Acronimia, expresividad y "nombres 10"

La acronimia es uno de los procesos de creación léxica que llamamos asistemáticos, porque los acrónimos no siguen unas reglas establecidas como las que regulan los procesos de derivación o composición. En la acronimia, para formar un término nuevo se unen letras o sílabas de varias palabras con total libertad: una o varias letras, dos o más palabras, en desigual proporción… Sí, aunque parezca mentira, la lengua puede ser así de anárquica, y por eso precisamente –creo yo- este es uno de los procedimientos preferidos para poner nombre a cosas y personas cuando podemos elegir. Acrónimos son nombres propios como Maena o Malena (de María Elena) y marcas comerciales como Puleva (pura leche de vaca) o Banesto (Banco Español de Crédito), por citar solo algunos ejemplos.

Sin embargo, también reciben del nombre de acrónimos las siglas que tienen una lectura silábica, no deletreada (como ovni) o, en general, las que se forman a partir de la lexicalización de siglas (lexicalización significa aquí simplemente `conversión de algo en una palabra´), que pasan normalmente a escribirse con minúsculas (sida, cedé…). Un ejemplo muy chocante es el sustantivo cederrón, a partir de CD-Rom. Ya sé que vais a ir al diccionario inmediatamente, pero os adelanto que esta palabra está admitida, y que su plural es cederrones (lo podéis consultar en el DRAE o en el DPD); por cierto, todavía recuerdo el susto cuando lo vi escrito por primera vez en la prensa; y sí, yo también fui a consultar si aquello era un error…

Existe, como vemos, cierta polémica sobre el propio concepto de acrónimo, pero se tiende cada vez más a emplearlo en un sentido amplio, que abarca todos esos casos ciertamente caprichosos que hemos visto aquí. Ahora bien, lo que es indiscutible es el alto grado de expresividad que pueden llegar a tener siglas y acrónimos; así, cuando el término creado debe tener cierta “garra”, cuando se quiere que sea representativo o que evoque ciertas realidades que para el creador son importantes, se buscan “productos” (= nuevas palabras) que tengan resonancias familiares para los hablantes, es decir, algo que los lleve a asociar ese nombre con lo que el creador busca destacar (por ejemplo, AVE se asocia a vuelo, evoca `velocidad´); por esa misma razón se evita que los resultados sean ridículos o malsonantes.

Ignoro si los departamentos de publicidad contratan lingüistas expertos en creación léxica, pero deberían hacerlo, porque la fuerza de un nombre depende del acierto en su elección, y la acronimia es el procedimiento perfecto para canalizar la expresividad que se busca en un nombre nuevo. Y así, paso a paso, os he conducido al punto que me interesaba. Esta es la 10.ª entrada en MorFlog, que tiene un “nombre 10”. En la primera entrada (Los porqués de MorFlog), os explicaba las posibles interpretaciones del nombre de este blog y lo que quería expresar con ellas. En muy poco tiempo he llegado a identificarme con este acrónimo, que ha resultado ser sonoro, expresivo y perfecto, y por eso quiero dedicar esta entrada a mi hija, que me ayudó a encontrarlo: ¡gracias, Elena!

Varias sugerencias para los comentarios: ¿qué pasa cuando estas construcciones tan anárquicas tienen que integrarse en el sistema de la lengua?, ¿problemas para la formación del plural?, ¿posiblidad de crear derivados? Esto es una invitación a participar, ya sabéis… Por cierto, ¿seguís MorFlog en Twitter?: lo digo porque allí hemos hablado hace poco de oenegés


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

3 pensamientos en “Acronimia, expresividad y "nombres 10"

  1. >Yo sigo recordando tu clase sobre este tema y MI GRAN sorpresa al encontrar "semejantes" cosas escritas, ¡como cederrón!en realidad todavía me sorprenden. Qué pena que no se ha abierto el debate, sería interesante ver los derivados… un abrazo y gracias por compartir tus conocimientos.

  2. >Yo también recuerdo vuestras caras, Xaviera, y las de tantos alumnos que me miraban desconfiados: ¿Será verdad que eso está bien? Lo bueno de aquellas clases era que muchos iban luego a consultar los manuales y diccionarios: así, sin querer, se dejaban arrastrar a las fuentes, que era uno de mis propósitos… Y también, por otro lado, me gusta pensar que con estas clases conseguía algo más importante: estimular vuestra sensibilidad lingüística.Y por cierto, yo también siento que no se haya abierto debate en esta entrada: tendré que volver sobre el tema, pasado un tiempo…

  3. Pingback: Los límites entre la composición y la acronimia: el caso de “electrolinera” | MorFlog

Responder a Xaviera S. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *