Las vías de transmisión del léxico: por qué eleCToral y no *eleCHoral

Hoy es día de elecciones en España. Prometí hablar de alomorfia a propósito de los morfemas léxicos elec– y eleg-, pero, como aquí puedo elegir, voy a detenerme antes en un juego que puede ser más interesante para los estudiantes de Historia de la lengua: la reflexión sobre las diferentes vías de transmisión del léxico latino al español, y en concreto sobre lo ocurrido con los términos electoral o elector.

La mayor parte del léxico de origen latino se compone de lo que llamamos voces patrimoniales o populares; esto quiere decir que llegaron al español en la época de orígenes y que evolucionaron de acuerdo (más o menos) a lo que conocemos como leyes generales de evolución fonética. Dicho de otro modo, estas palabras evolucionaron como se esperaba de ellas (así, FILIUM > hijo, OCULUM > ojo o FACTUM > hecho, por poner algunos ejemplos en los que este cambio es bastante evidente). Esta sería la vía de transmisión popular.

Ahora bien, existen palabras en las que no se ha cumplido esa evolución esperable: el grupo consonántico /kt/ latino (o CT) no se ha convertido en ch en electoral y elector (no tenemos *elechoral ni *elechor). ¿Por qué en estos casos se ha conservado un parecido mayor con la forma latina original?: porque su vía de transmisión ha sido culta. Pero esa vía especial que algunas palabras dejan entrever de forma tan simple en su evolución externa esconde una realidad muy compleja, ya que podemos atribuir la mayor fidelidad a la forma latina a distintas causas:

a) esas palabras pudieron ser términos antiguos habituales en contextos formales, como un entorno eclesiástico o notarial, por ejemplo; no resulta difícil hacerse a la idea de cómo pudo influir el contexto si pensamos en la pronunciación más “ortodoxa” que empleamos en una conferencia pública, o en el énfasis que puede imprimir un sacerdote en una homilía;

b) otras palabras pudieron ser empleadas en un canal preferentemente escrito, lejos de la oralidad cotidiana;

c) otros términos llegaron al español tardíamente, respondiendo a necesidades léxicas de la lengua que crecía, y las tendencias fonéticas ya habían “actuado” en español; esta es la vía de entrada de numerosos tecnicismos a partir del s. XIII, especialmente en determinadas épocas;

d) finalmente (aunque esta lista no pretende ser exhaustiva), en algunas palabras se ha repuesto una forma más cercana a la latina debido al prestigio de esta lengua de cultura (así tenemos hoy los grupos cultos de digno o de doctor, aunque algún día se usaron dino o dotor); dicho de otro modo, estas voces son el reflejo de una imposición que hoy llamaríamos “normativa” (término que no podemos emplear antes de que se creara la RAE).

Una rápida consulta al CORDE nos permite reconstruir la entrada en nuestra lengua de los términos que comentábamos al principio. Encontramos el sustantivo elector en el s. XIII, en un texto de Berceo (El bon omne […] quísolo Dios que fuesse electo en abad; el elector en ello non erró de verdad); Berceo fue clérigo y notario en el s. XIII, como sabéis, y responsable de la introducción de muchos cultismos en español. Elector lo emplean después Hernando del Pulgar (s. XV) y Luis de Góngora (s. XVII), pero las documentaciones no serán frecuentes hasta el s. XVIII, época de la Ilustración. Por su parte, el adjetivo electoral no lo encontramos en español hasta el s. XVIII (siempre según los datos del CORDE); en Feijoo (ensayista e ilustrado del s. XVIII) leemos: El orden electoral no tuvo forma estable y permanente hasta que se fixó por la Bula de oro

No, no voy a descubriros toda la historia de estas palabras, porque espero que después de leer esta entrada, además de entender por qué decimos electoral y no *elechoral, os tiente la idea de entrar al CORDE y buscar testimonios de ellas en la historia del español. Y si alguien quiere reflexionar más sobre este tema, le ofrezco en este enlace un artículo sobre el concepto de cultismo que escribí hace tiempo. Sobre la evolución regular del grupo /kt/ volveremos otro día, y sobre la alomorfia también. Ahora toca seguir con la jornada electoral.


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

4 pensamientos en “Las vías de transmisión del léxico: por qué eleCToral y no *eleCHoral

  1. >¡Oportuna entrada! Es un gusto seguir el blog. Eso sí, varias veces he intentado ya entrar en el CORDE para consultar la evolución de algunas palabras, y no me aclaro. Igual tengo suerte y un día nos escribes algo al respecto.

  2. >Por supuesto, Mila: será un placer guiaros por el CORDE, de visita a los textos del pasado… Tengo una guía ya elaborada, pero procuraré hacer algo más atractivo aquí en MorFlog. Una promesa más…

  3. El enlace al artículo sobre el concepto de cultismo parece estar roto. ¿Podría proporcionarnos la referencia? Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *