Palatalización, no *paladarización: una cuestión de base

Seguimos en otoño, y la marca de las hojas en el empedrado urbano me recuerda que prometí utilizar la palatalización también para mis estudiantes de Morfología. ¿Por qué esa asociación? Sencillamente, porque la Morfología juega con “piezas” y “marcas”, como refleja nuestra imagen: junto a las hojas caídas de los árboles, la huella de otras que se ha llevado el viento.

Aparco la vena lírica y me centro en analizar los mecanismos morfológicos que han operado en la palabra palatalización. El proceso por el que se forman palabras complejas es objeto de estudio de la llamada Morfología derivativa o Morfología léxica, que estudia las reglas de formación de palabras a través de las cuales se crean nuevos elementos del léxico. Los estudiantes de Morfología suelen sentir cierto respeto por el ejercicio de segmentación, es decir, por la división e identificación de los fragmentos que van contribuyendo a formar una nueva palabra, pero es un análisis que los hablantes de una lengua realizan en muchos casos sin dificultad, de acuerdo con reglas que tienen interiorizadas. Así ocurre en la palabra palatalización, porque el proceso es bastante transparente:

palatal (adjetivo) > palatal-izar (verbo) > palataliza-ción (sustantivo)

He separado en la cadena anterior los morfemas nuevos que se van añadiendo en cada paso, para dejar más claro el cambio progresivo en la base de derivación. La segmentación del sustantivo final sería la siguiente:

palatal– (lexema) + –iz-(sufijo) + –a-(vocal temática) + –ción (sufijo)

Sin embargo, si comparamos esta palabra con otras semejantes (nacionalización o personalización, por ejemplo), veremos inmediatamente que nos falta un paso, y hay que explicar el motivo:

nación > nacional > nacionalizar > nacionalización

persona > personal > personalizar > personalización

   ?       palatal > palatalizar > palatalización

Como veis, en el inicio del proceso, los sustantivos  nación o persona son la base para construir adjetivos con el sufijo –al (de carácter relacional: nacional ‘referente a la nación’); por el contrario, este proceso de derivación no lo encontramos en palatal, que no deriva de un sustantivo *palata o *palato. Y, sin embargo, existe un sustantivo, paladar, que podría haber servido como base de derivación (o, lo que es lo mismo, como punto de partida para el proceso derivativo): ¿por qué entonces no se creó *paladarización? Los verbos en –izar pueden crearse sobre bases sustantivas (como horror > horrorizar), aunque es mucho más productiva la formación deadjetival (a partir de adjetivos de distinto tipo, no solo en –al); lo que hay que tener en cuenta es que el sufijo aporta, en la mayoría de los casos, un significado causativo. Como decíamos hace unos días, palatalización significa `conversión de X en palatal´, contenido que los hablantes con competencia en español extraen fácilmente del significado de dos elementos: la base y el propio sufijo del verbo palatalizar. *Paladarización, de acuerdo con los procesos que el hablante tiene interiorizados, significaría `conversión de X en paladar´ (?).

Resumo, por si la argumentación ha resultado un tanto enredosa:

a) palatal no es un adjetivo formado a partir de un sustantivo, aunque podamos asimilarlo a otros que han seguido procesos paralelos y comparten el mismo sufijo –al;

b) palatalizar se forma sobre palatal por una sencilla cuestión de base: el sufijo verbalizador –izar aporta valor causativo al derivado y lo que se busca es dar nombre al proceso `convertir en palatal´; *paladarizar, sin embargo, sería `convertir en paladar´ (contenido que no es lo que se pretende expresar, evidentemente…).

c) en conclusión, en la formación de derivados tan importante es el significado aportado por el elemento añadido (el sufijo, en este caso) como la propia base, el punto de “enganche” para trabar los nuevos segmentos; por eso estamos hablando de palatalización y no de *paladarización.

A veces parece complejo, pero desenredar estos hilos y descifrar las claves de los procesos morfológicos es apasionante, ¿verdad? Por cierto, me encanta el juego en que nos está enredando la ñ de otoño y su palatalización


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

4 pensamientos en “Palatalización, no *paladarización: una cuestión de base

  1. >Genial! encontrar a alguien tan apasionado por lo que hace. Me matriculé para intentar quitar una asignatura fea y cuando abrí los foros y el manual me quedó claro que esto no lo podría superar. Pero con sus comentarios, con los documentos que nos ha colgado y ahora con esta forma tan sencilla y clara de explicar la derivación. Aprobar será otra historia…pero mil gracias por dejarme ver que puede ser así de interesante. Una alumna de morfo.

  2. >Hola:Estoy iniciándome en esto de la lingüística y me gustaría saber más, pero sobre todo, con esta sencillez que la que la profesora Dª Elena Azofra lo comenta, que significa 'valor causativo' y 'significado causativo'.Gracias, y perdonad si la pregunta es elemental.José

  3. >Un verbo tiene significado causativo cuando en su semántica está la noción de cambio asociado a una relación causa-efecto; en nuestro caso, el sufijo -izar sirve para formar el verbo "palatalizar", con el que expresamos la acción de convertir algo en “palatal”. Serían verbos parafraseables por “convertir en X”, “pasar a ser / estar X”, “transformar en X” (siendo X lo expresado por el lexema). Otros ejemplos: racionalizar `pasar a ser racional´, nacionalizar `convertir en nacional´…

  4. >Enhorabuena Maena por este blog tan atractivo sobre la morfología del español. Así da gusto aprender y leerte es siempre un auténtico placer porque sabes explicar las cosas como nadie. No sé cómo lo harías en tu actividad presencial pero en lo virtual es destacable tu forma de exponer las cuestiones a veces tan complejas de la historia del español. No quería dejar de felicitarte por ello aunque me considero poco experta en asuntos del español porque yo soy de francés. Una amiga.

Responder a Elena Azofra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *