El eterno problema (del) femenino

¿Tienen/tenemos un problema las mujeres, o es que existe un problema con el género femenino? ¿Es sexista la sociedad o es sexista la lengua? ¿Todas las lenguas o solo la nuestra? Interrogantes polémicos…

"En femenino". ©Elena Ruiz (todos los derechos reservados)

“En femenino”. © Elena Azofra (todos los derechos reservados)

Hace ahora un año, en marzo de 2012, escribí dos entradas centradas en la cuestión del sexismo lingüístico y el género gramatical. En los comentarios tuvieron cabida opiniones diferentes y se aportaron enlaces a otros sitios web donde pudimos seguir desde MorFlog el debate que centraba la actualidad durante esas semanas. En septiembre volví a escribir sobre el tema, comparando entonces la situación en español con la de otra lengua romance, el francés, donde la utilización del femenino en los nombres de profesiones y cargos –uno de los aspectos más interesantes de esta polémica– encuentra una resistencia enorme en los propios hablantes. Voy a hacer ahora una recopilación de enlaces relacionados con un problema que hoy, 8 de marzo, Día internacional de la mujer, vuelve a acaparar la atención.

Género gramatical y sexismo lingüístico (I)MorFlog, 4 de marzo de 2012

Entrada escrita a raíz de la publicación del informe sobre «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer»,  elaborado por el académico Ignacio Bosque y ratificado por el pleno de la Real Academia Española (aquí la noticia en la página web de la RAE). La cuestión de la visibilidad está estrechamente vinculada al uso del masculino genérico vs. otros procedimientos alternativos (duplicaciones en ambos géneros, uso de símbolos alternativos como la arroba, etc.) y ya había sido tratada por la RAE en otras ocasiones: se puede ver, por ejemplo, en el artículo temático GÉNERO2, en el Diccionario panhispánico de dudas,  o en el capítulo sobre el género gramatical, dentro de la Nueva gramática de la lengua española.

En los comentarios surgió la cuestión del debate social generado por el informe, algunas consultas en la prensa a dudosos “especialistas” en el tema, las opiniones y experiencias personales de algunas lectoras (comparando además español e italiano), etc. Hice notar la confusión con que se utilizaba el término neutro referido al género gramatical y recomendé la lectura del artículo «El género no marcado», colaboración de Pedro Álvarez de Miranda el 7 de marzo de 2012 en un periódico nacional; insistía allí el académico en una cuestión que había surgido en los comentarios de MorFlog, la diferencia entre género neutro y género no marcado; la expresión no marcado es la apropiada para referirse a los masculinos utilizados genéricamente para designar a los dos sexos cuando no existe diferencia entre ellos. Una visión original llegaba con un enlace propuesto por otro lector, sobre la idea de “pereza” aplicada al cambio lingüístico (o más bien, como él decía, al estatismo) : «Lengua y sexismo: una humilde (y perezosa) propuesta». No apareció allí, porque no hubo ocasión, el Manifiesto «Acerca de la discriminación de la mujer y de los lingüistas», firmado por muchos compañeros de profesión en apoyo a Ignacio Bosque, ante los ataques –en nuestra opinión muy injustos– que estaba sufriendo tras la publicación de su informe; y tampoco las «Reflexiones críticas» que sobre ese manifiesto escribió después Francisco Moreno.

En cualquier caso, la deriva de los comentarios de esta entrada ya se inclinaba por el problema de la feminización de los nombres de profesiones: además de la conferencia donde Seco ya hablaba de intentos normativos para generalizar el femenino a mediados del siglo XX («Estabilidad y cambio en la estructura de la lengua»), nos llegaba también desde Italia la noticia de la primera gondolera de Venecia y los comentarios sexistas escuchados allí en pleno siglo XXI. Se preparaba así espontáneamente el camino a la segunda parte de la serie sobre sexismo lingüístico…

Género gramatical y sexismo lingüístico (II): los corsés del femenino, MorFlog, 8 de marzo de 2012

Entrada sobre la utilización del femenino en los nombres de profesiones y cargos. Con la metáfora del corsé, ilustrada con una preciosa pieza del Museo del Traje, quise hacer referencia a una limitación voluntaria de algunas mujeres en su autodenominación como trabajadoras: una especie de “autocensura” de algunas profesionales sobre la utilización de los femeninos referidos a su actividad (arquitecta, médica, jueza…), seguramente por considerar más prestigiosos los masculinos correspondientes.1 Como decía allí, en realidad es la cara opuesta a la pretensión de visibilidad forzosa de la que hablábamos en la entrada anterior: frente a los hablantes que fuerzan la lengua para que el femenino esté presente, en este caso son las propias mujeres quienes se aferran al uso de un masculino de escaso sentido en la sociedad actual. Buscan así la invisibilidad de su naturaleza, al no usar femeninos asentados en el uso o sancionados como correctos por la norma académica, escondiéndose tras un masculino que asocian a un mayor prestigio. Ya había escrito antes acerca de este tema en «Sobre el género gramatical y sus implicaciones sociológicas», artículo que publiqué en el volumen colectivo Historia y pensamiento en torno al género.2

En los comentarios, un lector nos decía que «quizá se está tratando de cambiar la lengua muy rápidamente, intentando adaptarla a una igualdad que todavía no es del todo real, y que lleva su tiempo». Yo intervine transcribendo una anécdota muy expresiva extraída de la conversación entre Pedro Álvarez de Miranda, catedrático de la UAM y académico de la Lengua, y Eva Antón, filóloga y coautora de una guía para un uso del lenguaje no sexista, en la mesa redonda «Lenguaje y sexismo» que tuvo lugar entonces; los enlaces a aquel debate pueden encontrarse en dos soportes: transcripción del texto y videorresumen. Los sucesivos comentarios fueron muchos y tocaron diferentes aspectos: connotaciones asociadas a los nuevos femeninos, comparación con otras lenguas (de nuevo fieles lectoras nos informaban del paralelismo español-italiano), utilidad de las reivindicaciones lingüísticas en la lucha real contra la discriminación por sexo, explotación personal de las diferencias en función del contexto… Recojo tres de los enlaces propuestos: una entrada en el blog de una jurista sobre el término abogado; el artículo de Juan José Millás «¡Era tan normal!», sobre el papel de los académicos en el debate (y quiero recordar que me manifesté en profundo desacuerdo con su opinión sobre la actitud de la Academia ante la polémica suscitada por el informe); y un artículo de Santos Juliá sobre el masculino que se usaba para designar el cargo de Dolores Ibárruri dentro del partido («Cuando Dolores era “nuestro secretario general”»).

Une vieille question transparente: langue et genre, Espaces Réflexifs, 30 de septiembre de 2012

Esta entrada forma parte de la serie de septiembre que constituyó mi colaboración para el blog colectivo Espaces Réflexifs. Fue escrita a partir de la lectura del post de Muriel Salle en Genre, Egalité, Mixité « Le langage, catégorie utile pour la lutte féministe », gracias al cual tuve ocasión de leer un estudio que me pareció muy interesante para la cuestión que nos ocupa y que me hizo ver que la problemática en francés es más compleja que en español: «Madame la Ministre. La féminisation des noms en dix questions». No conocía las recomendaciones en las décadas de los 80 y los 90 del pasado siglo sobre el uso del femenino, ignoradas entonces en la sociedad francesa a pesar de ser dictámenes oficiales: la resistencia, también allí, se encuentra en los prejuicios de los propios hablantes, por lo que una vez más el problema aparentemente lingüístico se revela como un problema social y no tropieza con imposiciones desde arriba, sino con “autoimposiciones” de los propios hablantes. Encuentro muchos puntos en común entre este artículo y las entradas anteriores de MorFlog, especialmente por lo que se refiere a la búsqueda de justificación en la propia historia de la lengua para la creación de estos nuevos femeninos.3

Y para finalizar, los eternos interrogantes. ¿Seremos las mujeres capaces de quitarnos inútiles corsés lingüísticos? ¿Será la sociedad capaz de llegar a un acuerdo sobre procedimientos que respeten la visibilidad de la mujer sin dañar la sensibilidad lingüística de los hablantes? ¿Daremos respuesta algún día a estos interrogantes? ¿Es una utopía la pretensión de igualdad? ¿Es útil el debate sobre la lengua y su reflejo de la realidad social? Las respuestas, en los comentarios, abiertos de nuevo un año después…

  1. El uso metafórico del término corsé no estaba recogido hasta ahora en el DRAE; el lema será enmendado en este sentido para la 23.ª edición: ver aquí. []
  2. El enlace lleva al volumen completo; mi colaboración se encuentra entre las páginas 267 y 294. []
  3. Il existe dans l’histoire de la langue un mouvement constant et multiséculaire en faveur de la formation de féminins pour designer des professions exercées par des femmes. [...] Et il n’y a aucune raison pour arrêter arbitrairement le cours d’une telle évolution. La langue n’a jamais cessé de créer des telles formes femenines. (art. cit., 14-15) []

Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.

More Posts

Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

About Elena Azofra

Profesora de Lengua española (Historia de la lengua y Morfología) en la Facultad de Filología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Madrid, España.
This entry was posted in Actualités / News, Entradas, género, Historia de la lengua, léxico, Morfología. Bookmark the permalink.

5 Responses to El eterno problema (del) femenino

  1. Carlota says:

    Acabo de ver esta entrada, Elena, y de leer la nota de Pedro Álvarez de Miranda, que no había leído. Me ha hecho mucha gracia, pues mi primera entrada en el blog fue para contar prácticamente lo mismo (y mucho peor, por supuesto), sobre el género no marcado y la “compensación” que suponen los epicenos. Al leer su artículo me he dado cuenta de que seguramente casi todo lo que escribí en esa primera entrada vendría de alguna de sus clases. Muchas veces pienso en cómo ha cambiado mi forma de ver el mundo gracias a mis profesores, a veces de forma absolutamente radical y sin que pueda identificar en qué momento o gracias a quién específicamente se produjo el cambio. Aunque me he alejado del motivo de la entrada, he pensado en aprovecharla para darte las gracias por el blog, en el que haces posible ese cambio más allá de tus alumnos. ¡Un beso!

    • Elena Azofra says:

      Mil gracias, Carlota, y perdona por esta respuesta taaaaan tardía… En parte, el retraso se debe a que quería ir a tu blog y leer la entrada que citas (y a la que -modesta tú- no enlazas): tiene un título muy atractivo (“De jirafas y otros (futuros) ídolos feministas”) y ya enlazo yo, que merece la pena leerla: http://semevadelalengua.blogspot.com.es/2011/05/de-jirafas-y-otros-futuros-idolos.html. Y de paso aprovecho para recomendar a los lectores que visiten Se me va de la lengua, un blog con un lenguaje fresco y muy muy expresivo, lleno de sensibilidad lingüística. Por cierto, no lo tenía entre mis enlaces: ahora mismo lo llevo allí…
      Goedendag ;))

      • Pilar Sanchis says:

        En Italia me mandaron un chiste de estos en cadena muy gracioso que mostraba a un internauta con los ojos rojos y como platos frente al ordenador diciendo algo así como “¿¡Qué hago leyendo sobre el apareamiento del bongo a las 4 de la mañana…?!”. No es exactamente lo mismo (es solo la 1 ;)), pero algo así me ha debido suceder cuando al entrar en mi correo de la UNED después de algún tiempo he acabado leyendo un “post” que alguien ha dejado en el interesante blog de una estudiante que la profesora de la asignatura ha añadido en una de las entradas de la sección de “Historia de la lengua” de su propio blog (¿me he saltado algún paso?)…
        No importa, aún quedan 3 horas hasta las 4. :)))

  2. Alexis says:

    Hola y muchas gracias por este texto muy interesante y con muchos matices.
    No soy tan especialista de estos temas, pero sí que me parece bastante absurda la reticencia a la feminización de las palabras.
    En literatura, cuando analizo un texto, siempre me encuentro en una postura complicada cuando hablo de “el lector” o del “autor”. Decir “el lector”, cuando sabes que el texto fue escrito sobretodo para un público de mujeres, resulta incorrecto a nivel científico. Cuando digo “los autores del s.19 delante de mis estudiantes, siento cómo desaparecen bajo una espesa capa de humo las autoras de las que hablé… No puedo evitarlo ! Así que siento ganas de encontrar perifrasis que muy a menudo le crean redes de significado nuevas e interesantes que despiertan la atención.
    Tomo otro ejemplo: Cuando digo “autrice” siempre oigo alguno (en general después de dos o tres ocurrencias) que me va a corregir diciéndome que no existe, que el sonido estridente les molesta. ¡Pues qué sorpresa cuando se enteran de que los diccionarios franceces lo consideran como perfectamente correcto y actual!

    En francés, el término “autrice” que es históricamente legítimo, provoca reacciones totalmente desproporcionadas y los únicos argumentos que tienen los defensores de la lengua es que “agrede la inteligencia del oído” o “es lo que hay”. Pues, en este artículo y en otros se demuestra científicamente la validez del término: https://www.google.fr/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=3&cad=rja&ved=0CD4QFjAC&url=http%3A%2F%2Fwww.siefar.org%2Fdocsiefar%2Ffile%2FHistoire%2520d'autrice%2520-%2520A_%2520Evain.pdf&ei=RuZ3UfisCYOOtQbTvYDwCw&usg=AFQjCNF7fL-b4PuGLUuxhiWM73BqcuawUg&bvm=bv.45580626,d.Yms

    Aunque hoy el término es aceptado por todos los diccionarios, todavía resulta peligroso utilizarlo porque “no suena bien”. Aunque cuando uno va empezado a decirlo, lo acepta cada vez más con naturalidad, y al cabo de unos meses (ni siquiera años) ya no se puede hacer marcha atrás, es decir que a mí ahora me suena fatal decir “l’auteur” tratándose de una mujer.

    El poder performativo del lenguaje ha sido demostrado por muchísimos pensadores, desde por lo menos John Austin a Michel Foucault, Pierre Bourdieu o Judith Butler.
    Nombrar una cosa es participar de su creación.
    Decir que se puede cambiar lo que nos resultaba como lo más “natural”, lo más “sólido” no necesita mucho esfuerzo (o a veces muchos!) y demuestra que otras cosas que consideramos como naturales pueden evolucionar hacia algo más justo e igualitario. Es otro paso más para completar nuestra lucha cotidiana contra la inmovilidad del pensamiento.

  3. Pilar Sanchis says:

    En cualquier caso, yo soy más bien de la opinión de Bosque.
    Tuve la oportunidad de trabajar con su informe y con algunos de los artículos relacionados con este en clase. No me extendré: al igual que la mayoría de estudiantes que participo en el debate (especialmente teniendo en cuanta que el 90% de mis alumnos son chicas…) creo que la lengua es expresión de la realidad social y que, por tanto, es esta última la que se debería intentar cambiar en primer lugar. Sin embargo, polémicas como las que se crearon en su momento en torno a este tema no me parecen (si bien, sigo sin ofenderme al oir frases que me incumben como “los docentes se reunirán en la sala de profesores”) sino beneficiosas para que esto ocurra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">