Revolución fonológica en español clásico: una explicación multimedia

Revolución en el cielo del paladar, Cambios en las sibilantes entre el español medieval y el clásico, Revolución fonológica: el camino a los sonidos del español moderno… Todos estos podrían haber sido títulos apropiados para encabezar esta entrada, en la que me propongo volver sobre el viejo tema de las sibilantes en el tránsito del español medieval al moderno, ahora con nuevas armas que permitan comprender la gestación de algunos de los fonemas más característicos del español: el velar fricativo sordo /x/ (el de jamón, que también es un producto muy nuestro) y el interdental fricativo sordo /θ/ (el que producimos dos veces en cereza, ese que es patrimonio de una parte muy reducida del mundo hispanohablante). La segunda parte del título hace referencia a las nuevas armas multimedia de que disponemos ahora, gracias a las nuevas tecnologías; en este sentido, creo imprescindible realizar esta reflexión utilizando recursos gráficos (vídeo e imagen) y sonoros (archivos de audio) para apoyar la explicación; pienso especialmente, como es natural, en mis alumnos a distancia.

En la época medieval, el español poseía seis fonemas sibilantes con un punto de articulación muy próximo, comprendido en la zona del paladar, entre los alvéolos y el paladar medio. Las tres series de consonantes implicadas en esta incómoda “concentración” articulatoria eran las siguientes: las africadas /ʦ/ y /ʣ/, que eran dentoalveolares; las fricativas /s/ y /z/, ápicoalveolares (de ahí el diacrítico que veis debajo); y las fricativas /ʃ/ y /ʒ/, prepalatales. Ya en época medieval hay testimonios de que había comenzado la pérdida de la oclusión en las africadas, que aparece reflejada en el cuadro y que nos obliga a utilizar los diacríticos que marcan la realización predorsodental.

La representación gráfica más frecuente era la que vemos en este cuadro:

El escaso margen de diferencia en su punto de articulación creaba confusiones y cruces entre ellas, de los que hay testimonios gráficos en textos medievales, y dio origen a importantes cambios, que comienzan a gestarse a finales de la Edad Media. En la imagen que hay más abajo puede verse reflejada la evolución que ahora describo de forma esquemática:

a)      Desafricación: el momento de oclusión de las africadas /ʦ / y /ʣ/ desaparece y queda solo el momento fricativo; los fonemas resultantes son predorsodentales fricativos. (Ya lo habíamos señalado más arriba, porque parece que fue un cambio temprano).

b)      Ensordecimiento de la consonante sonora de los tres pares: se conservan solo las sordas (ya todas fricativas, después de la desafricación); son las tres que aparecen en la parte superior de la imagen.

c)       Adelanto del lugar de articulación de la fricativa predorsodental, que era la consonante más próxima a la zona dental, hasta un punto de articulación interdental; el resultado es la interdental fricativa sorda /θ/ (excepto en el español meridional).

d)      Retroceso del lugar de articulación de la fricatica prepalatal /ʃ/ hacia la zona posterior del paladar, acercando la parte posterior de la lengua al velo del paladar, a la zona velar; el resultado es la velar fricativa sorda /x/ (con distintas realizaciones en español meridional).

De este modo, entre los siglos XVI y XVII, el sistema se redujo de seis fonemas a tres (en el español septentrional) o dos (en el meridional), cuyos puntos de articulación están ya suficientemente distanciados: entre los dientes, la /θ/; en los alvéolos, la /s/; y en el velo del paladar, la /x/. El modo de articulación para todos es fricativo, lo cual supone también una simplificación, pues la articulación fricativa requiere menos esfuerzo articulatorio que la africada (en la africación, como sabéis, se suman un momento de oclusión y otro momento de fricación).

Espero que la imagen os ayude a identificar los fonemas de los que he hablado y los sonidos en que se materializan. Los recortes gráficos están capturados en la página de la Universidad de Iowa que siempre os recomiendo; si queréis ver las animaciones, podéis seguir este enlace y abrir la pestaña “Fricativas”. Además, me ha parecido que sería de gran ayuda grabar un archivo sonoro en el que podréis escuchar la pronunciación de algunas palabras del español medieval (alçó, dezir, guisa, assí, dixo, muger) y sus correlatos en español actual (alzó, decir, guisa, así, dijo, mujer), destacando cuáles son los fonemas perdidos; lo podéis escuchar aquí.

Confío en que también serán de gran ayuda los primeros vídeos del Banco sonoro del español antiguo que estoy preparando. Ya están en MorFlogME, el canal de MorFlog en Youtube, y son los tres textos del s. XV que leyó Lola Pons en nuestra tertulia en RadioUned (os hablé de ella en la entrada La lengua de ayer, en el aire). Son un fragmento de un tratado de Valera, una glosa a la palabra novio en un manuscrito y una glosa perteneciente a un diálogo de la misma época. Habrá más vídeos muy pronto.

He tratado de simplificar al máximo en esta entrada uno de los procesos más complejos en la evolución del español, centrando mi reflexión en los cambios ocurridos en la zona del paladar, donde se produjo la llamada “revolución de las sibilantes” o “revolución fonológica de los Siglos de Oro”. Sin embargo, el interés de este tema traerá de nuevo a MorFlog otras reflexiones sobre cuestiones conexas: las diferencias entre el español meridional y el septentrional, que marcan una profunda brecha en la pronunciación de la comunidad hispanohablante; o la diferencia en el lugar de articulación de la fricativa alveolar sorda /s/, que es apicoalveolar en el español septentrional y predorsodental en el meridional; o los “falsos amigos fonéticos”, interferencias en la pronunciación del español por hablantes de otras lenguas románicas donde se conservan algunos de estos fonemas perdidos, etc. Pero eso será otro día… Ahora espero vuestros comentarios, porque el tema es apasionante, ¿no os parece?

Y, como siempre, los que no estén interesados en la fonética también pueden participar en los comentarios, buscando algún motivo diferente. Por ejemplo, si estos días estáis practicando la Morfología, podéis proponer una segmentación para las palabras interdental o velarización; una recomendación: tendréis que partir de una base y categorizarla, para indicar el proceso de formación que ha tenido lugar. Abierto queda el debate…

N. B.: La reciente publicación de la nueva Fonética y Fonología de RAE-ASALE obliga desde ahora a usar el Alfabeto Fonético Internacional (AFI), abandonando definitivamente el de la RFE. En la imagen están las equivalencias:

Una recomendación final: el DVD Las voces del español que completa el texto de la obra académica, aunque me haya robado tanto tiempo las pasadas vacaciones…


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

23 pensamientos en “Revolución fonológica en español clásico: una explicación multimedia

  1. Muchísimas gracias, estimada profesora, por su ayuda inestimable y por pensar siempre en sus alumnos”a distancia” y más ahora, cara a los exámenes. Aunque con usted, la distancia se acorta considerablemente. Reitero mis agradecimientos por estar siempre allí .Cordiales saludos, Cristiana Preda.

  2. Me ha encantado la forma sencilla de tratar algo que siempre me ha parecido imposible de entender. En particular, la facilidad para ver la evolución del habla y sus consecuencias en la escritura. Muchas gracias, profe.

  3. ¡Muchas gracias! Me alegra comprobar que la explicación, con tantos recursos auxiliares, consigue poner un poco de luz en esa compleja revolución fonológica… Y también me gusta que la distancia se acorte: esa era una de mis intenciones iniciales (¿recordáis la entrada “Desterrando prejuicios”?)

  4. Elena, no sé si para bien o para mal pero me has ahorrado un rato largo, largo de manuales, y es que llevaba días para buscar las evoluciones que explicas en esta entrada así como la pronunciación. ¡Muchas gracias! Además, he añadido la explicación a mis apuntes de clase, aun siendo de otra casa (UCM). Gracias también por los ánimos que me diste para estudiar la yod hace un tiempo como contestación de un comentario… ¡ahora ya la entiendo! Solo me falta practicar para poder manejarla.

    En cuanto a la distancia de la que habláis, desde mi facultad se ve un edificio de la UNED. ¿Cuenta eso como cercanía -al menos institucional-? Ja, ja.

    Por cierto, la tertulia con Lola Pons está muy bien. Me ha encantado poder oír castellano antiguo bien leído.

    Un saludo cordial.

    • Me alegro, Laura, de que te hayas reconciliado con la yod y también de hayas hecho nueva amistad con las sibilantes…
      En cuanto a la cercanía, el edificio que ves no es el mío, pero no está demasiado lejos del tuyo en la UCM. Lejanos tengo a muchos de mis alumnos, repartidos por España y el resto del mundo: Nicosia, Berlín, Venecia, Granada, Zaragoza…; por eso intento romper la barrera de la distancia con entradas como esta y con proyectos como el del Banco sonoro; confío en que así me sentirán más cerca…

    • La grafía g ante a, o, u representaba el fonema oclusivo velar sonoro /g/, como en español actual; solo ante las vocales palatales e, i la grafía g representaba al fonema /ʒ/ (fricativo prepalatal sonoro). Es la grafía j , y ocasionalmente la i , la que representaba al fonema /ʒ/ ante cualquier vocal (por ejemplo, en palabras como consejavan , fijo ‘hijo’ o judizio , mod. juicio ). Por cierto, aprovecho para recordar que no hay que confundir dos palabras diferentes en español medieval: el sustantivo fijo , mod. hijo , y el adjetivo fixo , mod. fijo , aunque se produjeron cruces entre ambas grafías (así, encontramos en CORDE numerosos ejemplos de fixo en vez de fijo ). En el Vocabulario de A. de Palencia (1490) podemos leer, en uno de los lemas: “es permaneçer: y estar fixo: & iuntar se con otri & permaneçer ende”; ahí vemos ya fixo como adjetivo.

      (Siento las repeticiones léxicas, que afean el estilo pero evitan confusiones…)

    • No lo conocía, Fernando. Acabo de hacer alguna prueba en la parte que puede resultar más interesante para el estudio de la Historia de la lengua (la llamada “Máquina del tiempo”, dentro de Molinarium) y veo que puede dar errores con demasiada facilidad; mi impresión es que serviría para palabras fáciles de evolucionar, pero fíjate lo que me ha dicho para la evolución del latín folia , a pesar de haberle puesto las cantidades pinchando en sus propios iconos: http://www.molinarium.com/maquinatiempo.html#fŏlĭa+1+0

      Creo que quizá sea más útil para el latín, pero insisto en que no conozco suficientemente el recurso.

  5. ¿Hay alguna razón por la que el fonema /x/ se haya extendido en todo el castellano y la interdental no? ¿Se puede deducir que el cambio a /x/ es más temprano?

    • En realidad, el retraso hasta la articulación velar tampoco se realizó por igual en todas las zonas del español. De hecho, las realizaciones hoy son muy diferentes; en el enlace de la U. de Iowa y en el DVD Las voces del español puede escucharse lo diferente que resulta el sonido de /x/ en Castilla, en Andalucía y en algunas zonas de América. Volveremos sobre ello en otra entrada.

  6. Pingback: Reconstrucción y transparencia: el lingüista teje sus hilos | Espaces Réflexifs

  7. Pingback: Sobre SE espurio | MorFlog

  8. Pingback: Reconstruction et transparence : le linguiste tisse sa toile | Espaces Réflexifs

  9. Pingback: La reconstrucción de la pronunciación antigua (II) | MorFlog

  10. Pingback: Breve historia y evolución de las hablas andaluzas - Papel de periódico

  11. Enhorabuena, ¡qué excelente entrada!

    He leído las otras entradas “La reconstrucción de la pronunciación antigua” (1 y 2) y también me han parecido magníficas.

    Hablo español meridional y no estudio lenguas por lo cual me ha costado trabajo comprender todo esto, pero debo decir que en ningún otro lado encontré la explicación tan completa (y a la vez, sencilla) como aquí.

    Recapitulando, en español medieval:
    ç, c+(e,i) =/ʦ/ ——–como “pizza” en italiano
    z=/ʣ/ —————–tal como juntar una d con una s al mismo tiempo (silba un poco)
    s+(etc), ss = /s/ ——tal como la actual (mesa, cosa, masa)
    x=/ʃ/ ——————como en el inglés “sh” (sheet, shot)
    j, g+(e,i)=/ʒ/ ———como en el ruso “ж” (жена), o el francés “j” (je)

    Ahora:
    z, c+(e,i) =/θ/ (sólo septentrional)
    s=/s/ ———-como en mesa, cosa, masa.
    x= /ks/ ————-como en conexión.
    j, g+(e,i)= /x/—–como en jugar, mujer.

    De acuerdo contigo: todo un tema de debate ante un asunto tan apasionante como este que es el conocer a fondo nuestro recurso de comunicación oral en un idioma tan rico y hermoso (tanto escrita como fonéticamente) como lo es el nuestro.

    ¡Muchísimas gracias!
    ¡Me despido muy contento de este espacio! 🙂

  12. Pingback: Hoy comamos y bebamos | Coral Ciudad de los Poetas

  13. Muchísimas gracias, profesora Azofra. Por medio de este magnífico artículo finalmente he comprendido la cuestión de las sibilantes, que se me escapaban leyendo los prestigiosos manuales de Quilis y Fradejas. Saludos cordiales.

  14. ¡Muchas gracias por esta entrada! Me ha sido de gran ayuda para comprender el tema de las sibilantes, pues se me hacía bastante difícil.
    Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *