempo, sin ser esto un contrasentido.

  8. Muchísimas gracias por este soporte emocional en momentos en que hace tanta falta!
    Como otros compañeros viajaré a Barcelona desde Estambul el 11 para la segunda semana de exámenes y estaba bastante desanimada. Pero sus palabras me han dado ganas de continuar y me han retado a esforzarme más estos últimos días. Un fuerte abrazo.
    Débora

  9. Yo estuve el septiembre pasado examinándome en la Maternitat y agradecí en el alma una sonrisa suya cuando levanté un momento la vista del papel y cruzamos la mirada. Tanto más cuanto que no siempre es así.

  10. Será virtual, pero cuánto peloteo hay también vía virtual, cuanta cera a la señora Elena. En fin… A mi personalmente me parece una mierda el sistema de examenes. De lo poco que he aprendido en la UNED ha sido a “hacer exámenes” y a aprobarlos, pero el sistema me parece de lo más injusto. Todo el esfuerzo que realizamos durante todo el curso se valora en lo que has podido escribir en un papel durante dos horas cómo máximo. La verdad, no creo que ahí, en esas condiciones de nervios, de popurrí de gente, etc, etc se refleje “lo aprendido a través del examen”. Ni en broma, vamos. Además, en una asignatura como esta en la que no hay ni cuadernillos, ni le puedes mandar ejercicios a la profesora… Me resulta lamentable. Una estudia durante todo el curso para que luego tenga un mal día y no haya ninguna otra oportunidad de que valoren todo el trabajo que has realizado. ¿Eso os parece conmovedor, como decís algunas? Madre mía, qué nivel…
    Y yo sí que creo que debería entrar a la discusión sobre el modelo de examen. Es muy fácil decir cuatro cosas bonitas y evitar debates más profundos. Es mi opinión. Creo que esa reflexión nos correspondería a todos, no solo a psicólogos y pedagogos, creo que sobre modelos de evaluación tanto alumnos como profesores tendríamos mucho que decir. Este tipo de examenes son un mero trámite para el aprobado, no para demostrar nada. Lo que sabemos se demuestra de otra manera, pero lamentablemente solo nos dejan esta opción para intentar demostrarlo. Un grave error, me parece a mi.
    Lo siento, con todos mis respetos señora Elena, pero no me ha gustado nada su entrada. Y al ver tanto peloteo como respuesta y no ver ni una crítica me he decidido a escribir, aunque yo ya tenga aprobada la asignatura (que mis esfuerzos me costó).
    Un saludo a todas.

    • ¿Peloteo?, compañera, ¿tú crees que todos los que participamos en esta entrada y agradecimos a nuestra profesora fue con el fin de lo que tú llamas “peloteo?, pues no, estás muy equivocada. Con tus palabras, ofendes también a tus compañeros.
      El año pasado el foro de Morfología fue uno de los foros que tuvo mayor números de participaciones por parte de los alumnos. Yo, incluso participé de forma activa y nuestra profesora, Elena, con mucha paciencia nos dio todas las explicaciones del caso por cada pregunta que hacíamos.
      Una asignatura, difícil, por cierto, sobre todo para muchos (me incluyo) los que dejamos los “bancos” del colegio hace ya bastante tiempo. Y como decía antes, para todas las dudas que planteábamos a la profesora Elena, obteníamos siempre una respuesta inmediata.

      Por último, aunque me gustaría extenderme mucho más, pero ahora en fecha de exámenes, el tiempo es oro, solo quiero agradecerte por tu intervención pues me ha dado la posibilidad de renovar mi estima y mis agradecimientos hacia la profesora Elena.

      Un saludo desde Italia,
      Aurora

    • Hola Irene,

      Sí, es verdad lo que dice la compañera de que es una entrada del año pasado. Y yo, que también agardecí a la profesora Azofra, te puedo asegurar con la compañera que no era peloteo. Fue una asignatura que la disfruté, y lo único que me hizo disfrutarla fue el interés de la profesora, porque ni el manual, ni los contenidos atraían.
      Tienes razón en todo lo que dices de la Uned y su sistema de exámenes. Además eres buena liderando grupos de trabajo (resumenes de Teorias este año) y buena compañera (lo digo por experiencia, porque me has animado mucho este curso) pero si hablases con un poco más de tranquilidad estaría mejor.
      Bueno, que te vaya muy bien todo, y de una forma u otra consigamos nuestro diploma y lo que es más importante, podamos utilizar lo que hemos aprendido para cambiar algo a mejor en el mundillo en el que vivimos.
      Te espero por Estanbul
      Débora

    • Cada uno es muy libre de expresar su opinión, por supuesto, pero conviene hacerlo con conocimiento de causa. Creo que usted no ha sido mi alumna, Irene, y no ha podido ver ni la intensa actividad en los foros, ni mis materiales (desplegados con dificultad en una plataforma virtual con tan limitadas posibilidades como la WebCT), ni la interacción con los alumnos, ni los modelos de examen resueltos, ni los consejos a partir de los ejercicios corregidos, ni las grabaciones de lecturas en español antiguo colgadas en Youtube junto a la imagen del texto, ni nada de lo que ha constituido el proceso de aprendizaje de sus compañeros durante el curso pasado. Todo eso en una asignatura en extinción como es la Historia de la lengua de la Licenciatura en Filología. A mí no me ofenden sus palabras, pero me hacen sentir pena, porque intuyo que usted no disfrutó en absoluto con una materia apasionante; algunos de mis alumnos, por el contrario, desarrollaron una curiosidad especial por los mecanismos del cambio lingüístico y creo que disfrutaron de verdad con lo aprendido. Por si esto fuera poco, la mayoría supo demostrarlo en esas dos horas de examen que, a pesar del rechazo que a usted le producen, constituyen la única garantía de que la persona que se examina es de verdad la matriculada, algo que es imprescindible en la enseñanza a distancia.

      De todas formas, creo que usted estaría más contenta en los nuevos grados, en los que hay un sistema específico de evaluación continua y una plataforma virtual mucho más ágil. El sistema 80-20 es el más generalizado para la calificación, no sé si con justicia o no. Y no es que no me preocupe lo justo o injusto del sistema de exámenes, es que me centro en la enseñanza, no en la evaluación: atiendo a mis alumnos pensando que están lejos, trato de solucionar sus dudas, de facilitar su trabajo, de contagiar entusiasmo por la materia, de estar en contacto constante con ellos y, al final, intento evaluar equilibradamente. Lo olvidaba: en las semanas de exámenes, me gusta enviar todo mi ánimo, por si alguien lo necesita… Y mantengo activo este blog como forma de contacto con los que estén interesados en leer y comentar lo que escribo sobre Morfología y sobre Historia de la lengua.

  11. Creo que esto no es un foro de discusión sobre la idoneidad o no del sistema de exámenes para demostrar lo aprendido, pero respetando tu derecho a discrepar, Irene, deseo responder a algunos de tus comentarios por considerarlos injustos. La entrada de Elena tiene ya un año, pero tú la comentas ahora y ahora dejaré yo mi comentario. La primera cuestión que deseo expresar, es mi perplejidad por tus insultos. A riesgo de que vuelvas a insultarme por pensar de manera diferente que tú, diré que calificar de “peloteo” los agradecimientos a una de las mejores profesoras de la UNED, a juicio de quienes así lo afirmamos, es grosero y muestra tu desprecio por el parecer ajeno. Podrías haber mostrado tu discrepancia simplemente ofreciendo tu propia opinión, sin necesidad de insultar a quienes no opinan como tú. La segunda cuestión, es sobre Elena. El curso pasado, al menos, ella misma proponía ejercicios para hacer y ofrecía respuestas, además de aclarar y explicar pormenorizadamente cuantas dudas se expresaban en el Foro Virtual de la asignatura. Me parece mejor sistema que la existencia de unos cuadernillos, como existen en algunas asignaturas, cuyas respuestas, acertadas o no, pasan de mano en mano para cubrir el expediente de ser enviados a tiempo e intentar subir nota. Desconozco si has sido alumna de Elena, pero, de haberlo sido, creo que no te has enterado de la fiesta por más que hayas aprobado la asignatura. Si no lo has sido, ya no hay palabras para expresar mi asombro de que juzgues lo que opinamos sobre ella quienes sí lo hemos sido.
    Cuestión distinta es la opinión, acertada o no, sobre el sistema de exámenes. Creo que, efectivamente, puede suceder que tengas un mal día, simplemente que estés nerviosa, y no aciertes, a pesar de dominar la asignatura. No sé muy bien cómo puede resolverse esa contradicción en un sistema de aprendizaje a distancia, pero comparto esa limitación del sistema de exámenes. Pero, compañera Irene, intuyo que precisamente por eso, Elena, que nos demostró durante todo el curso su disposición a ayudar, su cercanía, su apoyo constante, quiso con esta entrada acercarse más, tranquilizarnos, hacernos ver que incluso ella ve discutible el método de examen, que se sentía conmovida por lo que nosotras sentíamos a consecuencia de tener que examinarnos. Y por eso, exclusivamente por eso, quiso enviarnos un abrazo en forma de palabras. Y muchas, entre ellas yo misma, recibimos ese abrazo y quisimos enviarle el nuestro, y, sin conocerla, la queremos por cómo es, por cómo enseña, por hacernos sentir personas-alumnas en esta comunidad virtual de enseñanza.
    Yo también tengo aprobada la asignatura, Irene, así que soy, como mínimo, tan libre como tú para expresar lo que siento. Y en este enero en el que, por enfermedad, no puedo presentarme a las asignaturas en las que estoy matriculada, me cuestiono el sistema de exámenes y me revuelvo porque no sé qué hacer para llegar a tiempo de acabar la licenciatura sin que me pille el grado. Pero, respecto a Elena, solo puedo y quiero expresar mi profundo reconocimiento y agradecimiento.
    Ánimo a quienes se están examinando, y un saludo también para todos.

    • Bueno, no pretendía “insultar” y si alguien se ha sentido así lo siento y pido disculpas. Pero mis opiniones las mantengo. He cursado asignaturas que ha planteado Elena, sí, y no me he sentido apoyada, la verdad. Por cierto, que tú también me insultas cuando me dices que “no me he enterado de la fiesta”… Pero bueno, lo haces como respuesta a mi mensaje, así que lo respeto.
      Que sea una de las mejores profesoras de la UNED es tú opinión y me parece muy respetable, pero yo no opino así. Y sí que me parece que hay mucho peloteo, pero bueno, es cierto que eso puede ser algo subjetivo mío.
      Yo la entrada la he leido estos días, qué le vamos a hacer. Me gusta salsear por blogs y cosas de la carrera que, aunque no comparta, me parecen interesantes, y no pude resistirme a hacer mis comentarios. Me parece que faltaba un contrapunto crítico con todo lo que estaba leyendo. Imagino que no soy la única que piensa así, pero es más fácil decir lo bonito que lo contrario…
      Con respecto al método de exámenes veo que podemos coincidir en algún punto. En todo caso, en mi opinión creo que hay que afrontar los debates aunque teóricamente no nos correspondan. Creo que no se puede echar balones fuera como si el sistema de exámenes no fuera con nosotros. Para cambiar las cosas hay que hacerlo desde dentro, y para eso hace falta que los profesores también se impliquen, ¿no crees? Si estamos esperando a que psicólogos y pedagógos vengan a salvarnos lo llevamos claro… En fin, es cierto que el tema daría mucho que debatir y tal vez este no sea el sitio. Bueno, pues disculpas si alguien se ha sentido ofendido, pero espero que se entienda que me produjo bastante enfado el que todo lo que leí fuera “perfecto”, cuando una no está para nada de acuerdo. Saludos.

      • Solo un ejemplo más, si me permitís, de a lo que me refiero. Imagino que muchos habréis cursado Dialectología, creo que también de cuarto curso de Filología Hispánica. Ese es para mí un ejemplo real de profesora que ha sabido plantear su asignatura teniendo en cuenta que va dirigida a alumnos que van a estudiarla a distancia. Unos materiales bien organizados, un estudio bien dirigido, unos trabajos más que interesantes que suponían el 20% de la nota mientras el examen sumaba el otro 80%… En mi opinión, por lo que a mi me ha tocado, creo que es casi la única (ahora al menos no recuerdo ningún otro) que haya planteado la asignatura pensando en que tiene alumnos que estudian a distancia, que tienen sus trabajos o sus situaciones personales, a quienes hay que valorar el esfuerzo que hagan en el curso por algo más que por dos únicas horas de examen… La verdad, el resto de profesores me parece que plantean la asignatura sin tener en cuenta el tipo de alumnado que se va a enfrentar a ella, y eso me parece un error, además de muy injusto: bibliografías que no hay quien entienda (y ahora hablo en general, eh?), guías didácticas que no hay quien siga, tochos teóricos que hay que memorizar como en la escuela para que al día siguiente del examen ya se te haya olvidado… Lo que podría ser bonito, interesante y enseñar de verdad se convierte en mero trámite de aprobar exámenes. Una auténtica pena.

        • Estoy de acuerdo contigo, pero con salvedades. Lo primero, que carece de importancia, Dialectología es de 5º y no de 4º. Lo segundo, me parece que la asignatura de 3º, Semántica y Lexicología, impartida por Victoria Escandell Vidal está muy bien planteada, así como Pragmática, que es una optativa de segundo ciclo. Elena Azofra es una profesora que trabaja mucho y bien, lo que se puede comprobar si se ven los materiales que ella ha preparado y prepara para la asignatura de Historia de la Lengua, que cursé con aprovechamiento el curso pasado.

          Finalmente, la Uned te hace fuerte y te otorga un sistema de trabajo muy bueno, es la compensación, algo más que aprobar exámenes, creo yo. Yo no estoy descontento. Un saludo.

    • Muchas gracias por tus palabras, Milagros, y gracias también por hacerme sentir una vez más que mi trabajo tiene sentido… Espero que se solucionen tus problemas y que puedas examinarte bien en septiembre. Ya verás como sí te da tiempo…

  12. Irene, esa es otra cosa en la que estamos de acuerdo. En la calidad de la profesora María Celia Rosa Casado. Precisamente, para mí, junto con Elena, son dos profesoras que me han marcado, por cómo facilitan esquemas y materiales, por cómo se ponen a tu disposición si tienes dificultades (en mi caso, físicas) para afrontar la asignatura, por su prontitud para resolver dudas y para aportar documentación, por su apoyo, y por su humanidad. A ambas les estoy muy agradecida. No me va el peloteo, Irene, pero sí el reconocimiento de quien lo merece, y el agradecimiento a quien ha hecho por mí, como alumna, más de lo que está estrictamente obligada. Yo a eso le llamo solidaridad, y tiene mucho valor en los tiempos que corren.
    Aprovecho esta entrada para decir que, salvo alusiones personales o asuntos diferentes a los que ya hemos tratado, no seguiré ya este hilo para no distraer las pretensiones de Morflog. Para debatir sobre modelo de exámenes y otras cuestiones, siempre está el grupo de correo de la página no oficial, por ejemplo.
    Un saludo,
    Mila

  13. Valoro mucho las palabras de apoyo de Aurora y Débora, así como las de todos los que habían escrito los comentarios anteriores agradeciendo esta entrada. Son un estímulo importante para seguir intentando mejorar cada curso y quiero darles públicamente las gracias.
    Respecto a la labor docente de mis compañeros, no me gusta opinar, pero en este caso puedo decir que estoy de acuerdo con la valoración que hacen de mi compañera Celia Casado, una profesora entusiasta y preocupada por sus alumnos. Sin embargo, debo añadir que tengo más compañeros realmente implicados y comprometidos con la enseñanza (y el masculino es genérico).

    • Mi opinión de la asignatura Morfología es pésima. Considero que el sistema de realización de exámenes es el más injusto con distancia de toda la carrera. ¿es posible que se pueda poner un examen con una pregunta inicial eliminatoria? ¿qué dice, qué aporta de los conocimientos del alumno? ¿no sería más justo corregir todo el examen y calificar globalmente los conocimientos?

      Es verdad que el foro de Morfología es uno de los más activos de la carrera, pero no sirve absolutamente para nada, es un espejismo, es una protección, una manera de encubrir intenciones. No, no solo no es justo el sistema de corrección, calificación y alegaciones, es pérfido, es realmente desalentador, descorazonador para el alumno.
      ¿Cuánto tiempo hemos invertido en preparar el primer parcial de Morfología? ¿Cuánto dinero hemos derivado de nuestras humildes haciendas? ¿creéis que es necesario asestar este golpe a personas que trabajan y estudian por vocación? Nadie solicita que se nos califique con benevolencia, simplemente se pide que no se haga lo contrario.
      ¿Quién de nosotros no alberga el pensamiento de que el día que cambie el profesor que imparte la asignatura las cosas serán distintas?

      Nada más, queridos compañeros. He intentado ser respetuoso, pero la verdad está reñida en la mayoría de las ocasiones con el eufemismo. Con toda seguridad, la profesora Elena es una gran profesional y tiene pasión por su vocación docente, no lo dudo y estoy con aquellos de vosotros que han alabado su manera de entender su trabajo, pero hay otra cara en la materia […]
      Responder

  14. Mientras yo escribía un comentario, llegaba otro de Fernando en respuesta a los anteriores. Me alegro de que coincida conmigo en que el sistema de la UNED tiene sus ventajas y que hay más profesores preocupados por hacer bien su trabajo, no solo por corregir exámenes. Gracias, Fernando.

  15. ¡Snif,snif! Creo que voy a llorar ante tanta sensibilidad.¿Por qué no echais un vistazo a los foros de Morfología?La gente esta hecha polvo,descorazonada y abatida por este “maravilloso” sistema eliminatorio,que sí que propicia el nerviosismo,la angustia y el bloqueo.

  16. Pues… debo decir que llevo pocas asignaturas cursadas y hasta ahora todos los profesores han estado disponibles y la mayoría de ellos (Paloma Cuesta, Curiel Montero –ambas–, entre otros) han sido de una amabilidad increíble.
    Y no veo en absoluto nada negativo en un mensaje de ánimo, venga de quien venga… Así que ¡gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *