La palatalización de otoño

Es otoño. Los árboles amarillean mientras pienso en la palabra otoño y en su consonante palatal. ¿Qué es la palatalización? ¿De dónde viene esa grafía ñ tan nuestra? ¿Qué ha pasado en este otoño con cursiva?

El latín no poseía una consonate nasal palatal, pero las lenguas romances sí, aunque la grafía no es la misma en todas ellas (idéntica pronunciación que nuestro español tienen fr. espagnol, cat. espanyol, it. spagnolo, port. espanhol…). El proceso que ha tenido lugar recibe el nombre de palatalización y no es otra cosa que la conversión en palatal de una consonante que no lo era. En nuestra lengua, esa grafía ñ tan exclusiva, tan reivindicada como símbolo propio, representa a un fonema consonántico nasal palatal que tiene diversos orígenes:

a) La ñ puede ser fruto de la acción de una yod sobre la nasal precedente (grupo NY); en este caso, una semivocal palatal (la [i] de un diptongo) actúa sobre la nasal anterior, “arrastrando” el lugar de articulación de esta hacia el paladar. Es lo que sucede, por ejemplo, en la evolución de lat. SENIOREM > esp. señor, donde la [i] del diptongo palataliza la [n] anterior (una consonante nasal alveolar) convirtiéndola en una consonante nasal palatal. Y la semivocal desaparece, después de dejar su sello (el carácter palatal) en la nasal resultante (recuerdo, por cierto, lo críptica que me parecía la expresión “embebida en la nasal palatal”…).

b) La ñ también puede proceder de un grupo de consonante velar en posición implosiva + consonante nasal alveolar (grupo GN), como sucede, por ejemplo, en LIGNA > leña. El proceso aquí es un poco más complejo: la velar implosiva [g] debió de fricatizar (algo que deducimos de los resultados de otros grupos de estructura similar con velares implosivas) y posteriormente adelantar su lugar de articulación hacia el paladar; allí habría actuado igual que la yod en el caso anterior, retrasando el lugar de articulación de la nasal desde los alveolos al paladar: en otras palabras, convirtiendo la nasal alveolar [n] en la nasal palatal [ñ] (¡Qué difícil reflejarlo aquí con la limitación de las fuentes! Prometo intentar buscar una solución mejor en el futuro).

c) Por último, la ñ puede ser el resultado de la evolución de un grupo de geminadas nasales latinas (NN), al que se asimiló también el grupo MN. Aquí, el responsable de la palatalización habría sido el “refuerzo articulatorio” (en otras palabras, el esfuerzo que deben realizar los órganos articulatorios para pronunciar el grupo consonántico).

En las imágenes que acompañan estas líneas podéis comparar la diferencia entre el lugar de articulación de la n (alveolos) y de la ñ (paladar). Están confeccionadas a partir de una página de la U. de Iowa, muy muy recomendable para los que tienen que estudiar Fonética y Fonología (sincrónicas), o para los que necesitan entender, en Fonética histórica, por qué se producen determinados cambios. En nuestro caso, nos sirve para ilustrar la palatalización. Os guiaré hasta el enlace si pincháis aquí y luego seleccionáis la pestaña de las nasales.

Y no creáis que he olvidado poner un ejemplo del último apartado: es lo que sucede en la evolución de lat. AUTUMNUM > esp. otoño. Naturalmente, lo he dejado para el final porque esto me permite volver al principio de esta entrada, para animaros a disfrutar de los colores otoñales (con ñ, consonante nasal palatal) en las hojas de los árboles…

Y como las entradas de un blog no deben ser largas, no entro a comentar los indicios de posibles palatalizaciones ya en latín vulgar…


Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

20 pensamientos en “La palatalización de otoño

  1. >¡Me encanta esta publicación! La verdad es que es una gozada ver cómo eres capaz de explicar de forma tan sencilla algo tan complejo como los orígenes de la Ñ. ¡Es realmente increíble! Muchas gracias nuevamente por seguir transmitiendo tus conocimientos a través de este blog. ¡Gracias por compartirlo con todos nosotros! Desde luego tengo que seguir insistiendo: TIENES GRANDES CUALIDADES PARA ENSEÑAR… Un abrazo muy fuerte y gracias!

  2. >Suscribo la última afirmación de Xaviera completamente. ¡Así es fácil comprender los fenómenos de la lengua! A los que hacemos este año Fonética y Fonología Históricas nos viene de lujo… Gracias

  3. >Me ha llamado la atención especialmente la palabra otoño, porque hoy leyendo los decires de Santillana del siglo XV veo: "Como selva guerreada/ del aflato del sitonio, sobre quien passa el otonio/ e su robadora elada" y me pregunto ¿Cuándo se produciría la palatalización completa? ¿Siglo XVI, XVII?Un saludo muy cordial,Maricarmen Lechosa

  4. >Todavía no puedo creerme que alguien se dedique a enseñar Historia de la Lengua con este marcado tono didáctico, con sencillez y belleza.Poder acceder a estas explicaciones, es todo un lujo.Muchas gracias, Elena.

  5. >Gracias Elena, es increíble lo apasionante que resulta el estudio de nuestra lengua.A propósito de la “n” grafema exclusivo de la lengua española, quisiera acotar una curiosidad. En la lengua indígena, el guaraní, la “n” es también un grafema del alfabeto guaraní. Consonante palatal nasal sonora. Sonido igual a la /Ñ/ del español. Ejemplos: kuña (mujer), maña (mirar), ñemboi (desnudarse), año (solo,a), ñu (campo), kañy (esconderse), ñyñýi (encogerse).

  6. >En la tardor ('otoño' en català) les persones som més reflexives, i fins i tot més líriques, i, com Elena, podem arribar a fer poesia de la gramàtica històrica i dels processos de palatalització.La palatalització, juntament amb la lenició, és un dels grans canvis que experimenten les consonants del llatí al romànic. Com diu Elena, la inexistència de consonants palatals en llatí explica que en les llengües romàniques hi haja consonants palatals que es grafien de manera diferent segons la llengua. En la majoria de casos, de fet, les grafies són un indici de l’origen que tenen aquestes consonants:a) La grafia “ny” catalana (de “Espanya” o “Catalunya”) ens indica que un dels orígens de la nasal palatal és la iod (la semivocal palatal), que en contacte amb la “n” provoca la seua palatalització.b) La grafia “gn” francesa (de “Espagne” o “Catalogne”) e italiana (de “Spagna” i “Catalogna”) apunta cap al grup “gn”, on la “g” implosiva s’afebleix convertint-se primer en una aproximant velar (en una [γ]) i després en una iod (que de nou provoca la palatalització de la “n”).c) La “ñ” castellana ens remet al grup -NN- (a la "n" llarga o geminada), ja que el diacrític que es posa damunt de la “n” és una abreviatura de “n” usada per a evitar la repetició de la consonant (com en les vocals nasals portugueses del tipus “mão” del llatí MANUM).d) La grafia occitana “nh”, adoptada també en portuguès (de “Espanha” i “Catalunha”), és la més innovadora de totes, ja que la “h” no remet a cap element llatí que provoque la palatalització, però sí a l’alteració experimentada per la “n”.Felicitats, Elena, per una explicació tan senzilla i entenedora d’un fenomen tan complex com el de la palatalització. I ja que estàs tan inspirada ¿per què no ens parles de la lenició? ¿Has sentit mai la pronunciació relaxada i col·loquial “cogagola” de la beguda gasosa i refrescant? Certament és una beguda més pròpia de l’estiu que de la tardor però…Manel Pérez Saldanya.

  7. >Es un lujazo para MorFlog tener un comentador como Manel, que además de amigo es un experto en estas cuestiones históricas. No sé qué agradezco más, si sus palabras cariñosas (y mucho más líricas que las mías) o la explicación tan interesante que aporta sobre las grafías de las palatales en el ámbito románico: ¡me encanta ese comentario!Pero Manel tiene la costumbre de retarme a explorar nuevos caminos: al otro lado del Atlántico fue "entonces", y ahora, en la nube, es la lenición. Habrá entrada sobre ese fenómeno, va…

  8. >Me doy cuenta de que no había contestado a Maricarmen su comentario sobre las grafías. Como ves, la palatalización está extendida por todo el ámbito románico, lo cual es un indicio de que se produjo en una época muy temprana, probablemente ya en la etapa de formación de las lenguas romances (el protorromance común). Lo que ocurre es que no existía una grafía específica para el naciente fonema, de modo que las lenguas "habilitaron" diferentes grafemas para representarlo, como muy bien explicaba Manel. Las grafías medievales castellanas "nn", "ny" o "ni" + vocal, por tanto, representaban ya la nasal palatal para la que ahora utilizamos nuestra "ñ". Todo esto merece una nueva entrada, ilustrada con algunas imágenes de manuscritos. Otra promesa más en MorFlog…Y gracias a Aurora por los datos del guaraní, que yo no conocía.

  9. >En el comentario de Manuel aparece la palabra lenició como otro de los grandes cambios, junto a la palatalización, en las lenguas romances ¿cuál sería la traducción al español? ¿debilitamiento, quizá? ¿podrías poner un ejemplo en español?Un saludo:Fernando Escuredo

  10. >Aquí estoy, leyendo una y otra vez tu artículo. Y no será porque no esté clara la explicación ni porque nos atrape su atractiva estructura circular (que también), sino por la virtud de su prosa, por su lirismo. Después de leerlo nos parece que ya no se puede explicar la palatalización de otra forma.Consigues que nos conmueva esa "yod" o esa "consonante velar implosiva", autoinmolándose ("embebiéndose") en nombre de la economía lingüística, pero dejando "eterno recuerdo de su memoria".Nos guías, como Beatriz, por el cielo de la boca hasta su centro para dejarnos después en la salida otoñal, que es entrada a su vez de un otoño en cursiva, este en que estamos y que nos deja con tus palabras un sabor dulce en el paladar.Muy interesantes los comentarios.Efectivamente,produce adicción.Una seguidora más:Marifi

  11. >Respondo a Fernando:"Lenición" también se usa en castellano: es el nombre técnico que recibe una serie de cambios consonánticos que tradicionalmente se han explicado como “debilitamientos”. Un ejemplo sería la simplificación de las oclusivas geminadas en posición intervocálica, como TT > t o KK > k. Pero esos casos y sus posibles causas (internas o externas) nos ocuparán otro día, en la entrada prometida…

  12. >¡¡Marifi, tú sí que me conmueves!! Agradezco tu hiperbólico-lírico comentario, que no merezco, desde luego. Lo que me gusta es que esto se disfrute así… ¡Gracias!

  13. >Elena, he podido hacer ese comentario sobre el guaraní porque lo escuché de niña, lamentablemente, mi abuelita (quien hablaba guaraní) nunca me quiso enseñar porque decía que era una lengua de indios y que no me iba a servir .¡Quién hubiera imaginado que hoy esa "ñ" exclusiva española me haría recordar de mi niñez!…

  14. >¡Hola! Hace unos días alguien que sabe lo que estudio me preguntó: "…¿y de dónde viene la "ñ"? ¿por qué lleva esa "marquita" si en otras lenguas ese sonido se representa con dos letras?". Mi contestación fue: "espeera, que aún no he llegado a eso, ya te lo contaré…" Gracias a las casualidades de la vida ya se lo puedo contar, ¡gracias! 😀

  15. >¡Cuánto me alegro, MaiT! Cuando esté lista la galería de imágenes de MorFlog, acercaré con el zoom algún fragmento de manuscritos para que veáis ese diacrítico de la nasal "montado" sobre otra letra. Se van acumulando proyectos…

  16. >En su momento estudié un poquito de euskera, y me sorprendió que no contaran con la ñ en su alfabeto, a pesar de topónimos y antropónimos inequívocamente vascos a los que estamos acostumbrados (Goñi, Iruña… o ¡Iñaki!).Resulta que la nasal palatal no es un valor fonológico sino fonético: viene de la palatalización automática de n precedida de i: así sorgina > sorgiÑa (la bruja); baina > baÑa (pero) o txakolina > txakoliÑa (el chacolí), pero patxarana suena como se escribe, con nasal alveolar.Euskaltzaindia (la Academia vasca) recomienda no transcribir la palatización automática, ya que sólo ocurre a nivel fonético pero no tiene valor fonológico, salvo en topónimos y antropónimos asentados como los que os puse antes.Es curioso (y termino) que esta palatalización tenga en ocasiones un matiz expresivo (txori = pájaro; txorinua > xoriñua = pajarito).

  17. >Felicidades, Elena, por tu gran capacidad comunicativa a la hora de exponer estos temas de forma tan amena y sencilla.

  18. >Es muy interesante lo que comentas acerca del eusquera, Iñaki. Lo que no entiendo bien es lo del valor fonológico: ¿no es un rasgo distintivo que permita oposiciones significativas? Y si es solo una palatalización contextual, mero alófono de /n/ en ese contexto, ¿es perceptible "a simple oído"? Cosas curiosas tienen las lenguas…

  19. Muchas gracias por enseñar este tipo de procesos de una manera tan sencilla!! Personalmente, estoy preparando oposiciones (con la que está cayendo, sí….) para lengua y procedo de una carrera del ámbito de la comunicación, pero lo cierto es que con estas explicaciones se hace todo un poco más fácil!!!!

    • Me alegro de que estas entradas te faciliten el camino al fondo de la lengua. Y mucha suerte para esas oposiciones (cuando se convoquen, claro…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *